Las Buenas Noticias según Marcos 3:1-35

3  Una vez más, él entró en una sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada.*+  Los fariseos no le quitaban los ojos de encima a Jesús para ver si curaba a ese hombre en sábado y así poder acusarlo.+  Entonces Jesús le pidió al hombre que tenía la mano paralizada:* “Levántate y ven aquí al centro”.  Luego les dijo: “¿Qué está permitido en sábado? ¿Hacer el bien, o hacer daño? ¿Salvar una vida, o quitar una vida?”.+ Pero ellos se quedaron callados.  Y Jesús, después de mirar con indignación a los que estaban a su alrededor y sintiéndose muy dolido al ver que tenían el corazón tan duro,+ le dijo al hombre: “Extiende la mano”. Cuando él la extendió, la mano se le recuperó.  Entonces los fariseos salieron de allí y de inmediato empezaron a reunirse con los miembros del partido de Herodes+ para planear la muerte de Jesús.  Pero Jesús se dirigió al mar con sus discípulos, y una gran multitud de Galilea y de Judea lo siguió.+  Hasta de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán y de los alrededores de Tiro y Sidón llegó una gran multitud, pues habían oído todo lo que él hacía.  Así que él les pidió a sus discípulos que le tuvieran lista una pequeña barca para evitar que la multitud lo apretara. 10  Y es que, como había curado a tantos, todos los que tenían enfermedades graves se le echaban encima para tocarlo.+ 11  Hasta los espíritus malignos*+ caían a sus pies cuando lo veían, y gritaban: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”.+ 12  Pero una y otra vez Jesús les ordenaba con firmeza que no le dijeran a nadie quién era él.+ 13  Luego subió a una montaña y mandó llamar a los que él quiso,+ y ellos se reunieron con él.+ 14  Entonces formó* un grupo de 12, a los que llamó apóstoles. Ellos lo acompañarían, y él los enviaría a predicar+ 15  y les daría autoridad para expulsar demonios.+ 16  En el grupo de 12+ que formó* estaban Simón (a quien también llamó Pedro),+ 17  Santiago hijo de Zebedeo y su hermano Juan (a quienes también llamó Boanerges, que significa “hijos del trueno”),+ 18  Andrés, Felipe, Bartolomé,+ Mateo, Tomás, Santiago hijo de Alfeo, Tadeo, Simón el Cananita 19  y Judas Iscariote (el que más tarde lo traicionó). Después Jesús entró en una casa, 20  y una vez más se reunió tal multitud que ellos ni siquiera podían comer.+ 21  Cuando su familia se enteró de lo que estaba pasando, fueron a buscarlo para llevárselo, pues decían: “Se ha vuelto loco”.+ 22  Por su parte, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: “Está poseído por Belcebú. Expulsa a los demonios por medio del gobernante de los demonios”.+ 23  Pero él les pidió que se acercaran y les habló usando comparaciones. Dijo: “¿Cómo va a expulsar Satanás a Satanás? 24  Si un reino se divide internamente, no puede mantenerse en pie.+ 25  Y, si una familia se divide internamente, no podrá mantenerse en pie. 26  De la misma manera, si Satanás lucha contra sí mismo y se divide, no puede mantenerse en pie y llegará a su fin. 27  De hecho, si alguien se mete en la casa de un hombre fuerte para robarle sus cosas, primero tiene que atar al hombre. Solo entonces le podrá saquear la casa. 28  Les aseguro que a los hombres se les perdonarán todas las cosas, sin importar qué pecados cometan ni qué blasfemias digan. 29  Pero quien blasfeme contra el espíritu santo jamás será perdonado.+ Será culpable de pecado eterno”.+ 30  Esto lo dijo porque ellos decían: “Está poseído por un espíritu maligno”.*+ 31  Entonces llegaron la madre y los hermanos de Jesús,+ pero se quedaron afuera y mandaron a alguien a llamarlo.+ 32  Había mucha gente sentada alrededor de él. Y le dijeron: “Mira, tu madre y tus hermanos están afuera y preguntan por ti”.+ 33  Pero él les respondió: “¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?”.+ 34  Y, mirando a los que estaban sentados a su alrededor, dijo: “¡Estos son mi madre y mis hermanos!+ 35  Todo el que hace la voluntad de Dios es mi hermano y mi hermana y mi madre”.+

Notas

Lit. “seca”.
Lit. “seca”.
Lit. “impuros”.
O “nombró”.
O “nombró”.
Lit. “impuro”.

Notas de estudio

vida. O “alma”. Ver glosario, alma.

con indignación [...] y sintiéndose muy dolido. Marcos es el único que registra la reacción de Jesús al ver la dureza de corazón de los líderes religiosos en esta ocasión (Mt 12:13; Lu 6:10). Es posible que Pedro, que era un hombre de emociones profundas, fuera el origen de esta clara descripción de lo que sintió Jesús. Ver “Información sobre Marcos”.

empezaron a reunirse. Esta es la primera de las dos veces que la Biblia dice que dos partidos rivales, los fariseos y los miembros del partido de Herodes, se unieron para conspirar contra Jesús y librarse de él. La segunda vez fue casi dos años después, tres días antes de que ejecutaran a Jesús. Esto indica que los dos grupos conspiraron juntos contra Jesús durante un periodo de tiempo largo (Mt 22:15-22).

miembros del partido de Herodes. Ver glosario.

mar de Galilea. Lago interior de agua dulce ubicado en el norte de Israel. La palabra griega que se traduce “mar” puede significar también ‘lago’. Se lo ha llamado mar de Kinéret (Nú 34:11), lago de Genesaret (Lu 5:1) y mar de Tiberíades (Jn 6:1). Se encuentra a una media de unos 210 m (700 ft) bajo el nivel del mar. Tiene 21 km (13 mi) de longitud, de norte a sur, y 12 km (8 mi) de ancho. Su profundidad máxima es de unos 48 m (160 ft). Ver apén. A7 (mapa 3B, “Sucesos alrededor del mar de Galilea”).

al mar. Es decir, al mar de Galilea. Ver la nota de estudio de Mt 4:18.

Idumea. En tiempos del ministerio de Jesús, Idumea era la región situada en el extremo sur de la provincia romana de Judea (ver apén. B10). En griego, el nombre significa ‘[tierra] de los edomitas’. Originalmente, los edomitas habitaban el territorio al sur del mar Muerto (ver apéns. B3 y B4). El rey babilonio Nabonido los conquistó en el siglo sexto antes de nuestra era. Y, en el siglo cuarto antes de nuestra era, los nabateos (un pueblo de origen árabe) ocuparon su territorio. Los edomitas se trasladaron hacia el norte, al Négueb, y llegaron hasta la región de Hebrón. Ese territorio se llamó Idumea. Tiempo después, los asmoneos (o macabeos) los conquistaron y los obligaron a escoger entre circuncidarse y vivir según la Ley judía, o ser expulsados. Los antepasados de los Herodes fueron de los que se sometieron a las costumbres y a la Ley judías.

del otro lado del Jordán. Todo indica que se refiere a la región al este del río Jordán, también conocida como Perea (que viene de la palabra griega péran, que significa ‘al otro lado’ o ‘más allá’).

Cállate. Lit. “Sé silenciado”. Aunque el espíritu maligno sabía que Jesús era el Cristo, o Mesías, y lo llamó “el Santo de Dios” (v. 24), Jesús no iba a permitir que los demonios dieran testimonio de él (Mr 1:34; 3:11, 12).

que no le dijeran a nadie quién era él. Aunque los espíritus malignos sabían que Jesús era “el Hijo de Dios” y así lo llamaron (v. 11), Jesús no iba a permitir que los demonios dieran testimonio de él. Son proscritos y rebeldes que odian lo que es santo, y son enemigos de Dios (ver la nota de estudio de Mr 1:25). Por esa misma razón, cuando “un demonio de adivinación” hizo que una joven llamara a Pablo y a Silas “esclavos del Dios Altísimo” y predicadores del “camino de la salvación”, Pablo lo expulsó de la joven (Hch 16:16-18).

apóstoles. O “enviados”. La palabra griega apóstolos se deriva del verbo apostéllō, que significa ‘enviar’ (Mt 10:5; Lu 11:49; 14:32). Su significado básico se ve claramente en las palabras de Jesús que se encuentran en Jn 13:16, donde se usa la expresión “el enviado”.

apóstoles. O “enviados”. La palabra griega apóstolos se deriva del verbo apostéllō, que se usa al final de versículo y se traduce como “enviaría”. Ver la nota de estudio de Mt 10:2.

Simón (al que llaman Pedro). En las Escrituras, a este apóstol se le llama de cinco maneras diferentes: 1) “Symeón”, que es la forma griega del nombre hebreo Simeón; 2) “Simón” (tanto Symeón como Simón son nombres griegos derivados de un verbo hebreo que significa ‘oír’ o ‘escuchar’); 3) “Pedro” (nombre griego que significa ‘trozo de roca’ y que nadie más tiene en las Escrituras); 4) “Cefas”, que es el equivalente semítico de Pedro (y quizá se relaciona con el término hebreo kefím [que significa ‘rocas’] usado en Job 30:6 y Jer 4:29); y 5) con la combinación “Simón Pedro” (Hch 15:14; Jn 1:42; Mt 16:16).

a quien también llamó Pedro. El nombre que Jesús le puso a Simón significa ‘trozo de roca’ (Jn 1:42). Tal como Jesús fue capaz de percibir que Natanael era un hombre en quien no había engaño (Jn 1:47), también percibió el verdadero carácter de Pedro. Este apóstol demostró tener cualidades como las de una roca, en especial después de la muerte y resurrección de Jesús. Ver la nota de estudio de Mt 10:2.

Boanerges. Expresión semítica que solo aparece en el relato de Marcos. Jesús les puso este nombre a Santiago y a Juan probablemente porque reflejaba su desbordante entusiasmo (Lu 9:54).

que significa. Marcos explica o traduce términos que los judíos conocían bien. Esto indica que escribió su relato pensando en lectores no judíos.

hijos del trueno. En hebreo, arameo y griego se usaba la frase hijo(s) de para indicar la cualidad o la característica principal de una persona o para describir a un grupo de personas. Ver la nota de estudio de Boanerges en este versículo y la nota de estudio de Hch 4:36.

Bartolomé. Significa ‘hijo de Tolmái’. Al comparar los Evangelios, se ve que Mateo y Lucas mencionan juntos a Bartolomé y Felipe del mismo modo que Juan lo hace con Natanael y Felipe (Mt 10:3; Lu 6:14). Por eso se piensa que Bartolomé es el Natanael que menciona Juan (Jn 1:45, 46).

Santiago hijo de Alfeo. Al parecer, es el mismo discípulo al que en Mr 15:40 se llama “Santiago el Menor”. Se cree que este Alfeo era la misma persona que Clopas (Jn 19:25), lo que lo convierte en el esposo de “la otra María” (Mt 27:56; 28:1; Mr 15:40; 16:1; Lu 24:10). Está claro que este Alfeo no es el mismo que se menciona en Mr 2:14, que era el padre de Leví.

Tadeo. En la lista de los apóstoles que se encuentra en Lu 6:16 y Hch 1:13 no se incluye el nombre Tadeo; más bien, aparece “Judas hijo de Santiago”, lo que lleva a la conclusión de que Tadeo es otro nombre para el apóstol a quien Juan llama “Judas, no el Iscariote” (Jn 14:22). Quizá a veces se usaba Tadeo para evitar que se confundiera con Judas Iscariote, el traidor.

el Cananita. Así se llamaba al apóstol Simón para distinguirlo del apóstol Simón Pedro (Mt 10:4). Se considera que este término es de origen hebreo o arameo y significa ‘celoso’ o ‘entusiasta’. Lucas se refirió a este Simón como “el Entusiasta” usando la palabra griega zēlōtḗs, que también significa ‘celoso’ o ‘entusiasta’ (Lu 6:15; Hch 1:13). Aunque es posible que Simón en algún momento perteneciera a los zelotes, un partido judío que se oponía a los romanos, también es posible que recibiera este nombre por su celo y entusiasmo.

Iscariote. Posiblemente significa ‘hombre de Queriyot’. A Simón, el padre de Judas, también se le llama “Iscariote” (Jn 6:71). Por lo común se considera que este nombre indica que Simón y Judas eran de Queriyot-Hezrón, una población de Judea (Jos 15:25). Si es así, Judas era el único de los 12 apóstoles procedente de Judea, ya que los demás eran de Galilea.

Iscariote. Ver la nota de estudio de Mt 10:4.

Santiago. Este medio hermano de Jesús parece ser el mismo que se menciona en Hch 12:17 (ver la nota de estudio) y en Gál 1:19, y que escribió el libro bíblico que lleva ese nombre (Snt 1:1).

Judas. Este medio hermano de Jesús parece ser el Judas (en griego, Ióudas) que escribió el libro bíblico que lleva ese nombre (Jud 1).

su familia. Puede que entre ellos estuvieran Santiago y Judas, los medio hermanos de Jesús que escribieron cada uno un libro bíblico. Los nombres de los cuatro medio hermanos de Jesús se mencionan en Mt 13:55 y Mr 6:3. Ver la nota de estudio de Mt 13:55.

Belcebú. O “Beelzebub”. Posiblemente una alteración de Baal-Zebub, que significa ‘dueño o señor de las moscas’. Era el Baal adorado por los filisteos en Ecrón (2Re 1:3). Algunos manuscritos griegos usan las formas alternativas Beelzeboul o Beezeboul, que posiblemente significan ‘dueño o señor de la morada o habitación excelsa’. O, si se trata de un juego de palabras con el término hebreo no bíblico zével (que significa ‘estiércol’), podrían traducirse como “dueño o señor del estiércol”. Como se muestra en Mt 12:24, Belcebú se emplea para denominar a Satanás, el príncipe o gobernante de los demonios.

Belcebú. Se emplea para denominar a Satanás. Ver la nota de estudio de Mt 10:25.

comparaciones. O “parábolas”, “ilustraciones”. La palabra griega parabolḗ significa literalmente ‘colocación al lado de’ o ‘colocación junto a’. Puede referirse a una parábola, un proverbio o una comparación. Jesús a menudo explicaba una cosa “colocándola al lado” de otra, es decir, comparándola a otra parecida (Mr 4:30). Sus comparaciones eran breves y por lo general eran relatos ficticios de los que se podía sacar una enseñanza espiritual o moral.

comparaciones. O “parábolas”, “ilustraciones”. Ver la nota de estudio de Mt 13:3.

familia. Lit. “casa”. El término en el idioma original para “casa” podía referirse a una familia propiamente dicha. En sentido más amplio, podía aludir a todos los que vivían bajo el mismo techo, por ejemplo, a los que vivían en un palacio real (Hch 7:10; Flp 4:22). El término se usaba para hablar de dinastías de gobernantes, como la de los Herodes o la de los César, en las que eran comunes las luchas internas que provocaban su caída.

mantenerse en pie. O “seguir unida”. Ver la nota de estudio de familia en este versículo.

blasfemia. Se refiere a una forma de hablar difamatoria, irreverente u ofensiva contra Dios o las cosas sagradas. En vista de que el espíritu santo viene de Dios mismo, oponerse deliberadamente a ese espíritu o no admitir que algo es obra suya equivale a blasfemar contra Dios. Tal como se ve en Mt 12:24, 28, los líderes religiosos judíos vieron cómo actuaba el espíritu de Dios en Jesús cuando realizaba milagros; aun así, le atribuyeron ese poder a Satanás, el Diablo.

blasfeme contra el espíritu santo. Aquí blasfemar se refiere a una forma de hablar difamatoria, irreverente u ofensiva contra Dios o las cosas sagradas. En vista de que el espíritu santo viene de Dios mismo, oponerse deliberadamente a ese espíritu o no admitir que algo es obra suya equivale a blasfemar contra Dios. Tal como se ve en Mt 12:24, 28 y Mr 3:22, los líderes religiosos judíos vieron cómo actuaba el espíritu de Dios en Jesús cuando realizaba milagros; aun así, le atribuyeron ese poder a Satanás, el Diablo.

culpable de pecado eterno. Parece referirse al pecado deliberado que tiene consecuencias eternas. Ningún sacrificio cubre este tipo de pecado. Ver la nota de estudio de blasfeme contra el espíritu santo en este versículo y la nota de estudio de Mt 12:31, en el relato paralelo.

hermanos. En la Biblia se puede usar el término griego adelfós para referirse a un vínculo espiritual. Pero aquí se aplica a los medio hermanos de Jesús, los hijos más jóvenes de José y María. Algunos que creen que María se mantuvo virgen después del nacimiento de Jesús afirman que aquí esta palabra se refiere a primos. Sin embargo, las Escrituras Griegas Cristianas usan un término específico para “primo” en Col 4:10 (en griego, anepsiós) y otro para “el hijo de la hermana de Pablo” en Hch 23:16. Además, en Lu 21:16 se usan las formas en plural de los términos griegos adelfós y sygguenḗs (traducidas como “hermanos” y “parientes”). Estos ejemplos demuestran que en las Escrituras Griegas Cristianas se usan términos precisos y no indiscriminados para establecer las relaciones de parentesco.

los hermanos de Jesús. Es decir, sus medio hermanos. Sus nombres aparecen en Mt 13:55 y Mr 6:3. Para saber más sobre el término hermano, ver la nota de estudio de Mt 13:55.

¡Estos son mi madre y mis hermanos! Aquí Jesús hizo una distinción entre sus hermanos carnales, algunos de los cuales aparentemente no tenían fe en él (Jn 7:5), y sus hermanos espirituales, es decir, sus discípulos. Así mostró que, por mucho que valorara la relación con sus familiares, su relación con los que hacían “la voluntad de Dios” era aún más valiosa (Mr 3:35).

Multimedia