Marcos 2:1-28

2  Pero, algunos días más tarde, Jesús volvió a entrar en Capernaúm, y corrió la voz de que estaba en casa.+  Así que muchos se juntaron allí, tantos que no cabía ni uno más, ni siquiera a la entrada. Y él se puso a predicarles el mensaje.+  Entonces le trajeron a un paralítico, al que cargaban entre cuatro hombres.+  Pero, como había allí una multitud, no pudieron entrar con él hasta donde estaba Jesús. Así que quitaron parte del techo justo encima de él, hicieron una abertura y bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico.  Cuando Jesús vio la fe que tenían,+ le dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados quedan perdonados”.+  Ahora bien, estaban sentados allí algunos escribas que razonaban en su corazón:+  “¿Por qué habla así este hombre? Está blasfemando.+ ¿Quién puede perdonar pecados aparte de Dios?”.+  Jesús, que enseguida se dio cuenta de que estaban razonando de ese modo entre ellos, les dijo: “¿Por qué están razonando eso en su corazón?+  ¿Qué es más fácil? ¿Decirle al paralítico ‘tus pecados quedan perdonados’, o decirle ‘levántate, recoge tu camilla y anda’? 10  Pero para que vean que el Hijo del Hombre+ tiene autoridad para perdonar pecados en la tierra...”.+ Entonces, dirigiéndose al paralítico, le dijo: 11  “Yo te digo: levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa”. 12  Al instante, y delante de todos, el hombre se levantó, recogió su camilla y salió caminando. Todos quedaron asombrados y glorificaron a Dios, y decían: “Nunca hemos visto algo así”.+ 13  Una vez más, Jesús se fue a la orilla del mar. Toda la multitud venía a verlo, y él les enseñaba. 14  Entonces, mientras iba caminando, vio a Leví hijo de Alfeo sentado en la oficina de los impuestos, y le dijo: “Sé mi seguidor”. Enseguida Leví se levantó y lo siguió.+ 15  Más tarde, Jesús y sus discípulos estuvieron comiendo en su casa. También estuvieron con ellos en la comida muchos cobradores de impuestos y pecadores. Y es que muchos de ellos lo seguían.+ 16  Pero los escribas que eran fariseos, al ver que Jesús comía con pecadores y cobradores de impuestos, se pusieron a decirles a los discípulos de él: “¿Él come con cobradores de impuestos y pecadores?”. 17  Al oírlo, Jesús les dijo: “Los que están fuertes no necesitan un médico, pero los enfermos sí. No vine a llamar a justos, sino a pecadores”.+ 18  Resulta que tanto los discípulos de Juan como los fariseos tenían la costumbre de ayunar. De modo que vinieron y le preguntaron: “¿Por qué los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos tienen la costumbre de ayunar pero tus discípulos no?”.+ 19  Jesús les contestó: “Mientras el novio+ está con sus amigos, estos no tienen por qué ayunar, ¿verdad? No estaría bien que ayunaran mientras están con el novio.+ 20  Pero llegará el día en que les quitarán al novio,+ y ese día sí ayunarán. 21  Nadie cose un parche de tela nueva en un manto viejo. Si alguien lo hiciera, la tela nueva, al encogerse, tiraría de la prenda vieja y la rotura se haría mayor.+ 22  Por otro lado, nadie pone vino nuevo en odres viejos. Si alguien lo hiciera, el vino reventaría el cuero y se perdería, y los odres ya no servirían. Más bien, el vino nuevo se pone en odres nuevos”. 23  Ahora bien, él iba cruzando en sábado los campos de cereales, y sus discípulos comenzaron a arrancar algunas espigas mientras caminaban.+ 24  Así que los fariseos le dijeron: “¡Mira eso! ¿Por qué están haciendo lo que no está permitido hacer en sábado?”. 25  Pero él les contestó: “¿Es que nunca han leído lo que hizo David cuando se vio en necesidad y él y sus hombres tuvieron hambre?+ 26  ¿No leyeron en el relato acerca del sacerdote principal Abiatar+ lo que hizo David cuando entró en la casa de Dios? Él comió de los panes de la presentación y también los compartió con sus hombres. Y a nadie le está permitido comer de ese pan excepto a los sacerdotes”.+ 27  Entonces les dijo: “El sábado se hizo para la gente,+ y no la gente para el sábado. 28  Así que el Hijo del Hombre es Señor hasta del sábado”.+

Notas

Notas de estudio

Capernaúm. Viene de un nombre hebreo que significa ‘aldea de Nahúm’ o ‘aldea de consolación’ (Na 1:1, nota). Muchos acontecimientos importantes del ministerio de Jesús en la tierra ocurrieron en esta ciudad. Se encontraba en la orilla noroeste del mar de Galilea, y se la llamó “su ciudad” en Mt 9:1.

su ciudad. Es decir, Capernaúm, el centro de las actividades de Jesús en la región (Mt 4:13; Mr 2:1). Esta ciudad estaba cerca de Nazaret, donde se crio; de Caná, donde convirtió el agua en vino; de Naín, donde resucitó al hijo de una viuda, y de la zona de Betsaida, donde alimentó de forma milagrosa a unos 5.000 hombres y le devolvió la vista a un hombre ciego.

Capernaúm. Ver la nota de estudio de Mt 4:13.

en casa. En los primeros tres años de su ministerio, Jesús pasó la mayor parte de su tiempo en Galilea y sus alrededores. Capernaúm era el centro de sus actividades. Puede que se alojara en la casa de Pedro y Andrés (Mr 1:29). Ver la nota de estudio de Mt 9:1.

por el tejado. Este relato de la curación de un paralítico aparece registrado en los Evangelios de Mateo (9:1-8), Marcos (2:1-12) y Lucas. Los tres relatos se complementan. Mateo no dice nada de que el hombre fuera bajado a través del tejado, pero Marcos explica que los amigos del hombre quitaron parte del techo, hicieron una abertura y bajaron al hombre a través de ella en una camilla. Lucas añade el detalle de que lo bajaron “por el tejado” (ver la nota de estudio de Mr 2:4). El término griego que aquí se traduce como “tejado” (kéramos) puede significar ‘barro’, que es el material del que se hacen las tejas. Aquí se usa el término en plural, lo que parece dar a entender que era una cubierta de tejas. Hay pruebas de que en el antiguo Israel había este tipo de tejados. Aunque no se puede decir con exactitud a qué tipo de tejado aludían Marcos y Lucas, podrían haberse usado, o incluso incrustado de algún modo, tejas en el techo de barro. Lo que está claro en todos los relatos es el gran esfuerzo que hicieron los amigos del paralítico para colocarlo delante de Jesús. Sus hechos mostraron sin duda alguna lo profunda que era su fe, pues los tres relatos indican que Jesús “vio la fe que tenían” (Lu 5:20).

quitaron parte del techo [...] hicieron una abertura. Los techos de muchas casas del siglo primero en Israel eran planos, y se llegaba a ellos por unos escalones o por una escalera de mano apoyada en el exterior. El relato de Marcos no dice específicamente de qué estaba hecho este techo. Pero por lo común los techos se construían con vigas de madera que se cubrían con cañas y ramas. Por encima se añadía una capa de tierra apisonada que servía de enlucido. Algunas casas tenían tejas. Según el relato de Lucas, al hombre lo bajaron “por el tejado” (ver la nota de estudio de Lu 5:19). Tuvo que haber sido fácil para los amigos del paralítico hacer una abertura que dejara suficiente espacio para bajar la camilla hasta la habitación llena de gente.

la fe que tenían. La frase “que tenían” es la traducción de un pronombre plural griego. Este uso indica que Jesús se dio cuenta de que todo el grupo, no solo el paralítico, tenía mucha fe.

hijo. Aquí Jesús utiliza esta palabra en sentido cariñoso (2Ti 1:2; Tit 1:4; Flm 10).

vio la fe que tenían. Ver la nota de estudio de Mt 9:2.

Hijo. Ver la nota de estudio de Mt 9:2.

escribas. Al principio, este término se refería a los copistas de las Escrituras. Pero, en los tiempos de Jesús, se usaba para referirse a quienes eran grandes conocedores y maestros de la Ley.

escribas. Ver la nota de estudio de Mt 2:4 y el glosario, escriba.

se dio cuenta de. Lit. “sabiendo en su espíritu”. Aquí se usa la palabra griega pnéuma, y está claro que se refiere a las facultades de percepción de Jesús. En Is 11:2, 3 se dice que el espíritu de Jehová se asentaría sobre el Mesías, de modo que no juzgaría “por las apariencias”. Por eso, Jesús era capaz de percibir los pensamientos, los razonamientos y los motivos de otras personas (Jn 2:24, 25).

¿Qué es más fácil? Sería fácil para alguien limitarse a decir “tus pecados quedan perdonados” sin presentar pruebas visibles que demostraran esa afirmación. Pero decir “levántate [...] y anda” exigía que se hiciera un milagro para que todos vieran claramente que Jesús tenía autoridad para perdonar pecados. Este relato y las palabras de Is 33:24 muestran que hay una relación entre el pecado que heredamos y la enfermedad.

Hijo del Hombre. O “Hijo de un Ser Humano”. La frase aparece unas 80 veces en los Evangelios y Jesús la usó para referirse a sí mismo. Se ve que así resaltaba el hecho de que era de verdad un ser humano, nacido de una mujer, y que era un humano equivalente a Adán. Por esa razón tenía la facultad de rescatar a la humanidad del pecado y la muerte (Ro 5:12, 14-15). Esta expresión también identificaba a Jesús como el Mesías o el Cristo (Da 7:13, 14). Ver glosario.

para perdonar pecados... Los puntos suspensivos indican que Jesús dejó la frase a medias y luego apoyó de una manera poderosa lo que acababa de decir curando al hombre delante de todos.

Hijo del Hombre. Ver la nota de estudio de Mt 8:20.

para perdonar pecados en la tierra... Ver la nota de estudio de Mt 9:6.

mar de Galilea. Lago interior de agua dulce ubicado en el norte de Israel. La palabra griega que se traduce “mar” puede significar también ‘lago’. Se lo ha llamado mar de Kinéret (Nú 34:11), lago de Genesaret (Lu 5:1) y mar de Tiberíades (Jn 6:1). Se encuentra a una media de unos 210 m (700 ft) bajo el nivel del mar. Tiene 21 km (13 mi) de longitud, de norte a sur, y 12 km (8 mi) de ancho. Su profundidad máxima es de unos 48 m (160 ft). Ver apén. A7 (mapa 3B, “Sucesos alrededor del mar de Galilea”).

del mar. Es decir, del mar de Galilea (Mr 1:16). Ver la nota de estudio de Mt 4:18.

Santiago hijo de Alfeo. Al parecer, es el mismo discípulo al que en Mr 15:40 se llama “Santiago el Menor”. Se cree que este Alfeo era la misma persona que Clopas (Jn 19:25), lo que lo convierte en el esposo de “la otra María” (Mt 27:56; 28:1; Mr 15:40; 16:1; Lu 24:10). Está claro que este Alfeo no es el mismo que se menciona en Mr 2:14, que era el padre de Leví.

Santiago hijo de Alfeo. Al parecer, es el mismo discípulo al que en Mr 15:40 se llama “Santiago el Menor”. Se cree que este Alfeo era la misma persona que Clopas (Jn 19:25), lo que lo convierte en el esposo de “la otra María” (Mt 27:56; 28:1; Mr 15:40; 16:1; Lu 24:10). Está claro que este Alfeo no es el mismo que se menciona en Mr 2:14, que era el padre de Leví.

Leví. En el relato paralelo de Mt 9:9, a este discípulo se lo llama Mateo. Cuando se refieren al hombre que había sido cobrador de impuestos, Marcos y Lucas usan el nombre Leví (Lu 5:27, 29), pero emplean el nombre Mateo cuando lo mencionan como uno de los apóstoles (Mr 3:18; Lu 6:15; Hch 1:13). Las Escrituras no dicen si a Leví ya lo llamaban Mateo antes de hacerse discípulo de Jesús. Marcos es el único escritor de los Evangelios que indica que Mateo Leví era hijo de Alfeo. Ver la nota de estudio de Mr 3:18.

Alfeo. Está claro que no es el mismo Alfeo que aparece en Mr 3:18 (ver la nota de estudio de Mr 3:18). Este último era el padre de Santiago, mencionado en noveno lugar en la lista de los 12 apóstoles (Mt 10:3; Lu 6:15).

oficina de los impuestos. O “mesa de recaudación de los impuestos”. Podía tratarse de un pequeño edificio o de una oficina donde el cobrador se sentaba y cobraba los impuestos a la exportación y la importación, y al transporte de mercancías a través del país. La oficina de Leví, también conocido como Mateo, estaba en Capernaúm o cerca de allí.

Sé mi seguidor. El verbo griego que se usa en esta invitación tiene el sentido básico de ‘ir detrás’ o ‘venir detrás’. Aquí significa ‘seguir a alguien como discípulo’.

cobradores de impuestos. Muchos judíos cobraban impuestos para las autoridades romanas. La gente los odiaba porque no solo colaboraban con una potencia extranjera a la que se obedecía de mala gana, sino que también cobraban por encima de la tasa de impuestos oficial. Los cobradores de impuestos eran rechazados por sus hermanos judíos, quienes los ponían al mismo nivel que los pecadores y las prostitutas (Mt 11:19; 21:32).

pecadores. La Biblia dice que todos los humanos son pecadores (Ro 3:23; 5:12). Así que aquí el término tiene que referirse a algo más específico. Al parecer, se refiere a quienes eran conocidos por su vida de pecado, tal vez por sus delitos o sus prácticas inmorales (Lu 7:37-39; 19:7, 8). Este término también se usaba para referirse a los no judíos, y los fariseos llamaban así incluso a los judíos que no respetaban las tradiciones rabínicas (Jn 9:16, 24, 25).

estuvieron comiendo. O “se reclinaron a la mesa”. Reclinarse a la mesa con alguien indicaba una amistad estrecha. Los judíos de los días de Jesús normalmente no se reclinarían a la mesa, es decir, no comerían, con los no judíos.

su casa. Se refiere a la casa de Leví (Mt 9:10; Lu 5:29).

cobradores de impuestos. Ver la nota de estudio Mt 5:46.

pecadores. Ver la nota de estudio de Mt 9:10.

cobradores de impuestos. Muchos judíos cobraban impuestos para las autoridades romanas. La gente los odiaba porque no solo colaboraban con una potencia extranjera a la que se obedecía de mala gana, sino que también cobraban por encima de la tasa de impuestos oficial. Los cobradores de impuestos eran rechazados por sus hermanos judíos, quienes los ponían al mismo nivel que los pecadores y las prostitutas (Mt 11:19; 21:32).

cobradores de impuestos. Ver la nota de estudio de Mt 5:46.

ayunen. Ayunar es dejar de comer por un tiempo (ver glosario, ayuno). Jesús nunca les mandó a sus discípulos que ayunaran, pero tampoco les ordenó que evitaran la práctica por completo. Bajo la Ley mosaica, los judíos sinceros ayunaban para demostrar que estaban arrepentidos de sus pecados y para pedir ayuda a Jehová (1Sa 7:6; 2Cr 20:3).

tenían la costumbre de ayunar. Ver la nota de estudio de Mt 6:16.

amigos del novio. Lit. “hijos de la cámara nupcial”. Esta expresión idiomática se usa para referirse a los invitados a una boda, pero sobre todo a los amigos del novio.

sus amigos. Ver la nota de estudio de Mt 9:15.

vino [...] en odres. En tiempos bíblicos, era común que la gente conservara el vino en pieles de animales (1Sa 16:20). Los odres se hacían con la piel entera de un animal doméstico, por ejemplo, de una oveja o de una cabra. La piel de los odres viejos se endurecía y perdía elasticidad. Por el contrario, los odres nuevos eran más elásticos, así que podían aguantar la presión que producía el proceso de fermentación del vino nuevo. Ver glosario, odre.

vino [...] en odres. Ver la nota de estudio de Mt 9:17.

cruzó [...] los campos de cereales. Quizá pasó por los senderos que separaban unos terrenos de otros.

iba cruzando [...] los campos de cereales. Ver la nota de estudio de Mt 12:1.

sábado. Ver glosario.

lo que no está permitido. Jehová había mandado a los israelitas que no trabajaran en sábado (Éx 20:8-10). Por su parte, los líderes religiosos judíos se creían con el derecho de definir exactamente qué era trabajo y qué no lo era. Para ellos, que los discípulos arrancaran y frotaran el grano con las manos los hacía culpables de cosechar y trillar (Lu 6:1, 2). Sin embargo, esa interpretación iba más allá de lo que Jehová había ordenado.

lo que no está permitido. Ver la nota de estudio de Mt 12:2.

panes de la presentación. O “pan de la presencia”. La expresión hebrea significa literalmente ‘pan del rostro’. El pan se colocaba de manera figurada delante de Jehová como una ofrenda constante para él (Éx 25:30). Ver glosario y apén. B5.

en el relato acerca del. La preposición griega que se usa en este caso (epí) puede emplearse para situar algo en el tiempo o para indicar un lugar, por ejemplo, en un pasaje bíblico. La mayoría de los traductores la interpretan como “cuando (Abiatar era...)”. Sin embargo, como se explica en la nota de sacerdote principal Abiatar en este versículo, por el suceso histórico del que habla Jesús (1Sa 21:1-6), es más probable que la preposición griega aquí indique un lugar, es decir, una ubicación en un relato bíblico. Se usa una estructura griega similar en Mr 12:26 y Lu 20:37, donde muchas traducciones dicen “en el relato de” o “en el pasaje de”.

sacerdote principal Abiatar. El término griego que se usa en este versículo puede traducirse como “sumo sacerdote” o como “sacerdote principal”. Esta última expresión es la más apropiada en el caso de Abiatar, en vista de que el sumo sacerdote en la ocasión que se menciona aquí era en realidad su padre, Ahimélec (1Sa 21:1-6). A Abiatar se lo menciona por primera vez poco después de que David entró en la casa de Dios y comió del pan de la presencia. Parece que, por ser hijo del sumo sacerdote Ahimélec, para ese entonces Abiatar ya era un sacerdote importante, o principal. Fue el único hijo de Ahimélec que sobrevivió a la matanza de Doeg el edomita (1Sa 22:18-20). Más adelante llegó a ser sumo sacerdote, probablemente durante el reinado de David. Aun si se tradujera como “sumo sacerdote”, la construcción griega que se traduce “en el relato acerca del” es amplia y podría referirse a la porción más extensa de 1 Samuel, capítulos 21 a 23, donde se menciona varias veces a Abiatar, que con el tiempo llegó a ser un sumo sacerdote muy conocido. Algunos helenistas apoyan la traducción “en tiempos del sumo sacerdote Abiatar”, lo que puede referirse también a toda la vida de Abiatar, incluido el tiempo en el que llegó a ser sumo sacerdote. Sea cual sea la explicación, podemos estar seguros de que esta declaración de Jesús estaba de acuerdo con los hechos históricos.

casa de Dios. Aquí se refiere al tabernáculo. El relato que menciona Jesús (1Sa 21:1-6) tuvo lugar cuando el tabernáculo se encontraba en Nob. Parece que este pueblo se hallaba en el territorio de Benjamín, cerca de Jerusalén. Ver apén. B7 (imagen ampliada).

de los panes de la presentación. O “del pan de la presencia”. Ver la nota de estudio de Mt 12:4 y el glosario, pan de la presencia.

Señor [...] del sábado. Jesús usó esta expresión para referirse a sí mismo (Mt 12:8; Lu 6:5). Así indicó que podía usar el sábado como fuera necesario para efectuar la obra que le había encargado su Padre celestial (comparar con Jn 5:19; 10:37, 38). Jesús hizo algunos de sus milagros más sobresalientes, como curar enfermos, en sábado (Lu 13:10-13; Jn 5:5-9; 9:1-14). Es muy probable que esto prefigurara el alivio que traerá cuando gobierne en su Reino, que será como un descanso sabático (Heb 10:1).

Multimedia