Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 3

El propósito de Dios para la humanidad

El propósito de Dios para la humanidad

1. ¿Cuál es el propósito de Dios para la humanidad?

DIOS creó a la primera pareja humana con un propósito maravilloso. Quería que Adán y Eva vivieran en un bonito jardín, tuvieran hijos, hicieran de toda la Tierra un paraíso y cuidaran de los animales. Y su propósito no ha cambiado. Eso es lo que Dios quiere para la humanidad (Génesis 1:28; 2:8, 9, 15). (Vea la nota 6, “El propósito de Dios para la Tierra”).

2. a) ¿Cómo sabemos que Dios cumplirá sus promesas? b) ¿Qué clase de personas vivirán en la Tierra, y por cuánto tiempo?

2 ¿Cree usted que algún día viviremos en un paraíso? Jehová nos asegura que sí. Él nos dice: “Me lo he propuesto y lo cumpliré” (Isaías 46:9-11; 55:11). Dios cumplirá sus promesas, y no hay nada que lo pueda impedir. Además, Jehová creó la Tierra con un propósito. “No la creó sencillamente para nada” (Isaías 45:18). Dios quiere que la Tierra se llene de gente. Pero ¿qué clase de personas quiere Dios que vivan en la Tierra, y por cuánto tiempo? La Biblia dice que las personas buenas y obedientes “heredarán la tierra y vivirán en ella para siempre” (Salmo 37:29; Apocalipsis 21:3, 4).

3. ¿Qué puede que nos preguntemos al ver que las personas se siguen enfermando y muriendo?

3 Ahora bien, las personas se siguen enfermando y muriendo. En muchos lugares, luchan y se matan unos a otros. Por supuesto, eso no es lo que Dios quería.  Entonces, ¿qué pasó? ¿Por qué no se ha cumplido el propósito de Dios? Solo la Biblia tiene la respuesta.

UN ENEMIGO DE DIOS

4, 5. a) ¿Quién usó una serpiente para hablar con Eva? b) ¿Cómo puede alguien honrado convertirse en ladrón?

4 La Biblia nos dice que Dios tiene un enemigo llamado “Diablo y Satanás”. En el jardín de Edén, Satanás usó una serpiente para hablar con Eva (Apocalipsis 12:9; Génesis 3:1). Satanás le hizo creer a Eva que era la serpiente la que hablaba. (Vea la nota 7, “Satanás, el Diablo”).

5 Entonces, ¿creó Dios a Satanás? No. Cuando Dios preparó la Tierra para Adán y Eva, había muchos ángeles en el cielo. Con el tiempo, uno de esos ángeles cambió y se convirtió en el Diablo (Job 38:4, 7). ¿Cómo pudo pasar eso? Bueno, ¿cómo puede alguien honrado cambiar y convertirse en ladrón? Nadie nace siendo ladrón. Pero, si alguien desea algo que no es suyo y sigue pensando en ello, ese mal deseo se hace más fuerte. Y, cuando tiene la oportunidad, acaba robando. Así es como alguien honrado se convierte en ladrón (lea Santiago 1:13-15). (Vea la nota 8, “Los ángeles”).

6. ¿Cómo se convirtió un ángel en enemigo de Dios?

6 Eso fue lo que le pasó a aquel ángel. Cuando Jehová creó a Adán y Eva, les dijo que tuvieran hijos y que llenaran la Tierra (Génesis 1:27, 28). Es posible que ese ángel pensara: “Todas estas personas podrían adorarme a mí en vez de a Jehová”. Como siguió pensando en ello, llegó a desear más y más algo que solo le pertenece a Jehová: la adoración. Así que le mintió a Eva y consiguió engañarla  (lea Génesis 3:1-5). Al hacer eso, se convirtió en Satanás y en el Diablo. Y así se hizo enemigo de Dios.

7. a) ¿Por qué murieron Adán y Eva? b) Explique con un ejemplo por qué todos envejecemos y morimos.

7 Dios les había prohibido a Adán y Eva comer del fruto de uno de los árboles del jardín. Les dijo que morirían si lo hacían. Pero ellos desobedecieron y comieron (Génesis 2:17; 3:6). Adán y Eva pecaron y con el tiempo murieron, tal como Jehová dijo (Génesis 3:17-19). Cuando Adán y Eva tuvieron hijos, estos heredaron el pecado y por eso también murieron (lea Romanos 5:12). ¿Por qué heredaron el pecado los hijos de Adán y Eva? Piense en este ejemplo: imagine que está horneando pan en un molde que tiene un golpe o defecto. El pan saldrá con el mismo defecto que el molde. Cuando Adán desobedeció a Dios, se convirtió en pecador. Como todos somos hijos de Adán, todos tenemos el mismo “defecto” que él, es decir, todos somos pecadores. Y por eso todos envejecemos y morimos (Romanos 3:23). (Vea la nota 9, “Pecado”).

8, 9. a) ¿Qué quería Satanás que creyeran Adán y Eva? b) ¿Por qué no mató Jehová a los rebeldes de inmediato?

8 Al conseguir que Adán y Eva desobedecieran, Satanás empezó una rebelión contra Jehová. Él quería que Adán y Eva creyeran que Dios era un mentiroso, un mal gobernante que no quería lo mejor para ellos. Satanás dio a entender que los humanos no necesitan que Dios les diga lo que deben hacer. También quiso decir que Adán y Eva podían decidir por sí mismos lo que estaba bien y mal. ¿Qué haría Jehová? Podía destruir a los rebeldes y acabar con la rebelión de inmediato. Pero así no demostraría que Satanás es un mentiroso.

 9 Jehová no mató a los rebeldes en ese momento, sino que dejó que los seres humanos se gobernaran durante un tiempo. ¿Por qué? Porque así se demostraría que Satanás es un mentiroso y que Jehová sabe lo que es mejor para nosotros. Aprenderemos más sobre este tema en el capítulo 11. Y usted, ¿qué piensa sobre la decisión de Adán y Eva? ¿Hicieron bien en creerle a Satanás  y desobedecer a Dios? Jehová les había dado todo lo que tenían: una vida perfecta, un lugar precioso para vivir y un trabajo agradable. Pero Satanás nunca había hecho nada por ellos. Si usted hubiera estado allí, ¿qué habría decidido?

10. ¿Qué importante decisión debemos tomar?

10 Igual que Adán y Eva, nosotros debemos tomar una decisión de la que depende nuestra vida. Debemos decidir si queremos tener como gobernante a Jehová o a Satanás. Si elegimos obedecer a Jehová, lo ayudaremos a demostrar que Satanás es un mentiroso (Salmo 73:28; lea Proverbios 27:11). Muy pocas personas en este mundo obedecen a Dios. De hecho, él no gobierna el mundo. Pero entonces ¿quién lo hace?

¿QUIÉN GOBIERNA EL MUNDO?

¿Podría Satanás haberle ofrecido a Jesús todos los reinos del mundo si no fueran suyos?

11, 12. a) ¿Qué aprendemos de la oferta que le hizo Satanás a Jesús? b) ¿Qué textos demuestran que Satanás gobierna el mundo?

11 Jesús sabía quién gobierna el mundo en realidad. Un día, Satanás le mostró a Jesús “todos los reinos del mundo y su gloria”. Y le hizo esta oferta: “Te daré todas estas cosas si te arrodillas y realizas ante mí un solo acto de adoración” (Mateo 4:8, 9; Lucas 4:5, 6). ¿Qué aprendemos de esta oferta? Si esos reinos no eran de Satanás, no se los podría haber ofrecido a Jesús. Está claro que todos los gobiernos son de Satanás.

12 Quizá usted diga: “¿Cómo es posible que Satanás gobierne el mundo? ¿No es Jehová el Dios todopoderoso, el que creó el universo?” (Apocalipsis 4:11). Sí, lo es. Pero Jesús fue claro cuando llamó a Satanás “el gobernante de este mundo” (Juan 12:31; 14:30; 16:11). El apóstol Pablo llamó al Diablo “el dios de este  sistema” (2 Corintios 4:3, 4). Y el apóstol Juan escribió que “el mundo entero está bajo el poder del Maligno”, es decir, en las manos de Satanás (1 Juan 5:19).

EL FIN DEL MUNDO DE SATANÁS

13. ¿Por qué necesitamos un mundo nuevo?

13 Este mundo es cada vez más peligroso. Hay guerras, corrupción, hipocresía y violencia por todos lados. Los humanos no pueden acabar con estos problemas, por mucho que se esfuercen. Por eso, muy pronto Dios destruirá este malvado mundo en Armagedón y lo sustituirá por un mundo nuevo y justo (Apocalipsis 16:14-16). (Vea la nota 10, “Armagedón”).

14. a) ¿A quién eligió Dios como Rey de su Reino? b) ¿Qué predijo la Biblia sobre Jesús?

14 Jehová usará un gobierno celestial para traer un mundo justo. A este gobierno se le llama el Reino de Dios. Dios eligió a Jesús como Rey de ese Reino. La Biblia predijo hace miles de años que Jesús gobernaría como “Príncipe de Paz” y que su gobierno no acabaría nunca (Isaías 9:6, 7). Jesús les enseñó a sus seguidores a orar por ese gobierno cuando dijo: “Que venga tu Reino. Que se haga tu voluntad, como en el cielo, también en la tierra” (Mateo 6:10). En el capítulo 8 aprenderemos que el Reino de Dios sustituirá a los gobiernos de este mundo (lea Daniel 2:44). Después, el Reino transformará la Tierra en un paraíso. (Vea la nota 11, “El Reino de Dios”).

PRONTO VIVIREMOS EN UN MUNDO NUEVO

15. ¿Quiénes formarán la “nueva tierra”?

15 La Biblia promete: “Hay unos nuevos cielos y una nueva tierra que esperamos”, y “en ellos reinará la justicia”  (2 Pedro 3:13; Isaías 65:17). La Biblia usa a veces la expresión “la tierra” para referirse a las personas que viven en ella (Génesis 11:1). Así que la “nueva tierra” justa estará formada por personas que obedezcan a Dios y tengan su aprobación. Todas ellas vivirán en el Paraíso en la Tierra.

16. a) ¿Qué regalo les hará Dios a todos los que vivan en el nuevo mundo? b) ¿Qué debemos hacer para recibir ese regalo?

16 Jesús promete que Dios les dará “vida eterna” a todos los que vivan en el nuevo mundo (Marcos 10:30). ¿Qué debemos hacer para recibir ese regalo? La respuesta está en Juan 3:16 y 17:3 (léalos). Veamos ahora qué dice la Biblia sobre la vida en el Paraíso.

17, 18. ¿Cómo sabemos que en el Paraíso habrá paz y nos sentiremos seguros?

17 La maldad, la guerra, el delito y la violencia desaparecerán. No quedarán personas malas (Salmo 37:10, 11). La Tierra estará llena de personas que amen y obedezcan a Dios. Habrá paz para siempre (Salmo 72:7). Dios acabará con todas las guerras (Salmo 46:9; Isaías 2:4).

18 El pueblo de Jehová se sentirá seguro. Cuando los israelitas obedecían a Dios, él los protegía y ellos se sentían seguros (Levítico 25:18, 19). En el Paraíso, tampoco tendremos miedo de nada ni de nadie. Siempre nos sentiremos seguros (lea Isaías 32:18; Miqueas 4:4).

19. ¿Por qué podemos estar seguros de que habrá alimento para todos en el nuevo mundo?

19 Habrá alimento para todos. La Biblia dice: “En la tierra habrá grano en abundancia”. Y promete que habrá “extraordinaria abundancia en las cumbres de las montañas” (Salmo 72:16). Jehová “nos bendecirá”, y “la tierra dará su fruto” (Salmo 67:6).

20. ¿Cómo sabemos que la Tierra será un paraíso?

 20 Toda la Tierra será un paraíso. Tendremos bonitas casas y preciosos jardines (lea Isaías 65:21-24; Apocalipsis 11:18). Toda la Tierra será tan hermosa como el jardín de Edén. Jehová nos dará todo lo que necesitemos. La Biblia dice esto sobre Dios: “Abres tu mano y satisfaces el deseo de todos los seres vivos” (Salmo 145:16).

21. ¿Cómo sabemos que los humanos y los animales vivirán en paz?

21 Los humanos y los animales vivirán en paz. Los animales ya no atacarán a los humanos. Y los niños estarán a salvo incluso con animales que ahora son peligrosos (lea Isaías 11:6-9; 65:25).

22. Explique qué hará Jesús por los enfermos.

22 Nadie estará enfermo. Cuando Jesús estuvo en la Tierra, curó a muchas personas (Mateo 9:35; Marcos 1:40-42; Juan 5:5-9). Pero como Rey del Reino sanará a todos los enfermos. Nadie dirá: “Estoy enfermo” (Isaías 33:24; 35:5, 6).

23. ¿Qué hará Dios por las personas que han muerto?

23 Los muertos volverán a vivir. Dios promete que resucitará a millones de personas. “Va a haber una resurrección tanto de justos como de injustos” (Hechos 24:15; lea Juan 5:28, 29).

24. ¿Qué le parece la idea de vivir en el Paraíso?

24 Todos podemos decidir: ¿aprenderemos sobre Jehová y lo obedeceremos, o haremos lo que nosotros queramos? Si obedecemos a Jehová, tendremos un futuro maravilloso. Jesús le dijo a un hombre que estaba a punto de morir junto a él: “Estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas 23:43). Aprendamos más sobre Jesucristo y sobre cómo hará que se cumplan las promesas de Dios.