Las Buenas Noticias según Mateo 9:1-38

9  Jesús se subió a la barca, cruzó el mar y entró en su ciudad.+  Y sucedió que unas personas le trajeron a un paralítico en una camilla. Al ver la fe que tenían, Jesús le dijo al paralítico: “¡Ánimo, hijo! Tus pecados quedan perdonados”.+  Entonces algunos escribas se dijeron: “Este está blasfemando”.+  Jesús, que sabía lo que ellos pensaban, les dijo: “¿Por qué están pensando cosas malas en su corazón?+  Díganme, ¿qué es más fácil? ¿Decir ‘tus pecados quedan perdonados’, o decir ‘levántate y anda’?+  Pero para que vean que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados...”. Entonces, dirigiéndose al paralítico, le dijo: “Levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa”.+  Y él se levantó y se fue a su casa.  Al ver esto, las multitudes quedaron muy impresionadas* y glorificaron a Dios, que les había dado semejante autoridad a los seres humanos.  Luego, al irse de allí, Jesús vio a un hombre llamado Mateo sentado en la oficina de los impuestos, y le dijo: “Sé mi seguidor”. Enseguida Mateo se levantó y lo siguió.+ 10  Más tarde, mientras Jesús estaba comiendo* en la casa, llegaron muchos cobradores de impuestos y pecadores, y se pusieron a comer* con él y sus discípulos+. 11  Pero, al ver esto, los fariseos les preguntaron a los discípulos de él: “¿Por qué come su maestro con cobradores de impuestos y pecadores?”.+ 12  Como Jesús los oyó, les dijo: “Los que están sanos no necesitan un médico, pero los enfermos sí.+ 13  Así que vayan y aprendan lo que significan estas palabras: ‘Lo que quiero es compasión,* no sacrificios’.+ Porque no vine a llamar a justos, sino a pecadores”. 14  Entonces se le acercaron los discípulos de Juan y le preguntaron: “¿Por qué nosotros y los fariseos tenemos la costumbre de ayunar pero tus discípulos no?”.+ 15  Jesús les contestó: “Cuando hay una boda, los amigos del novio+ no tienen por qué estar de duelo mientras el novio está con ellos, ¿verdad? Pero llegará el día en que les quitarán al novio,+ y entonces sí ayunarán. 16  Nadie cose un parche de tela nueva en un manto viejo, porque la tela nueva, al encogerse, tira de la prenda vieja y la rotura se hace mayor.+ 17  Ni nadie pone vino nuevo en odres viejos. Si esto se hiciera, el cuero reventaría y el vino se derramaría, y los odres ya no servirían para nada. Más bien, la gente pone el vino nuevo en odres nuevos, y así se conservan las dos cosas”. 18  Mientras les estaba diciendo esto, resulta que se le acercó cierto gobernante, que se inclinó ante él y le dijo: “Seguro que mi hija ya está muerta, pero ven y pon tu mano sobre ella, y volverá a vivir”.+ 19  Entonces Jesús se levantó y se fue con él, y sus discípulos lo acompañaron. 20  De pronto, una mujer que llevaba 12 años con hemorragias+ se le acercó por detrás y le tocó el borde* del manto,+ 21  porque se decía a sí misma: “Con solo tocarle el manto me pondré bien”.*+ 22  Jesús se volvió y, al verla, le dijo: “¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado”.*+ Y la mujer quedó sana en ese momento.+ 23  Luego, cuando entró en la casa del gobernante y vio a los flautistas y a la multitud toda alborotada,+ 24  Jesús les dijo: “Váyanse de aquí, porque la pequeña no ha muerto, está dormida”.+ Al oír esto, comenzaron a reírse de él con desprecio. 25  Entonces, en cuanto hicieron salir de allí a la gente, él entró adonde estaba la niña y la tomó de la mano,+ y ella se levantó.+ 26  Y, claro, la noticia corrió por toda aquella región. 27  Cuando Jesús se iba de allí, lo siguieron dos ciegos+ que le gritaban: “¡Ten compasión* de nosotros, Hijo de David!”. 28  Al entrar Jesús en la casa, los ciegos se le acercaron y él les preguntó: “¿Tienen fe en que yo puedo curarlos?”.+ “Sí, Señor”, le contestaron. 29  Entonces les tocó los ojos y les dijo: “Que lo que pidieron se cumpla de acuerdo con la fe que tienen”. 30  Y sus ojos empezaron a ver.+ Pero Jesús les advirtió con firmeza: “Cuidado, que nadie se entere de esto”.+ 31  Sin embargo, después de salir de allí, fueron hablando de él por toda aquella región. 32  Ahora bien, cuando se iban, sucedió que la gente le trajo a Jesús un hombre mudo que estaba poseído por un demonio.+ 33  Después de que Jesús expulsó al demonio, el mudo habló.+ Las multitudes quedaron asombradas y decían: “Nunca se ha visto algo así en Israel”.+ 34  Pero los fariseos decían: “Por medio del gobernante de los demonios expulsa a los demonios”.+ 35  Y Jesús comenzó a recorrer todas las ciudades y aldeas. Iba enseñando en sus sinagogas, predicando las buenas noticias del Reino y curando todo tipo de enfermedades y todo tipo de dolencias.+ 36  Cuando veía a las multitudes, se conmovía profundamente,+ porque estaban maltratadas y abandonadas como ovejas sin pastor.+ 37  Entonces les dijo a sus discípulos: “Realmente la cosecha es mucha, pero los trabajadores son pocos.+ 38  Así que ruéguenle al Dueño de la cosecha que mande trabajadores a su cosecha”.+

Notas

O “se llenaron de temor”.
O “reclinado a la mesa”.
O “se reclinaron a la mesa”.
Lit. “misericordia”.
O “los flecos”, “las borlas”.
O “seré salvada”.
O “te ha salvado”.
Lit. “misericordia”.

Notas de estudio

su ciudad. Es decir, Capernaúm, el centro de las actividades de Jesús en la región (Mt 4:13; Mr 2:1). Esta ciudad estaba cerca de Nazaret, donde se crio; de Caná, donde convirtió el agua en vino; de Naín, donde resucitó al hijo de una viuda, y de la zona de Betsaida, donde alimentó de forma milagrosa a unos 5.000 hombres y le devolvió la vista a un hombre ciego.

¡miren! Traducción del término griego idóu, que se suele usar para llamar la atención sobre lo que viene a continuación y así animar al lector a visualizar la escena o fijarse en un detalle de la narración. También se usa para dar énfasis o para introducir algo nuevo o sorprendente. En esta edición, estos términos se han traducido literalmente en algunos lugares, pero a menudo se han usado otros términos y técnicas que crean el mismo efecto. En las Escrituras Griegas Cristianas, el término aparece sobre todo en los libros de Mateo, Lucas y Apocalipsis. En las Escrituras Hebreas, también se usa con frecuencia el término hebreo equivalente.

sucedió que. Ver la nota de estudio de ¡miren! en Mt 1:20.

la fe que tenían. La frase “que tenían” es la traducción de un pronombre plural griego. Este uso indica que Jesús se dio cuenta de que todo el grupo, no solo el paralítico, tenía mucha fe.

hijo. Aquí Jesús utiliza esta palabra en sentido cariñoso (2Ti 1:2; Tit 1:4; Flm 10).

¿qué es más fácil? Sería fácil para alguien limitarse a decir “tus pecados quedan perdonados” sin presentar pruebas visibles que demostraran esa afirmación. Pero decir “levántate y anda” exigía que se hiciera un milagro para que todos vieran claramente que Jesús tenía autoridad para perdonar pecados. Este relato y las palabras de Is 33:24 muestran que hay una relación entre el pecado que heredamos y la enfermedad.

Hijo del Hombre. O “Hijo de un Ser Humano”. La frase aparece unas 80 veces en los Evangelios y Jesús la usó para referirse a sí mismo. Se ve que así resaltaba el hecho de que era de verdad un ser humano, nacido de una mujer, y que era un humano equivalente a Adán. Por esa razón tenía la facultad de rescatar a la humanidad del pecado y la muerte (Ro 5:12, 14-15). Esta expresión también identificaba a Jesús como el Mesías o el Cristo (Da 7:13, 14). Ver glosario.

Hijo del Hombre. Ver la nota de estudio de Mt 8:20.

para perdonar pecados... Los puntos suspensivos indican que Jesús dejó la frase a medias y luego apoyó de una manera poderosa lo que acababa de decir curando al hombre delante de todos.

Mateo. Es probable que el nombre griego para “Mateo” sea una forma abreviada del nombre hebreo que se traduce como “Matitías” (1Cr 15:18) y que significa ‘regalo de Jehová’.

Mateo. También conocido como Leví. Ver las notas de estudio de Mr 2:14; Lu 5:27.

Sé mi seguidor. El verbo griego que se usa en esta invitación tiene el sentido básico de ‘ir detrás’ o ‘venir detrás’. Aquí significa ‘seguir a alguien como discípulo’.

Mateo. Ver las notas de estudio del título de Mateo y de Mt 10:3.

oficina de los impuestos. O “mesa de recaudación de los impuestos”. Podía tratarse de un pequeño edificio o de una oficina donde el cobrador se sentaba y cobraba los impuestos a la exportación y la importación, y al transporte de mercancías a través del país. La oficina de Mateo estaba en Capernaúm o cerca de allí.

Sé mi seguidor. Ver la nota de estudio de Mr 2:14.

estuvieron comiendo. O “se reclinaron a la mesa”. Reclinarse a la mesa con alguien indicaba una amistad estrecha. Los judíos de los días de Jesús normalmente no se reclinarían a la mesa, es decir, no comerían, con los no judíos.

cobradores de impuestos. Muchos judíos cobraban impuestos para las autoridades romanas. La gente los odiaba porque no solo colaboraban con una potencia extranjera a la que se obedecía de mala gana, sino que también cobraban por encima de la tasa de impuestos oficial. Los cobradores de impuestos eran rechazados por sus hermanos judíos, quienes los ponían al mismo nivel que los pecadores y las prostitutas (Mt 11:19; 21:32).

comiendo. Ver la nota de estudio de Mr 2:15.

la casa. Se refiere a la casa de Mateo (Mr 2:14, 15; Lu 5:29).

cobradores de impuestos. Ver la nota de estudio de Mt 5:46.

pecadores. La Biblia dice que todos los humanos son pecadores (Ro 3:23; 5:12). Así que aquí el término tiene que referirse a algo más específico. Al parecer, se refiere a quienes eran conocidos por su vida de pecado, tal vez por sus delitos o sus prácticas inmorales (Lu 7:37-39; 19:7, 8). Este término también se usaba para referirse a los no judíos, y los fariseos llamaban así incluso a los judíos que no respetaban las tradiciones rabínicas (Jn 9:16, 24, 25).

compasión, no sacrificios. Jesús hace referencia en dos ocasiones a estas palabras de Os 6:6 (aquí y en Mt 12:7). Mateo —un cobrador de impuestos despreciado que llegó a ser amigo íntimo de Jesús— es el único escritor de los Evangelios que registró esta cita y la parábola del esclavo sin compasión, sin misericordia (Mt 18:21-35). Su Evangelio destaca que Jesús enfatizó vez tras vez que, además de hacer sacrificios, es necesario mostrar compasión.

ayunen. Ayunar es dejar de comer por un tiempo (ver glosario, ayuno). Jesús nunca les mandó a sus discípulos que ayunaran, pero tampoco les ordenó que evitaran la práctica por completo. Bajo la Ley mosaica, los judíos sinceros ayunaban para demostrar que estaban arrepentidos de sus pecados y para pedir ayuda a Jehová (1Sa 7:6; 2Cr 20:3).

tenemos la costumbre de ayunar. Ver la nota de estudio de Mt 6:16.

amigos del novio. Lit. “hijos de la cámara nupcial”. Esta expresión idiomática se usa para referirse a los invitados a una boda, pero sobre todo a los amigos del novio.

vino [...] en odres. En tiempos bíblicos, era común que la gente conservara el vino en pieles de animales (1Sa 16:20). Los odres se hacían con la piel entera de un animal doméstico, por ejemplo, de una oveja o de una cabra. La piel de los odres viejos se endurecía y perdía elasticidad. Por el contrario, los odres nuevos eran más elásticos, así que podían aguantar la presión que producía el proceso de fermentación del vino nuevo. Ver glosario, odre.

se inclinó ante él. O “le rindió homenaje”, “lo honró”. En las Escrituras Hebreas hay registro de personas que también se inclinaron o postraron delante de profetas, reyes u otros representantes de Dios (1Sa 25:23, 24; 2Sa 14:4-7; 1Re 1:16; 2Re 4:36, 37). Está claro que este hombre reconocía que estaba hablando con un representante de Dios que tenía el poder para curar a la gente. Era apropiado que se inclinara para mostrarle respeto al elegido por Jehová para ser el futuro rey (Mt 9:18). Para obtener más información sobre la palabra griega que se usa aquí, ver la nota de estudio de Mt 2:2.

cierto gobernante. Los relatos paralelos de Marcos y Lucas dicen que este “gobernante” (en griego, árkhōn) se llamaba Jairo y era uno de los presidentes de la sinagoga (Mr 5:22; Lu 8:41).

se inclinó ante él. O “le rindió homenaje”, “lo honró”. Ver la nota de estudio de Mt 8:2.

hemorragias. Probablemente tenía un flujo menstrual continuo, y era un problema crónico. Según la Ley mosaica, esta enfermedad la convertía en una mujer ceremonialmente impura y, por lo tanto, no debía tocar a nadie (Le 15:19-27).

hija. Esta es la única ocasión de la que hay registro en la que Jesús se dirige a una mujer llamándola “hija”. Tal vez lo hizo porque la situación era delicada y ella estaba “temblando” (Lu 8:47). Jesús usó esta palabra cariñosa no debido a la edad de la mujer, sino para demostrar cuánto se interesaba por ella.

no ha muerto, está dormida. En la Biblia a menudo se compara estar muerto a estar dormido (Sl 13:3; Jn 11:11-14; Hch 7:60; 1Co 7:39; 15:51; 1Te 4:13). Como Jesús iba a devolverle la vida a la niña, puede que dijera estas palabras para demostrar que, tal como se puede despertar a alguien de un profundo sueño, también se le puede devolver la vida a alguien que ha muerto. Jesús resucitó a la niña con el poder que le dio su Padre, “aquel que da vida a los muertos y llama a las cosas que no son como si fueran” (Ro 4:17).

no ha muerto, está dormida. Ver la nota de estudio de Mr 5:39.

hijo de David. Indica que Jesús es el heredero del pacto del Reino hecho con David, que tendría que cumplir alguno de los descendientes de este rey (2Sa 7:11-16; Sl 89:3, 4).

rey David. Aunque se mencionan varios reyes en esta genealogía, David es el único al que se le da el título de rey. A la dinastía real de Israel se le dio el nombre de “la casa de David” (1Re 12:19, 20). Al llamar a Jesús “hijo de David” en el versículo 1, Mateo destaca el tema del Reino y muestra que Jesús es el heredero del gobierno real prometido en el pacto con David (2Sa 7:11-16).

Hijo de David. Al llamarlo así, estos hombres demostraron que creían que Jesús era el heredero al trono de David y, por lo tanto, el Mesías. Ver las notas de estudio de Mt 1:1, 6.

enseñando [...] y predicando. Enseñar y predicar no son lo mismo. El que enseña no solo proclama un mensaje, también instruye, explica, da pruebas y usa argumentos persuasivos. Ver las notas de estudio de Mt 3:1; 28:20.

las buenas noticias. O “las buenas nuevas”. Esta es la primera vez que aparece la palabra griega euagguélion, que se traduce como “evangelio” en muchas Biblias en español. Un término griego relacionado, euagguelistḗs, traducido como “evangelizador”, significa ‘predicador de las buenas noticias’ (Hch 21:8; Ef 4:11, nota; 2Ti 4:5, nota).

enseñando [...] predicando. Ver la nota de estudio de Mt 4:23.

las buenas noticias. Ver la nota de estudio de Mt 4:23.

se conmovía profundamente. Aquí se usa el verbo griego splagkhnízomai, que está relacionado con la palabra para “intestinos” (splágkhna). Se refiere a una emoción tan intensa y profunda que se siente físicamente. En griego, es una de las palabras para hablar de la compasión que más fuerza tiene.

maltratadas. La palabra griega significaba originalmente ‘despellejada’ y transmitía la imagen de una oveja con la piel desgarrada por los animales salvajes o por las zarzas y las rocas filosas. Con el tiempo, se terminó usando en sentido figurado con el significado de ‘maltratada’, ‘lastimada’ o ‘herida’.

abandonadas. La imagen que se transmite aquí es el de ovejas abandonadas, indefensas y agotadas. Representa a las multitudes que estaban desanimadas, desamparadas y descuidadas.

Multimedia

Orilla noroeste del mar de Galilea
Orilla noroeste del mar de Galilea

1. Llanura de Genesaret. Era un área fértil con forma de triángulo que medía unos 5 km (3 mi) de largo y 2,5 km (1,5 mi) en su punto más ancho. Fue en sus costas donde Jesús encontró a Pedro, Andrés, Santiago y Juan, que eran pescadores, y los invitó a acompañarlo en su ministerio (Mt 4:18-22).

2. Según la tradición, este fue el lugar donde Jesús dio el Sermón del Monte (Mt 5:1; Lu 6:17, 20).

3. Capernaúm. Jesús se estableció en esta ciudad, y fue aquí o en sus alrededores donde encontró a Mateo (Mt 4:13; 9:1, 9).

Jesús invita a Mateo a ser su seguidor
Jesús invita a Mateo a ser su seguidor

Después de dirigirse a una multitud en Capernaúm, Jesús alcanzó a ver a un cobrador de impuestos llamado Mateo sentado en su oficina. Los cobradores de impuestos eran despreciados porque muchos de ellos se enriquecían a costa de la gente. Aun así, Jesús vio algo bueno en Mateo y lo invitó a ser su seguidor. Mateo respondió de inmediato y se convirtió en el quinto discípulo de Jesús que se le unió en su ministerio (Lu 5:1-11, 27, 28; Mt 4:18-22). Tiempo después, Jesús lo eligió para que fuera uno de los 12 apóstoles (Mt 10:2-4; Mr 3:16-19). El Evangelio de Mateo refleja su formación y experiencia. Por eso este escritor es muy preciso cuando habla de dinero y cifras (Mt 17:27; 26:15; 27:3). También destaca mucho la misericordia de Dios, que permitió que un despreciado cobrador de impuestos como él se arrepintiera y se convirtiera en ministro de las buenas noticias del Reino (Mt 9:9-13; 12:7; 18:21-35).

Odres de vino
Odres de vino

Los odres solían hacerse con la piel entera de ovejas, cabras o ganado vacuno. Se le cortaba la cabeza y las patas al animal, y luego se lo despellejaba cuidadosamente para no tener que abrirle el vientre. Después se curtía la piel y se cosían las aberturas. Solo se dejaba sin coser la abertura del cuello o la de una de las patas, que se podía cerrar con un tapón o atándola con una cuerda. Además de vino, en los odres también se podía guardar leche, mantequilla, queso, aceite o agua.

Sinagoga del siglo primero
Sinagoga del siglo primero

Esta reconstrucción da una idea de cómo eran las antiguas sinagogas. Incluye algunos detalles presentes en una sinagoga del siglo primero que se encontró en Gamala, a unos 10 km (6 mi) al noreste del mar de Galilea.