Romanos 3:1-31

3  Entonces, ¿qué ventaja tiene ser judío? ¿Qué ventaja tiene la circuncisión?  Es una gran ventaja, en todos los sentidos. Para empezar, a los judíos se les confiaron las declaraciones sagradas de Dios.+  Entonces, ¿qué sucede? Si a algunos les faltó fe, ¿acaso su falta de fe anulará la fidelidad de Dios?  ¡Claro que no! Dios será veraz,+ aunque todos los hombres sean mentirosos,+ tal como está escrito: “Para que tus palabras demuestren que eres justo y ganes cuando te estén juzgando”.+  Sin embargo, si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Acaso es Dios injusto cuando expresa su ira? (Estoy hablando en términos humanos).  ¡Claro que no! De otro modo, ¿cómo juzgará Dios al mundo?+  Pero, si por mi mentira se destaca todavía más la verdad de Dios para su gloria, ¿por qué entonces se me juzga como pecador?  ¿Y por qué no decimos “Hagamos las cosas malas para que vengan las cosas buenas”, tal como algunos nos acusan falsamente de decir? La condena contra esos hombres es justa.+  Entonces, ¿qué? ¿Estamos nosotros en mejor posición? ¡De ninguna manera! Porque, como ya hemos dejado claro, todos están bajo el pecado,+ tanto los judíos como los griegos. 10  Así está escrito: “No hay ni un solo hombre justo, ni siquiera uno;+ 11  no hay nadie que sea perspicaz; no hay nadie que busque a Dios. 12  Todos se han desviado, todos se han hecho inútiles; ninguno demuestra bondad, ni siquiera uno”.+ 13  “Su garganta es una tumba abierta; ellos engañan con su lengua”.+ “Hay veneno de serpientes* debajo de sus labios”.+ 14  “Y su boca está llena de maldiciones y amargura”.+ 15  “Sus pies van rápido a derramar sangre”.+ 16  “Hay ruina y miseria en sus caminos, 17  y no han conocido el camino de la paz”.+ 18  “No hay temor de Dios ante sus ojos”.+ 19  Ahora bien, sabemos que todas las cosas que dice la Ley son para los que están bajo la Ley, para que todas las bocas callen y todo el mundo sea responsable de su castigo ante Dios.+ 20  Así es que nadie* será declarado justo ante él por las obras de la ley,+ porque por la ley conocemos exactamente qué es el pecado.+ 21  Pero ahora, sin depender de la ley, la justicia de Dios ha sido revelada,+ como lo confirman la Ley y los Profetas,+ 22  sí, la justicia de Dios mediante la fe en Jesucristo para todos los que tienen fe. Porque no hay distinción.+ 23  Porque todos han pecado y no alcanzan la gloria de Dios,+ 24  y es un regalo*+ que por su bondad inmerecida se les esté declarando justos+ mediante la liberación por el rescate que pagó Cristo Jesús.+ 25  Dios lo presentó a él como ofrenda de reconciliación*+ mediante la fe en su sangre.+ Esto lo hizo para demostrar su propia justicia, porque Dios fue paciente* y perdonó los pecados del pasado. 26  Lo hizo para demostrar su propia justicia+ en este tiempo, para ser justo incluso cuando declara justo al que tiene fe en Jesús.+ 27  Entonces, ¿se puede presumir de algo? No se puede. ¿Qué ley lo impide? ¿La de las obras?+ No, la ley de la fe. 28  Porque llegamos a la conclusión de que un hombre es declarado justo por la fe y no por las obras de la ley.+ 29  ¿Acaso es él solamente el Dios de los judíos?+ ¿No es también el Dios de la gente de las naciones?+ Sí, también lo es de la gente de las naciones.+ 30  Como Dios es uno solo,+ él declarará justos a los circuncisos+ como resultado de la fe y a los incircuncisos+ por medio de su fe. 31  Entonces, ¿anulamos la ley por medio de nuestra fe? ¡Claro que no! Al contrario, confirmamos la ley.+

Notas

O “áspides”.
O “ninguna carne”.
O “una dádiva gratuita”.
O “propiciación”, “expiación”. Ver glosario, expiación.
O “tolerante”.

Notas de estudio

Multimedia