Ir al contenido

Ir al índice

“Estén firmes en la fe”

“Estén firmes en la fe”

“Estén firmes en la fe.” (1 CORINTIOS 16:13)

CANCIONES 60 Y 64

1. a) ¿Qué le pasó a Pedro durante una tormenta en el mar de Galilea? (Vea el dibujo del principio del artículo.) b) ¿Por qué empezó a hundirse Pedro?

UNA noche, Pedro y otros discípulos estaban cruzando el mar de Galilea en una barca cuando los sorprendió una tormenta. De repente, vieron a Jesús caminando sobre el agua. Pedro le preguntó a Jesús si podía caminar sobre el agua como él. Jesús le dijo que sí. Así que Pedro salió de la barca y comenzó a caminar hacia Jesús. Pero después de dar unos pasos, empezó a hundirse. ¿Por qué? Porque miró a la tormenta y le dio miedo. Entonces, Pedro le pidió ayuda a Jesús. Jesús lo agarró de la mano y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿por qué cediste a la duda?” (Mateo 14:24-32).

2. ¿Qué veremos en este artículo?

2 En este artículo veremos tres cosas que podemos aprender de lo que le pasó a Pedro. Primero, cómo demostró al principio que tenía fe en que Jehová lo ayudaría. Segundo, por qué empezó a perder la fe. Y tercero,  cómo recuperó la fe. Saber estas tres cosas nos ayudará a tener una fe fuerte (1 Corintios 16:13).

TENGAMOS FE EN JEHOVÁ

3. a) ¿Por qué salió Pedro de la barca y caminó sobre el agua? b) ¿Qué cosa parecida hemos hecho los cristianos?

3 Cuando Jesús llamó a Pedro, este salió de la barca y caminó sobre el agua. ¿Por qué hizo eso? Porque tenía fe en que Jehová lo ayudaría igual que ayudó a Jesús. Los cristianos hemos hecho una cosa parecida. Cuando aprendimos en la Biblia que Jesús nos invita a ser sus discípulos, dedicamos nuestra vida a Jehová y nos bautizamos. ¿Por qué? Porque teníamos mucha fe en que Jehová y Jesús nos ayudarían (Juan 14:1; lea 1 Pedro 2:21).

Pedro pudo caminar sobre el agua gracias a la fe

4, 5. ¿Por qué es tan valiosa la fe?

4 La fe es muy valiosa porque nos ayuda a hacer cosas que parecen imposibles (Mateo 21:21, 22). Por ejemplo, Pedro pudo caminar sobre el agua gracias a la fe. Nosotros también hemos hecho cosas muy difíciles gracias a la fe. Por ejemplo, muchos hemos cambiado por completo nuestra forma de ser. Y las personas que nos conocían notan que ahora somos muy diferentes. Hicimos estos cambios porque amamos a Jehová y porque él nos ayudó a hacerlos (lea Colosenses 3:5-10). Además, gracias a la fe dedicamos nuestra vida a Jehová y nos hicimos sus amigos. No habríamos podido hacer nada de esto sin la ayuda de Dios (Efesios 2:8).

5 La fe también es muy valiosa porque nos da fuerzas para luchar contra los ataques de Satanás, que es muy poderoso (Efesios 6:16). Además, la fe nos ayuda a enfrentarnos a los problemas. Jehová nos promete que si tenemos fe en él y nos centramos en servirle, él nos dará todo lo que necesitamos (Mateo 6:30-34). Y si tenemos fe, nos permitirá vivir para siempre en el Paraíso (Juan 3:16).

NO PERDAMOS LA FE

6, 7. a) ¿A qué podemos comparar el viento y las olas que asustaron a Pedro? b) ¿Por qué sabemos que cualquiera de nosotros puede perder la fe?

6 Volvamos a hablar de Pedro. ¿Por qué le dio miedo mientras caminaba por el agua? La Biblia dice que dejó de mirar a Jesús y se fijó en la tormenta (Mateo 14:30). Entonces empezó a perder la fe y a hundirse. El viento y las olas de aquella tormenta se pueden comparar a los problemas y las tentaciones que sufrimos cada día. Aunque estos problemas sean muy difíciles, Jehová puede darnos las fuerzas para aguantarlos. Pero si nos centramos en los problemas, podemos empezar a perder la fe en que Jehová nos ayudará.

Si nos centramos en nuestros problemas, podríamos empezar a perder la fe

7 Cualquiera de nosotros puede perder la fe. ¿Por qué lo sabemos? Porque  la Biblia dice que la falta de fe es “el pecado que fácilmente nos enreda” (Hebreos 12:1). Si nos centramos en nuestros problemas como hizo Pedro, podríamos empezar a perder la fe. ¿Cómo podemos saber si nuestra fe está en peligro? Veamos varias preguntas que nos ayudarán a saberlo.

8. ¿Qué puede hacer que perdamos la fe en las promesas de Jehová?

8 ¿Seguimos teniendo fe en las promesas de Jehová? Por ejemplo, Jehová ha prometido que pronto destruirá el mundo de Satanás. Pero si nos dejamos distraer por las diversiones de este mundo, podríamos perder nuestra fe en que el fin está cerca (Habacuc 2:3). Veamos otro ejemplo. Jehová también ha prometido perdonarnos los pecados gracias al sacrificio de Jesús. Pero si seguimos pensando en los errores que cometimos en el pasado, podríamos dudar de que Jehová nos ha perdonado (Hechos 3:19). Entonces podríamos llegar a perder la alegría de servir a Jehová y dejar de predicar.

9. ¿Qué podría pasar si Jehová deja de ser lo más importante en nuestra vida?

9 ¿Seguimos sirviendo a Jehová de todo corazón? Trabajar duro para Jehová nos ayuda a centrarnos en nuestra esperanza de vida eterna. Pero ¿qué puede pasar si dejamos que otras cosas se conviertan en lo más importante en nuestra vida? Por ejemplo, puede que aceptemos un trabajo que tenga un buen sueldo pero que no nos deje servir a Jehová tanto como antes. Esto podría debilitar nuestra fe y hacer que dejáramos de servir a Jehová de todo corazón (Hebreos 6:10-12).

Los discípulos sabían que se necesita fe para perdonar a los demás

10. ¿Por qué decimos que cuando perdonamos a los demás demostramos que tenemos fe en Jehová?

10 ¿Nos cuesta perdonar? Cuando otros nos ofenden, ¿nos enojamos y dejamos de hablarles? Si lo hacemos, puede que nos estemos centrando demasiado en nuestros propios sentimientos. Pero si perdonamos a los que nos ofenden, demostramos que tenemos fe en Jehová. ¿Por qué decimos eso? Sabemos que si queremos que Jehová nos perdone nuestros pecados, tenemos que perdonar a los demás (Lucas 11:4). Cuando los perdonamos, demostramos que tenemos fe en que Jehová estará contento con nosotros y que nos perdonará. Y eso es mucho más importante que hacer que los demás paguen por las cosas que nos hacen. En el caso de los discípulos de Jesús, ellos sabían que se necesita fe para perdonar a los demás.  Por eso cuando Jesús les dijo que perdonaran incluso a quienes los ofendieran muchas veces, ellos le dijeron: “Danos más fe” (Lucas 17:1-5).

11. ¿Qué no debemos hacer cuando alguien nos corrige?

11 ¿Nos ofendemos cuando nos corrigen? Cuando una persona nos corrige, debemos centrarnos en cómo sus consejos nos pueden ayudar. Pero si nos centramos en los defectos de esa persona o buscamos errores en lo que nos dice, no aprenderemos nada (Proverbios 19:20). Es mejor tener fe y ver la situación como una oportunidad de aprender a pensar como Jehová.

12. ¿Qué demostramos si siempre nos quejamos de los que dirigen la congregación?

12 ¿Nos quejamos de los que dirigen la congregación? Cuando los israelitas escucharon los malos informes de los 10 espías, se quejaron de Moisés y Aarón. Por eso Jehová le preguntó a Moisés: “¿Hasta cuándo me tratará sin respeto este pueblo, y hasta cuándo no pondrán fe en mí por todas las señales que he ejecutado en medio de ellos?” (Números 14:2-4, 11). Cuando los israelitas se quejaron de los hombres que Jehová eligió para dirigirlos, demostraron que no tenían fe en él. De forma parecida, si siempre nos quejamos de los hombres que Jehová usa para dirigir la congregación, demostramos que estamos perdiendo la fe en él.

13. ¿Por qué no debemos darnos por vencidos si descubrimos que nuestra fe se ha debilitado?

13 Después de ver estas preguntas, tal vez descubramos que nuestra fe se ha debilitado. Pero no debemos darnos por vencidos. Recordemos que hasta el  apóstol Pedro tuvo miedo y perdió la fe. Y en algunas ocasiones, Jesús tuvo que corregir a todos los apóstoles porque tenían poca fe (Mateo 16:8). Aun así, podemos aprender una importante lección de lo que hizo Pedro después de que empezó a perder la fe y a hundirse en el mar.

CÓMO RECUPERAR LA FE

14, 15. a) ¿Qué hizo Pedro cuando empezó a hundirse? b) ¿Cómo podemos mirar atentamente a Jesús?

14 ¿Qué hizo Pedro cuando empezó a hundirse? Él era un buen nadador, así que podía volver nadando a la barca (Juan 21:7). Pero no hizo eso. ¿Por qué? Porque no trató de salvarse a sí mismo, sino que miró a Jesús y le pidió ayuda. Si nos damos cuenta de que nuestra fe se ha debilitado, debemos imitar a Pedro. ¿Cómo?

15 Pedro miró a Jesús. Nosotros también debemos mirar atentamente a Jesús, como dice la Biblia (lea Hebreos 12:2, 3). (Vea el recuadro “¿Qué significa?”.) Pero nosotros no podemos ver a Jesús con nuestros ojos, como lo veía Pedro. Entonces, ¿cómo podemos mirar atentamente a Jesús? Estudiando las cosas que hizo y enseñó, y siguiendo su ejemplo. Hacer esto nos ayudará a recuperar la fe. Veamos algunas maneras como podemos imitar a Jesús.

Cuando nos centramos en el ejemplo de Jesús y lo seguimos con cuidado, nuestra fe se hace más fuerte (vea el párrafo 15)

16. ¿Cómo podemos fortalecer nuestra fe con la Biblia?

16 Fortalezcamos nuestra fe con la Biblia. Jesús estaba convencido de que la Biblia viene de Dios y de que tiene los mejores consejos (Juan 17:17). Si queremos imitar a Jesús y tener una fe fuerte, debemos leer la Biblia todos los días, estudiarla y pensar en lo que aprendemos. También debemos buscar las respuestas a las dudas que podamos tener. Por ejemplo, ¿está usted seguro de que vivimos en los últimos días? Estudie las profecías de la Biblia sobre los últimos días y fortalecerá su fe. ¿Está seguro de que Jehová cumplirá lo que ha prometido hacer en el futuro? Estudie las profecías que ya se han cumplido y fortalecerá su fe. ¿Está convencido de que los consejos de la Biblia son prácticos para la vida de hoy? Lea sobre hermanos que han mejorado su vida siguiendo los consejos de la Biblia y fortalecerá su fe (1 Tesalonicenses 2:13). *

17. a) ¿Qué ayudó a Jesús a aguantar pruebas muy difíciles? b) ¿Cómo podemos seguir el ejemplo de Jesús?

17 Pensemos en lo que Jehová nos ha prometido. Jesús pensó en lo que Jehová le había prometido a él. Eso lo ayudó a aguantar pruebas muy difíciles (Hebreos 12:2). Él no se dejó distraer por las cosas que el mundo le ofrecía (Mateo 4:8-10). ¿Cómo podemos seguir el ejemplo de Jesús? Pensando en las promesas que Jehová nos ha hecho. ¿Qué le puede ayudar a hacerlo? Imagínese cómo será vivir en el Paraíso. Puede escribir o dibujar lo que le gustaría hacer allí. O puede hacer una lista de las personas resucitadas con las que le gustaría hablar y escribir lo que  les diría. Piense que las promesas que Dios ha hecho también se las ha hecho a usted.

18. ¿Qué nos puede ayudar a tener más fe?

18 Pidámosle a Jehová que nos dé más fe. Jesús les enseñó a sus discípulos a pedirle a Jehová que les diera espíritu santo (Lucas 11:9, 13). El espíritu santo nos hará tener más fe, porque la fe es parte del fruto del espíritu. También podemos pedirle a Jehová que nos ayude a luchar contra cosas que debilitan nuestra fe. Por ejemplo, si notamos que nos cuesta perdonar a los demás, podemos pedirle a Jehová que nos dé una fe fuerte y nos ayude a perdonar.

19. ¿Qué amigos debemos elegir?

19 Elijamos amigos que tengan una fe fuerte. Jesús eligió con cuidado a sus amigos. Sus mejores amigos eran los apóstoles porque eran fieles y obedientes a él (lea Juan 15:14, 15). Nosotros también debemos elegir amigos que tengan una fe fuerte y que sean obedientes a Jesús. Los buenos amigos son sinceros entre sí. Si tienen que darnos un consejo, nos lo dan. Y si nosotros tenemos que dárselo, lo aceptan (Proverbios 27:9).

20. ¿Por qué debemos ayudar a otras personas a tener una fe fuerte?

20 Ayudemos a otras personas a tener una fe fuerte. Jesús hizo y dijo muchas cosas para fortalecer la fe de sus discípulos (Marcos 11:20-24). Nosotros también debemos ayudar a otras personas a fortalecer su fe. Así también fortaleceremos nuestra propia fe (Proverbios 11:25). ¿Cómo podemos fortalecer la fe de otros? Al predicar, podemos explicarles a las personas por qué creemos que Dios existe, que se interesa por nosotros y que es el autor de la Biblia. También podemos ayudar a nuestros hermanos a tener una fe fuerte. Por ejemplo, si escuchamos a un hermano quejarse de los que dirigen la congregación, no debemos pensar mal de él ni dejar de hablarle. Deberíamos ayudarlo con paciencia a tener más fe en Jehová y a confiar en los hermanos (Judas 22, 23). ¿Eres joven y estás en la escuela? Si tu maestro habla de la teoría de la evolución, sé valiente y defiende tu fe en la creación. No creas que tu maestro y tus compañeros reaccionarán mal. Puede que te sorprendan y reaccionen bien.

21. ¿A qué nos ayudará Jehová a cada uno de nosotros?

21 Como vimos, Jehová y Jesús ayudaron a Pedro a vencer el miedo y a tener una fe fuerte. Y con el tiempo, Pedro se convirtió en un gran ejemplo de fe para todos nosotros. Jehová también nos ayudará a cada uno de nosotros a tener una fe fuerte (lea 1 Pedro 5:9, 10). Aunque tengamos que esforzarnos por conseguirla, el esfuerzo valdrá la pena.

^ párr. 16 Por ejemplo, vea la sección “La Biblia les cambió la vida”, de la edición para el público de La Atalaya.