Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 1

El amor de Dios es eterno

El amor de Dios es eterno

“El amor a Dios consiste en esto: en que obedezcamos sus mandamientos; y sus mandamientos no son una carga” (1 JUAN 5:3).

1, 2. ¿Por qué ama usted a Jehová Dios?

¿AMA usted a Dios? Puede que lo ame tanto que le haya dedicado su vida. Tal vez sienta que él es su mejor amigo. Pero Jehová ya lo amaba a usted antes de que usted lo amara a él. La Biblia dice que “nosotros amamos porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19).

2 Piense en todo lo que Jehová ha hecho para demostrarnos que nos ama. Nos ha dado un hermoso hogar —la Tierra— y todo lo que necesitamos para disfrutar de la vida (Mateo 5:43-48; Apocalipsis 4:11). Desea que seamos sus amigos y nos ha dado lo necesario para conocerlo. Cuando leemos la Biblia, escuchamos a Jehová. Y él nos escucha a nosotros cuando le oramos (Salmo 65:2). También nos guía y nos da fuerzas con su poderoso espíritu santo (Lucas 11:13). Incluso envió a su amado Hijo a la Tierra para liberarnos del pecado y la muerte (lea Juan 3:16; Romanos 5:8).

3. ¿Cómo podemos mantener una buena amistad con Jehová?

3 Piense en uno de sus mejores amigos, alguien  que ha estado a su lado en los momentos buenos y en los malos. Si queremos mantener una amistad así, tenemos que esforzarnos. Lo mismo sucede con nuestra amistad con Jehová, el mejor amigo que podemos tener. De hecho, nuestra amistad con él puede ser eterna. Para eso hay que “mantenerse en el amor de Dios” (Judas 21). ¿Qué debemos hacer para no perder el amor de Dios y demostrarle nuestro amor? La Biblia responde: “El amor a Dios consiste en esto: en que obedezcamos sus mandamientos; y sus mandamientos no son una carga” (1 Juan 5:3).

“EL AMOR A DIOS CONSISTE EN ESTO”

4, 5. ¿Por qué empezó usted a amar a Jehová?

4 Analicemos lo que dijo el apóstol Juan cuando habló del amor a Dios. ¿Se acuerda usted del momento en que empezó a amar a Jehová?

Al dedicarle su vida a Jehová y bautizarse, usted le demuestra que lo ama y que desea obedecerlo para siempre.

5 Recuerde lo que sintió al saber que Jehová quiere que usted viva para siempre en el nuevo mundo. Aprendió todo lo que Dios ha hecho para que eso sea posible y comprendió que él nos hizo un regalo muy valioso al enviar a su Hijo a la Tierra (Mateo 20:28; Juan 8:29; Romanos 5:12, 18). Lo conmovió descubrir lo mucho que Jehová lo ama, y entonces empezó a amarlo (lea 1 Juan 4:9, 10).

6. a) ¿Cómo le demostramos a alguien que lo amamos? b) ¿Qué ha hecho usted debido a su amor a Jehová?

6 Pero el amor a Dios que sintió en ese momento fue solo el primer paso. Por ejemplo, cuando amamos a alguien, no solo le decimos “Te quiero”. También nos gusta hacer las cosas que hacen feliz a esa  persona. Del mismo modo, cuando usted empezó a amar a Jehová, decidió vivir de la manera que a él le agrada. Y, cuando ese amor creció, es probable que se dedicara a él y se bautizara. Al dedicarse, le prometió a Jehová que le serviría para siempre (lea Romanos 14:7, 8). ¿Qué lo ayudará a cumplir esa promesa?

“OBEDEZCAMOS SUS MANDAMIENTOS”

7. a) Si amamos a Jehová, ¿qué haremos? b) ¿Cuáles son algunos mandamientos de Jehová?

7 Para demostrarle a Jehová que lo amamos, es necesario que “obedezcamos sus mandamientos”. En la Biblia, Jehová nos dice cómo quiere que vivamos. Por ejemplo, nos dice que no debemos emborracharnos, ni robar, ni mentir, ni tener relaciones sexuales con alguien con quien no estemos casados, ni adorar nada ni a nadie salvo a él (1 Corintios 5:11; 6:18; 10:14; Efesios 4:28; Colosenses 3:9).

8, 9. Cuando no hay una ley específica en la Biblia, ¿cómo podemos saber lo que Jehová quiere que hagamos? Ponga un ejemplo.

8 Pero para agradar a Jehová no basta con obedecer sus mandamientos. No nos ha dado una larga lista de leyes para cada situación en la vida. Así que en ocasiones no habrá una ley específica en la Biblia que nos diga lo que debemos hacer. Entonces, ¿cómo podemos tomar buenas decisiones? (Efesios 5:17). La Biblia contiene principios, que son verdades básicas que nos enseñan cómo ve Jehová los asuntos. Al leer la Biblia, descubrimos la personalidad de Jehová. Aprendemos lo que le gusta, lo que odia y muchas otras cosas sobre su manera de pensar  (lea Salmo 97:10; Proverbios 6:16-19). (Vea la nota 1, “Principios”).

9 Por ejemplo, ¿cómo decidimos lo que veremos en la televisión o en Internet? Jehová no nos dice de manera específica lo que debemos hacer. Pero nos da principios que nos ayudarán a tomar buenas decisiones. Gran parte del entretenimiento está lleno de violencia y sexo. En la Biblia, Jehová nos dice que “odia a todo el que ama la violencia” y que “juzgará a los que son sexualmente inmorales” (Salmo 11:5; Hebreos 13:4). ¿Cómo nos ayudan estos principios a tomar buenas decisiones? Cuando aprendemos lo que Jehová odia o lo que es inmoral desde su punto de vista, lo evitamos.

10, 11. ¿Por qué obedecemos a Jehová?

10 ¿Por qué obedecemos a Jehová? No lo hacemos solo para evitar el castigo o las consecuencias de las malas decisiones (Gálatas 6:7). Más bien, obedecemos a Jehová porque lo amamos. Tal como un niño quiere hacer feliz a su padre, nosotros queremos hacer feliz a nuestro Padre celestial. No hay nada mejor que saber que tenemos su aprobación (Salmo 5:12; Proverbios 12:2). (Vea la nota 2, “Obediencia”).

11 Obedecemos a Jehová no solo cuando es fácil o cuando no tenemos otra opción. Y no escogemos qué leyes y normas obedeceremos y cuáles no (Deuteronomio 12:32). Más bien, obedecemos a Jehová en todas las cosas, como el escritor del salmo que dijo: “Les tengo cariño a tus mandamientos,  los amo de verdad” (Salmo 119:47; Romanos 6:17). Queremos ser como Noé, que demostró que amaba a Jehová haciendo todo lo que le mandó. La Biblia dice que Noé “lo hizo tal como él había dicho” (Génesis 6:22). ¿Le gustaría que Jehová también dijera eso de usted?

12. ¿Cómo podemos hacer feliz a Jehová?

12 ¿Cómo se siente Jehová cuando lo obedecemos? Se alegra mucho (Proverbios 11:20; 27:11). ¿Verdad que es algo impresionante? Hacemos feliz al Creador del universo cuando lo obedecemos. Pero él nunca nos obliga a hacerlo. Al contrario, nos ha dado libertad para elegir entre hacer lo que está bien y lo que está mal. Jehová quiere que el amor que sentimos por él nos impulse a tomar buenas decisiones para que nos vaya bien en la vida (Deuteronomio 30:15, 16, 19, 20). (Vea la nota 3, “Libertad para elegir”).

“SUS MANDAMIENTOS NO SON UNA CARGA”

13, 14. ¿Por qué podemos estar seguros de que los mandamientos de Jehová no son demasiado difíciles de obedecer? Ponga un ejemplo.

13 ¿Deberíamos pensar que los mandamientos de Jehová son demasiado difíciles de obedecer o que nos quitan libertad? La Biblia dice con claridad: “Sus mandamientos no son una carga” (1 Juan 5:3). La palabra griega que aquí se traduce “carga” significa “pesado”. En otros textos bíblicos, esta palabra se usa para referirse a normas poco razonables o a personas que intentan controlar o hacer daño a los  demás (Mateo 23:4; Hechos 20:29, 30). Al indicar que los mandamientos de Jehová no son pesados, la Biblia aclara que no son demasiado difíciles de obedecer. Todo lo que Jehová nos pide es muy razonable.

14 Por ejemplo, imagínese que está ayudando a un amigo a cambiarse de casa. Él ha guardado todas sus cosas en cajas. Algunas de ellas pesan poco y son fáciles de llevar, mientras que otras son tan pesadas que se tienen que llevar entre dos personas. ¿Verdad que su amigo no le pediría que llevara una caja muy pesada usted solo? Claro que no. ¿Por qué razón? Porque no quiere que usted se haga daño. Jehová es como ese buen amigo. Nunca nos pediría algo que fuera demasiado difícil (Deuteronomio 30:11-14). Jehová comprende quiénes somos, pues “sabe bien cómo estamos formados, se acuerda de que somos polvo” (Salmo 103:14).

15. ¿Por qué estamos seguros de que los mandamientos de Jehová son para nuestro bien?

15 Moisés le dijo a la nación de Israel que los mandamientos de Jehová siempre eran para su bien y que obedecerlos los ayudaría a seguir vivos (Deuteronomio 5:28-33; 6:24). Lo mismo pasa hoy. Todo lo que Jehová nos pide es para nuestro bien (lea Isaías 48:17). Nuestro Padre, Jehová, siempre sabe lo que es mejor para nosotros (Romanos 11:33). La Biblia nos dice que “Dios es amor” (1 Juan 4:8). Esto significa que todo lo que Jehová dice y hace es por amor.

16. ¿Qué nos ayuda a obedecer a Dios aunque somos imperfectos y vivimos en un mundo malvado?

 16 No siempre nos resulta fácil obedecer a Dios. El mundo malvado que nos rodea está gobernado por el Diablo. Él intenta influir en la gente para que haga cosas malas (1 Juan 5:19). Como somos imperfectos, también tenemos que luchar contra pensamientos y sentimientos que podrían llevarnos a desobedecer a Dios (Romanos 7:21-25). Pero nuestro amor por Jehová nos da las fuerzas para hacer lo que está bien. Dios ve los esfuerzos que hacemos por obedecerlo y nos ayuda con su poderoso espíritu santo (1 Samuel 15:22, 23; Hechos 5:32). Gracias a su espíritu, podemos desarrollar cualidades que nos ayudan a obedecerlo (Gálatas 5:22, 23).

17, 18. a) ¿Qué aprenderemos en este libro? b) ¿Qué veremos en el siguiente capítulo?

17 En este libro, aprenderemos a vivir como Dios desea. Veremos cómo podemos poner en práctica en nuestra vida sus principios y normas morales. Recuerde que Jehová nunca nos obliga a obedecerlo. Pero, si escogemos ser obedientes, disfrutaremos de una vida más feliz y tendremos una maravillosa esperanza para el futuro. Y, lo que es más importante, le demostraremos lo mucho que lo amamos. (Vea la nota 4, “Normas morales”).

18 Para ayudarnos a saber lo que está bien y lo que está mal, Jehová nos ha dado la conciencia. Si la educamos bien, esta nos ayudará a obedecer a Dios. En el siguiente capítulo veremos qué es la conciencia y cómo podemos educarla.