Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 19

Siga siendo amigo de Jehová

Siga siendo amigo de Jehová

1, 2. ¿Dónde podemos encontrar protección hoy día?

IMAGÍNESE que va por la calle y de repente el cielo se oscurece. Se ven relámpagos, se oyen truenos y empieza a llover con fuerza. Así que usted busca un refugio. ¡Qué alivio siente cuando por fin encuentra un lugar donde protegerse!

2 Hoy día, vivimos en una situación parecida. El mundo va de mal en peor. Quizás usted se pregunte: “¿Dónde podemos encontrar protección?”. Un escritor bíblico dijo las siguientes palabras: “Le diré a Jehová: ‘Tú eres mi refugio y mi fortaleza, mi Dios, en quien confío’” (Salmo 91:2). Jehová puede ayudarnos con nuestros problemas hoy, y nos da una maravillosa esperanza para el futuro.

3. ¿Qué debemos hacer para que Jehová nos ayude?

3 ¿De qué maneras nos protege Jehová? Él nos puede ayudar a enfrentarnos a cualquier problema que tengamos. Además, es mucho más poderoso que cualquier persona que intente hacernos daño. Incluso si nos pasa algo malo ahora, podemos estar seguros de que Jehová reparará ese daño en el futuro. La Biblia dice que hay que “mantenerse en el amor de Dios” (Judas 21). Para que Jehová nos ayude a hacer frente a las dificultades, debemos mantener nuestra amistad con él. Pero ¿qué podemos hacer para conseguirlo?

 AME AL DIOS QUE LO AMA

4, 5. ¿Cómo ha demostrado Jehová que nos ama?

4 Para seguir siendo amigos de Jehová, debemos comprender lo mucho que él nos ama. Piense en todo lo que Jehová ha hecho por nosotros. Nos ha dado la Tierra, que es un hermoso lugar lleno de plantas y animales fascinantes. También nos ha dado ricos alimentos y abundante agua. Además, Jehová nos ha enseñado en la Biblia cuál es su nombre y la clase de Dios que es. Pero la mayor muestra de su amor fue enviar a su amado Hijo, Jesús, para que diera su vida por nosotros (Juan 3:16). Gracias a esto, tenemos una maravillosa esperanza para el futuro.

5 Jehová ha establecido el Reino del Mesías en el cielo. Este gobierno pronto acabará con el sufrimiento y transformará la Tierra en un paraíso, donde viviremos para siempre, felices y en paz (Salmo 37:29). Jehová también nos ha demostrado que nos ama enseñándonos el mejor modo de vivir. Además, nos invita a orarle y siempre está dispuesto a escucharnos. Como vemos, Jehová nos ama a todos de verdad.

6. Al ver lo mucho que Jehová lo ama, ¿qué debe hacer usted?

6 Al ver todo lo que Jehová ha hecho por usted y lo mucho que él lo ama, ¿cómo se siente? ¿Verdad que está agradecido? Pues debe demostrárselo. Por desgracia, el mundo está lleno de personas desagradecidas. Y lo mismo pasaba en los días de Jesús. En una ocasión, Jesús curó a 10 leprosos, pero solo uno le dio las gracias (Lucas 17:12-17). Nosotros queremos ser como aquel hombre y demostrarle siempre a Jehová que le estamos agradecidos.

7. ¿Cómo debemos amar a Jehová?

 7 Además, también debemos amar a Jehová. Jesús les dijo a sus discípulos que debían amar a Jehová con todo su corazón, alma y mente (lea Mateo 22:37). ¿Qué significa esto?

8, 9. ¿Cómo le demostramos a Jehová que lo amamos?

8 No es suficiente con decir que uno ama a Jehová. Si amamos a Jehová con todo nuestro corazón, alma y mente, lo demostraremos con nuestras acciones (Mateo 7:16-20). La Biblia enseña de manera muy clara que si amamos a Dios obedeceremos sus mandamientos. ¿Es eso complicado? No, porque los mandamientos de Jehová no son difíciles de obedecer (lea 1 Juan 5:3).

9 Cuando obedecemos a Jehová, tenemos una vida feliz y con propósito (Isaías 48:17, 18). Pero ¿qué nos ayudará a seguir siendo sus amigos? Veamos.

SIGA FORTALECIENDO SU AMISTAD CON JEHOVÁ

10. ¿Por qué debe usted seguir aprendiendo sobre Jehová?

10 ¿Cómo llegó a ser usted amigo de Jehová? Al estudiar la Biblia, conoció mejor a Jehová y llegó a tener una amistad con él. Esta amistad es como un fuego. Para mantenerlo vivo, hay que alimentarlo. Esto quiere decir que usted debe seguir aprendiendo sobre Jehová para mantener viva su amistad con él (Proverbios 2:1-5).

El amor por Jehová es como un fuego: hay que alimentarlo para que no se apague.

11. ¿Qué efecto tendrá en usted lo que aprenda en la Biblia?

11 A medida que siga estudiando la Biblia, usted aprenderá cosas que le llegarán al corazón. Fíjese en cómo se sintieron dos discípulos de Jesús cuando él les explicó el significado de algunas profecías. Ellos dijeron: “¿Acaso no nos ardía dentro el corazón cuando  él venía hablándonos por el camino, cuando nos explicaba claramente las Escrituras?” (Lucas 24:32).

12, 13. a) ¿Qué le podría pasar al amor que sentimos por Dios? b) ¿Qué podemos hacer para mantener vivo nuestro amor por Jehová?

12 Lo que Jesús les enseñó a aquellos dos discípulos les llegó al corazón. Puede que usted también se sintiera muy emocionado cuando empezó a entender la Biblia. Gracias a eso, pudo conocer a Jehová y llegó a amarlo. Seguro que no quiere que ese amor se enfríe (Mateo 24:12).

13 Ahora que usted ya es amigo de Dios, debe esforzarse por mantener fuerte esa amistad. Para ello, debe seguir aprendiendo sobre Jehová y Jesús. Además, debe pensar en lo que aprende y en cómo puede ponerlo en práctica en su vida (Juan 17:3). Al leer o estudiar la Biblia, pregúntese: “¿Qué me enseña esto sobre Jehová?  ¿Qué razones tengo para amarlo con todo el corazón y el alma?” (1 Timoteo 4:15).

14. ¿Cómo nos ayuda la oración a mantener fuerte nuestro amor por Jehová?

14 Si usted tiene un buen amigo, seguro que habla con él a menudo. Esto hace que su amistad con él sea fuerte. Del mismo modo, nuestro amor por Jehová se mantiene fuerte cuando le oramos a menudo (lea 1 Tesalonicenses 5:17). Poder orarle a nuestro Padre celestial es un gran regalo. Siempre debemos hablarle desde el corazón (Salmo 62:8). No debemos repetir de memoria las oraciones, sino sentir de verdad lo que decimos. Si seguimos estudiando la Biblia y orando desde el corazón, mantendremos fuerte nuestro amor por Jehová.

HABLE CON OTROS DE JEHOVÁ

15, 16. ¿Qué piensa usted de la predicación?

15 Para seguir siendo amigos de Jehová, también debemos hablar con otras personas de lo que creemos. Hablarles a otros de Jehová es un gran honor (Lucas 1:74). Además, es una responsabilidad que Jesús les encargó a todos los cristianos verdaderos. Así que todos debemos predicar las buenas noticias del Reino de Dios. ¿Ha empezado usted ya a hacerlo? (Mateo 24:14; 28:19, 20).

16 El apóstol Pablo valoraba tanto la predicación que la llamó un “tesoro” (2 Corintios 4:7). Hablarles a otros de Jehová y su propósito es lo más importante que usted puede hacer. La predicación forma parte de su servicio a Dios, y él valora mucho lo que usted hace por servirle (Hebreos 6:10). Al predicar, usted ayuda a otros a ser amigos de Dios y fortalece su propia amistad con él. Gracias a la predicación, usted puede tener vida  eterna, y también los que lo escuchen (lea 1 Corintios 15:58). ¿Puede haber otra obra que le dé mayor satisfacción?

17. ¿Por qué es urgente predicar?

17 Es muy urgente predicar. La Biblia dice: “Predica la palabra; hazlo con urgencia” (2 Timoteo 4:2). Las personas necesitan escuchar las buenas noticias del Reino de Dios. Además, la Biblia dice: “¡El gran día de Jehová está cerca! ¡Está cerca y se aproxima rápidamente!”. El fin “no llegará tarde” (Sofonías 1:14; Habacuc 2:3). Muy pronto, Jehová destruirá el mundo malo de Satanás. Antes de que eso ocurra, debemos advertir a las personas para que puedan tomar la decisión de servir a Jehová.

18. ¿Por qué debemos reunirnos los cristianos verdaderos para adorar a Jehová?

18 Jehová quiere que los cristianos verdaderos nos reunamos para adorarlo. La Biblia dice: “Estemos pendientes unos de otros para motivarnos a mostrar amor y a hacer buenas obras, sin dejar de reunirnos, como algunos tienen por costumbre. Más bien, animémonos unos a otros, sobre todo al ver que el día se acerca” (Hebreos 10:24, 25). Debemos esforzarnos al máximo por asistir a todas las reuniones. En ellas, podemos animarnos y fortalecernos unos a otros.

19. ¿Qué nos ayudará a amar a los hermanos?

19 En las reuniones, usted encontrará buenos amigos. Ellos lo ayudarán a servir a Jehová. Conocerá a hermanos con diferentes personalidades y antecedentes que también se esfuerzan por servir a Jehová. Pero, igual que usted, ellos son imperfectos y cometen errores. Cuando eso pase, esté dispuesto a perdonarlos (lea Colosenses 3:13). Fíjese siempre en las buenas cualidades  de los hermanos. Esto lo ayudará a amarlos y a fortalecer su amistad con Jehová.

“LA VIDA QUE REALMENTE ES VIDA”

20, 21. ¿Qué es “la vida que realmente es vida”?

20 Jehová quiere que todos sus amigos tengan la mejor vida posible. La Biblia enseña que en el futuro la vida será muy diferente a la que tenemos hoy.

Jehová quiere que sus amigos disfruten de “la vida que realmente es vida”. ¿Será usted uno de ellos?

21 En el futuro, viviremos para siempre, y no solo unos 70 u 80 años. Disfrutaremos de “vida eterna” en un hermoso paraíso, donde tendremos salud perfecta, viviremos en paz y seremos felices. Eso es lo que la Biblia llama “la vida que realmente es vida”. Jehová promete darnos esa vida, pero nosotros debemos esforzarnos al máximo ahora para obtenerla (1 Timoteo 6:12, 19).

22. a) ¿Cómo podemos obtener “la vida que realmente es vida”? b) ¿Por qué no podemos conseguir la vida eterna gracias a nuestros esfuerzos?

22 ¿Cómo podemos obtener “la vida que realmente es vida”? Debemos hacer el bien y ser “ricos en buenas obras” (1 Timoteo 6:18). Esto significa que debemos poner en práctica lo que aprendemos en la Biblia. Pero la vida eterna no es algo que podamos conseguir gracias a nuestros esfuerzos. Es un regalo que Jehová les hace a sus siervos fieles como muestra de su “bondad inmerecida” (Romanos 5:15). Nuestro Padre celestial desea de todo corazón darles a sus siervos este maravilloso regalo.

23. ¿Por qué debe usted tomar las decisiones correctas ahora?

23 Pregúntese: “Y yo, ¿adoro a Dios como él quiere?”. Si se da cuenta de que debe hacer algunos cambios, hágalos enseguida. Cuando confiamos en Jehová y nos esforzamos por obedecerlo, él llega a ser nuestro refugio. Jehová protegerá a sus siervos fieles durante los  últimos días de este mundo malo. Y después hará que vivamos para siempre en el Paraíso, tal como ha prometido. Si usted toma ahora las decisiones correctas, la vida eterna está a su alcance.