Ir al contenido

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Cómo puedo tener una dieta balanceada?

Tal vez sepas que si no tienes una dieta variada y saludable puedes dañar tu salud. Los jóvenes con malos hábitos de alimentación llegan a ser adultos con los mismos malos hábitos. Por eso es bueno que desde ahora cuides tu alimentación.

 ¿Qué es una dieta balanceada?

La Biblia aconseja que seamos moderados en nuestros hábitos (1 Timoteo 3:11). Ten eso en cuenta cuando analices los siguientes puntos:

  • Una dieta balanceada incluye todos los grupos de alimentos. Los cinco grupos de alimentos incluyen lácteos, proteínas, frutas, verduras y cereales. Algunas personas dejan de comer alimentos de uno o más grupos porque creen que así van a perder peso. Sin embargo, eso puede impedir que tu organismo reciba los nutrientes que necesita.

    ¿Por qué no intentas esto? Busca información o pregúntale a tu médico cuáles son los beneficios de ciertos alimentos. Por ejemplo:

    Los carbohidratos pueden darte energía. Las proteínas pueden ayudar a tu cuerpo a combatir las infecciones y a desarrollar y reparar los tejidos. Algunos tipos de grasas, en las cantidades adecuadas, pueden ayudarte a reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón y a sentirte bien.

    “Trato de incluir todos los grupos de alimentos en mis comidas. Además, no le veo nada de malo a comer algo dulce o comida rápida de vez en cuando. Claro, uno no debería comer solo esas cosas. La moderación siempre es lo mejor” (Brenda).

    Una dieta a la que le faltan nutrientes importantes es como una silla a la que le falta una pata.

  • Una dieta balanceada evita los extremos. Irte a los extremos sería no comer lo suficiente, atiborrarte después de muchas horas sin comer o nunca permitirte comer algo que te gusta mucho.

    ¿Por qué no intentas esto? Anota todo lo que comas durante un mes. Luego fíjate cuántas veces caíste en uno de los extremos que acabamos de mencionar. Y piensa en los cambios que puedes hacer para tener una dieta equilibrada.

    “Me iba a los extremos: unos días comía en exceso alimentos con muchas calorías y otros días me ponía una dieta muy estricta. Hasta que decidí dejar de contar las calorías, tener cuidado de no comer demasiado y dejar de comer cuando estaba llena. No fue fácil, pero ahora tengo una dieta balanceada” (Hailey).

 ¿Cómo puedo mantener una dieta saludable?

  • Haz planes. La Biblia dice: “Los planes del que es trabajador tendrán buenos resultados” (Proverbios 21:5). Para mejorar tus hábitos alimenticios tienes que ser previsor.

    “Necesitas hacer planes para que tu dieta sea más saludable. Muchas veces tendrás que preparar en casa lo que vas a comer. Pero al final valdrá la pena el esfuerzo y hasta ahorrarás dinero” (Thomas).

  • Cambia lo malo por lo saludable. La Biblia dice: “Protege la sabiduría práctica” (Proverbios 3:21). La sabiduría práctica te ayudará a ser más creativo y a encontrar maneras de mejorar tu dieta.

    “Empecé a hacer un cambio saludable al día. Por ejemplo, en vez de comer algo dulce, me comía una manzana. En poco tiempo ya estaba haciendo muchos cambios saludables todos los días” (Kia).

  • No te exijas demasiado. La Biblia dice: “Come tu alimento con alegría” (Eclesiastés 9:7). Tener una dieta balanceada no significa que vas a dejar de disfrutar de la comida o que te vas a obsesionar con todo lo que te lleves a la boca. Incluso si necesitas bajar de peso, recuerda que el objetivo es mejorar tu salud. Así que no te exijas demasiado.

    “Acabo de bajar más de 13 kilos (30 libras), pero nunca me maté de hambre ni eliminé ningún grupo de alimentos ni me sentí culpable por comer algún postre. Acepté que el proceso no iba a ser rápido y que en realidad se trataba de cambiar mi estilo de vida” (Melanie).