Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 10

El matrimonio es un regalo de Dios

El matrimonio es un regalo de Dios

“Una cuerda triple no se rompe fácilmente” (ECLESIASTÉS 4:12).

1, 2. a) ¿Qué esperan los recién casados? b) ¿Qué preguntas se responderán en este capítulo?

IMAGINE a una pareja de novios el día de su boda. Se sienten felices imaginando un futuro juntos y están llenos de ilusiones y sueños. Esperan tener un matrimonio largo y feliz.

2 Por desgracia, muchos matrimonios que empiezan bien tienen problemas después de algún tiempo. Para que un matrimonio dure y sea feliz, el esposo y la esposa necesitan la guía de Dios. Veamos las respuestas que da la Biblia a las siguientes preguntas: ¿cuáles son algunas ventajas del matrimonio?, ¿cómo puede usted escoger un buen cónyuge?, ¿cómo puede ser un buen esposo o una buena esposa? y ¿qué hay que hacer para que un matrimonio dure toda la vida? (lea Proverbios 3:5, 6).

“¿DEBERÍA CASARME PARA SER FELIZ?”

3. ¿Cree usted que una persona solo puede ser feliz si se casa?

3 Algunos creen que una persona solo puede ser feliz si se casa. Pero eso no es verdad. Jesús dijo que la soltería puede ser un don, es decir, un regalo (Mateo  19:10-12). Y el apóstol Pablo dijo que estar soltero tiene ciertas ventajas (1 Corintios 7:32-38). De todos modos, es usted el que debe decidir si se casará o no. No debería casarse solo porque lo presionen sus amigos o familiares ni porque sea la costumbre en su cultura.

4. ¿Cuáles son algunas ventajas de un buen matrimonio?

4 La Biblia también dice que el matrimonio es un regalo de Dios y que tiene algunas ventajas. Por ejemplo, después de crear al primer hombre, Adán, Jehová dijo: “No es bueno que el hombre siga solo. Voy a hacerle una ayudante que lo complemente” (Génesis 2:18). Entonces, Jehová le dio una esposa, Eva, y los dos formaron la primera familia humana. Otra de las ventajas es que, si una pareja tiene hijos, un buen matrimonio puede crear un ambiente estable en el que criarlos. Pero tener hijos no es el único objetivo del matrimonio (Salmo 127:3; Efesios 6:1-4).

5, 6. ¿Qué hace que un matrimonio sea como “una cuerda triple”?

5 El rey Salomón escribió: “Mejor son dos que uno solo, porque tienen un mayor beneficio por su duro trabajo. Y es que, si uno de ellos cae, el otro puede ayudar a su compañero a levantarse. Pero ¿qué le pasará al que cae si no hay nadie que lo ayude? [...] Y una cuerda triple no se rompe fácilmente” (Eclesiastés 4:9-12).

6 Cuando el esposo y la esposa se ayudan, consuelan y protegen el uno al otro, disfrutan de la amistad más fuerte que existe entre dos personas. Aunque el amor puede fortalecer el matrimonio, este será más fuerte si los dos adoran a Jehová. En ese caso, su matrimonio será como “una cuerda triple”, es decir, como  una cuerda hecha con tres hebras entrelazadas con fuerza. Una cuerda así es mucho más resistente que una cuerda hecha con solo dos hebras. Del mismo modo, un matrimonio será más fuerte si Jehová forma parte de él.

7, 8. ¿Qué dijo Pablo sobre el matrimonio?

7 Cuando un hombre y una mujer se casan, pueden satisfacer mutuamente sus deseos sexuales naturales (Proverbios 5:18). Pero, si alguien se casa solo para satisfacer esos deseos, tal vez no elija a la persona adecuada. Por esa razón, Pablo dijo que una persona debería casarse después de “la flor de la juventud”, es decir, la etapa de la vida en la que los deseos sexuales son más fuertes (1 Corintios 7:36). Es mejor esperar a que esos sentimientos se calmen. Entonces, la persona puede pensar con más claridad y escoger mejor (1 Corintios 7:9; Santiago 1:15).

8 Si usted está pensando en casarse, debe ser realista y comprender que todos los matrimonios se enfrentan a problemas. Pablo dijo que los que se casan “tendrán dificultades en la vida” (1 Corintios 7:28). Hasta los mejores matrimonios pasan por momentos difíciles. Por eso, si decide casarse, escoja bien con quién.

“¿CON QUIÉN DEBERÍA CASARME?”

9, 10. ¿Qué puede pasar si un cristiano se casa con alguien que no adora a Jehová?

9 Al escoger cónyuge, es importante tener en cuenta el principio que se encuentra en 2 Corintios 6:14: “No se pongan bajo un yugo desigual con los no creyentes”. El matrimonio puede compararse a un yugo.  Un yugo es una pieza de madera que se pone sobre dos animales para que trabajen juntos en el campo. Un campesino no pondría juntos bajo un yugo a dos animales que fueran muy diferentes en tamaño o fuerza, pues los dos sufrirían. De igual modo, si un siervo de Jehová se casa con una persona que no lo es, lo más probable es que tengan muchos problemas. Con razón, la Biblia dice que el cristiano puede casarse “con quien quiera, siempre que sea en el Señor” (1 Corintios 7:39).

10 Lamentablemente, algunos cristianos han llegado a pensar que sería mejor casarse con alguien que no adora a Jehová que quedarse solos. Pero, si pasamos por alto los consejos de la Biblia, es probable que suframos y no seamos felices. Lo más importante para los cristianos es servir a Jehová. ¿Cómo se sentiría usted si no pudiera compartir con su cónyuge lo más importante en su vida? Por todo esto, muchos han decidido quedarse solteros en vez de casarse con alguien que no ama ni sirve a Jehová (lea Salmo 32:8).

11. ¿Qué lo ayudará a escoger un buen cónyuge?

11 Por supuesto, esto no quiere decir que cualquier siervo de Jehová sería un buen cónyuge para usted. Si desea casarse, busque a alguien que le guste de verdad y con quien se lleve bien. Espere hasta que encuentre a alguien que tenga los mismos objetivos que usted y que ponga en primer lugar a Dios. Además, las publicaciones del esclavo fiel contienen buenos consejos sobre el matrimonio. Dedique tiempo a leerlos y a meditar en ellos (lea Salmo 119:105).

12. ¿Qué aprendemos en la Biblia sobre el matrimonio concertado?

 12 En algunas culturas, son los padres quienes escogen el cónyuge para su hijo o hija, pues se considera que ellos saben quién será mejor para él o ella. Este tipo de matrimonio se llama matrimonio concertado o arreglado. Esta costumbre también era común en tiempos bíblicos. Es posible que su familia decida seguir esta costumbre. En tal caso, la Biblia puede ayudar a los padres a saber qué cualidades deben buscar en el posible cónyuge. Por ejemplo, cuando Abrahán buscó esposa para su hijo Isaac, no se centró  en que ella tuviera dinero o una buena posición social, sino en que amara a Jehová (Génesis 24:3, 67). (Vea la nota 25, “Poligamia”).

“¿CÓMO PUEDO PREPARARME PARA EL MATRIMONIO?”

13-15. a) ¿Cómo puede un hombre prepararse para ser un buen esposo? b) ¿Cómo puede una mujer prepararse para ser una buena esposa?

13 Si usted está pensando en casarse, primero asegúrese de que está preparado para ello. Quizás piense que lo está, pero veamos lo que realmente significa estar preparado para el matrimonio. Puede que se sorprenda.

Dedique tiempo a leer los consejos de la Biblia sobre el matrimonio y a meditar en ellos.

14 La Biblia enseña que el esposo y la esposa tienen diferentes funciones en la familia. Así que el hombre y la mujer deben prepararse de manera diferente para el matrimonio. Si un hombre desea casarse, debe preguntarse si está listo para ser cabeza de familia. Jehová espera que el esposo atienda las necesidades materiales y emocionales de su esposa y de sus hijos. Pero su responsabilidad más importante es ayudar a su familia a adorar a Dios. La Biblia dice que un hombre que no cuida de su familia “es peor que una persona sin fe” (1 Timoteo 5:8). El hombre que desea casarse debe pensar en cómo puede poner en práctica el siguiente principio bíblico: “Organiza tus trabajos exteriores y deja todo preparado en el campo; después edifica tu casa”. En otras palabras, antes de casarse, debe asegurarse de que puede ser la clase de esposo que Jehová quiere que sea (Proverbios 24:27).

15 Por otra parte, la mujer que desea casarse debe  preguntarse si está preparada para las responsabilidades que tendrá como esposa y, quizás, como madre. La Biblia menciona algunas de las muchas cosas que una buena esposa puede hacer para cuidar de su esposo y de sus hijos (Proverbios 31:10-31). En nuestros días, muchos hombres y mujeres solo piensan en lo que su cónyuge puede hacer por ellos. Pero Jehová quiere que pensemos en lo que nosotros podemos hacer por nuestro cónyuge.

16, 17. ¿En qué debería meditar el cristiano antes de casarse?

16 Antes de casarse, medite en lo que Jehová dice sobre el esposo y la esposa. Aunque el hombre es el cabeza de su familia, eso no le da derecho a maltratar a su esposa o hijos en sentido físico o emocional. Un buen cabeza de familia imita a Jesús, quien siempre trata con amor y cariño a los que están bajo su cuidado (Efesios 5:23). Por su parte, la mujer debe pensar en lo que significa apoyar las decisiones de su esposo y cooperar con él (Romanos 7:2). Debe preguntarse si podrá ser feliz sometiéndose a la autoridad de un hombre imperfecto. Si piensa que no, tal vez decida que lo mejor es seguir soltera por el momento.

17 La persona casada debe interesarse más por la felicidad de su cónyuge que por la suya propia (lea Filipenses 2:4). Pablo escribió: “Cada uno de ustedes debe amar a su esposa tal como se ama a sí mismo. A su vez, la esposa debe tenerle profundo respeto a su esposo” (Efesios 5:21-33). Es cierto que tanto el hombre como la mujer necesitan sentirse amados y respetados. Ahora bien, para que un matrimonio tenga éxito, el hombre necesita sentir sobre todo que su esposa  lo respeta, y la mujer necesita sentir sobre todo que su esposo la ama.

18. ¿Con qué debe tener cuidado la pareja durante el noviazgo?

18 Durante el noviazgo, la pareja puede disfrutar de momentos agradables y conocerse bien. Es importante que los novios sean realistas y sinceros para que puedan decidir si de verdad quieren pasar toda la vida juntos. En esta etapa, el hombre y la mujer aprenden a comunicarse y tratan de saber lo que realmente hay en el corazón del otro. A medida que su relación se  hace más profunda, es natural que se sientan atraídos físicamente. Pero deben controlar la manera de expresar sus sentimientos para no hacer nada inmoral. Si se aman de verdad, mostrarán autocontrol y no harán nada que dañe la relación entre ellos dos y la amistad que tienen con Jehová (1 Tesalonicenses 4:6).

Durante el noviazgo, el hombre y la mujer aprenden a comunicarse.

“¿QUÉ PUEDO HACER PARA QUE MI MATRIMONIO DURE TODA LA VIDA?”

19, 20. ¿Cómo deben ver los cristianos el matrimonio?

19 Muchos libros y películas acaban con una boda grande y feliz. Pero, en la vida real, la boda solo es el principio. Jehová hizo el matrimonio para que durara toda la vida (Génesis 2:24).

20 Hoy día, muchos ven el matrimonio como una relación temporal. Es fácil casarse y es fácil divorciarse. Algunas personas creen que, si tienen problemas, pueden dejar a su cónyuge y poner fin al matrimonio. Pero recuerde el ejemplo que menciona la Biblia sobre la cuerda triple. Una cuerda así resiste grandes presiones sin romperse. Del mismo modo, nuestro matrimonio puede durar toda la vida si le pedimos ayuda a Jehová. Jesús dijo: “Lo que Dios ha unido, que no lo separe ningún hombre” (Mateo 19:6).

21. ¿Qué ayudará a los cónyuges a seguir amándose?

21 Todos tenemos virtudes y defectos. Es muy fácil fijarnos en los defectos de los demás, sobre todo en los de nuestro esposo o esposa. Pero si hacemos eso nunca seremos felices. En cambio, podemos tener un matrimonio feliz si nos centramos en las buenas cualidades de nuestro cónyuge. ¿Es realista hacer algo así con una  persona imperfecta? Claro que sí. Por ejemplo, Jehová conoce todas nuestras imperfecciones, pero se fija en nuestras cualidades. ¿Qué pasaría si no lo hiciera? Un escritor bíblico dijo: “Si tú llevaras un registro de errores, oh, Jehová, ¿quién podría estar de pie?” (Salmo 130:3). Los casados pueden imitar a Jehová fijándose en las cosas buenas de su cónyuge y estando siempre dispuestos a perdonarse (lea Colosenses 3:13).

22, 23. ¿Qué pueden aprender de Abrahán y Sara los casados?

 22 Un matrimonio puede hacerse más fuerte con el paso de los años. Veamos el caso de Abrahán y Sara, que estuvieron casados muchos años y fueron felices. Cuando Jehová le dijo a Abrahán que abandonara su hogar en la ciudad de Ur, puede que Sara tuviera más de 60 años. Debió ser muy difícil para ella dejar una casa cómoda y vivir en tiendas de campaña. Pero Sara era una buena amiga y compañera para su esposo, y lo respetaba de verdad. Así que apoyó las decisiones de Abrahán y colaboró para que tuvieran éxito (Génesis 18:12; 1 Pedro 3:6).

23 Claro, tener un buen matrimonio no significa que el esposo y la esposa estarán siempre de acuerdo. En una ocasión, Abrahán no pensaba lo mismo que Sara sobre un asunto, pero Jehová le dijo: “Escúchala”. Abrahán lo hizo, y los resultados fueron buenos (Génesis 21:9-13). Cuando usted no esté de acuerdo con su cónyuge, no se desanime. Lo importante es que se traten con amor y respeto incluso cuando no están de acuerdo.

Deje que la Palabra de Dios guíe su matrimonio desde el principio.

24. ¿Qué tenemos que hacer para que nuestro matrimonio honre a Jehová?

24 Hay miles de testigos de Jehová que tienen un matrimonio feliz. Si usted quiere casarse, recuerde que escoger a su futuro cónyuge es una de las decisiones más importantes, pues afectará al resto de su vida. Por eso, pídale a Jehová que lo guíe. Así podrá escoger bien a su cónyuge, prepararse para el matrimonio y lograr una unión fuerte que esté basada en el amor y honre a Jehová.