Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 13

¿Le agradan a Dios todas las fiestas?

¿Le agradan a Dios todas las fiestas?

“Sigan asegurándose de lo que le agrada al Señor” (EFESIOS 5:10).

1. ¿De qué debemos asegurarnos los cristianos, y por qué?

JESÚS dijo: “Los auténticos adoradores del Padre lo adorarán con espíritu y con verdad. Porque el Padre sin duda está buscando a personas así para que lo adoren” (Juan 4:23; 6:44). Todos los cristianos debemos seguir asegurándonos “de lo que le agrada al Señor” (Efesios 5:10). No siempre es fácil hacer esto, pues Satanás intenta engañarnos para que hagamos cosas que a Jehová no le gustan (Apocalipsis 12:9).

2. Explique lo que ocurrió cerca del monte Sinaí.

2 ¿Cómo intenta engañarnos Satanás? Una manera es haciendo que las cosas malas parezcan buenas. Piense en lo que ocurrió con los israelitas cuando estaban acampados cerca del monte Sinaí. Moisés había subido a la montaña, y el pueblo se quedó esperándolo en el campamento. Con el tiempo, se cansaron de esperar y le pidieron a Aarón que les hiciera un dios, y él les hizo un ídolo de oro con forma de becerro o ternero. Entonces los israelitas hicieron una fiesta. Bailaron alrededor del becerro y se inclinaron ante él. Ellos creían que estaban adorando a Jehová. Pero, aunque lo veían como “una fiesta en honor a Jehová”, eso  no la convirtió en algo bueno. Para Jehová, fue un acto de idolatría, y muchos israelitas murieron (Éxodo 32:1-6, 10, 28). Esto nos enseña que no debemos dejarnos engañar. Jehová nos dice: “No toquen nada impuro”. Esto significa que no debemos tener ninguna relación con la religión falsa. Debemos dejar que Jehová nos enseñe lo que está bien y lo que está mal (Isaías 52:11; Ezequiel 44:23; Gálatas 5:9).

3, 4. ¿Por qué es bueno analizar el origen de las fiestas populares?

3 Cuando Jesús estuvo en la Tierra, enseñó a sus apóstoles a ser buenos ejemplos de cómo adorar a Dios de manera limpia. Cuando él murió, los apóstoles siguieron enseñando los principios de Jehová a los nuevos discípulos. Pero, cuando los apóstoles murieron, falsos maestros empezaron a introducir en la congregación ideas equivocadas y costumbres y celebraciones paganas. Hasta cambiaron el nombre de algunas fiestas paganas para que parecieran cristianas (Hechos 20:29, 30; 2 Tesalonicenses 2:7, 10; 2 Juan 6, 7). Muchas siguen siendo populares hoy, y continúan promoviendo creencias falsas y hasta tienen relación con los demonios (Apocalipsis 18:2-4, 23). *

4 Por todo el mundo, las celebraciones y las festividades forman una parte importante de la vida de la gente. Pero, a medida que usted aprenda lo que Jehová piensa, quizás se dé cuenta de que debe cambiar su manera de ver ciertas fiestas. Puede que no le resulte fácil, pero Jehová lo ayudará. Analicemos el origen de  algunas fiestas populares para que entendamos lo que Jehová piensa de ellas.

¿DE DÓNDE VIENE LA NAVIDAD?

5. ¿Cómo sabemos que Jesús no nació el 25 de diciembre?

5 En muchos lugares del mundo, la Navidad se celebra el 25 de diciembre, y la mayoría de la gente cree que Jesús nació ese día. La Biblia no dice en qué día nació Jesús, ni siquiera dice el mes. Pero sí nos dice algo sobre la época del año en que nació. Lucas escribió que, cuando Jesús nació, en Belén “había pastores viviendo al aire libre y vigilando sus rebaños por la noche” (Lucas 2:8-11). En Belén, en diciembre hace frío, llueve y hasta puede nevar, así que es muy poco probable que los pastores pasaran la noche en el campo con sus ovejas. De modo que Jesús no pudo nacer en diciembre, sino que tuvo que ser en un mes más cálido. Tanto la Biblia como las pruebas históricas apuntan a que Jesús nació entre septiembre y octubre.

6, 7. a) ¿De dónde vienen muchas costumbres navideñas? b) ¿Por qué somos generosos los cristianos?

6 Entonces, ¿de dónde viene la Navidad? Viene de fiestas paganas, como las saturnales romanas, una celebración dedicada a Saturno, el dios de la agricultura. La enciclopedia Gran Referencia Anaya explica que esta fiesta se celebraba a mediados de diciembre y que en ella se utilizaban “velas y antorchas, a lo que se sumaban banquetes y bebidas, y entrega de regalos”. Y añade que todas estas costumbres “acabaron siendo asimiladas por las celebraciones de Navidad”. Además, el 25 de diciembre también se celebraba el cumpleaños de Mitra, el dios persa del Sol.

 7 Ahora bien, la mayoría de las personas que celebran la Navidad no piensan en su origen pagano. Solo ven la Navidad como una ocasión para estar con la familia, comer bien y dar regalos. Por supuesto, los siervos de Jehová amamos a nuestros familiares y amigos, y él quiere que seamos generosos. Como dice 2 Corintios 9:7, “Dios ama al que da con alegría”. Pero Jehová no quiere que seamos generosos solo en ocasiones especiales. A los siervos de Dios nos gusta estar con nuestros amigos y familiares y hacer regalos en cualquier  momento del año, sin esperar nada a cambio. Somos generosos porque amamos a los demás (Lucas 14:12-14).

Conocer el origen de las celebraciones nos ayuda a decidir en cuáles no participaremos.

8. ¿Le llevaron los astrólogos regalos a Jesús cuando era un recién nacido? Explique.

8 Para apoyar la idea de dar regalos en Navidad, muchas personas dicen que tres reyes magos le llevaron regalos a Jesús al establo cuando era un bebé recién nacido. Es cierto que unos hombres fueron a ver a Jesús y le dieron regalos. En tiempos bíblicos, era común llevarles regalos a las personas importantes (1 Reyes 10:1, 2, 10, 13). Pero ¿sabía usted que la Biblia aclara que eran astrólogos, y por tanto no adoraban a Dios? Además, no fueron a ver a Jesús al establo cuando era un recién nacido, sino más tarde, cuando ya vivía en una casa. A los astrólogos debió tomarles algunos meses viajar desde Oriente. Cuando llegaron a su destino, Jesús ya no era un bebé recién nacido, sino un “niño” (Mateo 2:1, 2, 11).

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LOS CUMPLEAÑOS?

9. ¿Qué celebraciones de cumpleaños menciona la Biblia?

9 El día que nace un bebé es un día muy alegre (Salmo 127:3). Pero esto no significa que debamos celebrar los cumpleaños. Piense en lo siguiente. La Biblia solo menciona dos celebraciones de cumpleaños: la de un faraón de Egipto y la del rey Herodes Antipas (lea Génesis 40:20-22; Marcos 6:21-29). Ninguno de estos dos gobernantes adoraba a Jehová. De hecho, la Biblia no menciona a ningún siervo de Dios que celebrara un cumpleaños.

10. ¿Qué pensaban los primeros cristianos de los cumpleaños?

10 Según una obra que explica el origen de ciertas  costumbres, los primeros cristianos consideraban los cumpleaños “reliquias de las prácticas paganas” (Las cosas nuestras de cada día). Esas prácticas se basaban en creencias falsas. Por ejemplo, en la antigua Grecia se creía que todas las personas tenían la protección de un espíritu que estaba presente en su nacimiento. También se creía que ese espíritu estaba relacionado con un dios que había nacido el mismo día que la persona y que se tenía que celebrar el cumpleaños para estar protegido toda la vida. Además, los cumpleaños están relacionados con la astrología y el horóscopo.

11. ¿Cuándo quiere Jehová que seamos generosos?

11 Muchas personas piensan que su cumpleaños es un día especial en el que los demás deben mostrarles cariño y amor. Pero podemos mostrar que amamos a nuestros familiares y amigos durante todo el año, no solo un día específico. Jehová quiere que seamos amables y generosos siempre (lea Hechos 20:35). Le agradecemos el valioso regalo de la vida todos los días, no solo en nuestro cumpleaños (Salmo 8:3, 4; 36:9).

Los cristianos verdaderos somos generosos porque amamos a los demás.

12. ¿En qué sentido puede ser mejor el día de la muerte que el día del nacimiento?

12 Eclesiastés 7:1 dice: “Una buena reputación es mejor que el buen aceite, y el día de la muerte es mejor que el día del nacimiento”. ¿En qué sentido puede ser mejor el día de la muerte que el día del nacimiento? Cuando nacemos, todavía no hemos hecho nada con nuestra vida, ni bueno ni malo. Pero, al usar la vida para servir a Jehová y ayudar a los demás, nos ganamos una buena reputación, y Jehová nos recordará por ello incluso después de nuestra muerte (Job 14:14, 15). Los siervos de Jehová no celebramos  ni nuestro cumpleaños ni el de Jesús. De hecho, lo único que Jesús nos mandó celebrar y recordar es su muerte (Lucas 22:17-20; Hebreos 1:3, 4).

LAS COSTUMBRES DEL DOMINGO DE PASCUA

13, 14. ¿Con qué están relacionadas algunas costumbres del Domingo de Pascua?

13 Muchas personas creen que con las celebraciones  de la Pascua están celebrando la resurrección de Jesús. Pero la verdad es que muchas de esas costumbres están relacionadas con rituales paganos de fertilidad. Pensemos, por ejemplo, en los conejos y los huevos de Pascua. Según se indica en la Enciclopedia Católica, “el conejo es un símbolo pagano y siempre ha sido un emblema de fertilidad”. Otro libro comenta: “Desde tiempos muy remotos, en muchas culturas el huevo simbolizaba nacimiento y resurrección” (Las cosas nuestras de cada día). Está claro que estas celebraciones no tienen nada que ver con la resurrección de Jesús.

14 ¿Le gusta a Jehová que se mezclen costumbres paganas con la resurrección de su Hijo? Claro que no (2 Corintios 6:17, 18). De hecho, Jehová nunca mandó que celebráramos la resurrección de Jesús.

LA CELEBRACIÓN DEL AÑO NUEVO Y EL HALLOWEEN

15. ¿De dónde vienen la celebración del Año Nuevo y el Halloween?

15 Aunque la celebración del Año Nuevo varía de un país a otro, en muchos lugares es común que se hagan grandes fiestas llenas de alcohol e inmoralidad. ¿Y cuál es su origen? Cierta enciclopedia explica: “El emperador romano Julio César fijó el 1 de enero como día de Año Nuevo en el año 46 antes de Cristo. Los romanos dedicaron el día a Jano, dios de las puertas y de los inicios. El mes de enero [en latín, Januarius] recibió su nombre de Jano, el cual tenía dos caras: una mirando adelante y otra hacia atrás” (The World Book Encyclopedia). Por lo tanto, los festejos de Año Nuevo se basan en tradiciones paganas. ¿Y qué es el Halloween? El nombre de esta fiesta es una expresión inglesa que  significa “noche anterior al Día de Todos los Santos”. Esta fiesta está relacionada con brujas, duendes y fantasmas. No es una celebración nueva. Los antiguos celtas de Gran Bretaña y de Irlanda celebraban la fiesta del Samhain la noche de luna llena más cercana al 1 de noviembre. Creían que los espíritus de los muertos regresaban a la Tierra durante la fiesta. La gente les dejaba fuera comida y bebida a los espíritus para que no les hicieran daño. Hoy día, cuando los niños se disfrazan y van de casa en casa amenazando con hacer travesuras si no les dan dulces, no saben que están imitando esa antigua costumbre relacionada con los demonios.

BODAS QUE LE AGRADAN A DIOS

16, 17. ¿En qué deben pensar los que estén planeando su boda?

16 Las bodas son ocasiones alegres y se celebran de diferentes maneras por todo el mundo. La gente no suele preguntarse de dónde vienen las costumbres de las bodas, así que quizás no sepan que algunas vienen de creencias paganas. Pero los novios cristianos que estén planeando casarse deben asegurarse de que su boda le agrade a Jehová. Si conocen el origen de las costumbres de las bodas, podrán tomar buenas decisiones (Marcos 10:6-9).

17 Ciertas costumbres se siguen para darles buena suerte a los recién casados (Isaías 65:11). Por ejemplo, en algunos lugares, a los novios les arrojan granos de arroz o cosas parecidas, pues se cree que así tendrán hijos, serán felices, disfrutarán de una vida larga y estarán protegidos contra el mal. Pero los cristianos evitan cualquier costumbre relacionada con la religión falsa o las supersticiones (lea 2 Corintios 6:14-18).

18. ¿Qué otros principios bíblicos deben tenerse en cuenta al planear una boda?

 18 Los novios cristianos quieren que su boda sea una ocasión digna y feliz en la que disfruten todos los asistentes. Los invitados no deben hacer discursos que sean desagradables, contengan comentarios sexuales o no muestren respeto a los novios o a otras personas (Proverbios 26:18, 19; Lucas 6:31; 10:27). Además, una boda cristiana no debe usarse para presumir de las cosas que se tienen (1 Juan 2:16). Si usted está planeando su boda, asegúrese de que sea una ocasión que pueda recordar con cariño. (Vea la nota 28, “Bodas”).

EL ORIGEN DEL BRINDIS

19, 20. ¿Cuál es el origen del brindis?

19 Una costumbre muy común en las bodas y otras ocasiones es brindar. En el brindis, una persona suele expresar buenos deseos mientras los demás levantan y chocan sus copas. Pero ¿deben brindar los cristianos?

20 Una obra de consulta explica que el brindis probablemente viene de una antigua costumbre pagana en la que “se ofrecía un líquido sagrado a los dioses”. Esto se hacía “a cambio de un deseo, elevando una súplica que se resume en las palabras ‘¡Que sea por muchos años!’ o ‘¡A tu salud!’” (International Handbook on Alcohol and Culture [Manual internacional sobre alcohol y cultura]). En la antigüedad, la gente tenía la costumbre de levantar el vaso para pedir la bendición de sus dioses. Pero Jehová no bendice a alguien solo porque haga un brindis (Juan 14:6; 16:23).

 “USTEDES QUE AMAN A JEHOVÁ, ODIEN LO QUE ES MALO”

21. ¿Qué otras celebraciones debemos evitar?

21 Antes de decidir si participará o no en una celebración, piense en la actitud y el comportamiento que promueve. Por ejemplo, en algunos carnavales y otras celebraciones, la gente baila de manera erótica, bebe sin control y hace cosas inmorales. Puede que esas celebraciones también promuevan estilos de vida homosexuales o el nacionalismo. Si participamos en ellas, ¿de verdad odiamos lo que Jehová odia? (Salmo 1:1, 2; 97:10; 119:37).

22. ¿Qué puede ayudarnos a decidir si participaremos en una celebración?

22 Los cristianos tenemos que ser muy cuidadosos y evitar todas las celebraciones que deshonran a Dios. El apóstol Pablo escribió: “Ya sea que estén comiendo, bebiendo o haciendo cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31; vea la nota 29, “Tomar buenas decisiones”). Por supuesto, no todas las celebraciones tienen que ver con la inmoralidad, la religión falsa o el nacionalismo. Si una celebración no va en contra de los principios bíblicos, cada cristiano debe decidir si participará en ella o no. También es importante que pensemos en cómo afectará nuestra decisión a los demás.

HONRE A JEHOVÁ CON LO QUE DICE Y HACE

23, 24. ¿Cómo podemos explicarles a nuestros familiares por qué no celebramos ciertas fiestas?

23 Puede que usted ya no participe en celebraciones  que deshonran a Jehová. Por eso, algunos de sus familiares que no son Testigos tal vez piensen que usted ya no los ama o no quiere estar con ellos. Quizás crean que las fiestas son la única ocasión en que toda la familia se reúne. Pero hay muchas maneras de demostrarles que usted los ama y que le importan. Por ejemplo, podría invitarlos a pasar tiempo con usted en otros momentos (Proverbios 11:25; Eclesiastés 3:12, 13).

24 Si sus familiares quieren saber por qué usted ya no celebra ciertas fiestas, encontrará información útil en nuestras publicaciones y en el sitio jw.org. No les dé la impresión de que trata de ganar la discusión o que quiere obligarlos a pensar como usted. Ayúdelos a ver que usted ha tomado una decisión personal teniendo en cuenta muchos factores. Mantenga la calma y esfuércese por que “sus palabras sean siempre agradables, sazonadas con sal” (Colosenses 4:6).

25, 26. ¿Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos a amar las normas de Jehová?

25 Es importante que entendamos muy bien por qué no participamos en ciertas celebraciones (Hebreos 5:14). Lo que queremos es agradar a Jehová. Si tenemos hijos, debemos dedicar tiempo a ayudarlos a entender y amar los principios bíblicos. Cuando Jehová llegue a ser real para ellos, también querrán agradarle (Isaías 48:17, 18; 1 Pedro 3:15).

26 A Jehová le alegra ver que nos esforzamos al máximo por adorarlo de manera limpia y de acuerdo con la verdad (Juan 4:23). Pero muchas personas creen que en este mundo no se puede ser honesto. ¿Es cierto eso? Lo veremos en el siguiente capítulo.

^ párr. 3 Si desea información sobre una celebración en concreto, consulte el Índice de las publicaciones Watch Tower, la Guía de estudio para los testigos de Jehová o jw.org®.