Ir al contenido

Ir al índice

 ARTÍCULO DE ESTUDIO 21

¿Agradecemos los regalos de Dios?

¿Agradecemos los regalos de Dios?

“¡Cuántas cosas has hecho, oh, Jehová mi Dios! Son muchas tus obras maravillosas y tus pensamientos a nuestro favor” (SAL. 40:5).

CANCIÓN 5 Las maravillosas obras de Dios

AVANCE *

1, 2. a) Teniendo en cuenta lo que dice Salmo 40:5, ¿qué regalos nos ha hecho Jehová? b) ¿Por qué vamos a analizar estos tres regalos?

JEHOVÁ es un Dios generoso. Pensemos en algunos de sus regalos: la Tierra, nuestro hermoso hogar; el cerebro, una maravilla del diseño, y la Biblia, su valiosísima Palabra. Con estos tres regalos, Jehová nos ha dado un lugar para vivir, la capacidad de pensar y comunicarnos, y las respuestas a las preguntas más importantes (lea Salmo 40:5).

2 En este artículo analizaremos brevemente estos tres regalos de Jehová. Cuanto más meditemos en ellos, más los valoraremos y más desearemos agradar a nuestro Creador, que tanto nos ama (Apoc. 4:11). Además, estaremos mejor preparados para ayudar a las personas que han sido engañadas con la falsa doctrina de la evolución.

NUESTRO MARAVILLOSO PLANETA

3. ¿Qué hace que la Tierra sea un planeta especial?

3 Si nos fijamos en cómo creó Dios la Tierra, vemos claramente su sabiduría (Rom. 1:20; Heb. 3:4). Es cierto que hay otros planetas que giran alrededor del Sol, pero la Tierra es especial porque solo en ella se dan las condiciones necesarias para que vivan los seres humanos.

4. Explique con un ejemplo cómo se ve la sabiduría de Dios en el diseño de la Tierra.

4 Podría decirse que la Tierra es como un barco lleno de pasajeros que va flotando por la inmensidad del universo. Pero hay grandes diferencias entre un barco y nuestro planeta. Por ejemplo, ¿cuánto tiempo podrían sobrevivir los viajeros de un barco si tuvieran que producir su propio oxígeno, comida y agua, y si no pudieran tirar por la borda los residuos? ¿Verdad que morirían pronto?  En cambio, en la Tierra viven miles de millones de seres vivos. Nuestro planeta produce todo el oxígeno, la comida y el agua que necesitamos. Y nunca se agotan estos recursos imprescindibles para la vida. Además, los residuos no se lanzan al espacio. Con todo, la Tierra sigue siendo hermosa y habitable. ¿Cómo es todo esto posible? Jehová la diseñó con fascinantes sistemas de reciclaje que renuevan sus recursos. Veamos brevemente dos de ellos: el ciclo del oxígeno y el ciclo del agua.

5. a) ¿En qué consiste el ciclo del oxígeno? b) ¿Qué confirma este ciclo?

5 El oxígeno es un gas sin el que humanos y animales no podrían vivir. Según ciertos cálculos, los seres vivos respiran al año cien mil millones de toneladas de oxígeno. Pero, al respirar, expulsan un residuo llamado dióxido de carbono. Aun así, el oxígeno nunca se acaba y la atmósfera nunca se satura con este residuo. ¿Cómo es posible? Gracias al ciclo del oxígeno. Jehová creó una variedad de organismos —desde algas microscópicas hasta árboles gigantes— que absorben dióxido de carbono y expulsan oxígeno. El ciclo del oxígeno confirma de forma literal lo que dice Hechos 17:24, 25: “Dios [...] les da a todas las personas vida, aliento y todas las cosas”.

6. a) ¿En qué consiste el ciclo del agua? b) ¿Qué demuestra este ciclo? (Vea también el recuadro “ El ciclo del agua es un regalo de Jehová”).

6 En la Tierra hay agua en estado líquido porque nuestro planeta está a la distancia perfecta del Sol. Si estuviera un poco más cerca, toda el agua se evaporaría, y el planeta no sería más que una roca pelada y caliente. Pero, si estuviera un poquito más lejos, toda el agua se congelaría, y el planeta se convertiría en una gran bola de hielo. Como Jehová colocó la Tierra en esta ubicación ideal, el ciclo del agua puede sostener la vida. ¿Cómo funciona este ciclo? El Sol calienta el agua de los océanos y de la superficie terrestre, y el agua que se evapora acaba formando las nubes. Todos los años, el Sol evapora casi 500.000 kilómetros cúbicos (120.000 millas cúbicas) de agua. Esa agua se queda en la atmósfera unos diez días, y luego cae en forma de lluvia o nieve, y termina de nuevo en los océanos o en otras masas de agua. Entonces el ciclo vuelve a empezar. Este ciclo eficaz y sostenible demuestra que Jehová es sabio y poderoso (Job 36:27, 28; Ecl. 1:7).

7. ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos el regalo que se menciona en Salmo 115:16?

7 Para sentir más aprecio por nuestro planeta y todas las cosas buenas que hay en él, tenemos que meditar en las creaciones de Jehová (lea Salmo 115:16). Esto nos impulsará a darle las gracias cada día por todo lo bueno que nos da. Y también demostramos nuestro agradecimiento manteniendo el trocito de la Tierra en el que vivimos lo más limpio posible.

NUESTRO ASOMBROSO CEREBRO

8. ¿Por qué podemos decir que nuestro cerebro es una maravilla de la ingeniería?

8 El cerebro humano es una maravilla de la ingeniería. Cuando estábamos en la matriz de nuestra madre, nuestro cerebro se fue formando siguiendo un diseño predefinido. ¡Y cada minuto aparecían miles de nuevas células cerebrales! Los investigadores calculan que el cerebro de un adulto tiene cerca de 100.000 millones de neuronas, que son un tipo especial de células.  Estas se hallan perfectamente empaquetadas en un órgano que solo pesa 1,5 kilos (3,3 libras). Veamos algunas de las sorprendentes facultades que posee nuestro cerebro.

9. ¿Qué lo convence a usted de que nuestra capacidad para hablar es un regalo de Dios?

9 Nuestra capacidad para hablar es un auténtico milagro. Pensemos por un momento en todo lo que ocurre en nuestro cuerpo cuando hablamos. Para pronunciar una sola palabra, el cerebro tiene que coordinar los movimientos de unos cien músculos de la lengua, la garganta, los labios, la mandíbula y el pecho. Todos estos músculos tienen que moverse en un orden específico para que las palabras se entiendan. En cuanto a nuestra capacidad para hablar idiomas, un estudio publicado en el 2019 reveló que los recién nacidos ya pueden distinguir palabras sueltas. Este descubrimiento confirma lo que muchos investigadores opinan: que nacemos con la capacidad de identificar y aprender idiomas. Sin duda, nuestra capacidad para hablar es un regalo de Dios (Éx. 4:11).

10. ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos la capacidad de hablar?

10 Una manera de demostrar que agradecemos la capacidad de hablar es usándola para explicarles a quienes creen en la evolución por qué creemos que Dios creó todas las cosas (Sal. 9:1; 1 Ped. 3:15). Quienes promueven la enseñanza de la evolución desean que creamos que la Tierra y la vida no son fruto del diseño. Podemos usar la Biblia y algunas ideas de este artículo para defender a nuestro Padre celestial y explicarles a quienes quieran escuchar por qué estamos convencidos de que Jehová es el Creador del cielo y de la Tierra (Sal. 102:25; Is. 40:25, 26).

11. ¿Qué otra razón tenemos para decir que nuestro cerebro es asombroso?

11 Nuestra memoria es sorprendente. En el pasado, un científico llegó a la conclusión de que el cerebro humano es capaz de recordar la información que cabría en 20 millones de libros. Pero actualmente se cree que nuestra memoria puede almacenar mucha más información. Además, gracias a ella, tenemos una capacidad especial. Veamos cuál es.

12. Gracias a nuestra capacidad para extraer lecciones morales, ¿qué podemos hacer los seres humanos?

12 De todos los seres vivos que hay en el planeta, solo los humanos tenemos la capacidad de extraer lecciones morales de las vivencias del pasado. Recordar y analizar esas vivencias nos ayuda a adoptar valores morales más elevados y corregir nuestra forma de pensar y actuar (1 Cor. 6:9-11; Col. 3:9, 10). De hecho, podemos entrenar nuestra conciencia para que distinga  lo bueno de lo malo (Heb. 5:14). Podemos aprender a expresar amor, compasión y misericordia, así como desarrollar un sentido equilibrado de la justicia.

13. Según Salmo 77:11, 12, ¿cómo debemos usar el regalo de la memoria?

13 Una manera de demostrar que agradecemos el regalo de la memoria es esforzándonos por recordar todas las veces que Jehová nos ha ayudado y consolado. Así reforzaremos nuestra confianza en que él nos volverá a ayudar en el futuro (lea Salmo 77:11, 12; 78:4, 7). Otra manera de demostrar que apreciamos ese regalo es recordando todo el bien que otras personas nos hacen y agradeciéndolo. Los investigadores han comprobado que las personas agradecidas por lo general son más felices. A la hora de usar nuestra memoria, hacemos bien en imitar a Jehová. Hay cosas que él decide olvidar. Por ejemplo, aunque tiene una memoria perfecta, decide perdonar y olvidar nuestros errores si nos arrepentimos (Sal. 25:7; 130:3, 4). Y él quiere que hagamos lo mismo con quienes nos ofenden (Mat. 6:14; Luc. 17:3, 4).

Mostramos que agradecemos nuestro maravilloso cerebro usándolo para honrar a Jehová. (Vea el párrafo 14). *

14. ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos nuestro maravilloso cerebro?

14 Podemos mostrar que agradecemos nuestro maravilloso cerebro usándolo para honrar a quien nos lo regaló. Algunas personas prefieren utilizarlo de manera egoísta y deciden por sí mismas lo que está bien o mal. Pero, como Jehová nos creó, lo lógico es que sus normas sean mejores que las que podamos fijarnos nosotros mismos (Rom. 12:1, 2). Cuando nos guiamos por sus normas, disfrutamos de paz (Is. 48:17, 18). Y nuestra vida tiene un propósito claro: honrar y hacer feliz a nuestro Creador y Padre (Prov. 27:11).

LA BIBLIA: UN VALIOSO REGALO

15. ¿Cómo refleja el regalo de la Biblia el amor que Jehová siente por la humanidad?

15 La Biblia es un regalo que refleja el amor de Dios. Nuestro Padre celestial  hizo que hombres del pasado la escribieran por inspiración porque a él le importan muchísimo sus hijos terrestres. En su Palabra, Jehová responde las preguntas más importantes, como de dónde venimos, cuál es el sentido de la vida y qué ocurrirá en el futuro. Como Jehová desea que todos sus hijos sepan las respuestas a estas preguntas, a través de los siglos ha impulsado la traducción de la Biblia a muchos idiomas. Hoy en día, la Biblia —completa o en parte— está disponible en más de tres mil idiomas. De hecho, es el libro más traducido y distribuido de la historia. Sin importar dónde viva la gente o qué idioma hable, la mayoría puede conocer el mensaje de la Biblia en su lengua materna (vea el recuadro “ Se traduce la Biblia a idiomas africanos”).

16. Teniendo en cuenta Mateo 28:19, 20 y lo que dice el párrafo, ¿cómo podemos demostrar que estamos agradecidos de tener la Biblia?

16 ¿Cómo podemos demostrar que estamos agradecidos de tener la Biblia? Leyéndola todos los días, meditando en lo que enseña y esforzándonos al máximo por poner en práctica lo que aprendemos. Además, le expresamos a Dios nuestro agradecimiento haciendo todo lo posible por dar a conocer el mensaje de la Biblia a tantas personas como podamos (Sal. 1:1-3; Mat. 24:14; lea Mateo 28:19, 20).

17. ¿De qué regalos hemos hablado en este artículo, y qué se analizará en el próximo?

17 En este artículo hemos hablado de tres regalos de Dios: nuestro hogar, la Tierra; nuestro asombroso cerebro, y su Palabra inspirada, la Biblia. Pero Jehová también nos ha hecho regalos que son invisibles. El próximo artículo analizará algunos de ellos.

CANCIÓN 12 Jehová, nuestro gran Dios

^ párr. 5 Este artículo nos ayudará a sentir más gratitud hacia Jehová y a valorar más tres de sus regalos. También nos dará buenas ideas para conversar con quienes dudan de la existencia de Dios.

^ párr. 64 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN: Una hermana está aprendiendo otro idioma para enseñarles las verdades de la Palabra de Dios a los inmigrantes.