Las Buenas Noticias según Lucas 11:1-54

11  Una vez, él estaba orando en cierto lugar y, cuando terminó, uno de sus discípulos le pidió: “Señor, enséñanos a orar, así como Juan les enseñó a sus discípulos”.  Entonces, él les dijo: “Cuando oren, digan: ‘Padre, que tu nombre sea santificado.*+ Que venga tu Reino.+  Danos nuestro pan cada día según nuestras necesidades diarias.+  Perdónanos nuestros pecados,+ porque nosotros mismos también perdonamos a todo el que está en deuda con nosotros.+ Y no nos dejes caer* en la tentación’”.+  Entonces les dijo: “Supongamos que uno de ustedes tiene un amigo y va a verlo a medianoche y le dice: ‘Amigo, préstame tres panes,  porque acaba de llegar a mi casa un amigo mío que está de viaje y no tengo nada que ofrecerle’.  Y el otro le responde desde adentro: ‘No me molestes más. La puerta ya está cerrada con llave y mis niños y yo ya estamos en la cama. No me puedo levantar a darte nada’.  Les digo: aunque no se levante a darle algo por ser su amigo, seguro que por su insistencia y atrevimiento+ se levantará y le dará todo lo que necesite.  Así que les digo: sigan pidiendo+ y se les dará, sigan buscando y encontrarán, sigan tocando a la puerta y se les abrirá.+ 10  Porque todo el que pide recibe,+ y todo el que busca encuentra, y a todo el que toca a la puerta se le abrirá. 11  En realidad, ¿qué padre entre ustedes, si su hijo le pide un pescado, le da una serpiente en vez de un pescado?+ 12  O, si le pide un huevo, ¿le da un escorpión? 13  Por lo tanto, si ustedes, aunque son malos, saben darles buenos regalos a sus hijos, ¡con mucha más razón el Padre en el cielo les dará espíritu santo a quienes se lo piden!”.+ 14  Más tarde expulsó de un hombre a un demonio+ que lo había dejado mudo.* Después que el demonio salió, el mudo habló y las multitudes quedaron asombradas.+ 15  Pero algunos de ellos dijeron: “Expulsa a los demonios por medio de Belcebú,* el gobernante de los demonios”.+ 16  Y otros, para ponerlo a prueba, comenzaron a exigirle una señal+ del cielo. 17  Sabiendo lo que pensaban,+ él les dijo: “Todo reino dividido internamente va a la ruina y una familia* dividida internamente se desmorona. 18  De la misma manera, si Satanás está dividido internamente, ¿cómo podrá su reino mantenerse en pie? Porque ustedes dicen que yo expulso a los demonios por medio de Belcebú. 19  Si yo expulso a los demonios por medio de Belcebú, ¿por medio de quién los expulsan los hijos* de ustedes? Por eso ellos mismos los juzgarán a ustedes. 20  Pero, si yo expulso a los demonios por medio del dedo de Dios,+ es que el Reino de Dios los ha tomado a ustedes desprevenidos.*+ 21  Cuando un hombre fuerte y bien armado vigila su palacio, sus bienes están seguros. 22  Pero, cuando alguien más fuerte que él lo ataca y lo vence, le quita todas las armas en las que confiaba y reparte el botín. 23  El que no está conmigo está contra mí, y el que no recoge conmigo desparrama.+ 24  ”Cuando un espíritu maligno* sale de una persona, pasa por lugares resecos buscando un sitio donde descansar; pero, como no lo encuentra, dice: ‘Regresaré a mi casa, de la que me fui’.+ 25  Y al llegar la encuentra barrida y decorada. 26  Entonces se va y lleva a otros siete espíritus todavía peores que él y, después de meterse dentro, ellos se quedan a vivir allí. Y así la situación final de la persona resulta peor que la primera”. 27  Mientras él decía esto, una mujer de entre la multitud le dijo con voz fuerte: “¡Feliz la matriz que te llevó y los pechos que te amamantaron!”.+ 28  Pero él le contestó: “No, más bien, ¡felices los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica!”.+ 29  Al aglomerarse las multitudes a su alrededor, él comenzó a decir: “Esta generación es una generación malvada. Busca una señal, pero no se le dará ninguna excepto la señal de Jonás.+ 30  Porque, así como Jonás+ llegó a ser una señal para los ninivitas, el Hijo del Hombre será una señal para esta generación. 31  Y, en el juicio, la reina del sur+ se levantará con los hombres de esta generación y los condenará. Porque ella vino desde el último rincón de la tierra para oír la sabiduría de Salomón. Pero, fíjense, aquí tienen a alguien que es más que Salomón.+ 32  En el juicio, los habitantes de Nínive se levantarán con esta generación y la condenarán. Porque ellos se arrepintieron al escuchar lo que Jonás predicó.+ Pero, fíjense, aquí tienen a alguien que es más que Jonás. 33  Nadie, después de encender una lámpara, la pone en un escondite o la tapa con una canasta,* sino que la pone en el candelero+ para que los que entren vean la luz. 34  Tus ojos son la lámpara del cuerpo. Cuando tus ojos están bien enfocados,* todo tu cuerpo brilla.* Pero, cuando son envidiosos,* tu cuerpo está oscuro.+ 35  Por lo tanto, ten cuidado de que la luz que hay en ti no sea oscuridad. 36  Por eso, si todo tu cuerpo brilla, si ninguna parte está a oscuras, todo estará brillante, tal como cuando una lámpara te ilumina con su luz”. 37  Después que él dijo esto, un fariseo lo invitó a comer. Entonces él entró y se sentó* a la mesa. 38  Pero al fariseo le extrañó ver que él no se lavaba* antes de comer.+ 39  Así que el Señor le dijo: “Mira, ustedes, los fariseos, limpian por fuera la copa y el plato, pero por dentro están llenos de codicia y maldad.+ 40  ¡Insensatos! El que hizo lo de afuera también hizo lo de adentro, ¿no es cierto? 41  Así que, más bien, den como ayuda a los necesitados* las cosas que salen de adentro, y, fíjense, todo lo que tiene que ver con ustedes estará limpio. 42  Pero ¡ay de ustedes, fariseos, porque dan la décima parte de la menta, de la ruda y de todas las otras hierbas,*+ y sin embargo descuidan la justicia de Dios y el amor a él! Tenían la obligación de hacer lo primero, pero sin descuidar estas otras cosas.+ 43  ¡Ay de ustedes, fariseos, porque les encanta ocupar los asientos del frente* en las sinagogas y que los estén saludando en las plazas de mercado!+ 44  ¡Ay de ustedes, porque son como esas tumbas* que casi no se ven:*+ la gente camina por encima y no lo sabe!”. 45  Uno de los expertos en la Ley le respondió: “Maestro, diciendo esto nos insultas a nosotros también”. 46  Entonces él dijo: “¡Ay también de ustedes, los expertos en la Ley, porque ponen sobre la gente cargas difíciles de llevar, pero ustedes mismos no las tocan ni con un dedo!+ 47  ”¡Ay de ustedes, porque construyen las tumbas* de los profetas, pero sus antepasados los mataron!+ 48  Está claro que ustedes son testigos de lo que hicieron sus antepasados y lo aprueban, porque ellos mataron a los profetas,+ pero ustedes construyen sus tumbas. 49  De ahí que la sabiduría de Dios también dijera: ‘Yo les enviaré a ellos profetas y apóstoles, y, a algunos de estos, ellos los matarán y los perseguirán, 50  para que la sangre de todos los profetas que se ha derramado desde la fundación del mundo se le cobre* a esta generación,+ 51  desde la sangre de Abel+ hasta la sangre de Zacarías, a quien mataron entre el altar y la casa’.*+ Sí, les digo: se le cobrará* a esta generación. 52  ”¡Ay de ustedes, los expertos en la Ley, porque le quitaron a la gente la llave del conocimiento! ¡Ustedes mismos no entraron y a los que están entrando les ponen obstáculos!”.+ 53  Cuando salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a presionarlo a más no poder y a acosarlo con muchas más preguntas, 54  acechándolo para atraparlo en algo de lo que dijera.+

Notas

O “sea tenido por sagrado”, “sea tratado como santo”.
Lit. “no nos metas”.
Lit. “un demonio mudo”.
O “Beelzebub”. Un nombre aplicado a Satanás.
Lit. “casa”.
O “discípulos”.
O “ya les ha llegado”.
Lit. “impuro”.
O “cesta de medir”. Recipiente para medir productos secos.
O “Cuando tu visión es clara”. Lit. “Cuando tu ojo es sencillo”.
O “está lleno de luz”.
Es decir, buscan muchas cosas. Lit. “cuando es malvado”.
O “se reclinó”.
Se refiere a la limpieza ceremonial de las manos.
O “como dádivas de misericordia”.
O “las otras hortalizas”.
O “los mejores asientos”.
O “tumbas conmemorativas”.
O “que no tienen ninguna señal”.
O “tumbas conmemorativas”.
O “se le reclame”.
O “el templo”.
O “se le reclamará”.

Notas de estudio

Multimedia

Candelero de uso doméstico
Candelero de uso doméstico

Este dibujo de un candelero de uso doméstico (1) se basa en objetos del siglo primero que se encontraron en Éfeso e Italia. Es probable que este tipo de candeleros se usaran en las casas de los ricos. En los hogares más pobres, las lámparas se colgaban del techo, se colocaban en un nicho de la pared (2) o se ponían sobre un soporte de barro o de madera.

El mercado
El mercado

Algunos mercados, como el que se ve aquí, se situaban en una calle. Los vendedores llenaban sus puestos con tanta mercadería que a veces bloqueaban el paso. Allí se podían comprar artículos para la casa, recipientes de barro, costosos objetos de vidrio y también alimentos frescos. Como entonces no había refrigeradores, había que ir al mercado todos los días a comprar provisiones. En los mercados, la gente se ponía al día con las noticias que traían los comerciantes o los visitantes, los niños jugaban y los que estaban sin trabajo esperaban a que los contrataran. En las plazas de mercado, Jesús curó enfermos y Pablo predicó (Hch 17:17). Y a los orgullosos escribas y fariseos les gustaba llamar la atención y que los saludaran en estas áreas públicas.