Ir al contenido

Ir al índice

Notas

Notas

  1 PRINCIPIOS

Los principios bíblicos son verdades básicas que nos ayudan a entender lo que Jehová piensa y siente sobre las cosas. También nos ayudan a tomar buenas decisiones y a hacer lo correcto, sobre todo en situaciones para las que no hay una ley específica en la Biblia. Las leyes de Dios se basan en sus principios.

Capítulo 1, párrafo 8

 2 OBEDIENCIA

Obedecer a Jehová significa hacer de buena gana lo que él nos dice. Él quiere que lo obedezcamos por amor (1 Juan 5:3). Si amamos a Dios y confiamos en él, seguiremos sus consejos y lo obedeceremos siempre, incluso cuando nos resulte difícil. Obedecer a Jehová es bueno para nosotros, pues nos permite tener una vida feliz ahora y nos da la posibilidad de disfrutar de muchas bendiciones en el futuro (Isaías 48:17).

Capítulo 1, párrafo 10

 3 LIBERTAD PARA ELEGIR

Jehová no nos creó como robots. Más bien, nos ha dado a todos libre albedrío, es decir, libertad para elegir (Deuteronomio 30:19; Josué 24:15). Podemos usar esta libertad para tomar buenas decisiones. Pero, si no tenemos cuidado, podríamos decidir mal. Como tenemos libertad para elegir, cada uno de nosotros debe decidir si quiere ser leal a Jehová y demostrarle que lo ama.

Capítulo 1, párrafo 12

 4 NORMAS MORALES

Jehová nos da normas o instrucciones para que sepamos cómo debemos comportarnos. En la Biblia, podemos aprender cuáles son y cómo pueden beneficiarnos y ayudarnos a agradar a Jehová (Proverbios 6:16-19; 1 Corintios 6:9-11). Estas normas nos ayudan a saber lo que está bien y lo que está mal a los ojos de Dios. También  nos enseñan a mostrar amor y bondad a los demás, y a tomar buenas decisiones. Aunque las normas de este mundo cada vez son más permisivas, las normas de Jehová no cambian (Deuteronomio 32:4-6; Malaquías 3:6). Si las seguimos, nos evitaremos mucho sufrimiento físico y emocional.

Capítulo 1, párrafo 17

 5 CONCIENCIA

La conciencia es como una voz en nuestro interior que nos dice lo que está bien y lo que está mal. Jehová nos ha dado a todos una conciencia (Romanos 2:14, 15). Para que funcione bien, debemos educarla siguiendo las normas morales de Jehová. Así podremos tomar decisiones que le agraden (1 Pedro 3:16). La conciencia puede advertirnos antes de tomar una mala decisión o hacernos sentir remordimientos después de hacer algo malo. Nuestra conciencia puede debilitarse, pero podemos fortalecerla de nuevo con la ayuda de Jehová. Una buena conciencia nos ayuda a tener paz mental y a aumentar nuestra autoestima.

Capítulo 2, párrafo 3

 6 TEMOR DE DIOS

Temer a Dios significa que lo amamos y lo respetamos tanto que no queremos hacer nada que le desagrade. El temor de Dios nos ayuda a hacer lo que está bien y a no hacer lo que está mal (Salmo 111:10). Nos impulsa a escuchar con atención todo lo que Jehová dice. También nos ayuda a cumplir las promesas que le hacemos, pues lo respetamos mucho. Además, influye en nuestra forma de pensar y de tratar a los demás, y en las decisiones que tomamos todos los días.

Capítulo 2, párrafo 9

 7 ARREPENTIMIENTO

El arrepentimiento incluye lamentar profundamente algo malo que hemos hecho. Los que aman a Dios se sienten muy tristes cuando se  dan cuenta de que han hecho algo que va en contra de sus normas. Cuando hacemos algo malo, debemos rogarle a Jehová que nos perdone mediante el sacrificio de Jesús (Mateo 26:28; 1 Juan 2:1, 2). Si nos arrepentimos de forma sincera y dejamos de hacer lo que está mal, podemos estar seguros de que Jehová nos perdona. Ya no tenemos que sentirnos culpables por lo que hayamos hecho en el pasado (Salmo 103:10-14; 1 Juan 1:9; 3:19-22). Debemos esforzarnos por aprender de nuestros errores, corregir cualquier manera de pensar incorrecta y vivir según las normas de Jehová.

Capítulo 2, párrafo 18

 8 EXPULSIÓN

Si un cristiano comete un pecado grave, no se arrepiente y se niega a aceptar las normas de Jehová, entonces no puede seguir formando parte de la congregación. Tiene que ser expulsado. Cuando esto ocurre, los demás dejamos de relacionarnos con él y de hablarle (1 Corintios 5:11; 2 Juan 9-11). La expulsión protege el nombre de Jehová y a la congregación (1 Corintios 5:6). También es una medida de disciplina que puede ayudar a la persona a arrepentirse para que pueda volver a Jehová (Lucas 15:17).

Capítulo 3, párrafo 19

 9 GUÍA, DIRECCIÓN Y CONSEJOS

Jehová nos ama y quiere ayudarnos. Por eso, nos guía, nos dirige y nos aconseja mediante su Palabra y personas que lo aman. Como somos imperfectos, todos necesitamos desesperadamente su ayuda (Jeremías 17:9). Cuando escuchamos con respeto a quienes Jehová usa para guiarnos, demostramos que lo respetamos a él y queremos obedecerlo (Hebreos 13:7).

Capítulo 4, párrafo 2

 10 ORGULLO Y HUMILDAD

Como somos imperfectos, tenemos la tendencia a ser egoístas y orgullosos. Pero Jehová quiere que seamos humildes. Por lo general,  cuando nos comparamos con Jehová, nos damos cuenta de lo pequeños que somos y eso nos enseña a ser humildes (Job 38:1-4). También es importante que pensemos más en los demás y en lo que ellos necesitan que en nosotros mismos. La persona orgullosa casi siempre se cree mejor que los demás. En cambio, la persona humilde se ve a sí misma con honestidad, lo que le permite ver sus puntos fuertes y débiles. No le da vergüenza reconocer sus errores y pedir perdón, ni tiene problemas para aceptar sugerencias y consejos. Confía en Jehová y sigue su guía (1 Pedro 5:5).

Capítulo 4, párrafo 4

 11 AUTORIDAD

La autoridad es el derecho que alguien tiene de dar órdenes y tomar decisiones. Jehová es quien tiene más autoridad en el cielo y en la Tierra. Él creó todas las cosas, así que es el ser más poderoso que existe. Siempre usa su autoridad para el beneficio de los demás. También les ha dado a algunas personas la responsabilidad de cuidarnos. Por ejemplo, los padres, los ancianos de congregación y los gobiernos tienen cierta autoridad, y Jehová quiere que cooperemos con ellos (Romanos 13:1-5; 1 Timoteo 5:17). Pero, cuando las leyes humanas están en contra de las leyes de Dios, obedecemos a Jehová más bien que a los hombres (Hechos 5:29). Al aceptar la autoridad de quienes él usa para dirigirnos, demostramos que respetamos las decisiones de Jehová.

Capítulo 4, párrafo 7

 12 ANCIANOS DE CONGREGACIÓN

Los ancianos son hermanos con experiencia a quienes Jehová usa para cuidar de la congregación (Deuteronomio 1:13; Hechos 20:28). Ellos nos ayudan a mantener fuerte nuestra amistad con Jehová y a adorarlo de manera pacífica y organizada (1 Corintios 14:33, 40). Son nombrados por espíritu santo, pues deben cumplir los requisitos que se encuentran en la Biblia, que fue escrita mediante la guía de ese espíritu (1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9; 1 Pedro  5:2, 3). Como confiamos en la organización de Dios y la apoyamos, cooperamos de buena gana con los ancianos (Salmo 138:6; Hebreos 13:17).

Capítulo 4, párrafo 8

 13 CABEZA DE FAMILIA

Jehová les ha encargado a los padres que cuiden de los hijos y del hogar. Sin embargo, la Biblia enseña que el esposo es el cabeza de su familia. Si no hay padre, la madre ocupa ese lugar. Entre las responsabilidades del cabeza de familia están las de proveer a los suyos alimento, ropa y un lugar donde vivir. También es el principal responsable de ayudar a su familia a adorar a Jehová. Por ejemplo, se asegura de que prediquen, estudien juntos la Biblia y asistan a las reuniones con regularidad. Además, es el que debe tomar las decisiones finales. Se esfuerza por imitar siempre a Jesús siendo amable y razonable, y nunca es cruel o duro. Así se crea un ambiente agradable en el hogar, para que todos los miembros de la familia se sientan seguros y puedan fortalecer su amistad con Jehová.

Capítulo 4, párrafo 12

 14 CUERPO GOBERNANTE

El Cuerpo Gobernante es un grupo formado por hombres que tienen la esperanza de ir al cielo y que Dios usa para dirigir las actividades de sus siervos en la Tierra. En el siglo primero, Jehová usó un cuerpo gobernante o consejo central para organizar la adoración y la predicación de la congregación cristiana (Hechos 15:2). Hoy día, el grupo de hermanos que forman el Cuerpo Gobernante se encargan de dirigir, guiar y proteger al pueblo de Dios. Cuando estos hermanos toman decisiones, se dejan guiar por la Biblia y el espíritu santo. Jesús llamó a este grupo de hombres ungidos “el esclavo fiel y prudente” (Mateo 24:45-47).

Capítulo 4, párrafo 15

  15 CUBRIRSE LA CABEZA

Puede que en ocasiones se le pida a una hermana que se encargue de ciertas cosas en la congregación que normalmente haría un hermano. En esos casos, por respeto al sistema establecido por Jehová, ella debe cubrirse la cabeza. Otra situación en la que debe cubrirse la cabeza es cuando dirige un curso de la Biblia y está presente su esposo o un hermano bautizado (1 Corintios 11:11-15).

Capítulo 4, párrafo 17

 16 NEUTRALIDAD

Ser neutral significa no apoyar ningún bando político (Juan 17:16). Los siervos de Dios apoyamos su Reino. Imitamos a Jesús, así que somos neutrales en los asuntos del mundo.

Jehová nos manda ser “obedientes a los gobiernos y a las autoridades” (Tito 3:1, 2; Romanos 13:1-7). Pero también nos dice que no debemos matar a nadie. Así que al cristiano su conciencia no le permite hacer el servicio militar ni ir a la guerra. Si existe la posibilidad de hacer un servicio civil en lugar del servicio militar, cada cristiano debe decidir si su conciencia le permite aceptarlo.

Solo adoramos a Jehová, pues es nuestro Creador. Aunque respetamos los símbolos nacionales o patrios, no saludamos la bandera ni cantamos el himno nacional (Isaías 43:11; Daniel 3:1-30; 1 Corintios 10:14). Además, los siervos de Dios decidimos de forma personal no votar por ningún candidato ni partido político, pues ya hemos elegido apoyar el gobierno de Dios (Mateo 22:21; Juan 15:19; 18:36).

Capítulo 5, párrafo 2

 17 ESPÍRITU DEL MUNDO

El mundo promueve la manera de pensar de Satanás. Así es como piensan las personas que no aman a Jehová, no lo imitan y no obedecen sus normas (1 Juan 5:19). La Biblia se refiere a esa manera de pensar y a las acciones que produce como el “espíritu” del mundo  (Efesios 2:2). Los siervos de Dios no permitimos que este espíritu nos controle (Efesios 6:10-18). Más bien, amamos las normas de Jehová y nos esforzamos por ver las cosas como él las ve.

Capítulo 5, párrafo 7

 18 APOSTASÍA

La apostasía es ponerse en contra de la verdad que enseña la Biblia. Los apóstatas se rebelan contra Jehová y contra Jesús, el Rey del Reino de Dios, y tratan de convencer a otros para que hagan lo mismo (Romanos 1:25). Quieren sembrar dudas en la mente de los siervos de Jehová. Algunos cristianos del siglo primero se hicieron apóstatas, y lo mismo ha ocurrido en nuestros días (2 Tesalonicenses 2:3). Si queremos ser leales a Jehová, no debemos tener ningún contacto con los apóstatas. Nunca debemos dejar que la curiosidad o la presión de otros nos lleve a leer o escuchar ideas apóstatas. Somos leales a Jehová y solo lo adoramos a él.

Capítulo 5, párrafo 9

 19 PERDÓN DE LOS PECADOS

La Ley de Moisés mandaba a los israelitas ofrecer grano, aceite y animales en el templo como sacrificios de expiación, es decir, para pedirle a Dios que perdonara sus pecados. Esto les recordaba que Jehová estaba dispuesto a perdonar los pecados de la nación y de cada persona. Más tarde, cuando Jesús dio su vida para que nuestros pecados fueran perdonados, los sacrificios de expiación dejaron de ser necesarios. Jesús ofreció el sacrificio perfecto “una vez y para siempre” (Hebreos 10:1, 4, 10).

Capítulo 7, párrafo 6

 20 RESPETO POR LOS ANIMALES

La Ley de Moisés permitía a los israelitas comer animales. También les mandaba ofrecer animales como sacrificio (Levítico 1:5, 6). Pero Jehová nunca les permitió que maltrataran a los animales  (Proverbios 12:10). De hecho, la Ley les prohibía tratarlos con crueldad y les mandaba cuidarlos bien (Deuteronomio 22:6, 7).

Capítulo 7, párrafo 6

 21 FRACCIONES SANGUÍNEAS Y PROCEDIMIENTOS MÉDICOS

Fracciones sanguíneas. Las cuatro partes principales de la sangre son los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas y el plasma. A su vez, estas se pueden dividir en partes más pequeñas, llamadas fracciones sanguíneas. *

Los cristianos no aceptamos transfusiones de sangre completa ni de ninguna de sus cuatro partes principales. Pero ¿podemos aceptar las fracciones sanguíneas? La Biblia no da detalles específicos sobre este asunto, así que cada cristiano debe tomar su propia decisión usando su conciencia educada por la Biblia.

Algunos cristianos deciden rechazar todas las fracciones sanguíneas. Tal vez se basen en que la Ley mandaba a los israelitas que, cuando mataran un animal, derramaran la sangre en el suelo (Deuteronomio 12:22-24).

En cambio, la conciencia de otros cristianos sí les permite aceptar algunas fracciones sanguíneas. Tal vez razonen que esas pequeñas fracciones ya no representan la vida de la persona o el animal del que se obtuvo la sangre.

Al tomar una decisión sobre las fracciones sanguíneas, pregúntese:

  • ¿Entiendo que, si rechazo todas las fracciones sanguíneas, estoy rechazando también medicamentos que combaten ciertas enfermedades o que ayudan a detener el sangrado?

  • ¿Cómo le explicaría al médico por qué rechazo o acepto ciertas fracciones sanguíneas?

 Procedimientos médicos. Los cristianos no donamos sangre. Tampoco permitimos que se almacene nuestra sangre antes de una operación. Pero hay otros procedimientos médicos en los que se usa la sangre del paciente. Cada cristiano debe decidir por sí mismo cómo se usará su sangre durante una intervención quirúrgica, una prueba médica o un tratamiento. Durante estos procedimientos, puede que la sangre se separe del paciente por completo durante un tiempo. (Si desea más información, vea La Atalaya del 15 de octubre de 2000, páginas 30 y 31).

Por ejemplo, existe un procedimiento llamado hemodilución, en el que justo antes de la operación se le extrae sangre al paciente y se sustituye con un expansor del volumen sanguíneo. Más tarde, durante la operación o poco después, se devuelve la sangre al paciente.

Otro procedimiento es la recuperación de sangre, en el que la sangre que el paciente pierde durante la operación se recoge, se limpia  y luego se devuelve al paciente durante la intervención o poco después.

Es probable que cada médico realice estos procedimientos de una forma un poco distinta. Así que, antes de aceptar una intervención quirúrgica, una prueba médica o un tratamiento, debemos averiguar qué se hará exactamente con nuestra sangre.

Al tomar una decisión sobre procedimientos médicos en los que se use su propia sangre, pregúntese:

  • Si parte de mi sangre se desvía fuera del cuerpo y el flujo sanguíneo incluso se interrumpe por un tiempo, ¿me permitirá la conciencia considerar que esa sangre sigue siendo parte de mí y que por lo tanto no es necesario “derramarla en el suelo”? (Deuteronomio 12:23, 24).

  • ¿Le molestaría a mi conciencia educada por la Biblia que, durante un procedimiento médico, me extrajeran sangre, la modificaran y la introdujeran de nuevo en mi cuerpo o me la aplicaran sobre él como tratamiento?

  • ¿Entiendo que, si decido rechazar todos los procedimientos médicos en los que se use mi sangre, también estoy rechazando los análisis de sangre, la hemodiálisis y el uso de una máquina de circulación extracorpórea (o bomba de derivación cardiopulmonar)?

 Antes de tomar una decisión sobre fracciones sanguíneas y tratamientos médicos en los que se use nuestra sangre, debemos orar a Jehová para que nos guíe y luego buscar información (Santiago 1:5, 6). Después, debemos decidir usando nuestra conciencia educada por la Biblia. No debemos preguntar a otros qué harían en nuestra situación, y los demás tampoco deben tratar de influir en nuestra decisión (Romanos 14:12; Gálatas 6:5).

Capítulo 7, párrafo 11

 22 LIMPIEZA MORAL

Ser moralmente limpios significa que lo que pensamos, decimos y hacemos es limpio a los ojos de Dios. Jehová nos manda evitar toda clase de inmoralidad o impureza sexual (Proverbios 1:10; 3:1). Debemos decidirnos a seguir las normas limpias de Jehová incluso antes de enfrentarnos a situaciones que puedan tentarnos a hacer algo malo. Tenemos que orar constantemente para que Jehová nos ayude a mantener la mente limpia y debemos estar decididos a rechazar las tentaciones inmorales (1 Corintios 6:9, 10, 18; Efesios 5:5).

Capítulo 8, párrafo 11

 23 CONDUCTA DESCARADA E IMPUREZA

Demostrar una conducta descarada es hablar o actuar de una manera que viola gravemente las normas de Dios y que refleja una actitud desvergonzada. Alguien que se comporta así demuestra que no respeta las leyes de Dios. Cuando una persona es culpable de conducta descarada, un comité judicial tiene que tratar el asunto en la congregación. Por otro lado, la impureza incluye varios pecados. Dependiendo de la gravedad, ciertos casos de impureza tal vez tengan que ser tratados por un comité judicial (Gálatas 5:19-21; Efesios 4:19; si desea más información, vea la sección “Preguntas de los lectores” de La Atalaya del 15 de julio de 2006).

Capítulo 9, párrafo 7; capítulo 12, párrafo 10

  24 MASTURBACIÓN

Jehová diseñó el sexo para que el esposo y la esposa se expresaran su amor de manera limpia. Pero, cuando alguien se masturba, es decir, cuando estimula sus propios genitales para obtener placer sexual, usa el sexo de manera sucia. Este hábito puede dañar la amistad que alguien tiene con Jehová. Puede hacer que la persona tenga deseos pervertidos y vea el sexo de forma equivocada (Colosenses 3:5). Si usted está tratando de dejar este mal hábito y piensa que es demasiado difícil, no se rinda (Salmo 86:5; 1 Juan 3:20). Ore a Jehová con sinceridad y pídale que lo ayude. Evite cosas que le hagan tener pensamientos impuros, como la pornografía. Hable con un amigo maduro que respete las normas de Jehová. O, si eres joven y tienes padres cristianos, habla con uno de ellos (Proverbios 1:8, 9; 1 Tesalonicenses 5:14; Tito 2:3-5). Podemos estar seguros de que Jehová ve y valora nuestros esfuerzos por mantenernos limpios en sentido moral (Salmo 51:17; Isaías 1:18).

Capítulo 9, párrafo 9

 25 POLIGAMIA

La poligamia es estar casado con más de una persona. Cuando Jehová creó el matrimonio, decidió que fuera una unión entre un solo hombre y una sola mujer. En el antiguo Israel, Jehová permitió a los hombres tener más de una esposa, pero eso no era lo que quería originalmente. En la actualidad, Jehová ya no lo permite entre sus siervos. El hombre puede tener solo una esposa, y la mujer puede tener solo un esposo (Mateo 19:9; 1 Timoteo 3:2).

Capítulo 10, párrafo 12

 26 DIVORCIO Y SEPARACIÓN

Jehová quería que el esposo y la esposa estuvieran juntos toda la vida (Génesis 2:24; Malaquías 2:15, 16; Mateo 19:3-6; 1 Corintios 7:39). Solo permite el divorcio cuando uno de los dos es culpable de adulterio. En ese caso, Jehová le da al cónyuge inocente el derecho a decidir si se divorciará o no (Mateo 19:9).

 En ocasiones, algunos cristianos han decidido separarse de su cónyuge aunque este no haya cometido inmoralidad sexual (1 Corintios 7:11). Un cristiano podría pensar en separarse en las siguientes situaciones:

  • Negativa a mantener a la familia. El esposo se niega a proveer a su familia las cosas materiales, hasta el punto de dejarla sin dinero o sin comida (1 Timoteo 5:8).

  • Maltrato físico muy grave. El maltrato físico es tan grave que el cónyuge maltratado siente que su salud o su vida están en peligro (Gálatas 5:19-21).

  • Riesgo muy grave de perder la amistad con Jehová. El cristiano no puede servir a Dios porque su cónyuge se lo hace imposible (Hechos 5:29).

Capítulo 11, párrafo 19

 27 FELICITAR Y DAR ÁNIMO

Todos necesitamos que nos feliciten y nos animen (Proverbios 12:25; 16:24). Podemos fortalecernos y consolarnos unos a otros con palabras amables y bondadosas. Estas muestras de cariño pueden ayudar a nuestros hermanos a aguantar y seguir sirviendo a Jehová a pesar de las dificultades (Proverbios 12:18; Filipenses 2:1-4). Cuando alguien está desanimado, debemos escucharlo con respeto y tratar de entender cómo se siente. Así sabremos lo que podemos decir o hacer para ayudarlo (Santiago 1:19). Póngase la meta de conocer bien a todos los hermanos para comprender lo que de verdad necesitan. Entonces podrá ayudarlos a buscar verdadero alivio en Jehová, que es quien mejor nos puede consolar y animar (2 Corintios 1:3, 4; 1 Tesalonicenses 5:11).

Capítulo 12, párrafo 16

 28 BODAS

La Biblia no contiene normas específicas sobre las bodas. Las costumbres y los requisitos legales varían de un lugar a otro (Génesis  24:67; Mateo 1:24; 25:10; Lucas 14:8). Lo más importante de la boda es el voto que hacen los novios ante Jehová. Muchas parejas deciden invitar a sus familiares y amigos cercanos para que estén presentes cuando digan los votos matrimoniales y pedirle a un anciano de congregación que dé un discurso basado en la Biblia. Los novios deben decidir si quieren celebrar una recepción de bodas después de la ceremonia y cómo será (Lucas 14:28; Juan 2:1-11). Sin importar lo que decidan, deben asegurarse de que todo lo que hagan honre a Jehová (Génesis 2:18-24; Mateo 19:5, 6). Los principios bíblicos pueden ayudarlos a tomar buenas decisiones (1 Juan 2:16, 17). Si los novios deciden servir alcohol en la recepción de bodas, deben asegurarse de que haya alguien que supervise la ocasión como es debido (Proverbios 20:1; Efesios 5:18). Si quieren que haya música o algún tipo de entretenimiento, deben asegurarse de que esas actividades honren a Jehová. Los novios cristianos deben centrarse en su amistad con Dios y en la relación que tienen entre ellos, y no solo en el día de la boda (Proverbios 18:22; encontrará más información en La Atalaya del 15 de octubre de 2006, páginas 18 a 31).

Capítulo 13, párrafo 18

 29 TOMAR BUENAS DECISIONES

Queremos tomar buenas decisiones que estén basadas en los principios bíblicos. Por ejemplo, puede que el cónyuge no Testigo de un cristiano lo invite a comer con familiares el día de una festividad nacional o de origen pagano. ¿Qué haría usted en esa situación? Si su conciencia le permite ir, podría explicarle a su cónyuge que, si la celebración incluye costumbres paganas, no participará en ellas. También debe preguntarse si su asistencia a esa comida hará tropezar a otros (1 Corintios 8:9; 10:23, 24).

Piense en otra situación. Puede que su jefe le ofrezca un bono o paga extra durante una festividad como la Navidad o una fiesta nacional. ¿Debería rechazarlo? No necesariamente. Su decisión dependerá en parte de cómo lo ve su jefe. ¿Lo considera parte de la festividad? ¿O es solo una manera de demostrarle que agradece su  trabajo? Usted debe pensar en estos y otros factores para decidir si aceptará el bono o no.

También puede ocurrir que alguien le dé un regalo en una época festiva y diga: “Ya sé que no celebras esta fiesta, pero quiero darte esto”. Quizás la persona solo está siendo amable. Ahora bien, ¿hay razones para pensar que tal vez quiera poner a prueba su fe o hacer que usted celebre la fiesta? Después de analizarlo, usted debe decidir si aceptará el regalo o no. Al tomar cualquier decisión, queremos tener la conciencia tranquila y ser leales a Jehová (Hechos 23:1).

Capítulo 13, párrafo 22

 30 NEGOCIOS Y ASUNTOS LEGALES

Cuando los desacuerdos se tratan con rapidez y de forma pacífica, casi nunca se transforman en problemas graves (Mateo 5:23-26). Lo más importante para todos los cristianos debe ser dar gloria a Jehová y mantener la unidad de la congregación (Juan 13:34, 35; 1 Corintios 13:4, 5).

Si unos cristianos tienen un desacuerdo en un asunto de negocios, deberían intentar solucionarlo sin acudir a los tribunales. En 1 Corintios 6:1-8, vemos lo que el apóstol Pablo aconsejó sobre las demandas legales entre cristianos. Llevar a un hermano a los tribunales podría manchar el nombre de Jehová y de la congregación. En Mateo 18:15-17, encontramos tres pasos que debemos dar para atender acusaciones graves como la calumnia o el fraude: 1) los implicados deben intentar solucionar el asunto entre ellos; 2) si eso no funciona, pueden pedir ayuda a uno o dos hermanos maduros de la congregación, y 3) después, si es necesario, pueden pedir al cuerpo de ancianos que trate el asunto. Si la situación llega a este punto, los ancianos usarán los principios bíblicos para ayudar a todos los implicados a llegar a un acuerdo pacífico. Si alguno de los implicados no quiere seguir las normas bíblicas, los ancianos de la congregación tal vez tengan que formar un comité judicial.

Hay situaciones en las que la ley exige ir a los tribunales para resolver los asuntos, como en los casos de divorcio, custodia de los  hijos, pensión alimenticia, indemnizaciones de seguros, declaración de bancarrota o testamentos. Un cristiano no iría en contra del consejo de Pablo si usara medios legales para resolver esos asuntos de la forma más pacífica posible.

De forma similar, un cristiano que denunciara ante las autoridades un delito grave, como violación, abuso de menores, agresión, hurto grave o asesinato, tampoco estaría desobedeciendo el consejo de Pablo.

Capítulo 14, párrafo 14

 31 TRAMPAS DE SATANÁS

Desde el comienzo de la humanidad, Satanás ha intentado engañarnos (Génesis 3:1-6; Apocalipsis 12:9). Sabe que, si logra influir en nuestra manera de pensar, puede llevarnos a hacer lo que está mal (2 Corintios 4:4; Santiago 1:14, 15). Usa la política, la religión, el mundo comercial, el entretenimiento, la educación y muchas otras cosas para promover sus ideas y hacer que parezcan buenas (Juan 14:30; 1 Juan 5:19).

Satanás sabe que le queda poco tiempo para engañar a la gente, así que se está esforzando al máximo por engañar a la mayor cantidad de personas posible. En especial, quiere engañar a los siervos de Jehová (Apocalipsis 12:12). Si no tenemos cuidado, el Diablo podría corromper poco a poco nuestra manera de pensar (1 Corintios 10:12). Por ejemplo, Jehová quiere que el matrimonio sea una unión permanente (Mateo 19:5, 6, 9). Pero muchas personas ven el matrimonio como un acuerdo de poca importancia que puede romperse fácilmente. De hecho, muchas películas y programas de televisión promueven esta idea. Así que no debemos permitir que nos influya el punto de vista del mundo sobre el matrimonio.

Otra trampa que Satanás usa para engañarnos es promover una actitud independiente (2 Timoteo 3:4). Si no tenemos cuidado, podríamos dejar de respetar la autoridad que Jehová ha dado a ciertas personas. Por ejemplo, un cristiano podría empezar a rechazar la guía de los ancianos de congregación (Hebreos 12:5). O una  cristiana podría comenzar a poner en duda el orden de autoridad que Jehová ha establecido en la familia (1 Corintios 11:3).

Debemos estar decididos a no permitir que el Diablo influya en nuestra manera de pensar. Queremos tener la forma de pensar de Jehová y concentrar nuestra mente “en las cosas de arriba” (Colosenses 3:2; 2 Corintios 2:11).

Capítulo 16, párrafo 9

 32 TRATAMIENTOS MÉDICOS

Todos deseamos estar sanos y, cuando nos enfermamos, queremos recibir los mejores cuidados posibles (Isaías 38:21; Marcos 5:25, 26; Lucas 10:34). Los médicos y otras personas ofrecen una gran variedad de técnicas y tratamientos. Al decidir cuáles aceptaremos, debemos tener en cuenta los principios bíblicos. Tenemos presente que la única solución permanente para las enfermedades es el Reino de Dios. No queremos estar tan centrados en nuestra salud que descuidemos nuestra adoración a Jehová (Isaías 33:24; 1 Timoteo 4:16).

Debemos tener cuidado y rechazar cualquier tratamiento que parezca usar el poder de los demonios (Deuteronomio 18:10-12; Isaías 1:13). Así que, antes de aceptar cualquier tratamiento o medicamento, debemos averiguar todo lo que podamos sobre su origen y las ideas que promueve (Proverbios 14:15). No olvidemos que Satanás quiere engañarnos para que caigamos en la trampa del demonismo. Incluso si solo sospechamos que cierto tratamiento está relacionado con los demonios, es mejor evitarlo (1 Pedro 5:8).

Capítulo 16, párrafo 18

^ párr. 98 Algunos médicos opinan que las cuatro partes principales de la sangre son fracciones sanguíneas. Por eso, tal vez sea necesario que usted le explique a su médico su decisión personal de no aceptar transfusiones de sangre completa ni de ninguna de sus cuatro partes principales, es decir, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma.