Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 10

La verdad sobre los ángeles y los demonios

La verdad sobre los ángeles y los demonios

1. ¿Por qué es importante saber quiénes son los ángeles?

LOS ángeles son parte de la familia de Jehová. La Biblia los llama “hijos de Dios” (Job 38:7). Y Dios quiere que conozcamos a su familia. ¿Qué hacen los ángeles? ¿Cómo ayudaron a las personas en el pasado? ¿Pueden ayudarnos hoy? (Vea la nota 8, “Los ángeles”).

2. a) ¿Quién creó a los ángeles? b) ¿Cuántos ángeles hay?

2 En primer lugar, debemos saber quién creó a los ángeles. Colosenses 1:16 dice que Jehová primero creó a Jesús, y después “todo lo demás fue creado en los cielos y en la tierra”. Eso incluye a los ángeles. ¿Cuántos ángeles creó Jehová? La Biblia dice que hay cientos de millones de ángeles (Salmo 103:20; Apocalipsis 5:11).

3. ¿Qué dice Job 38:4-7 sobre los ángeles?

3 La Biblia también dice que Dios creó a los ángeles antes de crear la Tierra. ¿Cómo se sintieron ellos cuando Jehová creó la Tierra? El libro de Job dice que se alegraron muchísimo. Todos los ángeles eran una familia unida que servía a Jehová (Job 38:4-7).

LOS ÁNGELES AYUDAN A LOS SIERVOS DE DIOS

4. ¿Cómo sabemos que los ángeles se interesan por los humanos?

4 Los ángeles siempre se han interesado por los humanos y por lo que Jehová quiere para ellos y para la Tierra (Proverbios 8:30, 31; 1 Pedro 1:11, 12). Seguro  que los ángeles se sintieron muy tristes cuando Adán y Eva se rebelaron. Ahora deben sentirse más tristes todavía al ver que la mayoría de la gente no obedece a Dios. Pero ellos se alegran cuando alguien se arrepiente y vuelve a Dios (Lucas 15:10). Los ángeles se interesan mucho por los siervos de Dios, y él usa a los ángeles para ayudarlos y protegerlos (Hebreos 1:7, 14). Veamos algunos ejemplos.

“Mi Dios envió a su ángel y cerró la boca de los leones” (Daniel 6:22).

5. ¿Cómo ayudaron los ángeles a los siervos de Dios en el pasado?

 5 Jehová envió a dos ángeles para que ayudaran a Lot y su familia a escapar de la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra (Génesis 19:15, 16). Cientos de años después, al profeta Daniel lo echaron en un hoyo profundo en el que había leones. Pero no le pasó nada porque “Dios envió a su ángel y cerró la boca de los leones” (Daniel 6:22). En el siglo primero, Dios envió a un ángel para liberar al apóstol Pedro de la prisión (Hechos 12:6-11). Los ángeles también ayudaron a Jesús cuando estuvo en la Tierra. Por ejemplo, la Biblia dice que, después de su bautismo, “los ángeles lo atendían” (Marcos 1:13). Y, justo antes de morir, un ángel “lo fortaleció” (Lucas 22:43).

6. a) ¿Cómo sabemos que los ángeles ayudan a los siervos de Dios hoy día? b) ¿Qué preguntas responderemos?

6 Los ángeles ya no se les aparecen a las personas hoy día. Pero Dios sigue usándolos para ayudar a sus siervos. ¿Cómo lo sabemos? La Biblia dice: “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que temen a Dios y los rescata” (Salmo 34:7). Los siervos de Dios necesitamos protección porque tenemos unos enemigos muy poderosos que quieren hacernos daño. ¿Quiénes son estos enemigos? ¿De dónde salieron? ¿Cómo intentan hacernos daño? Para saberlo, veamos lo que pasó poco después de que Adán y Eva fueron creados.

TENEMOS UNOS ENEMIGOS INVISIBLES

7. ¿Qué ha logrado Satanás con la mayoría de la gente?

7 En el capítulo 3 aprendimos que un ángel se rebeló contra Dios y quiso gobernar. La Biblia lo llama “Diablo y Satanás” (Apocalipsis 12:9). Satanás también quería que los humanos se rebelaran. Logró engañar a Eva,  y desde entonces ha engañado a la mayoría de la gente. Pero algunas personas sí fueron fieles a Jehová, como Abel, Enoc y Noé (Hebreos 11:4, 5, 7).

8. a) ¿Cómo se convirtieron en demonios algunos ángeles? b) ¿Qué hicieron los demonios para sobrevivir al Diluvio?

8 En los días de Noé, algunos ángeles se rebelaron y abandonaron el cielo para vivir en la Tierra como humanos. ¿Por qué? La Biblia dice que querían tener esposas (lea Génesis 6:2). Pero los ángeles no debían hacer eso (Judas 6). Como aquellos ángeles rebeldes, la mayoría de la gente de aquel tiempo se volvió corrupta y violenta. Jehová destruyó a las personas malas con un diluvio que inundó toda la Tierra. Pero salvó a sus siervos fieles (Génesis 7:17, 23). Para sobrevivir al Diluvio, los ángeles rebeldes volvieron al cielo. La Biblia llama “demonios” a esos ángeles malos. Ellos decidieron unirse a la rebelión de Satanás, y él se convirtió en su gobernante (Mateo 9:34).

9. a) ¿Qué les pasó a los demonios cuando regresaron al cielo? b) ¿Qué veremos a continuación?

9 Cuando los demonios regresaron al cielo, Jehová no les permitió volver a ser parte de su familia (2 Pedro 2:4). Los demonios ya no pueden volver a tener un cuerpo humano, pero siguen “engañando a toda la tierra habitada” (Apocalipsis 12:9; 1 Juan 5:19). Veamos cómo logran engañar a tantas personas (lea 2 Corintios 2:11).

CÓMO ENGAÑAN LOS DEMONIOS A LA GENTE

10. ¿Cómo engañan los demonios a la gente?

10 Los demonios engañan a la gente de muchas maneras. Cuando la gente se pone en contacto con el mundo de los espíritus, ya sea de modo directo o a través de otra persona —como un brujo, un chamán o un  médium—, en realidad se está poniendo en contacto con los demonios. Dios nos manda que nos mantengamos alejados de todo lo relacionado con los demonios (Gálatas 5:19-21). Tal como un cazador usa trampas para atrapar animales, los demonios usan engaños para atrapar y controlar a la gente.

11. a) ¿Qué es la adivinación? b) ¿Por qué debemos evitarla?

11 Un engaño de los demonios es la adivinación, que es el uso de poderes sobrenaturales para averiguar el futuro o lo desconocido. Algunas personas leen las cartas del tarot o la palma de la mano, leen o buscan presagios, o usan la astrología o una bola de cristal. Muchos creen que estas prácticas son inofensivas, pero en realidad son muy peligrosas. La Biblia muestra que los demonios colaboran con los adivinos. En Hechos 16:16-18 se habla de “un demonio de adivinación” que ayudaba a una joven a predecir el futuro. Cuando el apóstol Pablo expulsó al demonio, la joven perdió ese poder.

12. a) ¿Por qué es peligroso intentar comunicarse con los muertos? b) ¿Por qué debemos evitar todo lo relacionado con los demonios?

12 Otro engaño de los demonios es hacernos creer que podemos hablar con los muertos. Esta práctica se conoce como espiritismo. Los demonios quieren que creamos que los muertos siguen viviendo en algún lugar y que pueden comunicarse con nosotros, ayudarnos o hacernos daño. Cuando muere un amigo o un familiar, puede que alguien busque la ayuda de otra persona que afirma que puede hablar con los muertos, como un médium. Puede que el médium diga algo interesante sobre el muerto o hasta imite su voz. Quizás la persona crea que habla con el muerto, pero en realidad está hablando con los demonios  (1 Samuel 28:3-19). Muchas costumbres de los funerales se basan en la creencia de que los muertos siguen viviendo en otro lugar. Estas costumbres pueden incluir celebraciones, aniversarios, ofrendas a los muertos, ritos de viudez y prácticas demoniacas comunes en los velorios o velatorios. Cuando los cristianos se niegan a seguirlas, puede que sus familiares y vecinos los critiquen, los insulten o dejen de hablarles. Pero los cristianos saben que los muertos no siguen viviendo en otro lugar. No podemos hablar con ellos, y ellos no pueden ayudarnos ni hacernos daño (Salmo 115:17). Así que tenga mucho cuidado. No intente comunicarse con los muertos. No se comunique con los demonios, y evite todo lo relacionado con ellos (lea Deuteronomio 18:10, 11; Isaías 8:19). (Vea la nota 26, “Espiritismo y otras formas de ocultismo”).

13. ¿Qué han logrado muchas personas que antes les tenían miedo a los demonios?

13 Además de engañar a la gente, los demonios la asustan. Hoy día, Satanás y sus demonios saben que les queda poco tiempo para hacer cosas malas en la Tierra, porque Dios se lo impedirá muy pronto. Por eso son más agresivos y violentos que nunca (Apocalipsis 12:12, 17). Pero miles de personas que antes les tenían miedo a los demonios se han librado de ese temor. ¿Cómo?

CÓMO PROTEGERNOS Y LIBERARNOS DE LOS DEMONIOS

14. ¿Cómo podemos liberarnos de los demonios?

14 La Biblia nos dice cómo podemos protegernos y liberarnos de los demonios. En el siglo primero, algunos habitantes de la ciudad de Éfeso se comunicaban con  los demonios antes de hacerse cristianos. ¿Cómo se liberaron de los demonios? La Biblia dice: “Muchos de los que habían practicado magia juntaron sus libros y los quemaron delante de todos” (Hechos 19:19). Como querían ser cristianos, destruyeron todos sus libros de magia. Hoy debemos hacer algo parecido. Para servir a Jehová, hay que deshacerse de todo lo relacionado con los demonios. Esto incluye libros, revistas, horóscopos, películas, música, juegos, e incluso carteles u otras cosas que presenten la magia, los demonios o lo sobrenatural como algo inofensivo o atrayente. También incluye los objetos que la gente usa para protegerse del mal, como los amuletos (1 Corintios 10:21).

15. ¿Qué más debemos hacer para protegernos de Satanás y los demonios?

15 Unos años después de que aquellas personas de Éfeso destruyeron sus libros de magia, el apóstol Pablo escribió que todavía tenían “una lucha” contra “las fuerzas espirituales malvadas” (Efesios 6:12). Aunque ellos ya habían quemado sus libros, los demonios todavía intentaban hacerles daño. ¿Qué más debían hacer aquellos cristianos? Para que pudieran defenderse de todos los ataques de Satanás, Pablo les dijo: “Agarren el escudo grande de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno” (Efesios 6:16). Igual que un escudo protege a un soldado en la batalla, nuestra fe puede protegernos en nuestra lucha contra los demonios. Si confiamos por completo en que Jehová puede protegernos, podremos resistir los ataques de Satanás y los demonios (Mateo 17:20).

16. ¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestra fe en Jehová?

16 ¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestra fe en  Jehová? Leer la Biblia cada día y aprender a confiar en que él nos protegerá. Si confiamos completamente en Jehová, entonces Satanás y sus demonios no podrán hacernos daño (1 Juan 5:5).

17. ¿Qué más debemos hacer para protegernos de los demonios?

17 Los cristianos de Éfeso debían hacer algo más. Vivían en una ciudad llena de magia y hechicería. Así que Pablo les dijo: “Sigan orando en toda ocasión” (Efesios 6:18). Debían pedir en todo momento la protección de Jehová. Nosotros también vivimos en un mundo lleno de prácticas demoniacas. Por eso, pidámosle a Jehová que nos proteja y usemos su nombre al orarle (lea Proverbios 18:10). Si le pedimos a Jehová una y otra vez que nos libre de Satanás, él responderá nuestras oraciones (Salmo 145:19; Mateo 6:13).

18, 19. a) ¿Cómo podemos vencer en la lucha contra Satanás y los demonios? b) ¿Qué veremos en el siguiente capítulo?

18 Si nos deshacemos de todo lo relacionado con los demonios y confiamos en que Jehová nos protegerá, Satanás y los demonios no podrán hacernos daño. No hay motivo para tenerles miedo (lea Santiago 4:7, 8). Jehová es mucho más poderoso que los demonios. Ya vimos que los castigó en los días de Noé, y sabemos que los destruirá en el futuro (Judas 6). Recuerde que no estamos solos en esta lucha. Jehová nos protege mediante sus ángeles (2 Reyes 6:15-17). Con la ayuda de Jehová, venceremos a Satanás y los demonios (1 Pedro 5:6, 7; 2 Pedro 2:9).

19 Hemos visto que Satanás y sus demonios le están haciendo mucho daño a la humanidad. Por eso quizás nos preguntemos: “¿Por qué no los ha destruido Dios todavía?”. Lo veremos en el siguiente capítulo.