Ir al contenido

Ir al índice

“Ustedes valen más” (MATEO 10:31).

¿Se fija Dios en usted?

¿Se fija Dios en usted?

QUÉ NOS ENSEÑA LA CREACIÓN

Los primeros sesenta minutos en la vida de un recién nacido son decisivos. ¿Por qué? Porque el vínculo que establece la madre con el bebé en esos momentos influirá notablemente en su crecimiento y desarrollo. *

¿Qué hace que una madre cuide con cariño de su hijo recién nacido? En The Journal of Perinatal Education, la profesora Jeannette Crenshaw explica que, tras el parto, el elevado nivel de una hormona llamada oxitocina “estimula el instinto maternal cuando la madre mira, acaricia y amamanta a su bebé”. En esos momentos, el cuerpo de la madre segrega también otra hormona que la “ayuda a interactuar con su hijo” y a estrechar el vínculo que los une. ¿Por qué es tan importante este detalle?

El estrecho vínculo que une a una madre con su hijo fue diseñado por nuestro cariñoso Creador, Jehová. * El rey David dio gracias a Dios por haberlo sacado de la matriz y por hacer que se sintiera seguro en los brazos de su madre. Reconoció que Jehová lo había cuidado desde el momento de su nacimiento. Le dijo en oración: “Desde el vientre de mi madre tú has sido mi Dios” (Salmo 22:9, 10).

PIENSE EN ESTO: Si Dios creó un sistema tan complejo para que la madre esté pendiente del bebé y lo cuide con cariño, ¿no le parece lógico que Dios también se interese por cada uno de nosotros, que somos sus hijos? (Hechos 17:29).

QUÉ NOS ENSEÑA LA BIBLIA SOBRE LO BIEN QUE NOS CUIDA DIOS

Jesucristo, que conoce al Creador mejor que nadie, dijo: “¿No se venden dos gorriones por una moneda de poco valor? Sin embargo, ni uno de ellos cae a tierra sin el conocimiento de su Padre. Mas los mismísimos cabellos de la cabeza de ustedes están todos contados. Por lo tanto, no tengan temor: ustedes valen más que muchos gorriones” (Mateo 10:29-31).

Poca gente se fija en todos los pajaritos que ve, y mucho menos en los que caen a tierra. Sin embargo, nuestro Padre celestial se fija en cada uno de ellos. Y los pájaros, por muchos que sean, nunca serán tan valiosos para Dios como un ser humano. Así pues, no hay duda: Dios se fija en usted. Es más, usted le importa muchísimo.

Dios está muy interesado en nuestro bienestar y nos cuida con cariño

 La Biblia nos asegura:

  • “En cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él” (2 CRÓNICAS 16:9).

  • “Los ojos de Jehová están hacia los justos, y sus oídos están hacia su clamor por ayuda” (SALMO 34:15).

  • “Estaré gozoso y me regocijaré en tu bondad amorosa, puesto que has visto mi aflicción; has sabido acerca de las angustias de mi alma” (SALMO 31:7).

“PENSÉ QUE JEHOVÁ NO ME QUERÍA”

¿Sirve de algo saber que Dios se interesa tanto por nosotros y nos cuida con cariño? Claro que sí. Hannah, * de Inglaterra, cuenta:

“Muchas muchas veces pensé que Jehová no me quería y que no respondía mis oraciones porque me faltaba fe. Creía que me estaba castigando o ignorando porque yo no valía nada. Sentía que no le importaba”.

Sin embargo, ahora Hannah está segura de que Jehová la quiere y se interesa por ella. ¿Qué la hizo cambiar de opinión? Ella cuenta: “El cambio no fue repentino. Hace muchos años escuché una conferencia bíblica sobre el sacrificio de Jesucristo que me impactó y me ayudó a ver que Jehová me ama. También me daba cuenta de que me quería cuando respondía mis oraciones y, por eso, muchas veces, me echaba a llorar. Además, estudiar la Biblia y asistir a las reuniones cristianas me ha ayudado a conocer mejor a Jehová y a saber lo que siente por nosotros. Ahora sé que Jehová nos quiere, nos ayuda y desea cuidarnos”.

¡Qué palabras tan animadoras! Pero ¿cómo puede usted saber si a Dios le importan sus sentimientos y los comprende? Hallará la respuesta en el siguiente artículo.

^ párr. 3 La depresión posparto puede hacer que a algunas madres les cueste crear lazos afectivos con su bebé. Sin embargo, no deben sentirse culpables. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental de Estados Unidos, la depresión posparto “es consecuencia de una combinación de factores físicos y emocionales. [...] No ocurre por algo que una madre hace o deja de hacer”. Si desea saber más sobre este tema, vea el artículo titulado “¿Qué es la depresión posparto?”, publicado en la revista ¡Despertad! del 8 de junio de 2003.

^ párr. 5 La Biblia enseña que el nombre de Dios es Jehová (Salmo 83:18).

^ párr. 15 En esta serie de artículos se han cambiado algunos nombres.