“La Biblia puede parecer aburrida. Pero solo es aburrida cuando no sabes cómo leerla”, dice un adolescente llamado Will.

¿Te gustaría descubrir el secreto para disfrutar al leer la Biblia? Este artículo te ayudará.

 Vive los relatos bíblicos

Dale vida a la lectura de las siguientes maneras:

  1. Escoge un relato bíblico que quieras estudiar. Puede ser un suceso bíblico, una porción de un Evangelio o un relato de las lecturas bíblicas dramatizadas disponibles en jw.org.

  2. Lee el relato. Puedes leerlo tú solo o en voz alta con tu familia o amigos. Una persona puede ser el narrador y los demás pueden leer las intervenciones de los otros personajes.

  3. Prueba alguna de estas sugerencias:

    • Haz un dibujo del relato o una serie de dibujos que cuenten la historia en el orden en que ocurrieron los hechos. Escribe una frase que describa cada escena.

    • Haz un esquema. Por ejemplo, cuando leas sobre un personaje fiel, relaciona sus acciones y cualidades con las bendiciones que recibió.

    • Convierte el relato en un reportaje. Preséntalo desde distintos ángulos y “entrevista” a los protagonistas y a otros personajes que presenciaron los hechos.

    • Si uno de los personajes del relato tomó una mala decisión, imagina un final diferente. Por ejemplo, piensa en el caso de Pedro, que negó a Jesús (Marcos 14:66-72). ¿Cómo debería haber reaccionado Pedro ante la presión?

    • Si te sientes inspirado, escribe tu propia historia basada en un relato bíblico. Incluye las lecciones que se aprenden del relato (Romanos 15:4).

      Puedes hacer que la Biblia cobre vida.

 Investiga

Si analizas los detalles de un relato bíblico, puedes descubrir perlas escondidas. A veces, una o dos palabras aportan información importante.

Por ejemplo, compara Mateo 28:7 con Marcos 16:7.

  •  ¿Por qué incluyó Marcos el detalle de que Jesús pronto se aparecería a los discípulos “y a Pedro”?

  • Pista: Marcos no estuvo presente; según parece, fue Pedro quien se lo contó.

  • Perla bíblica: ¿Por qué debió tranquilizar a Pedro saber que Jesús deseaba verlo de nuevo? (Marcos 14:66-72). ¿Cómo le demostró Jesús a Pedro que era un amigo verdadero? ¿Cómo puedes seguir el ejemplo de Jesús si quieres ser un buen amigo?

Cuando vives los relatos e investigas los detalles, disfrutas mucho más la lectura de la Biblia.