Las Buenas Noticias según Mateo 2:1-23

2  Después de nacer Jesús en Belén+ de Judea, en los días del rey Herodes,+ resulta que vinieron a Jerusalén unos astrólogos de Oriente,  y preguntaban: “¿Dónde está el que nació rey de los judíos?+ Porque vimos su estrella cuando estábamos en Oriente y hemos venido a rendirle homenaje”.  Al oír esto, el rey Herodes se inquietó, y con él toda Jerusalén.  El rey reunió a todos los sacerdotes principales y los escribas del pueblo y les preguntó dónde tenía que nacer el Cristo.  Ellos le contestaron: “En Belén+ de Judea, porque esto fue lo que se escribió por medio del profeta:  ‘Y tú, Belén de la tierra de Judá, no eres en absoluto la ciudad más insignificante entre los gobernantes* de Judá, ya que de ti saldrá un gobernante* que pastoreará a mi pueblo Israel’”.+  Entonces Herodes mandó llamar en secreto a los astrólogos y averiguó el tiempo exacto en que había aparecido la estrella.  Luego los mandó a Belén y les dijo: “Vayan y busquen al niño por todos lados. Cuando lo encuentren, vuelvan y háganmelo saber para que yo también pueda ir a rendirle homenaje”.  Después de escuchar al rey, ellos siguieron su camino. Y resulta que la estrella que habían visto cuando estaban en Oriente+ iba delante de ellos, hasta que se detuvo encima del lugar donde estaba el niño. 10  Al ver la estrella, se alegraron muchísimo. 11  Cuando entraron en la casa, vieron al niño con María su madre. Entonces, poniéndose de rodillas, le rindieron homenaje. También abrieron sus cofres y le regalaron oro, olíbano y mirra. 12  Pero, como recibieron en un sueño+ una advertencia de Dios de que no regresaran a ver a Herodes, se fueron a su país por otro camino. 13  Después de que se fueron, resulta que el ángel de Jehová se le apareció a José en un sueño+ y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y quédate allí hasta que yo te diga, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”. 14  De modo que José se levantó de noche, tomó al niño y a su madre, y se los llevó a Egipto, 15  y se quedó allí hasta que Herodes murió. Con esto se cumplió lo que Jehová había dicho por medio de su profeta: “Llamé a mi hijo para que saliera de Egipto”.+ 16  Herodes, al ver que los astrólogos lo habían engañado, se puso muy furioso. Y, teniendo en cuenta el tiempo exacto que había averiguado por ellos,+ mandó matar a todos los niños de dos años de edad para abajo que vivían en Belén y todos sus distritos. 17  Así se cumplió lo que se había dicho por medio del profeta Jeremías:+ 18  “En Ramá se oyó una voz, llanto y gran lamento. Era Raquel+ llorando por sus hijos; no quería que la consolaran, porque ellos ya no están”.+ 19  Cuando Herodes murió, entonces el ángel de Jehová se le apareció en un sueño+ a José, que estaba en Egipto, 20  y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a la tierra de Israel, porque ya han muerto los que querían quitarle la vida al niño”. 21  Por lo tanto, él se levantó, tomó al niño y a su madre, y regresó a la tierra de Israel. 22  Pero tuvo miedo de ir a Judea cuando oyó que Arquelao estaba reinando allí en vez de su padre Herodes. Además, como recibió en un sueño+ una advertencia de Dios, se retiró al territorio de Galilea.+ 23  Y se quedó a vivir en una ciudad llamada Nazaret.+ Así se cumplió lo que se había dicho por medio de los profetas: “Será llamado Nazareno”.+

Notas

O “líderes”, “jefes”.
O “líder”, “jefe”.

Notas de estudio

Belén de Judea. Como en el territorio de Zabulón había otra Belén (Jos 19:10, 15), normalmente se llamaba “Belén de Judá” a la que estaba en Judá (Judea) (Jue 17:7-9; 19:1, 2, 18). Parece ser que el nombre anterior de esta ciudad era Efrat o Efrata, lo que explica que en Miq 5:2 se diga que el Mesías vendría de “Belén Efrata” (Gé 35:19; 48:7).

Herodes. Se refiere a Herodes el Grande. Ver glosario.

astrólogos. En griego, mágoi (plural de mágos); es muy probable que se refiera a expertos en astrología y otras prácticas de ocultismo condenadas en las Santas Escrituras (Dt 18:10-12). La Biblia no dice cuántos eran. Este término griego se traduce como “hechicero” en Hch 13:6, 8 y es el que usa la Septuaginta en Da 2:2, 10 como equivalente de la palabra hebrea y la palabra aramea para “adivino”.

se inclinó ante él. O “le rindió homenaje”, “se arrodilló delante de él”. Cuando el verbo griego proskynéō se usa para referirse a la adoración a un dios, se traduce como “adorar”. Pero en este contexto se refiere al respeto y la sumisión que un esclavo le demuestra a una persona que tiene autoridad sobre él. Ver las notas de estudio de Mt 2:2; 8:2.

estrella. Lo más seguro es que no fuera una estrella de verdad ni una conjunción de planetas. Solo la “vieron” los astrólogos.

cuando estábamos en Oriente. La palabra griega traducida como “Oriente” significa literalmente ‘naciente’. Algunos creen que esta palabra indica que los astrólogos vieron la estrella en el cielo oriental, es decir, cuando estaba “naciendo” o apareciendo en el horizonte. Pero, en este contexto, es más probable que la expresión se refiera al lugar donde estaban los astrólogos cuando vieron la estrella.

rendirle homenaje. O “inclinarnos ante él”. Cuando el verbo griego proskynéō se usa con relación a un dios o una deidad, se traduce como “adorar”. Sin embargo, en este contexto, los astrólogos preguntaban por “el que nació rey de los judíos”, así que está claro que se refiere al homenaje que se le rinde a un rey humano, no a un dios. Se puede ver un uso similar en Mr 15:18, 19, donde se dice que los soldados “se inclinaban” ante Jesús en son de burla mientras lo llamaban “rey de los judíos”. Ver la nota de estudio de Mt 18:26.

sacerdotes principales. Cuando el término griego está en singular y se refiere al representante principal del pueblo delante de Dios, se traduce como “sumo sacerdote”. En plural, como en este caso, se refiere a los hombres más importantes del sacerdocio, incluidos los sumos sacerdotes anteriores y, posiblemente, los jefes de las 24 divisiones sacerdotales.

escribas. Al principio, este término se refería a los copistas de las Escrituras. Pero, en los tiempos de Jesús, se usaba para referirse a quienes eran grandes conocedores y maestros de la Ley.

el Cristo. Aquí, en griego se usa el artículo definido antes del título Cristo, posiblemente para resaltar el papel de Jesús como el Mesías.

Belén. Viene de un nombre hebreo que significa ‘casa de pan’. Belén era el pueblo natal de David, por eso a veces se la llamaba “la ciudad de David” (Lu 2:4, 11; Jn 7:42).

no eres en absoluto la ciudad más insignificante. Aquí Mateo cita la profecía de Miq 5:2. La población y el peso político de Belén eran insignificantes; de hecho, en Jn 7:42 se la llama “aldea”. Sin embargo, Belén llegaría a ser muy importante porque el mayor gobernante saldría de allí para pastorear al pueblo de Dios, Israel.

rendirle homenaje. O “inclinarnos ante él”. Cuando el verbo griego proskynéō se usa con relación a un dios o una deidad, se traduce como “adorar”. Sin embargo, en este contexto, los astrólogos preguntaban por “el que nació rey de los judíos”, así que está claro que se refiere al homenaje que se le rinde a un rey humano, no a un dios. Se puede ver un uso similar en Mr 15:18, 19, donde se dice que los soldados “se inclinaban” ante Jesús en son de burla mientras lo llamaban “rey de los judíos”. Ver la nota de estudio de Mt 18:26.

rendirle homenaje. O “darle honra”. En este caso, Herodes dice que quiere rendirle homenaje a un rey humano en señal de respeto, no adorar a un dios. Para obtener más información sobre la palabra griega, ver la nota de estudio de Mt 2:2.

rendirle homenaje. O “inclinarnos ante él”. Cuando el verbo griego proskynéō se usa con relación a un dios o una deidad, se traduce como “adorar”. Sin embargo, en este contexto, los astrólogos preguntaban por “el que nació rey de los judíos”, así que está claro que se refiere al homenaje que se le rinde a un rey humano, no a un dios. Se puede ver un uso similar en Mr 15:18, 19, donde se dice que los soldados “se inclinaban” ante Jesús en son de burla mientras lo llamaban “rey de los judíos”. Ver la nota de estudio de Mt 18:26.

se inclinó ante él. O “le rindió homenaje”, “se arrodilló delante de él”. Cuando el verbo griego proskynéō se usa para referirse a la adoración a un dios, se traduce como “adorar”. Pero en este contexto se refiere al respeto y la sumisión que un esclavo le demuestra a una persona que tiene autoridad sobre él. Ver las notas de estudio de Mt 2:2; 8:2.

casa. La mención de una casa demuestra que los astrólogos no visitaron a Jesús cuando era un bebé recién nacido que estaba en un pesebre.

al niño. Aquí a Jesús no se le llama “bebé”, como sucede en Lu 2:12, 16.

le rindieron homenaje. O “se inclinaron ante él”. Muchas veces esta expresión se refiere a la muestra de respeto hacia una persona, por ejemplo un rey, más bien que a la adoración a un dios. Ver las notas de estudio de Mt 2:2; 18:26.

le regalaron. O “le hicieron regalos”. Cuando José y María presentaron a Jesús en el templo 40 días después de su nacimiento, eran pobres (Lu 2:22-24; Le 12:6-8). Está claro que recibieron los regalos algún tiempo después de aquella ocasión. Estos regalos tienen que haber llegado en un momento oportuno, pues les servirían para cubrir las necesidades de la familia mientras estuvieran en Egipto.

olíbano. Ver glosario.

mirra. Ver glosario.

¡miren! Traducción del término griego idóu, que se suele usar para llamar la atención sobre lo que viene a continuación y así animar al lector a visualizar la escena o fijarse en un detalle de la narración. También se usa para dar énfasis o para introducir algo nuevo o sorprendente. En esta edición, estos términos se han traducido literalmente en algunos lugares, pero a menudo se han usado otros términos y técnicas que crean el mismo efecto. En las Escrituras Griegas Cristianas, el término aparece sobre todo en los libros de Mateo, Lucas y Apocalipsis. En las Escrituras Hebreas, también se usa con frecuencia el término hebreo equivalente.

el ángel de Jehová. Esta expresión, que aparece por primera vez en Gé 16:7, se utiliza muchas veces en las Escrituras Hebreas. En las primeras copias de la Septuaginta, la palabra griega ágguelos (que significa ‘ángel’ o ‘mensajero’) en esta expresión va seguida del nombre divino escrito en caracteres hebreos. Un ejemplo de esto puede verse en Zac 3:5, 6 en una copia de la Septuaginta encontrada en Nahal Hever (Israel) y fechada entre el año 50 antes de nuestra era y el año 50 de nuestra era (ver apén. C). Varias traducciones de la Biblia conservan el nombre divino cuando traducen la expresión “el ángel de Jehová” en este versículo. Ver apén. A5 y apén. C3 (introducción y explicación de Mt 1:20).

resulta que. Ver la nota de estudio de ¡miren! en Mt 1:20.

el ángel de Jehová. Ver la nota de estudio de Mt 1:20 y el apén. C3 (introducción y explicación de Mt 2:13).

Egipto. En esa época, Egipto era una provincia romana en la que vivían muchos judíos. Belén estaba unos 9 km (6 mi) al sursuroeste de Jerusalén, así que José y María pudieron viajar en dirección suroeste hasta Egipto sin pasar por Jerusalén y, de esta manera, escaparon de la matanza que Herodes iba a decretar.

se los llevó a Egipto. La distancia entre Belén y Egipto era por lo menos de 120 km (75 mi).

para que se cumpliera lo que Jehová había dicho por medio de su profeta. Esta expresión y otras similares se usan muchas veces en el Evangelio de Mateo, por lo visto para dejarles claro a los lectores judíos que Jesús era el Mesías prometido (Mt 2:15, 23; 4:14; 8:17; 12:17; 13:35; 21:4; 26:56; 27:9).

Herodes murió. Herodes probablemente murió en el año 1 antes de nuestra era.

se cumplió lo que Jehová había dicho por medio de su profeta. Ver la nota de estudio de Mt 1:22.

Jehová. La cita que aparece a continuación es de Os 11:1. El contexto (Os 11:1-11) indica claramente que fue Jehová Dios quien hizo esta declaración. Ver apén. C3 (introducción y explicación de Mt 2:15).

mandó matar a todos los niños. Según registros de los historiadores, Herodes el Grande cometió otros actos violentos parecidos a este. Mató al menos a 45 personas que apoyaban a uno de sus rivales. Era tan desconfiado que mandó asesinar a su esposa (Mariamne I), a tres de sus hijos, al hermano y al abuelo de su esposa (Hircano), a algunos de sus mejores amigos y a muchos otros. Se dice que, para empañar la alegría que seguramente produciría su muerte, mandó que se matara a los judíos más destacados cuando él muriera. Pero esa orden nunca se cumplió.

Ramá. Ciudad del territorio de Benjamín, al norte de Jerusalén. Parece que, cuando Jerusalén fue destruida en el año 607 antes de nuestra era, se reunió en Ramá a los judíos cautivos antes de que fueran llevados a Babilonia, y quizás allí se mató a algunos de ellos. Algunos especialistas han llegado a la conclusión de que esta es la ocasión a la que se hace referencia en Jer 31:15, citado aquí.

Raquel. Aquí Raquel representa a todas las madres de Israel. En la profecía de Jeremías, Raquel —que fue enterrada cerca de Belén— llora simbólicamente por sus hijos exiliados a la tierra del enemigo. Pero esa profecía también contiene una consoladora promesa: el regreso de los exiliados desde la tierra del enemigo (Jer 31:16). Por inspiración, Mateo aplicó la profecía de Jeremías a la muerte de los niños. Así que, en este caso, el regreso de la muerte (que es un enemigo del hombre) sería por medio de la resurrección.

el ángel de Jehová. Esta expresión, que aparece por primera vez en Gé 16:7, se utiliza muchas veces en las Escrituras Hebreas. En las primeras copias de la Septuaginta, la palabra griega ágguelos (que significa ‘ángel’ o ‘mensajero’) en esta expresión va seguida del nombre divino escrito en caracteres hebreos. Un ejemplo de esto puede verse en Zac 3:5, 6 en una copia de la Septuaginta encontrada en Nahal Hever (Israel) y fechada entre el año 50 antes de nuestra era y el año 50 de nuestra era (ver apén. C). Varias traducciones de la Biblia conservan el nombre divino cuando traducen la expresión “el ángel de Jehová” en este versículo. Ver apén. A5 y apén. C3 (introducción y explicación de Mt 1:20).

el ángel de Jehová. Ver la nota de estudio de Mt 1:20 y el apén. C3 (introducción y explicación de Mt 2:19).

vida. Esta es la primera vez que aparece la palabra griega psykhḗ, que se traduce como “alma” en algunas versiones de la Biblia. Aquí se refiere a la vida de una persona. Ver glosario, alma.

Arquelao. Hijo de Herodes el Grande. Era un gobernante cruel, muy impopular entre los judíos, igual que su padre. Para sofocar una revuelta, mandó que mataran a 3.000 personas en el recinto del templo. Cuando José volvía de Egipto, recibió una advertencia de Dios que le hizo establecerse con su familia en Nazaret de Galilea, fuera de la jurisdicción de Arquelao.

Nazaret. Probablemente signifique ‘ciudad del brote’. Nazaret era una ciudad de la Baja Galilea, donde vivió Jesús la mayor parte de su vida en la tierra.

lo que se había dicho por medio de los profetas: “Será llamado Nazareno”. Parece ser que aquí se hace referencia al libro escrito por el profeta Isaías, donde se alude al Mesías prometido como “un brote” (en hebreo, nétser) de las raíces de Jesé (Is 11:1). Mateo habla de “profetas”, en plural, así que tal vez también esté refiriéndose a Jeremías y a Zacarías. Jeremías escribe sobre “un brote justo”, un retoño de David (Jer 23:5; 33:15). Por su parte, Zacarías menciona a un rey que sería también sacerdote y dice “que se llama Brote” (Zac 3:8; 6:12, 13). El término nazareno se convirtió en un calificativo que se usó para referirse a Jesús y, con el tiempo, a sus discípulos.

Multimedia

El invierno en Belén
El invierno en Belén

Jesús no pudo haber nacido en diciembre, porque entre noviembre y marzo el tiempo en Belén normalmente es frío y lluvioso. En invierno puede caer nieve en la zona. En esa época del año, los pastores no estarían a la intemperie de noche cuidando a sus rebaños en los campos (Lu 2:8). Belén se encuentra en la región montañosa de Judea a unos 780 m (2.560 ft) sobre el nivel del mar.

Vista panorámica del valle de Jezreel
Vista panorámica del valle de Jezreel

Esta foto fue tomada desde un peñasco cercano a Nazaret, mirando hacia el sur. Aquí se puede observar, de este a oeste, el fértil valle de Jezreel, escenario de diferentes acontecimientos bíblicos (Jos 17:16; Jue 6:33; Os 1:5). A la izquierda, a lo lejos, lo primero que salta a la vista es la colina de Moré. En una de sus laderas, se ve una aldea donde antes se encontraba la ciudad de Naín. Fue en esta ciudad donde Jesús resucitó al hijo de una viuda (Jue 7:1; Lu 7:11-15). En el horizonte, se alcanza a ver el monte Guilboa (1Sa 31:1, 8). Como Jesús se crio en la cercana Nazaret, es posible que haya estado en este punto, desde donde pueden observarse muchos lugares importantes de la historia de Israel (Lu 2:39, 40).