Primer Libro de Samuel 15:1-35

15  Samuel le dijo a Saúl: “Jehová me envió para ungirte como rey de su pueblo Israel.+ Ahora escucha lo que Jehová tiene que decirte.+  Lo que Jehová de los ejércitos dice es esto: ‘Les pediré cuentas a los amalequitas por lo que le hicieron a Israel, por enfrentarse a los israelitas cuando salían de Egipto.+  Por eso, vete a luchar contra los amalequitas.+ Acaba con ellos+ y con* todo lo que tienen. No les perdones la vida.*+ Mata a hombres y mujeres, a niños y bebés, a toros y ovejas, a camellos y burros’”.+  Así que Saúl reunió al ejército y contó a los hombres en Telaim. Había 200.000 soldados de a pie y 10.000 hombres de Judá.+  Saúl llegó hasta la ciudad de Amalec y tendió una emboscada junto al valle.*  Entonces Saúl les dijo a los quenitas:+ “Váyanse, aléjense de los amalequitas, para que no acabe con ustedes también.+ Porque ustedes trataron con amor leal a todos los israelitas+ cuando salieron de Egipto”. Así que los quenitas se apartaron de los amalequitas.  Después de eso, Saúl fue derrotando a los amalequitas+ desde Havilá+ hasta Sur,+ que está al lado de Egipto.  Mató* a toda la gente a espada, pero capturó vivo a Agag,+ el rey de Amalec.+  Saúl y sus hombres dejaron con vida* a Agag, las mejores ovejas y vacas, los animales más gordos, y también los carneros, y conservaron todo lo que tenía valor.+ No quisieron acabar con* nada de eso. Pero todo lo que no servía y no les interesaba lo destruyeron.* 10  Entonces Samuel recibió este mensaje* de Jehová: 11  “Me pesa* haber hecho rey a Saúl, porque ha dejado de seguirme y no ha obedecido mis palabras”.+ Samuel se sintió muy angustiado y se pasó toda la noche suplicándole a Jehová.+ 12  Al día siguiente, Samuel madrugó para encontrarse con Saúl, pero le dijeron: “Saúl fue a Carmelo+ y allí se hizo un monumento en honor a sí mismo.+ Luego se fue y bajó a Guilgal”. 13  Cuando Samuel por fin se encontró con él, Saúl le dijo: “Que Jehová te bendiga. He obedecido las palabras de Jehová”. 14  Pero Samuel le preguntó: “Entonces, ¿cómo es que oigo ovejas y vacas?”.+ 15  A lo que Saúl contestó: “Eran de los amalequitas. Es que los hombres dejaron vivas* a las mejores ovejas y vacas para sacrificárselas a Jehová tu Dios. Pero todo lo demás lo hemos destruido”.* 16  Y Samuel le dijo a Saúl: “¡Basta! Te voy a decir lo que Jehová me comunicó anoche”.+ “Dime”, le contestó Saúl. 17  Samuel le dijo: “¿Recuerdas que te considerabas poca cosa+ cuando llegaste a ser líder* de las tribus de Israel y cuando Jehová te ungió como rey de Israel?+ 18  Luego Jehová te envió en una misión y te dijo: ‘Acaba con* esos pecadores amalequitas.+ Lucha contra ellos hasta exterminarlos’.+ 19  Entonces, ¿por qué no obedeciste la voz de Jehová? En vez de eso, ¡te lanzaste sobre el botín+ e hiciste lo que está mal a los ojos de Jehová!”. 20  Sin embargo, Saúl le dijo a Samuel: “¡Pero yo obedecí la voz de Jehová! Fui a cumplir la misión que Jehová me dio, acabé con* los amalequitas y traje a Agag, el rey de Amalec.+ 21  Pero los hombres tomaron del botín ovejas y vacas —lo mejor de lo entregado a la destrucción— para sacrificárselas a Jehová tu Dios en Guilgal”.+ 22  En respuesta, Samuel le dijo: “¿Qué le agrada más a Jehová: las ofrendas quemadas y los sacrificios,+ o que se obedezca lo que Jehová dice?* Está claro: obedecer es mejor que ofrecer un sacrificio,+ y hacer caso es mejor que ofrecer la grasa+ de carneros. 23  Porque la rebeldía+ es tan grave como el pecado de la adivinación,+ y actuar con atrevimiento es lo mismo que usar poderes mágicos y adorar ídolos.* Tú rechazaste las palabras de Jehová,+ así que él te rechaza como rey”.+ 24  Entonces Saúl le dijo a Samuel: “He pecado. Desobedecí la orden de Jehová y lo que tú dijiste porque tuve miedo de la gente y me dejé llevar por lo que ellos dijeron. 25  Y ahora, por favor, perdona mi pecado y regresa conmigo para que me incline ante Jehová”.+ 26  Pero Samuel le contestó a Saúl: “No regresaré contigo, porque rechazaste las palabras de Jehová y ahora Jehová rechaza que tú sigas siendo rey de Israel”.+ 27  Cuando Samuel dio media vuelta para irse, Saúl se agarró del borde de su túnica sin mangas, pero esta se desgarró. 28  Entonces Samuel le dijo: “Así te ha arrancado hoy Jehová el reino de Israel. Se lo dará a alguien que sea mejor que tú.+ 29  Además, Dios, que es la Excelencia de Israel,+ no dejará de cumplir su palabra+ ni cambiará de opinión,* porque él no cambia de opinión,* como lo hacen los seres humanos”.+ 30  Y él le respondió: “Cierto, he pecado. Pero, por favor, hónrame delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel. Regresa conmigo, y me inclinaré ante Jehová tu Dios”.+ 31  Así que Samuel regresó detrás de Saúl, y Saúl se inclinó ante Jehová. 32  Y Samuel dijo: “Tráiganme a Agag, el rey de Amalec”. Entonces Agag se acercó a él a regañadientes,* pues había pensado: “Seguro que el peligro* de muerte ya pasó”. 33  Sin embargo, Samuel dijo: “Así como tu espada dejó a muchas mujeres sin hijos, tu madre se quedará sin hijos”. Con eso, Samuel despedazó a Agag delante de Jehová en Guilgal.+ 34  Samuel entonces se fue a Ramá, y Saúl subió a su propia casa en Guibeá de Saúl. 35  Samuel no volvió a ver a Saúl en toda su vida,* pero estuvo muy triste por él.+ Y a Jehová le pesó haber hecho a Saúl rey de Israel.+

Notas

O “Entrégalos a la destrucción junto con”.
O “No les tengas compasión”.
O “wadi”.
O “Entregó a la destrucción”.
O “les tuvieron compasión”.
O “entregar a la destrucción”.
O “entregaron a la destrucción”.
O “la palabra”.
O “Me entristece”.
O “les tuvieron compasión”.
O “entregado a la destrucción”.
Lit. “cabeza”.
O “Entrega a la destrucción a”.
O “entregué a la destrucción a”.
Lit. “la voz de Jehová”.
Lit. “terafim”, es decir, dioses domésticos.
O “ni sentirá pesar”.
O “no siente pesar”.
O quizás “confiado”.
Lit. “la amargura”.
Lit. “hasta el día de su muerte”.

Notas de estudio

Multimedia