Ir al contenido

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Qué debería hacer después de bautizarme? | Parte 2: Sigue siendo íntegro

 La Biblia dice que “Jehová no retendrá nada bueno de los que viven con integridad” (Salmo 84:11). Pero, ¿qué significa vivir “con integridad”? Significa que estás cumpliendo con la promesa que le hiciste a Jehová cuando te dedicaste a él y que lo estás demostrando en tu vida (Eclesiastés 5:4, 5). ¿Qué puedes hacer para seguir siendo íntegro después de bautizarte?

En este artículo veremos lo siguiente:

 Sigue haciéndoles frente a los problemas

 Texto bíblico clave: “Tenemos que pasar por muchas dificultades para entrar en el Reino de Dios” (Hechos 14:22).

 Lo que significa: La realidad es que todos los cristianos tendrán problemas en su vida. Algunos de los problemas a los que te enfrentarás, como las burlas o la oposición, serán precisamente porque eres cristiano. Otros, como los problemas económicos o las enfermedades, afectan a todos por igual.

 Lo que puede pasar: De vez en cuando, tus circunstancias en la vida cambiarán, y no siempre te gustarán esos cambios. La Biblia dice que a cualquiera le puede pasar algo malo, seas cristiano o no (Eclesiastés 9:11).

 Lo que puedes hacer: Como ya sabes que tendrás problemas, puedes prepararte para enfrentarlos. Ve estos problemas como una oportunidad para tener más fe en Jehová y para confiar más en él (Santiago 1:2, 3). Con el tiempo, podrás decir por experiencia propia lo que dijo el apóstol Pablo: “Tengo fuerzas para todo gracias a aquel que me da poder” (Filipenses 4:13).

 UN CASO REAL: “Poco después de bautizarme, mis hermanos abandonaron la verdad, mis papás se enfermaron, y después me enfermé yo. Lo más fácil para mí hubiera sido tirar la toalla y olvidarme de que, cuando le dediqué mi vida a Dios, le prometí que lo más importante en mi vida sería servirle. Pero en realidad esa decisión de servirle fue justamente lo que me ayudó a afrontar esos problemas” (Karen).

 Sugerencia: Conoce mejor a José. Puedes leer sobre su vida en los capítulos 37 y 39 al 41 del libro de Génesis. Él pasó por problemas inesperados. Pregúntate: “¿Cuáles fueron? ¿Cómo se enfrentó a ellos? ¿Y cómo le ayudó Jehová?”.

 ¿Necesitas más ayuda?

 Sigue rechazando las tentaciones

 Texto bíblico clave: “Cada uno es probado al ser atraído y seducido por su propio deseo” (Santiago 1:14).

 Lo que significa: Todos de vez en cuando hemos tenido algún deseo que para nosotros ha sido una tentación. Si no lo controlamos, puede llevarnos a hacer algo malo.

 Lo que puede pasar: Después de bautizarte seguirás sintiendo “los deseos de la carne” (2 Pedro 2:18). Hasta puede que te sientas tentado a tener sexo sin estar casado.

 Lo que puedes hacer: Toma la decisión ahora, antes de que aparezca la tentación, y así no dejarás que tus deseos decidan por ti. Recuerda lo que Jesús dijo: “Nadie puede ser esclavo de dos amos” (Mateo 6:24). Tú decides quién será tu amo. ¿Por qué no dejas que sea Jehová? Aunque un deseo sea muy fuerte, puedes decidir no dejarte llevar por él (Gálatas 5:16).

 Sugerencia: Aprende a identificar cuáles son tus puntos fuertes y cuáles tus puntos débiles. Escoge amigos que saquen lo mejor de ti. Evita personas, lugares y situaciones que te pongan más difícil hacer lo que está bien (Salmo 26:4, 5).

 ¿Necesitas más ayuda?

 Sigue demostrando que tienes entusiasmo

 Texto bíblico clave: “Que cada uno de ustedes demuestre esa misma diligencia [...] hasta el final, a fin de que no se vuelvan perezosos” (Hebreos 6:11, 12).

 Lo que significa: Alguien que no se concentra en lo que está haciendo podría fácilmente bajar el ritmo y volverse perezoso.

 Lo que puede pasar: Seguro que después de bautizarte estabas muy emocionado y tenías muchísimo entusiasmo; sentías un amor inmenso por Jehová. Pero después, poco a poco, puede que te resulte más difícil seguir obedeciendo a Jehová en todo. Eso puede desanimarte y hacer que tu entusiasmo vaya desapareciendo (Gálatas 5:7).

 Lo que puedes hacer: Sigue haciendo lo que está bien, incluso cuando en alguna ocasión tu corazón quiera llevarte por otro lado (1 Corintios 9:27). Mientras tanto, acércate más a tu querido Padre, Jehová. ¿Cómo puedes hacerlo? Hablando con él siempre que puedas y conociéndolo mejor. Además, ten amigos a los que de verdad les guste servir a Jehová.

 Sugerencia: Recuerda que Jehová te ama muchísimo y que quiere ayudarte. No pienses que Jehová está molesto contigo solo porque últimamente no tengas mucho entusiasmo. La Biblia dice: “Él fortalece al que está cansado y llena de vigor al que está débil” (Isaías 40:29). Con el tiempo, Jehová bendecirá todos los esfuerzos que hagas por recuperar el entusiasmo.

 ¿Necesitas más ayuda?

 En pocas palabras: Si sigues siendo íntegro, ¡alegrarás el corazón de Jehová! (Proverbios 27:11). Estará feliz de que hayas escogido estar de su lado y te dará todo lo que necesites para resistir los ataques de Satanás.