Las Buenas Noticias según Mateo 4:1-25

4  Entonces el espíritu dirigió a Jesús al desierto para que fuera tentado+ por el Diablo.+  Después de haber ayunado 40 días y 40 noches, Jesús tenía hambre.  Y el Tentador+ se le acercó y le dijo: “Si eres hijo de Dios, diles a estas piedras que se conviertan en panes”.  Pero él le respondió: “Está escrito: ‘No solo de pan debe vivir el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Jehová’”.+  Entonces el Diablo lo llevó a la ciudad santa,+ lo puso en la parte más alta del templo+  y le dijo: “Si eres hijo de Dios, arrójate abajo, porque está escrito: ‘Les dará a sus ángeles órdenes acerca de ti’, y ‘Te llevarán en sus manos para que no te golpees el pie con ninguna piedra’”.+  Jesús le contestó: “Pero también está escrito: ‘No pongas a prueba a Jehová tu Dios’”.+  Luego el Diablo lo llevó a una montaña altísima y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria.+  Y le dijo: “Te daré todas estas cosas si te arrodillas y realizas ante mí un solo acto de adoración”. 10  Jesús entonces le contestó: “¡Vete, Satanás! Porque está escrito: ‘Adora a Jehová tu Dios+ y sírvele solo a él’”.+ 11  Entonces el Diablo lo dejó,+ y en eso vinieron unos ángeles y se pusieron a atender a Jesús.+ 12  Ahora bien, cuando Jesús oyó que habían arrestado a Juan,+ se fue a Galilea.+ 13  Y después de salir de Nazaret se estableció en Capernaúm,+ que está junto al mar, en los distritos de Zabulón y Neftalí. 14  Esto pasó para que se cumpliera lo que se había dicho por medio del profeta Isaías: 15  “¡Galilea de las naciones, tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, que estás en el camino que va al mar, al oeste del Jordán! 16  El pueblo que estaba sentado en oscuridad vio una gran luz; sobre los habitantes de una región que estaba bajo la sombra de la muerte, se alzó una luz”.+ 17  A partir de entonces, Jesús comenzó a predicar este mensaje: “Arrepiéntanse, porque el Reino de los cielos se ha acercado”.+ 18  Mientras caminaba por la orilla del mar de Galilea, vio a dos hermanos echando una red al mar, pues eran pescadores.+ Uno era Simón,+ a quien llaman Pedro,+ y el otro era su hermano Andrés.+ 19  Y les dijo: “Síganme y yo los haré pescadores de hombres”.*+ 20  Enseguida ellos dejaron las redes y lo siguieron.+ 21  Un poco más adelante, vio a otros dos hermanos: a Santiago hijo de Zebedeo y a su hermano Juan.+ Estaban con su padre en la barca, reparando las redes. Jesús los llamó+ 22  y ellos enseguida dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron. 23  Jesús fue por toda Galilea+ enseñando en las sinagogas de ellos+ y predicando las buenas noticias del Reino. Y curaba a la gente de todo tipo de enfermedades y todo tipo de dolencias.+ 24  Su fama se extendió por toda Siria. Le traían a todos los que sufrían enfermedades y fuertes dolores,+ a los endemoniados,+ a los epilépticos+ y a los paralíticos. Y él los curaba. 25  Por eso lo seguían grandes multitudes de Galilea y de la Decápolis, así como de Jerusalén y Judea y de la región al otro lado del Jordán.

Notas

O “de personas”.

Notas de estudio

el espíritu dirigió a Jesús. O “la fuerza activa dirigió a Jesús”. Aquí la palabra griega pnéuma se refiere al espíritu de Dios, el cual puede actuar como una fuerza motivadora que impulse a una persona a comportarse de acuerdo con la voluntad de Dios. Ver glosario, espíritu.

Diablo. Viene de la palabra griega diábolos, que significa ‘calumniador’ (Jn 6:70; 2Ti 3:3). El verbo relacionado (diabállō) significa ‘acusar’ o ‘presentar acusaciones contra’ y se traduce como “acusaron” en Lu 16:1.

Está escrito. Jesús usó esta expresión tres veces cuando citó de las Escrituras Hebreas al ser tentado por el Diablo (Mt 4:7, 10).

Jehová. Aquí se cita de Dt 8:3. En el texto hebreo original aparece el nombre divino, representado por cuatro consonantes hebreas que se transliteran como YHWH. Ver apén. C.

ciudad santa. Se refiere a Jerusalén, que a menudo era llamada “santa” porque en ella se encontraba el templo de Jehová (Ne 11:1; Is 52:1).

la parte más alta del templo. O “las almenas”, “el pretil”; lit. “el ala del templo”. La palabra griega para “templo” puede referirse tanto al santuario del templo como a todo el recinto. Por lo tanto, la expresión podría referirse a la parte superior de la muralla que rodeaba el recinto del templo.

Jehová. Aquí se cita de Dt 6:16. En el texto hebreo original aparece el nombre divino, representado por cuatro consonantes hebreas que se transliteran como YHWH. Ver apén. C.

le mostró. Al parecer, el gobernante de los demonios hizo que Jesús viera una visión que parecía real.

reinos. Aquí se refiere a los gobiernos humanos en general.

mundo. Traducción de la palabra griega kósmos, que aquí se refiere a la sociedad humana que no obedece a Dios.

realizas [...] un solo acto de adoración. El verbo griego que se puede traducir como “adorar” está aquí en aoristo, una forma verbal que denota una acción momentánea. El uso del aoristo indica que el Diablo no le pidió a Jesús que lo adorara de continuo; lo que le pedía era “un solo acto de adoración”.

Satanás. Viene de la palabra hebrea satán, que significa ‘opositor’ o ‘enemigo’.

Jehová. Aquí se cita de Dt 6:13. En el texto hebreo original aparece el nombre divino, representado por cuatro consonantes hebreas que se transliteran como YHWH. Ver apén. C.

y sírvele solo a él. O “y dale servicio sagrado solo a él”. El verbo griego latréuō básicamente significa ‘servir’. Pero, en vista de que se usa en la Escrituras Griegas Cristianas para referirse a servir o adorar a Dios, es apropiado traducirlo como “dar servicio sagrado”, “prestar servicio sagrado”, “servir” o “adorar” (Lu 1:74; 2:37; 4:8; Hch 7:7; Ro 1:9; Flp 3:3; 2Ti 1:3; Heb 9:14; 12:28; Ap 7:15; 22:3). En Dt 6:13, el versículo que Jesús citó, la palabra hebrea que se traduce “servir” es ʽavádh. Tiene el mismo significado básico de ‘servir’, pero también tiene el significado de ‘adorar’ (Éx 3:12; nota; 2Sa 15:8, nota). Jesús estaba decidido a darle a Jehová devoción exclusiva.

¡miren! Traducción del término griego idóu, que se suele usar para llamar la atención sobre lo que viene a continuación y así animar al lector a visualizar la escena o fijarse en un detalle de la narración. También se usa para dar énfasis o para introducir algo nuevo o sorprendente. En esta edición, estos términos se han traducido literalmente en algunos lugares, pero a menudo se han usado otros términos y técnicas que crean el mismo efecto. En las Escrituras Griegas Cristianas, el término aparece sobre todo en los libros de Mateo, Lucas y Apocalipsis. En las Escrituras Hebreas, también se usa con frecuencia el término hebreo equivalente.

Ahora bien, cuando Jesús oyó. Entre el versículo 11 y el 12, pasa más o menos un año. Durante este periodo, tienen lugar los sucesos que se narran en Jn 1:29-4:3. El relato de Juan también añade el detalle de que, cuando Jesús viajó de Judea a Galilea, pasó por Samaria, donde conversó con una mujer samaritana al lado de un pozo cerca de Sicar (Jn 4:4-43). Ver apén. A7 (tabla “El principio del ministerio de Jesús” y mapa 2).

Capernaúm. Viene de un nombre hebreo que significa ‘aldea de Nahúm’ o ‘aldea de consolación’ (Na 1:1, nota). Muchos acontecimientos importantes del ministerio de Jesús en la tierra ocurrieron en esta ciudad. Se encontraba en la orilla noroeste del mar de Galilea, y se la llamó “su ciudad” en Mt 9:1.

los distritos de Zabulón y Neftalí. Se refiere a las regiones al oeste y al norte del mar de Galilea, en el extremo norte de Israel, e incluye el distrito de Galilea (Jos 19:10-16, 32-39). El territorio de Neftalí bordeaba toda la orilla occidental del mar de Galilea.

para que se cumpliera lo que Jehová había dicho por medio de su profeta. Esta expresión y otras similares se usan muchas veces en el Evangelio de Mateo, por lo visto para dejarles claro a los lectores judíos que Jesús era el Mesías prometido (Mt 2:15, 23; 4:14; 8:17; 12:17; 13:35; 21:4; 26:56; 27:9).

para que se cumpliera lo que se había dicho por medio del profeta Isaías. Ver la nota de estudio de Mt 1:22.

Galilea de las naciones. Quizá Isaías usó esta descripción porque Galilea hacía de frontera entre Israel y las naciones de alrededor. Tanto la ubicación de Galilea como los caminos que la atravesaban favorecían el intercambio con aquellas naciones, lo que la hacía vulnerable a la invasión y el asentamiento de extranjeros. Para el siglo primero, muchos no judíos vivían allí, por lo que esta descripción era aún más apropiada.

el camino que va al mar. Posiblemente se refiere a una ruta antigua que bordeaba el mar de Galilea y luego se dirigía al mar Mediterráneo.

una gran luz. Tal como lo había predicho Isaías al hablar del Mesías, Jesús efectuó gran parte de su ministerio público en Galilea, en los distritos de Zabulón y Neftalí (Mt 4:13, 15). De ese modo, Jesús llevó iluminación espiritual a quienes se suponía que estaban en oscuridad y que eran despreciados por otros hebreos que vivían en Judea (Jn 7:52).

la sombra de la muerte. Al parecer, esta expresión figurada comunica la idea de que la muerte va proyectando su sombra sobre una persona a medida que se le acerca. Sin embargo, Jesús llevó una luz que podía disipar esa sombra y rescatar a la gente de la muerte.

predicar. La palabra griega básicamente significa ‘proclamar como heraldo’. Destaca la manera como se hace la proclamación: por lo común, de forma abierta y pública para que todo el mundo la oiga, más bien que con un sermón a un grupo limitado de personas.

predicar. Es decir, hacer una declaración abierta y pública. Ver la nota de estudio de Mt 3:1.

el Reino de los cielos se ha acercado. Este mensaje sobre un nuevo gobierno mundial era el tema de la predicación de Jesús (Mt 10:7; Mr 1:15). Juan el Bautista había comenzado a proclamar un mensaje parecido unos seis meses antes del bautismo de Jesús (Mt 3:1, 2). Sin embargo, ahora Jesús podía decir con más razón que el Reino se había “acercado”, porque él ya estaba presente y ya había sido ungido como futuro Rey. No hay ninguna indicación de que, después de su muerte, los discípulos continuaran proclamando que el Reino se había acercado o que estaba próximo.

Simón (al que llaman Pedro). En las Escrituras, a este apóstol se le llama de cinco maneras diferentes: 1) “Symeón”, que es la forma griega del nombre hebreo Simeón; 2) “Simón” (tanto Symeón como Simón son nombres griegos derivados de un verbo hebreo que significa ‘oír’ o ‘escuchar’); 3) “Pedro” (nombre griego que significa ‘trozo de roca’ y que nadie más tiene en las Escrituras); 4) “Cefas”, que es el equivalente semítico de Pedro (y quizá se relaciona con el término hebreo kefím [que significa ‘rocas’] usado en Job 30:6 y Jer 4:29); y 5) con la combinación “Simón Pedro” (Hch 15:14; Jn 1:42; Mt 16:16).

mar de Galilea. Lago interior de agua dulce ubicado en el norte de Israel. La palabra griega que se traduce “mar” puede significar también ‘lago’. Se lo ha llamado mar de Kinéret (Nú 34:11), lago de Genesaret (Lu 5:1) y mar de Tiberíades (Jn 6:1). Se encuentra a una media de unos 210 m (700 ft) bajo el nivel del mar. Tiene 21 km (13 mi) de longitud, de norte a sur, y 12 km (8 mi) de ancho. Su profundidad máxima es de unos 48 m (160 ft). Ver apén. A7 (mapa 3B, “Sucesos alrededor del mar de Galilea”).

echando una red. Un pescador hábil, de pie en el agua o desde una pequeña barca, podía arrojar una red circular de tal modo que cayera extendida sobre la superficie del agua. La red, quizá de 6-8 m (20-25 ft) de diámetro, tenía pesas en el borde que hacían que se hundiera, y así los peces quedaban atrapados en ella.

pescadores. La pesca era un oficio muy común en Galilea. Pedro y su hermano Andrés no eran pescadores independientes, sino que eran socios en un negocio de pesca, al parecer con Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo (Mr 1:16-21; Lu 5:7, 10).

Simón, a quien llaman Pedro. El nombre de este apóstol era Simón. Pétros —en español, Pedro— es la forma griega del nombre semítico Kefás —en español, Cefas—, que Jesús le había dado (Mr 3:16; Jn 1:42). Ver la nota de estudio de Mt 10:2.

pescadores de hombres. Juego de palabras que hace referencia al oficio de Simón y Andrés. Indica que estarían “pescando vivos” a hombres, o personas, para el Reino (Lu 5:10, nota). También puede dar a entender que, como la pesca, hacer discípulos sería una labor intensa y agotadora que requeriría perseverancia y a veces produciría pocos resultados.

enseguida dejaron. La palabra griega euthéōs, que se traduce “enseguida”, se utiliza aquí y en el versículo 20. Santiago y Juan, igual que Pedro y Andrés, aceptan de inmediato la invitación de Jesús de seguirlo a tiempo completo.

lo siguieron. Pedro y Andrés ya habían sido discípulos de Jesús más o menos entre seis meses y un año (Jn 1:35-42). Pero ahora Jesús los invita a dejar su negocio de pesca y seguirlo a tiempo completo (Lu 5:1-11). Ver la nota de estudio de Mt 4:22.

Salomé. Nombre que probablemente viene de una palabra hebrea que significa ‘paz’. Salomé era discípula de Jesús. Una comparación de Mt 27:56 con Mr 3:17 y 15:40 parece indicar que Salomé era la madre de los apóstoles Santiago y Juan. Mateo menciona a “la madre de los hijos de Zebedeo”, y Marcos la llama “Salomé”. Y, al comparar este relato con lo que dice Jn 19:25, se deduce que posiblemente Salomé era hermana carnal de María, la madre de Jesús. Si así fuera, Santiago y Juan serían primos hermanos de Jesús. Por otro lado, Mt 27:55, 56; Mr 15:41 y Lu 8:3 parecen dar a entender que Salomé era una de las mujeres que acompañaban a Jesús y usaban sus bienes para atenderlo.

a Santiago [...] y a su hermano Juan. Siempre se habla de Santiago junto con su hermano Juan y, en la mayoría de los casos, se le menciona primero. Esto quizá indique que era el mayor de los dos (Mt 4:21; 10:2; 17:1; Mr 1:29; 3:17; 5:37; 9:2; 10:35, 41; 13:3; 14:33; Lu 5:10; 6:14; 8:51; 9:28, 54; Hch 1:13).

Zebedeo. Es posible que estuviera casado con Salomé y que ella fuera hermana de María, la madre de Jesús. Si era así, Zebedeo era tío de Jesús, y Santiago y Juan eran sus primos. Ver la nota de estudio de Mr 15:40.

enseguida dejaron. La palabra griega euthéōs, que se traduce “enseguida”, se utiliza aquí y en el versículo 20. Santiago y Juan, igual que Pedro y Andrés, aceptan de inmediato la invitación de Jesús de seguirlo a tiempo completo.

predicar. La palabra griega básicamente significa ‘proclamar como heraldo’. Destaca la manera como se hace la proclamación: por lo común, de forma abierta y pública para que todo el mundo la oiga, más bien que con un sermón a un grupo limitado de personas.

Enséñenles. La palabra griega que se traduce “enseñar” implica instruir, explicar, demostrar algo con argumentos y dar pruebas (ver las notas de estudio de Mt 3:1; 4:23). Enseñar a otros a obedecer todo lo que Jesucristo mandó sería un proceso continuo, que incluiría enseñar lo que él enseñó, poner en práctica sus enseñanzas y seguir su ejemplo (Jn 13:17; Ef 4:21; 1Pe 2:21).

fue por toda Galilea. Esto marca el inicio de la primera gira de predicación de Jesús por Galilea con los cuatro discípulos que acaba de elegir: Pedro, Andrés, Santiago y Juan (Mt 4:18-22). Ver apén. A7.

enseñando [...] y predicando. Enseñar y predicar no son lo mismo. El que enseña no solo proclama un mensaje, también instruye, explica, da pruebas y usa argumentos persuasivos. Ver las notas de estudio de Mt 3:1; 28:20.

sinagogas. Ver glosario, sinagoga.

las buenas noticias. O “las buenas nuevas”. Esta es la primera vez que aparece la palabra griega euagguélion, que se traduce como “evangelio” en muchas Biblias en español. Un término griego relacionado, euagguelistḗs, traducido como “evangelizador”, significa ‘predicador de las buenas noticias’ (Hch 21:8; Ef 4:11, nota; 2Ti 4:5, nota).

Siria. Es decir, la provincia romana de Siria, una región habitada por no judíos, ubicada al norte de Galilea, entre Damasco y el mar Mediterráneo.

epilépticos. En griego significa literalmente ‘afectado por la luna’, y algunas traducciones en español lo vierten como “lunático”. Sin embargo, Mateo usa el término en sentido médico, no llevado por la superstición que asociaba la enfermedad con ciertas fases de la Luna. Los síntomas que describen Mateo, Marcos y Lucas coinciden con los de la epilepsia.

Decápolis. Ver glosario y apén. B10.

al otro lado del Jordán. Todo indica que, en este contexto, se refiere a la región al este del río Jordán, también conocida como Perea (que viene de la palabra griega péran, que significa ‘al otro lado’ o ‘más allá’).

Multimedia

El desierto de Judea, al oeste del río Jordán
El desierto de Judea, al oeste del río Jordán

En esta árida región, Juan el Bautista comenzó su ministerio y Jesús fue tentado por el Diablo.

El desierto
El desierto

Las palabras en los idiomas originales (en hebreo, midhbár, y, en griego, érēmos) traducidas como “desierto” en la Biblia por lo general se refieren a una tierra poco poblada y sin cultivar, o a una estepa con hierbas y arbustos, y hasta pastos. Pero estas palabras también se usan para hablar de regiones sin agua que pueden considerarse verdaderos desiertos. En los Evangelios, cuando se habla del desierto, por lo general se refiere al desierto de Judea. Allí fue donde vivió y predicó Juan, y donde Jesús fue tentado por el Diablo (Mr 1:​12).

La parte más alta del templo
La parte más alta del templo

Cuando Satanás llevó a Jesús a “la parte más alta del templo” y le dijo que se arrojara abajo, es posible que lo llevara literalmente. Puede que lo llevara a las almenas, pero no se sabe el lugar exacto donde pudo estar Jesús. Como el término usado puede referirse a todo el recinto del templo, quizás estuvo en la esquina sureste (1). O quizás estuvo en alguna de las otras esquinas. Si Jesús se hubiera arrojado de cualquiera de estos lugares, habría tenido una muerte segura a menos que Jehová hubiera intervenido.

Orilla noroeste del mar de Galilea
Orilla noroeste del mar de Galilea

1. Llanura de Genesaret. Era un área fértil con forma de triángulo que medía unos 5 km (3 mi) de largo y 2,5 km (1,5 mi) en su punto más ancho. Fue en sus costas donde Jesús encontró a Pedro, Andrés, Santiago y Juan, que eran pescadores, y los invitó a acompañarlo en su ministerio (Mt 4:18-22).

2. Según la tradición, este fue el lugar donde Jesús dio el Sermón del Monte (Mt 5:1; Lu 6:17, 20).

3. Capernaúm. Jesús se estableció en esta ciudad, y fue aquí o en sus alrededores donde encontró a Mateo (Mt 4:13; 9:1, 9).

Echar las redes de mano
Echar las redes de mano

Los pescadores del mar de Galilea usaban dos tipos de redes de mano o atarrayas: una de malla más cerrada para atrapar los peces más pequeños y otra de malla más abierta para los peces más grandes. A diferencia de las redes de arrastre, que requerían al menos una barca y el trabajo de varios hombres, las redes de mano podían ser usadas por una sola persona desde una barca, o de pie en la orilla o cerca de ella. Estas redes eran circulares y podían medir unos 6 m (18 ft) o más de diámetro. Tenían piedras o plomos en los bordes y, cuando se lanzaban bien, caían extendidas sobre el agua. Los bordes se hundían primero, de modo que los peces quedaban atrapados a medida que la red iba bajando al fondo. Entonces el pescador podía sumergirse y recuperar los peces atrapados bajo el agua, o podía arrastrar cuidadosamente la red hasta la orilla. El uso eficaz de estas redes requería mucha habilidad y esfuerzo.

Peces del mar de Galilea
Peces del mar de Galilea

En la Biblia hay muchas referencias a los peces, la pesca y los pescadores relacionados con el mar de Galilea. En este mar hay unas 18 especies de peces, de las cuales solo unas 10 son importantes para los pescadores. Estas últimas se separan en tres grandes grupos de valor comercial. Un grupo lo forman tres especies de barbos. Estas especies tienen barbas o bigotes en los dos extremos de la boca, de ahí su nombre semítico, biny, que significa ‘pelo’. Se alimentan de moluscos, caracoles y peces pequeños. El barbo del dibujo (Barbus longiceps) (1) puede alcanzar los 75 cm (30 in) de largo y pesar más de 7 kg (15 lb). El segundo grupo se conoce como musht, que significa ‘peine’ en árabe, porque las cinco especies que lo forman tienen una aleta dorsal con forma de peine. En el dibujo se ve una de estas especies: la Tilapia galilea (2). Hay un tipo de musht que puede alcanzar unos 45 cm (18 in) de largo y pesar unos 2 kg (4,5 lb). El tercer grupo es el de la sardina de Kinéret (en el dibujo se ve la Acanthobrama terrae sanctae) (3), que se parece a un arenque pequeño. Desde la antigüedad, este pez se suele conservar en vinagre.

Reparación de las redes
Reparación de las redes

Las redes de pesca eran caras, y mantenerlas daba mucho trabajo. El pescador dedicaba mucho tiempo a reparar, lavar y secar las redes, y tenía que hacerlo cada vez que volvía de pescar (Lu 5:2). Mateo usó tres términos griegos para referirse a las redes. El término más general (díktyon) abarcaba varios tipos de redes (Mt 4:21). El término saguḗnē se usaba para una red de arrastre muy grande que se echaba al agua desde una barca (Mt 13:47, 48). Y el término amfíblēstron, que significa ‘algo echado alrededor’, se refería a una red más pequeña que al parecer el pescador echaba en aguas poco profundas en la orilla o cerca de ella (Mt 4:18).

Barca de pesca del siglo primero
Barca de pesca del siglo primero

Este dibujo se basa en los restos de una barca de pesca que se encontró enterrada en el barro cerca de las costas del mar de Galilea y en un mosaico que se descubrió en una casa de la ciudad costera de Migdal. Tanto la barca como la casa eran del siglo primero. Parece que este tipo de barcas tenía un mástil y al menos una vela, así como una tripulación de cinco hombres: cuatro remaban y uno manejaba el timón desde una pequeña cubierta que había en la popa. La barca medía 8,2 m (27 ft) de largo, y en su punto medio tenía 2,3 m (7,5 ft) de ancho y 1,3 m (4,3 ft) de profundidad. Al parecer podía llevar 13 hombres o más.

Restos de una barca de pesca galilea
Restos de una barca de pesca galilea

En los años 1985 y 1986, una sequía hizo bajar el nivel del agua del mar de Galilea. Esto dejó al descubierto parte del casco de una antigua barca enterrada en el barro. Los restos, que actualmente se exponen en un museo de Israel, miden 8,2 m (27 ft) de largo y 2,3 m (7,5 ft) de ancho, y tienen una altura máxima de 1,3 m (4,3 ft). Según los arqueólogos, la barca se construyó entre el siglo primero antes de nuestra era y el siglo primero de nuestra era. Esta animación muestra cómo se vería la barca cuando atravesaba las aguas 2.000 años atrás.

Sinagoga del siglo primero
Sinagoga del siglo primero

Esta reconstrucción da una idea de cómo eran las antiguas sinagogas. Incluye algunos detalles presentes en una sinagoga del siglo primero que se encontró en Gamala, a unos 10 km (6 mi) al noreste del mar de Galilea.