Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 16

Opóngase al Diablo

Opóngase al Diablo

“Opónganse al Diablo y él huirá de ustedes” (SANTIAGO 4:7).

1, 2. ¿Qué tenemos que conocer de Satanás y los demonios?

LA VIDA en el nuevo mundo que Jehová nos promete será maravillosa. Al fin tendremos la vida que Dios siempre ha querido para nosotros. Pero ahora vivimos en un mundo controlado por Satanás y sus demonios (2 Corintios 4:4). Aunque no podemos verlos, existen y son muy poderosos.

2 En este capítulo, veremos cómo podemos mantenernos cerca de Jehová y protegernos de Satanás. Jehová promete ayudarnos, pero tenemos que conocer los métodos que Satanás y los demonios usan para engañarnos y atacarnos.

“COMO UN LEÓN RUGIENTE”

3. ¿Qué quiere hacernos el Diablo?

3 Satanás asegura que los humanos adoramos a Jehová por razones egoístas y que dejaremos de servirle si las cosas se ponen demasiado difíciles (lea Job 2:4, 5). Cuando alguien demuestra que quiere conocer a Jehová, Satanás y sus demonios se dan cuenta y tratan de impedirlo. Se enfurecen cuando una persona se dedica a Jehová y se bautiza. La Biblia dice que el Diablo anda “como un león rugiente tratando de  devorar a alguien” (1 Pedro 5:8). Satanás quiere hacer que perdamos nuestra amistad con Jehová (Salmo 7:1, 2; 2 Timoteo 3:12).

Satanás se enfurece cuando nos dedicamos a Jehová.

4, 5. a) ¿Qué no puede hacer Satanás? b) ¿Cómo podemos oponernos al Diablo?

4 Pero no hay que tenerles miedo a Satanás y sus demonios, pues Jehová ha puesto límites a lo que pueden hacernos. Jehová promete que “una gran muchedumbre” de verdaderos cristianos sobrevivirán a “la gran tribulación” (Apocalipsis 7:9, 14). El Diablo  no puede impedir que sobrevivan, pues Jehová protege a su pueblo.

5 Si nos mantenemos cerca de Jehová, Satanás no podrá romper nuestra amistad con Dios. La Biblia nos asegura: “Jehová estará con ustedes mientras ustedes sigan estando con él” (2 Crónicas 15:2; lea 1 Corintios 10:13). Muchos hombres y mujeres fieles del pasado, como Abel, Enoc, Noé, Sara y Moisés, se opusieron al Diablo manteniéndose cerca de Jehová (Hebreos 11:4-40). Nosotros podemos hacer lo mismo. La Palabra de Dios promete: “Opónganse al Diablo y él huirá de ustedes” (Santiago 4:7).

TENEMOS UNA LUCHA

6. ¿Qué intenta conseguir Satanás, y cómo lo hace?

6 Satanás sabe que Jehová ha puesto límites a lo que puede hacernos. Aun así, hará todo lo posible para debilitar nuestra amistad con Dios. El Diablo nos ataca de diferentes maneras, y lleva miles de años usando los mismos métodos. ¿Cuáles son algunos de estos?

7. ¿Por qué ataca Satanás a los siervos de Jehová?

7 El apóstol Juan escribió: “El mundo entero está bajo el poder del Maligno” (1 Juan 5:19). Satanás controla este mundo malo y también desea controlar a los siervos de Jehová (Miqueas 4:1; Juan 15:19; Apocalipsis 12:12, 17). Sabe que le queda poco tiempo, así que nos somete a mucha presión para que seamos desleales a Dios. A veces sus ataques son directos, pero otras veces son más disimulados.

8. ¿Qué debemos comprender todos los cristianos?

8 La Biblia dice que tenemos “una lucha [...] contra las fuerzas espirituales malvadas que están en los  lugares celestiales” (Efesios 6:12). Debemos comprender que, desde el momento en que nos dedicamos a Jehová, todos los cristianos tenemos una lucha personal contra el Diablo y los demonios. Por eso, en su carta a los efesios, el apóstol Pablo dijo tres veces que los cristianos debían mantenerse firmes (Efesios 6:11, 13, 14).

9. ¿Qué intentan hacernos Satanás y los demonios?

9 Satanás y los demonios intentan engañarnos de varias maneras. Si hemos resistido uno de sus ataques, no podemos confiarnos y pensar que podremos resistir cualquier otro. El Diablo se fija en nuestras debilidades para escoger la trampa que mejor le funcione. Pero la Biblia nos advierte de sus trampas para que no caigamos en ellas (2 Corintios 2:11; vea la nota 31, “Trampas de Satanás”). Una de estas trampas es el demonismo.

MANTÉNGASE ALEJADO DE LOS DEMONIOS

10. a) ¿Qué es el demonismo? b) ¿Qué piensa Jehová del demonismo?

10 El demonismo es cualquier práctica sobrenatural que pone a una persona en contacto con los demonios. Incluye cosas como la adivinación, la brujería, los hechizos y tratar de hablar con los muertos. La Biblia nos dice que Jehová detesta el demonismo y que no podemos adorarlo a él y al mismo tiempo tener contacto con los demonios (Deuteronomio 18:10-12; Apocalipsis 21:8). Los cristianos debemos evitar por completo todo tipo de demonismo (Romanos 12:9).

11. ¿Qué podría ocurrirnos si sintiéramos curiosidad por lo sobrenatural?

11 Satanás sabe que, si sentimos curiosidad por lo  sobrenatural, se le hará fácil atraernos al demonismo. Cualquier forma de demonismo nos haría perder nuestra amistad con Jehová.

SATANÁS INTENTA ENGAÑARNOS

12. ¿Qué quiere Satanás que la gente piense?

12 Satanás trata de confundir a la gente. Poco a poco, les hace tener dudas para que lleguen a pensar “que lo bueno es malo y que lo malo es bueno” (Isaías 5:20). El Diablo quiere que pensemos que los consejos de la Biblia no son útiles y que seremos más felices si no obedecemos las normas de Dios.

13. Dé ejemplos de cómo Satanás ha intentado sembrar dudas.

13 Uno de los métodos que mejor le funcionan a Satanás es intentar sembrar dudas. Y lo ha usado desde el principio de la humanidad. Por ejemplo, en el jardín de Edén, le preguntó a Eva: “¿De veras les dijo Dios que no pueden comer de todos los árboles del jardín?” (Génesis 3:1). Más tarde, en los días de Job, Satanás le preguntó a Jehová delante de los ángeles: “¿Acaso Job ha temido a Dios a cambio de nada?” (Job 1:9). Después de que Jesús se bautizó, Satanás lo desafió diciéndole: “Si eres hijo de Dios, diles a estas piedras que se conviertan en panes” (Mateo 4:3).

14. ¿Qué hace Satanás para que la gente crea que el demonismo no es peligroso?

14 Hoy día, el Diablo sigue sembrando dudas. Para que la gente crea que el demonismo no es tan malo, hace que algunas de sus formas parezcan inofensivas. Incluso algunos cristianos no han visto sus peligros (2 Corintios 11:3). Por eso, ¿qué podemos hacer para protegernos de esta trampa? ¿Cómo podemos  asegurarnos de que Satanás no nos engañe? Veamos dos cosas que Satanás podría usar para engañarnos: el entretenimiento y los tratamientos médicos.

SATANÁS USA NUESTROS DESEOS NATURALES PARA ENTRAMPARNOS

15. ¿Qué clase de entretenimiento podría ponernos en contacto con los demonios?

15 Todos deseamos disfrutar de entretenimiento. Pero muchos videos, películas, programas de televisión, videojuegos y páginas de Internet tienen relación con los demonios, la magia y lo sobrenatural. Muchas personas creen que estas diversiones son inofensivas y no se dan cuenta de que están dejando que los demonios entren en su vida. Alguien también podría relacionarse con los demonios a través de cosas como el horóscopo, las cartas del tarot, la lectura de la mano y la bola de cristal. El Diablo esconde el peligro de estas cosas haciendo que parezcan misteriosas, emocionantes y divertidas. Alguien podría incluso pensar que no es peligroso entretenerse viendo algo demoniaco o sobrenatural mientras no practique estas cosas. ¿Por qué es peligroso pensar así? (1 Corintios 10:12).

16. ¿Por qué debemos rechazar el entretenimiento relacionado con lo sobrenatural?

16 Satanás y los demonios no pueden leernos los pensamientos. Pero sí pueden averiguar lo que pensamos y deseamos observando lo que escogemos para nosotros y para nuestra familia, incluido el entretenimiento. Si escogemos películas, música o libros sobre médiums espiritistas, hechizos, posesiones de demonios,  brujas, vampiros o cosas parecidas, Satanás y los demonios verán que sentimos curiosidad por ellos. Incluso podrían tratar de que practicáramos el demonismo (lea Gálatas 6:7).

17. ¿Cómo puede Satanás aprovecharse de nuestro deseo de tener buena salud?

17 Por otro lado, Satanás también puede aprovecharse de nuestro deseo de tener buena salud. Hay muchas personas enfermas, y algunas prueban diferentes tratamientos sin obtener buenos resultados (Marcos 5:25, 26). Incluso podrían sentirse tan desesperadas que estuvieran dispuestas a probar cualquier cosa. Pero los  cristianos debemos tener cuidado y no aceptar ningún tratamiento que use “poderes mágicos” (Isaías 1:13).

Confíe en Jehová cuando esté enfermo.

18. ¿Qué tratamientos médicos deben rechazar los cristianos?

18 En el antiguo Israel, algunas personas usaban “poderes mágicos”, y Jehová les dijo: “Cuando ustedes extienden las manos, escondo de ustedes mis ojos. Por muchas oraciones que hagan, yo no los escucho” (Isaías 1:15). Como vemos, Jehová ni siquiera escuchaba sus oraciones. No queremos hacer nada que dañe nuestra amistad con Jehová y que impida que nos ayude, especialmente cuando estamos enfermos (Salmo 41:3). Por eso debemos averiguar si el tratamiento que estamos pensando usar tiene alguna relación con el demonismo o con lo sobrenatural (Mateo 6:13). Si creemos que pudiera estar relacionado con estas cosas, debemos rechazarlo. (Vea la nota 32, “Tratamientos médicos”).

HISTORIAS DE DEMONIOS

19. ¿Por qué mucha gente le tiene miedo al Diablo?

19 Algunas personas creen que Satanás y los demonios no existen, pero otras saben por experiencia propia que son reales. Muchos viven con miedo a los espíritus malignos y son esclavos de las supersticiones. Hay quienes hacen que los demás tengan miedo a los demonios contando historias de cosas horribles que estos les han hecho a algunas personas. A muchos les fascinan estas historias y les encanta contarlas. Esto hace que la gente le tenga miedo al Diablo.

20. ¿Cómo podríamos esparcir las mentiras de Satanás?

20 Piense en lo siguiente: Satanás quiere que la gente  le tenga miedo (2 Tesalonicenses 2:9, 10). Como es un mentiroso, sabe cómo influir en la mente de las personas que sienten curiosidad por el demonismo para hacerles creer cosas que tal vez no son ciertas. Puede que estas personas cuenten historias de cosas que creen haber visto y oído. Mientras más se cuentan estas historias, más exageradas se vuelven. No queremos ayudar a Satanás repitiendo esas historias que asustan a la gente (Juan 8:44; 2 Timoteo 2:16).

21. ¿De qué podemos hablar en vez de contar historias de demonios?

21 Si un siervo de Jehová tuvo una experiencia con los demonios, no debería contar lo que le pasó para entretener a los demás. Los cristianos no debemos tener miedo de nada de lo que Satanás y sus demonios puedan hacer. En vez de eso, pensemos en Jesús y hablemos de él y del poder que Jehová le ha dado (Hebreos 12:2). Jesús no entretenía a sus discípulos con historias de demonios. Se centró en el mensaje del Reino y en “las cosas magníficas de Dios” (Hechos 2:11; Lucas 8:1; Romanos 1:11, 12).

22. ¿Qué está decidido a hacer usted?

22 No olvidemos que Satanás quiere dañar nuestra amistad con Jehová y hará todo lo posible para lograrlo. Pero conocemos sus métodos y estamos decididos a rechazar cualquier forma de demonismo. No le daremos “ninguna oportunidad al Diablo” para debilitar esa decisión (lea Efesios 4:27). Si nos oponemos a Satanás, estaremos a salvo de sus trampas y nos sentiremos seguros, pues Jehová nos protegerá (Efesios 6:11).