Ir al contenido

Ir al índice

 CAPÍTULO 9

Jesús crece en Nazaret

Jesús crece en Nazaret

MATEO 13:55, 56 MARCOS 6:3

  • JOSÉ Y MARÍA TIENEN MÁS HIJOS

  • JESÚS APRENDE UN OFICIO

Jesús crece en Nazaret, una ciudad pequeña y de poca importancia al norte de Judea. Este lugar se encuentra en una zona montañosa de la región de Galilea, al oeste de un gran lago conocido como el mar de Galilea.

Es posible que Jesús tuviera unos dos años de edad cuando sus padres lo trajeron a esta ciudad tras salir de Egipto. Al parecer, Jesús era hijo único en ese momento. Pero, más adelante, José y María tienen más hijos: Santiago, José, Simón y Judas. Además, tienen al menos dos hijas. De modo que Jesús tiene cuatro medio hermanos y, como mínimo, dos medio hermanas menores que él.

Jesús tiene más parientes. Ya conocemos a Elisabet y su hijo, Juan, que viven a muchos kilómetros al sur, en Judea. Pero, cerca, en Galilea, vive Salomé, que es al parecer hermana de María y, por tanto, tía de Jesús. Su esposo se llama Zebedeo y sus dos hijos, Santiago y Juan, que serían, en este caso, primos de Jesús. No sabemos cuánto tiempo pasa Jesús con Santiago y Juan durante su infancia, pero más adelante llegan a ser buenos amigos y apóstoles de él.

José es carpintero y tiene que trabajar mucho para mantener a su numerosa familia. Puesto que cría a Jesús como si fuera su propio hijo, todo el mundo conoce a Jesús como  “el hijo del carpintero” (Mateo 13:55). Conforme este va creciendo, José le enseña carpintería, y él aprende bien el oficio. De hecho, con el tiempo, la gente se refiere a Jesús como “el carpintero” (Marcos 6:3).

Lo más importante para José y su familia es adorar a Jehová. Como manda la Ley de Dios, José y María les enseñan a sus hijos sobre Jehová en todo momento: en casa, cuando van de viaje, al acostarse y al levantarse (Deuteronomio 6:6-9). Además, hay una sinagoga en Nazaret. No hay duda de que José lleva a su familia allí con frecuencia para adorar a Dios. Más tarde, se dice que Jesús tiene la costumbre de ir a la sinagoga en sábado (Lucas 4:16). La familia de Jesús también disfruta de los viajes que suele hacer al templo de Jerusalén, como veremos en el siguiente capítulo.