Ir al contenido

Ir al índice

 El punto de vista bíblico

“La verdad los libertará.” ¿Cómo?

“La verdad los libertará.” ¿Cómo?

MILLONES de personas piensan que son libres cuando en realidad no lo son. Muchas son esclavas de las supersticiones; algunas les tienen miedo a los muertos, a quienes tal vez traten de aplacar con ofrendas costosas, y otras le tienen terror a la muerte porque no saben a ciencia cierta qué nos sucede cuando fallecemos. ¿Podrán liberarse de estas cargas emocionales y hasta económicas? Sí. Como muestran las palabras de Jesucristo arriba citadas, la llave que abre las puertas de la libertad es la verdad. Pero ¿qué clase de verdad? ¿La verdad en general, o una en concreto?

Jesús no dejó lugar a la duda al afirmar: “Si permanecen en mi palabra, [...] conocerán la verdad, y la verdad los libertará” (Juan 8:31, 32). La “palabra” —o doctrina⁠— de Jesús está contenida en la Biblia.

Al decir “la verdad los libertará”, Jesús se estaba refiriendo principalmente a ser libertados del pecado y la muerte. Pero conocer la verdad de la Palabra de Dios también nos liberta de cosas como la superstición, el temor a los muertos y el miedo excesivo a morir. ¿De qué manera?

1. Libertad de la superstición. No son pocos los que creen que ciertos objetos o números dan mala suerte. Y hay quienes no toman decisiones importantes a menos que primero busquen una señal de buen agüero, consulten el horóscopo o visiten a un médium.

Cómo nos liberta la verdad bíblica. En la antigüedad hubo miembros del propio pueblo de Dios que se volvieron supersticiosos y llegaron al punto de adorar al “dios de la Buena Suerte” y al “dios del Destino”. ¿Cómo consideró Jehová aquella práctica? “[Ustedes] siguieron haciendo lo que era malo a mis ojos”, sentenció (Isaías 65:11, 12). También condenó la práctica de buscar la guía de los médiums: “[El] que consulte a un médium espiritista [...] es algo detestable a Jehová” (Deuteronomio 18:11, 12).

Las supersticiones y el espiritismo son perjudiciales porque figuran entre las artimañas del Diablo, a quien Jesús llamó “el padre de la mentira” (Efesios 6:11; Juan 8:44). Si necesitáramos orientación sobre un asunto importante, ¿recurriríamos a un mentiroso? ¡Claro que no! Por lo tanto, hacemos bien al evitar todo lo relacionado con “el padre de la mentira”.

La clave para tomar buenas decisiones en la vida es dejarse guiar por la sabiduría que se basa en el conocimiento exacto de los principios bíblicos y del propósito de Dios para la humanidad. “Jehová mismo da la sabiduría; procedentes de su boca hay conocimiento y discernimiento”, dice Proverbios 2:6.

2. Libertad del temor a los muertos. Millones de personas creen que los “espíritus” de los antepasados influyen en los vivos. También creen que la única manera de apaciguarlos es con sacrificios y ceremonias espléndidas, lo que los lleva a incurrir en grandes deudas.

Cómo nos liberta la verdad bíblica. La Biblia revela el verdadero estado de los difuntos. Por ejemplo, Jesús dijo que están durmiendo (Juan 11:11, 14). ¿Qué significa eso? Hallamos la respuesta en Eclesiastés 9:5: “Los vivos tienen conciencia de que morirán; pero en cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto”. En efecto, las personas que  han fallecido están como en un sueño profundo, totalmente inconscientes; han dejado de existir, y por eso no pueden ni hacernos bien ni causarnos daño.

¿Cómo explicar entonces las afirmaciones de quienes sostienen que han tenido encuentros con el más allá? Otra vez hallamos la respuesta en la Biblia. Esta relata que al principio de la historia humana, algunos ángeles se rebelaron contra Dios (2 Pedro 2:4). Tales espíritus malignos, llamados demonios, intentan engañar a la humanidad (1 Timoteo 4:1). Uno de sus ardides es hacerse pasar por los muertos, difundiendo así la mentira de que siguen viviendo con otra forma o en otro mundo.

3. Libertad del miedo excesivo a la muerte. La muerte es ciertamente un enemigo, como sostiene la Biblia (1 Corintios 15:26). De ahí que le tengamos un temor natural y tratemos de aplazarla. Sin embargo, no hay por qué tenerle un miedo irracional.

Cómo nos liberta la verdad bíblica. Además de dar a conocer la verdad sobre el estado de los difuntos, la Biblia muestra que Dios se propone traerlos a la vida mediante la resurrección. “Viene la hora —anunció Jesús⁠— en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz [la de Cristo] y saldrán.” (Juan 5:28, 29; Hechos 24:15.)

¿Con qué forma “saldrán”? Jesús nos dio un anticipo cuando efectuó varias resurrecciones. En cada caso, la persona regresó con forma humana, tal como era antes (Marcos 5:35-42; Lucas 7:11-17; Juan 11:43, 44). Este hecho armoniza con el significado de la palabra resurrección, a saber, “levantamiento”. Dios le dijo a su anciano siervo Daniel: “Descansa [o duerme en la muerte], que al final de los tiempos te levantarás para recibir tu recompensa” (Daniel 12:13, Nueva Versión Internacional). De seguro, aquellas palabras animaron mucho a Daniel y lo ayudaron a encarar la muerte con valor y dignidad.

La comisión de Jesús consistía, en parte, en “predicar una liberación a los cautivos”, a las personas esclavizadas por las doctrinas falsas (Lucas 4:18). Como sus enseñanzas se encuentran en las Escrituras, siguen libertando a la gente todos los días. Esperamos de todo corazón que la verdad bíblica le traiga a usted liberación eterna.

¿SE LO HA PREGUNTADO?

¿Cómo nos liberta la verdad bíblica...

● ... de la superstición? (Isaías 8:19, 20; 65:11, 12.)

● ... del miedo a los muertos? (Eclesiastés 9:5; Juan 11:11, 14.)

● ... del terror a la muerte? (Juan 5:28, 29; Hechos 24:15.)

[Comentario de la página 11]

La verdad bíblica nos liberta de la superstición, el miedo a los muertos y el terror a morir