Ir al contenido

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Cómo puedo organizar mejor mi tiempo?

 ¿Por qué es importante?

  • El tiempo es como el dinero. Si lo malgastas, no tendrás nada cuando lo necesites. Por otro lado, si lo inviertes bien, tendrás tiempo libre para hacer las cosas que te gustan.

    Texto bíblico clave: “El perezoso se muestra deseoso, pero su alma nada tiene. No obstante, la mismísima alma de los diligentes será engordada” (Proverbios 13:4).

    Conclusión: Si organizas bien tu tiempo, no tendrás menos libertad, sino más.

  • Saber organizar tu tiempo te será muy útil cuando seas adulto. Por ejemplo, puede marcar la diferencia entre conservar un empleo o perderlo. Imagínate que tuvieras un negocio, ¿mantendrías a un empleado que acostumbra a llegar tarde?

    Texto bíblico clave: “La persona fiel en lo mínimo es fiel también en lo mucho” (Lucas 16:10).

    Conclusión: Saber administrar bien tu tiempo dice mucho de la clase de persona que eres.

La verdad es que gestionar bien el tiempo no es fácil. Veamos algunos obstáculos que se pueden presentar.

Obstáculo 1: Los amigos

“Si mis amigos me invitan a salir, casi siempre les digo que sí aunque no tenga tiempo. Pienso: ‘Cuando regrese, puedo hacer lo que tengo pendiente’. Pero no siempre funciona, y las cosas acaban muy mal” (Cynthia).

Obstáculo 2: Las distracciones

“La tele es como una aspiradora: te absorbe. Es difícil resistirse a sus programas y películas” (Ivy).

“Puedo pasar horas con mi tableta. Luego me siento culpable porque lo único que me detiene es que la batería se acabe” (Marie).

Obstáculo 3: Aplazar las tareas

“Siempre dejo para más tarde mis tareas escolares y responsabilidades. Malgasto el tiempo con tonterías hasta que no me queda más remedio que terminar lo que tengo que hacer. No es precisamente la mejor manera de organizar mi tiempo” (Beth).

Si organizas bien tu tiempo, no tendrás menos libertad, sino más.

 Lo que puedes hacer

  1. Prepara una lista de tus tareas obligatorias. En ella puedes incluir las tareas de la casa y de la escuela. Anota cuánto tiempo necesitas para terminar cada tarea en una semana normal.

    Texto bíblico clave: “Que se aseguren de las cosas más importantes” (Filipenses 1:10).

  2. Prepara una lista de lo que quieres hacer en tu tiempo libre. En ella puedes incluir actividades como ver la televisión o pasar tiempo en las redes sociales. Anota también cuántas horas dedicas a cada actividad en una semana normal.

    Texto bíblico clave: “Sigan andando en sabiduría [...], comprándose todo el tiempo oportuno que queda” (Colosenses 4:5).

  3. Elabora un plan. Repasa las dos listas que hiciste. ¿Asignaste suficiente tiempo para las tareas importantes? ¿Necesitas reducir el tiempo que dedicas a divertirte?

    Sugerencia: Haz una lista de cosas pendientes y ponles una marca cuando las termines.

    Texto bíblico clave: “Los planes del diligente propenden de seguro a ventaja” (Proverbios 21:5).

  4. Sigue el plan. Es cierto que vas a tener que rechazar alguna invitación de vez en cuando para atender las cosas más importantes. Pero, al final, verás que seguir un plan te permitirá tener más tiempo libre y lo disfrutarás más.

    Texto bíblico clave: “No sean holgazanes en sus quehaceres” (Romanos 12:11).

  5. Date un premio, pero cuando termines. Una joven llamada Tara nos cuenta: “A veces termino dos tareas de mi lista y pienso: ‘Voy a ver la tele unos 15 minutos y luego sigo con lo que estoy haciendo’. Pero esos 15 minutos se convierten en 30, y esos 30 se convierten en una hora... Al final, sin darme cuenta, se me van dos horas viendo la televisión”.

    ¿Cómo puedes evitar que eso te pase? Recuerda que el entretenimiento debe ser un premio por terminar tus tareas, no algo que se tenga que hacer automáticamente.

    Texto bíblico clave: “Lo mejor que puede hacer uno es [...] disfrutar del trabajo” (Eclesiastés 2:24, La Palabra de Dios para Todos).