Lo que debes saber

Tus padres confiarán en ti si demuestras que mereces su confianza. Obedecer las normas de tus padres es como pagar una deuda. Les debes obediencia y, si pagas puntualmente tus “deudas”, te darán más “crédito”, es decir, más libertad. En cambio, si no cumples con tus “pagos”, no te sorprendas si tus padres te reducen el “crédito”.

Se necesita tiempo para ganarse la confianza. Antes de que tus padres te den más libertad, tienes que demostrarles por tu comportamiento que eres responsable.

CASO REAL: “Cuando era adolescente, sabía exactamente lo que mis padres esperaban de mí. Así que fingía hacer lo que me pedían, aunque, en secreto, hacía lo que yo quería. Lo único que conseguí es que mis padres desconfiaran de mí. No tardé en comprender que no puedes hacer trampas para conseguir más libertad. Para ganarte la confianza, debes merecerla” (Craig).

 Lo que puedes hacer

Di siempre la verdad, aunque duela. Todos cometemos errores, pero ocultarlos con mentiras (o callarte algunos hechos para disfrazar la verdad) destruirá la confianza que tus padres tienen en ti. En cambio, si siempre eres totalmente sincero, tus padres verán que tienes la madurez necesaria para admitir tus errores. Así son las personas en las que se puede confiar.

“No siempre que cometas errores los demás dejarán de confiar en ti, pero sí perderás su confianza si tratas de ocultarlos” (Anna).

La Biblia dice: “Deseamos comportarnos honradamente en todas las cosas” (Hebreos 13:18).

  • Piensa en esto: Cuando tus padres te preguntan adónde vas y qué harás, ¿les dices toda la verdad? O, cuando te preguntan dónde estuviste y qué hiciste, ¿les ocultas detalles que querrían saber?

Sé responsable. Obedece todas las normas de tus padres. Haz las tareas del hogar sin demora. Sé puntual. Haz las tareas escolares. No regreses a casa más tarde de tu hora límite.

“Si tus padres te dejan salir con tus amigos y te dicen que regreses a las nueve de la noche, no vuelvas a las diez y media y esperes que te dejen salir otro día” (Ryan).

La Biblia dice: “Cada uno llevará su propia carga de responsabilidad” (Gálatas 6:5).

  • Piensa en esto: ¿Qué reputación tienes en cuanto a la puntualidad, a hacer tus tareas del hogar y a obedecer las normas, incluso las que no te gustan?

Sé paciente. Si has perdido la confianza de tus padres, te tomará tiempo recuperarla. Tendrás que estar dispuesto a esperar.

“Me sentía frustrada cuando mis padres no me daban más responsabilidades a medida que cumplía años. No me daba cuenta de que cumplir años no es lo mismo que madurar. Les dije a mis padres que me dieran la oportunidad de demostrarles que podían confiar en mí. Tomó algún tiempo, pero funcionó. Y aprendí que ganarte la confianza de otros no depende de tu edad, sino de tus acciones” (Rachel).

La Biblia dice: “Sigan dando prueba de lo que ustedes mismos son” (2 Corintios 13:5).

  • Piensa en esto: Si quieres conseguir o recuperar la confianza de tus padres, ¿cómo puedes dar prueba de lo que eres?

SUGERENCIA: Ponte un objetivo, ya sea el de ser puntual, terminar las tareas del hogar, regresar a casa a tu hora o cualquier otro. Diles a tus padres lo que has decidido y pregúntales qué esperan ellos que hagas para ganarte su confianza. Entonces, esfuérzate por seguir este consejo bíblico: “Deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior” (Efesios 4:22). Con el tiempo, tus padres verán tu progreso.