Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Qué debo saber sobre el alcohol?

La Biblia no dice que tomar alcohol sea malo, siempre y cuando lo permita la ley y sea con moderación. Lo que sí condena es la borrachera (Salmo 104:15; 1 Corintios 6:10).

Ahora bien, ¿qué harás si tus amigos quieren que bebas pero la ley o tus padres te lo prohíben?

 Piensa en lo que puede pasar

Algunos de tus amigos quizá piensan que para divertirse hay que beber alcohol. Pero ¿qué puede pasar si bebes?

  • Puedes tener problemas con la ley. En algunos lugares hay leyes que regulan el consumo de alcohol. Si las violas, te pueden multar y acusar de un delito, puedes perder tu licencia de conducir, tener que hacer servicios comunitarios o incluso ir a la cárcel (Romanos 13:3).

  • Puedes manchar tu reputación. Cuando bebemos alcohol, no controlamos del todo nuestro comportamiento. De hecho, podríamos llegar a decir o hacer cosas de las que después nos arrepintamos (Proverbios 23:31-33). Y como vivimos en la era de las redes sociales, lo que hagas puede manchar tu reputación por mucho tiempo.

  • Puedes ponerte en peligro. Si estás bebido, podrían agredirte o abusar de ti. También es más fácil que otros influyan en ti para que hagas algo ilegal o peligroso.

  • Puedes volverte adicto. Un estudio indica que cuanto antes empieces a beber, más probabilidades tienes de desarrollar adicción. Si bebes cuando estás estresado, aburrido o te sientes solo, entrarás en una espiral de la que es cada vez más difícil salir.

  • Puedes morir. Se calculó que, en un año reciente, en Estados Unidos hubo una muerte cada 52 minutos por conducir un auto bajo los efectos del alcohol. Además, en un período de cinco años, murieron anualmente más de 1.500 jóvenes menores de 21 años por accidentes de tráfico ocasionados por el alcohol. Y aunque tú no hayas bebido, te juegas la vida cada vez que te subes en el auto de alguien que ha consumido alcohol.

 Toma una decisión

Decide con antelación lo que vas a hacer, así te librarás de las graves consecuencias de beber demasiado alcohol.

Consejo de la Biblia: “Sagaz [o astuto] es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse” (Proverbios 22:3). Es peligroso beber antes de conducir o de realizar cualquier otra actividad en la que necesites mucha concentración.

Mi decisión: “Si decido beber alcohol, lo haré cuando la ley me lo permita y las circunstancias sean adecuadas”.

Consejo de la Biblia: “Son esclavos de él porque le obedecen” (Romanos 6:16). Si bebes alcohol solo porque tus amigos lo hacen, estás dejando que los demás te controlen. Y si lo haces para escapar del aburrimiento o del estrés, no aprenderás a solucionar tus problemas.

Mi decisión: “No permitiré que nadie me obligue a beber”.

Consejo de la Biblia: “No llegues a estar entre los que beben vino en exceso” (Proverbios 23:20). Las malas compañías pueden hacer que no cumplas con la decisión que has tomado. Cuando te juntas con quienes beben demasiado alcohol, te pones en peligro.

Mi decisión: “No quiero ser amigo de los que beben más de la cuenta”.