Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 6

¿Qué nos sucede al morir?

¿Qué nos sucede al morir?

1-3. a) ¿Qué preguntas nos hacemos cuando alguien muere? b) ¿Qué dicen algunas religiones que nos sucede al morir?

LA Biblia nos promete que en el futuro “la muerte ya no existirá” (Apocalipsis 21:4). En el capítulo 5 aprendimos que gracias al rescate podemos tener vida eterna. Pero seguimos muriendo (Eclesiastés 9:5). Así que una de las grandes preguntas que todos nos hacemos es “¿Qué nos sucede al morir?”.

2 Conocer la respuesta a esta pregunta es importante sobre todo cuando muere un familiar o un amigo. Puede que nos preguntemos: “¿Dónde está? ¿Nos está viendo? ¿Está sufriendo? ¿Nos puede ayudar? ¿Lo volveremos a ver algún día?”.

3 Las religiones dan respuestas muy diferentes a esas preguntas. Algunas enseñan que los buenos van al cielo y los malos al infierno. Otras dicen que al morir nos convertimos en espíritus y nos reunimos con nuestros familiares que han muerto. Y otras enseñan que, cuando morimos, se nos juzga y volvemos a vivir o nos reencarnamos en un cuerpo diferente. Dicen que podemos convertirnos en otra persona o incluso en un animal.

4. ¿Qué idea básica enseñan las religiones sobre la muerte?

4 Aunque las religiones dicen cosas muy diferentes sobre la muerte, la mayoría de ellas enseñan una misma idea básica: que, cuando morimos, una parte de nosotros sigue viviendo. Pero ¿es eso cierto?

 ¿QUÉ NOS SUCEDE AL MORIR?

5, 6. ¿Qué nos sucede al morir?

5 Jehová sabe lo que nos sucede al morir. Él nos enseña en la Biblia que, al morir, nuestra vida se acaba. La muerte es lo contrario de la vida. Cuando morimos, dejamos de ver, oír y pensar. Nuestros pensamientos y recuerdos también mueren. No tenemos un espíritu que siga viviendo en otro lugar. *

6 El rey Salomón escribió que “los muertos no saben nada en absoluto”. Así que ni aman ni odian. Salomón también dijo que “no hay actividad ni planes ni conocimiento ni sabiduría en la Tumba” (lea Eclesiastés 9:5, 6, 10). Salmo 146:4 dice que cuando alguien muere “sus pensamientos” también mueren.

¿QUÉ DIJO JESÚS SOBRE LA MUERTE?

Jehová creó a los humanos para que vivieran para siempre en la Tierra.

7. ¿A qué comparó Jesús la muerte?

7 Cuando su amigo Lázaro murió, Jesús les dijo a sus discípulos: “Nuestro amigo Lázaro se ha dormido”. Pero Jesús no quiso decir que Lázaro estuviera descansando. ¿Qué quiso decir? Lo explicó más tarde: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:11-14). Así que Jesús comparó la muerte a un sueño profundo. Él no dijo que Lázaro estuviera en el cielo o con sus familiares que ya habían muerto. Tampoco dijo que Lázaro estuviera sufriendo en el infierno ni que se hubiera reencarnado en otra persona o en un animal. Más bien, era como si Lázaro estuviera en un sueño profundo. Otros textos bíblicos también comparan la muerte al sueño. La Biblia dice  que el discípulo Esteban “se durmió en la muerte” cuando fue asesinado (Hechos 7:60). Y el apóstol Pablo escribió que algunos cristianos se habían “dormido en la muerte” (1 Corintios 15:6).

8. ¿Cómo sabemos que Dios no nos creó para morir?

8 ¿Creó Dios a los seres humanos para que murieran? No. ¿Cómo lo sabemos? Jehová creó a Adán y Eva para que vivieran para siempre con una salud perfecta. Además, los hizo con el deseo de vivir para siempre (Eclesiastés 3:11). A ningún padre le gusta ver que sus hijos se enferman y mueren. Del mismo modo, a nuestro Padre  Jehová tampoco le gusta ver que nos enfermamos y morimos. Pero, si Dios nos creó para vivir para siempre, ¿por qué morimos?

¿POR QUÉ MORIMOS?

9. ¿Por qué era razonable el mandato que Dios les dio a Adán y Eva?

9 Todo empezó en el jardín de Edén. Jehová le dijo a Adán: “Puedes comer de todos los árboles del jardín hasta quedar satisfecho. Pero no debes comer del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, porque el día en que comas de él sin falta morirás” (Génesis 2:9, 16, 17). Ese mandato tan claro no era difícil de obedecer. Además, Jehová era su Creador y tenía el derecho a decidir lo que era bueno y lo que era malo. Si Adán y Eva obedecían a Jehová, demostrarían que respetaban su autoridad y que agradecían todo lo que él les había dado.

10, 11. a) ¿Cómo logró Satanás que Adán y Eva desobedecieran a Dios? b) ¿Por qué no hay excusa para lo que hicieron Adán y Eva?

10 Por desgracia, Adán y Eva decidieron desobedecer. Satanás le preguntó a Eva: “¿De veras les dijo Dios que no pueden comer de todos los árboles del jardín?”. Y Eva le contestó: “Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Pero, del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios dijo: ‘No deben comer de él; no, no deben tocarlo. Si lo hacen, morirán’” (Génesis 3:1-3).

11 Entonces Satanás le dijo a Eva: “De ningún modo morirán. De hecho, Dios sabe que el mismo día en que coman de él se les abrirán los ojos y serán como Dios: conocerán lo bueno y lo malo” (Génesis 3:4-6). Satanás quería que Eva creyera que podía decidir por sí misma lo que era bueno y lo que era malo. Y también le mintió  sobre lo que le pasaría si desobedecía. Él le dijo que no moriría, así que Eva comió del fruto. Después ella le dio del fruto a su esposo, y este también comió. Adán y Eva sabían que Jehová les había dicho que no comieran del fruto. Al comer, ellos decidieron desobedecer un mandato claro y razonable. Con su decisión, Adán y Eva demostraron que no respetaban a su amoroso Padre celestial. ¡No hay excusa para lo que hicieron!

12. ¿Por qué se sintió decepcionado Jehová con Adán y Eva?

12 Seguro que Jehová se sintió muy decepcionado con Adán y Eva. Él era su Padre, y ellos demostraron que no lo respetaban. Imagine que usted se esfuerza mucho por criar a un hijo y a una hija. Pero ellos deciden rebelarse contra usted y hacen lo que quieren. ¿Verdad que le dolería muchísimo?

Adán vino del polvo y volvió al polvo.

13. ¿Qué quiso decir Jehová cuando le dijo a Adán “al polvo volverás”?

13 Cuando Adán y Eva desobedecieron, perdieron la posibilidad de vivir para siempre. Jehová le dijo a Adán: “Polvo eres y al polvo volverás” (lea Génesis 3:19). Adán había sido creado del polvo, así que Jehová quiso decir que Adán volvería a ser polvo, como si nunca hubiera existido (Génesis 2:7). Cuando murió, dejó de existir.

14. ¿Por qué morimos?

 14 Si Adán y Eva hubieran obedecido a Dios, hoy seguirían vivos. Pero, al desobedecer, pecaron y con el tiempo murieron. El pecado es como una terrible enfermedad que hemos heredado de nuestros primeros padres. Así que morimos porque todos nacemos pecadores (Romanos 5:12). Pero Jehová nunca quiso que los humanos murieran. Por eso, la Biblia dice que la muerte es un “enemigo” (1 Corintios 15:26).

LA VERDAD SOBRE LA MUERTE NOS LIBERA

15. ¿De qué mentiras nos libera saber la verdad sobre la muerte?

15 Muchas religiones enseñan que los muertos siguen viviendo en otro lugar y que nosotros podemos ayudarlos. Por eso, cuando alguien muere, a veces sus familiares les dan dinero a los líderes religiosos para que oren por esa persona o le hagan una misa. Pero la Biblia enseña que los muertos no sufren ni están tristes. Nosotros no podemos hablar con ellos ni ayudarlos. Ellos tampoco pueden hablar con nosotros ni ayudarnos. Tampoco pueden hacernos daño, así que no debemos tenerles miedo. Sin duda, saber la verdad sobre la muerte nos libera de todas esas mentiras.

16. ¿Qué mentira enseñan muchas religiones sobre los muertos?

16 Satanás usa las religiones falsas para engañarnos y hacernos creer que los muertos siguen viviendo. Por ejemplo, algunas religiones enseñan que cuando morimos una parte de nosotros sigue viviendo en otro lugar. ¿Enseña eso su religión, o enseña lo que dice la Biblia? Satanás usa esta mentira y otras muchas para apartar a la gente de Dios.

17. ¿Por qué insulta a Jehová la enseñanza de que los malos arden en el infierno?

 17 Lo que enseñan muchas religiones sobre la muerte insulta a Jehová. Por ejemplo, algunas enseñan que los malos arderán para siempre en el infierno. Pero eso no es cierto. ¡Jehová nunca haría sufrir así a las personas! (Lea 1 Juan 4:8). ¿Qué pensaría usted de un padre que castiga a su hijo quemándole las manos? Seguro que pensaría que es muy cruel, y no querría ser su amigo. Satanás quiere que pensemos eso de Jehová.

18. ¿Por qué no debemos tenerles miedo a los muertos?

18 Algunas religiones enseñan que cuando morimos nos convertimos en espíritus. También dicen que debemos respetar a esos espíritus y hasta tenerles miedo, porque pueden ser amigos poderosos o terribles enemigos. Como mucha gente cree esa mentira, les tiene miedo a los muertos. Así que muchos veneran o adoran a los muertos en vez de adorar a Jehová. Pero recuerde que los muertos no pueden sentir ni hacer nada. Por eso, no debemos tenerles miedo. Jehová es nuestro Creador y el Dios verdadero. Solo debemos adorarlo a él (Apocalipsis 4:11).

19. ¿Cómo nos ayuda saber la verdad sobre la muerte?

19 Saber la verdad sobre la muerte nos libera de las mentiras religiosas y del miedo a la muerte. También nos ayuda a entender mejor las maravillosas promesas de Jehová para el futuro.

20. ¿Qué pregunta contestaremos en el siguiente capítulo?

20 Hace muchísimo tiempo, un siervo de Dios que se llamaba Job preguntó: “Si un hombre muere, ¿puede volver a vivir?” (Job 14:14). En el siguiente capítulo veremos la emocionante respuesta que da la Biblia a esta pregunta.

^ párr. 5 Algunas personas piensan que tenemos un alma o espíritu que sigue viviendo después de la muerte. Si desea más información, vea las notas 17, “Alma”, y 18, “Espíritu”.