Carta a los Hebreos 6:1-20

6  Por lo tanto, ya que hemos dejado atrás las enseñanzas básicas+ acerca del Cristo, avancemos hacia la madurez+ sin volver a poner los fundamentos, es decir, el arrepentimiento de obras muertas, la fe en Dios,  las enseñanzas sobre los bautismos, la imposición de las manos,+ la resurrección de los muertos+ y el juicio eterno.  Esto es lo que haremos, si Dios lo permite.  Porque, en cuanto a los que una vez fueron iluminados,+ probaron el regalo* celestial, se hicieron participantes del espíritu santo  y probaron la excelente palabra de Dios y los poderes del sistema* que viene  pero se apartaron de la fe,+ a esos es imposible revivirlos otra vez para que se arrepientan, pues ellos mismos de nuevo clavan al Hijo de Dios a un madero y lo exponen a la vergüenza pública.+  Porque la tierra recibe una bendición de Dios cuando absorbe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella y luego produce plantas que benefician a quienes la cultivan.  Pero, si produce espinos y cardos, es rechazada y está a punto de ser maldecida, y al final será quemada.  Pero, amados, aunque hablamos así, estamos convencidos de que en el caso de ustedes hay cosas mejores, cosas que llevan a la salvación. 10  Porque Dios no es injusto y no se olvida de las obras de ustedes ni del amor que demostraron por su nombre+ al haber servido a los santos y al continuar sirviéndoles. 11  Pero deseamos que cada uno de ustedes demuestre esa misma diligencia para tener la completa seguridad de la esperanza+ hasta el final,+ 12  a fin de que no se vuelvan perezosos,+ sino que imiten a los que por su fe y paciencia heredan las promesas. 13  Porque, cuando Dios le hizo su promesa a Abrahán, juró por sí mismo, pues no podía jurar por alguien mayor que él.+ 14  Le dijo: “De veras te bendeciré y de veras haré que seas muy numeroso”.+ 15  Así que, después de que Abrahán mostró paciencia, recibió esta promesa. 16  Porque los hombres juran por alguien mayor que ellos, y su juramento pone fin a toda discusión, pues les sirve de garantía.+ 17  De la misma manera, cuando Dios decidió demostrarles más claramente a los herederos de la promesa+ que su propósito* no cambia, lo garantizó* con un juramento. 18  Lo hizo para que, mediante esas dos cosas que no cambian y sobre las que es imposible que Dios mienta,+ los que hemos huido al refugio tengamos mucho ánimo para aferrarnos a la esperanza que está ante nosotros. 19  Esta esperanza+ segura y firme que tenemos es como un ancla para el alma* y entra al lugar que está al otro lado de la cortina,+ 20  donde ha entrado a favor nuestro un precursor, Jesús,+ que ha llegado a ser sumo sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec.+

Notas

O “la dádiva gratuita”.
O “de la era”. Ver glosario, sistema.
O “consejo”.
O “intervino”. Lit. “medió”.
O “para nuestra vida”.

Notas de estudio

Multimedia