Primer Libro de Samuel 7:1-17

7  Así que los hombres de Quiryat-Jearim vinieron, se llevaron el Arca de Jehová y la subieron a la casa de Abinadab,+ que estaba en la colina. Y santificaron a su hijo Eleazar para que cuidara el Arca de Jehová.  Pasó mucho tiempo, 20 años en total, desde el día en que el Arca llegó a Quiryat-Jearim. Y todos los de la casa de Israel se pusieron a buscar a* Jehová.+  Samuel les dijo a los de la casa de Israel: “Si con todo el corazón quieren volver a Jehová,+ desháganse de los dioses extranjeros+ y de las imágenes de Astoret,+ entréguenle por completo su corazón a Jehová y sírvanle solo a él.+ Entonces él los rescatará de las manos de los filisteos”.+  Y los israelitas se deshicieron de los Baales y de las imágenes de Astoret, y se pusieron a servir solo a Jehová.+  Samuel entonces dijo: “Reúnan a todo Israel en Mizpá,+ y yo oraré a Jehová por ustedes”.+  Por lo tanto, se reunieron en Mizpá. Sacaron agua y la derramaron ante Jehová, y ayunaron aquel día.+ Allí dijeron: “Hemos pecado contra Jehová”.+ Y Samuel empezó a servir como juez+ de los israelitas en Mizpá.  Cuando los filisteos supieron que los israelitas se habían reunido en Mizpá, los gobernantes de los filisteos+ subieron a atacar a Israel. Al enterarse de esto, los israelitas tuvieron miedo de los filisteos.  Por eso los israelitas le dijeron a Samuel: “No dejes de pedirle a Jehová nuestro Dios que nos ayude+ y nos salve de las manos de los filisteos”.  Entonces Samuel tomó un corderito y se lo ofreció a Jehová como ofrenda quemada.+ Samuel le suplicó a Jehová que ayudara a Israel, y Jehová le respondió.+ 10  Mientras Samuel presentaba la ofrenda quemada, los filisteos avanzaron para luchar contra Israel. Y aquel día Jehová hizo que tronara muy fuerte+ sobre los filisteos y sembró el caos entre ellos,+ y fueron derrotados ante Israel.+ 11  Entonces, los hombres de Israel salieron de Mizpá y fueron persiguiendo y derribando a los filisteos hasta un lugar al sur de Bet-Car. 12  Después Samuel tomó una piedra,+ la puso entre Mizpá y Jesaná, y la llamó Ebenézer* porque dijo: “Hasta ahora Jehová nos ha ayudado”.+ 13  Así fueron dominados los filisteos. No invadieron más el territorio de Israel,+ y la mano de Jehová siguió estando en contra de ellos todos los días de Samuel.+ 14  Y las ciudades que los filisteos le habían quitado a Israel volvieron a ser de Israel, desde Ecrón hasta Gat. Los israelitas recuperaron de manos de los filisteos los territorios de esas ciudades. Además, Israel estuvo en paz con los amorreos.+ 15  Samuel siguió juzgando a Israel el resto de su vida.+ 16  Cada año hacía el mismo recorrido. Iba a Betel,+ Guilgal+ y Mizpá,+ y en todos esos lugares juzgaba a los israelitas. 17  Luego volvía a Ramá,+ porque era donde estaba su casa, y allí también juzgaba a Israel. Y en Ramá le construyó un altar a Jehová.+

Notas

O “lamentarse delante de”.
Que significa ‘piedra de ayuda’.

Notas de estudio

Multimedia