Ir al contenido

¿Es un pecado beber alcohol?

La respuesta que da la Biblia

Beber alcohol con moderación no es un pecado. De hecho, la Biblia dice que el vino es un regalo de Dios que puede hacernos disfrutar más de la vida (Salmo 104:14, 15; Eclesiastés 3:13; 9:7). Las Escrituras también reconocen que el vino puede ser beneficioso para la salud (1 Timoteo 5:23).

Jesús bebió vino cuando estuvo en la Tierra (Mateo 26:29; Lucas 7:34). Además, en uno de sus milagros más conocidos convirtió agua en vino como muestra de su generosidad en un banquete de bodas (Juan 2:1-10).

Los peligros de beber demasiado

Aunque la Biblia menciona las cosas buenas que tiene el vino, también condena beber en exceso y la borrachera. Por eso, si un cristiano decide beber alcohol, debería hacerlo siempre con moderación (1 Timoteo 3:8; Tito 2:2, 3). La Biblia da varias razones para no beber más de la cuenta:

  • Impide pensar con claridad y nubla el juicio (Proverbios 23:29-35). Una persona borracha no puede cumplir con el mandato bíblico de ofrecer su cuerpo —en sentido figurado— como “sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio” (Romanos 12:1).

  • Hace que uno se desinhiba —o no controle del todo su comportamiento— y pierda la motivación para hacer lo correcto (Oseas 4:11; Efesios 5:18).

  • Puede llevar a la pobreza y causar enfermedades graves (Proverbios 23:21, 31, 32).

  • Dios odia la borrachera y los excesos con la bebida (Proverbios 23:20; Gálatas 5:19-21).

¿Cuánto es demasiado?

Una persona ha bebido demasiado cuando la cantidad de alcohol que ha tomado la pone en peligro a ella o a otros. La Biblia no relaciona la borrachera únicamente con beber hasta perder el conocimiento. Según las Escrituras, uno ya está borracho cuando el alcohol hace que se sienta desorientado, camine con dificultad, se ponga a discutir o no articule bien las palabras (Job 12:25; Salmo 107:27; Proverbios 23:29, 30, 33). Incluso alguien que no llegue a emborracharse puede terminar embotado por “beber en exceso” y sufrir terribles consecuencias (Lucas 21:34, 35).

Cuándo no se debe beber ni una gota de alcohol

La Biblia también enseña que los cristianos no debería beber nada de alcohol en los siguientes casos:

  • Si hace tropezar a otros (Romanos 14:21).

  • Si está prohibido beber alcohol en el país (Romanos 13:1).

  • Si no puede controlar cuánto bebe. Los que tienen problemas con el alcohol deben estar dispuestos a tomar medidas drásticas (Mateo 5:29, 30).