Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 4

María queda embarazada sin estar casada

María queda embarazada sin estar casada

MATEO 1:18-25 LUCAS 1:56

  • JOSÉ SE ENTERA DE QUE MARÍA ESTÁ EMBARAZADA

  • JOSÉ SE CASA CON MARÍA

María está en su cuarto mes de embarazo. Recuerde que ha pasado la primera etapa de su embarazo con Elisabet, que vive en la región montañosa de Judea, en el sur. Pero ahora se encuentra de nuevo en Nazaret, y pronto todo el mundo se dará cuenta de que está embarazada. ¡Imagínese lo preocupada que tiene que estar!

María está comprometida para casarse con un carpintero llamado José, y eso complica mucho las cosas. La Ley de Dios dice que, si una mujer que está comprometida con un hombre tiene relaciones sexuales con otro, debe morir a pedradas. Y María lo sabe (Deuteronomio 22:23, 24). Por eso, aunque no ha tenido relaciones con ningún hombre, es probable que se pregunte cómo le explicará su embarazo a José y qué ocurrirá después.

Como ha estado fuera tres meses, sin duda José tiene muchas ganas de verla. Cuando por fin se ven, María le explica lo mejor que puede que ha quedado embarazada mediante el espíritu santo. Aun así, podemos imaginarnos lo difícil que es para José creer lo que ella le dice.

Él sabe que María es una buena mujer y que tiene una excelente reputación. Además, la quiere muchísimo. Pero las explicaciones que le da no lo convencen. Sigue pensando que solo pudo quedar embarazada teniendo relaciones con un hombre. Sin embargo, no quiere que la maten a pedradas ni que la deshonren públicamente. Por eso, decide divorciarse de ella en secreto. En aquel tiempo, se veía a las parejas que estaban comprometidas como si ya estuvieran  casadas. Para romper el compromiso, tenían que divorciarse.

Más tarde, mientras José sigue pensando en el asunto, se queda dormido. Entonces, se le aparece un ángel en un sueño y le dice: “No tengas miedo de llevarte a María tu esposa a tu casa, porque el niño que lleva en su interior ha sido concebido por espíritu santo. Ella dará a luz un hijo, y tienes que llamarlo Jesús porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:20, 21).

Cuando José se despierta, se siente aliviado al ver las cosas más claras. Inmediatamente, hace lo que el ángel le manda y se lleva a María a su casa. Este acto público sirve de ceremonia de boda. A la vista de todos, José y María están ahora casados. De todas maneras, José no tiene relaciones sexuales con ella mientras está embarazada.

Meses más tarde, José y María se ven obligados a viajar lejos de su casa, que está en Nazaret. Pero María está a punto de dar a luz. ¿Adónde tienen que ir en un momento así?