Ir al contenido

¿Qué es la espiritualidad? ¿Necesito una religión para ser una persona espiritual?

La respuesta que da la Biblia

En la Biblia se usa el término espiritualidad para describir el deseo intenso que tiene una persona de agradar a Dios y de pensar como él. La persona espiritual se esfuerza por vivir según las normas de Dios y seguir la guía de su espíritu santo * (Romanos 8:5; Efesios 5:1).

La Biblia a menudo usa contrastes para explicar lo que es la espiritualidad. Por ejemplo, a diferencia de la persona espiritual, “el hombre físico no acepta las cosas del espíritu de Dios”, es decir, lo que Dios enseña (1 Corintios 2:14-16). En contraste con las personas espirituales, las personas carnales, en vez de ser generosas y mantener la paz, son propensas a tener “celos y peleas” (1 Corintios 3:1-3). Y la Biblia llama a los que calumnian y separan a los buenos amigos “hombres que actúan como animales, que no tienen espiritualidad” (Judas 19; Proverbios 16:28). *

En este artículo veremos lo siguiente:

 ¿Por qué existe la espiritualidad?

La espiritualidad existe porque estamos hechos a la imagen de Dios (Génesis 1:27). Por eso, no sorprende que a la mayoría de las personas les atraiga la idea de saber más sobre aquello que no pueden ver o tocar.

Todos nacemos con la capacidad de demostrar cualidades como las que tiene Jehová, * como por ejemplo la paz, la misericordia y la imparcialidad (Santiago 3:17). Además, mediante su espíritu santo, Dios ayuda a ser más espirituales a los que se esfuerzan por obedecerle (Hechos 5:32).

 ¿Por qué es la espiritualidad importante?

La espiritualidad nos permite alcanzar “vida y paz” (Romanos 8:6). Estos regalos de Dios son de un valor incalculable.

  • Vida: Dios promete vida eterna a las personas que son espirituales (Juan 17:3; Gálatas 6:8).

  • Paz: Se refiere a la paz con Dios. Los que se centran solo en sus necesidades físicas son enemigos de Dios (Romanos 8:7). Por otra parte, él premia a los que intentan ser más espirituales con “la paz de Dios, que está más allá de lo que ningún ser humano puede entender” (Filipenses 4:6, 7). Esa clase de paz interior les ayuda a encontrar la felicidad (Mateo 5:3).

 ¿Cómo puedo desarrollar mi espiritualidad?

  • Aprenda y obedezca lo que Dios dice. Puede lograrlo leyendo la Biblia, ya que esta contiene los pensamientos de Dios que hombres “impulsados por espíritu santo” escribieron (2 Pedro 1:21). Lo que aprenda le ayudará a adorar a Dios “con espíritu y con verdad”, es decir, dejándose guiar por su espíritu santo y actuando según la voluntad de Dios (Juan 4:24).

  • Ore a Dios y pídale ayuda (Lucas 11:13). Dios le ayudará a tener las cualidades que demuestran las personas espirituales (Gálatas 5:22, 23). Él puede darle sabiduría para afrontar los problemas de la vida (Santiago 1:5).

  • Pase tiempo con personas espirituales. Ellos lo motivarán a ser más espiritual (Romanos 1:11, 12). Pero, si tiene amigos que no piensan como Dios, eso afectará su espiritualidad (Santiago 4:4).

 ¿Necesito una religión para ser una persona espiritual?

El simple hecho de pertenecer a una religión no hace a una persona espiritual. La Biblia dice: “Si alguien piensa que es religioso pero no mantiene bajo control su lengua, está engañando a su propio corazón, y su adoración no sirve de nada” (Santiago 1:26; nota).

Aun así, la Biblia enseña que las personas espirituales adoran a Dios de la manera que él quiere. Reconocen que hay “un solo espíritu”, el espíritu santo de Dios, y ese mismo espíritu hace que adoren a Dios como “un solo cuerpo”, es decir, como un grupo organizado que mantiene “la unidad del espíritu mediante el vínculo de la paz” (Efesios 4:1-4).

 Ideas equivocadas sobre la espiritualidad

Lo que algunos creen: La espiritualidad puede ser cualquier estilo de vida con el que una persona se sienta satisfecha consigo misma o que le ayude a ser cada vez mejor persona.

La verdad: La Biblia dice que la espiritualidad es el estilo de vida que se guía por los pensamientos de Dios. No se refiere a algo que nos motive a encontrar la satisfacción personal sin contar con Dios. La persona espiritual se siente realizada cuando reconoce que Jehová es su Creador y vive en armonía con su propósito (Salmo 100:3).

Lo que algunos creen: Una persona puede desarrollar su espiritualidad privándose de las cosas que le gustan o lastimándose a sí misma.

La verdad: Maltratar el cuerpo es una “forma de adoración autoimpuesta” y una manera carnal de pensar (Colosenses 2:18, 23). La Biblia asocia la espiritualidad no con el dolor, sino con la alegría (Proverbios 10:22).

Lo que algunos creen: Cualquier contacto con el mundo de los espíritus puede hacer que una persona sea más espiritual.

La verdad: Muchas personas que practican espiritismo y otras formas de ocultismo creen que de esta manera se pueden comunicar con los muertos. Sin embargo, la Biblia enseña que los muertos se encuentran en un estado de inconsciencia (Eclesiastés 9:5). Por eso, quienes practican estas cosas en realidad se están comunicando con criaturas espirituales que están en contra de Dios. El espiritismo y otras formas de ocultismo ofenden a Dios e impiden que una persona sea espiritual (Levítico 20:6; Deuteronomio 18:11, 12).

Lo que algunos creen: Todos los seres vivos son espirituales por naturaleza.

La verdad: Todo lo que Dios ha creado le da gloria a él (Salmo 145:10; Romanos 1:20). Sin embargo, Dios les dio la capacidad de desarrollar la espiritualidad solo a los seres inteligentes. En cambio, los animales actúan por instinto y no pueden tener una amistad con Dios. Sus necesidades físicas determinan prácticamente todo lo que hacen (2 Pedro 2:12). Por eso, la Biblia contrapone la espiritualidad a las actitudes y comportamientos animales (Santiago 3:15; Judas 19).

^ párr. 1 En los idiomas en los que se escribió la Biblia, las palabras que se traducen como “espíritu” significan básicamente “aliento”. Sus otros significados se refieren a algo que es invisible al ojo humano, pero da muestras de fuerza en movimiento. La Biblia describe a Dios como el Ser espiritual Supremo. Una persona espiritual elige tomar sus decisiones basándose en lo que agrada a Dios y se deja guiar por su espíritu santo.

^ párr. 2 Cuando la Biblia dice que un humano es “físico” y “carnal” se refiere a que esa persona piensa y actúa principalmente según sus necesidades físicas, las de su cuerpo, dándoles poca o ninguna importancia a las normas de Dios.

^ párr. 4 La Biblia enseña que el nombre de Dios es Jehová (Salmo 83:18).