Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿En qué sentido es el sacrificio de Jesús un “rescate por muchos”?

La respuesta que da la Biblia

El sacrificio de Jesús es el medio que Jehová emplea para liberar, o salvar, a la humanidad del pecado y la muerte. La Biblia dice que la sangre de Jesús fue el precio que se pagó como rescate (Efesios 1:7; 1 Pedro 1:​18, 19). Por eso, Jesús dijo que vino “a dar su vida como rescate por muchos” (Mateo 20:28, Biblia de Jerusalén, 1998).

Por qué se necesitaba un “rescate por muchos”

El primer hombre que Dios creó, Adán, era perfecto, sin pecado. Además, tenía la oportunidad de vivir para siempre, pero la perdió porque decidió desobedecer a Dios (Génesis 3:​17-​19). Los hijos de Adán heredaron el pecado (Romanos 5:​12). Por esta razón, la Biblia dice que Adán se vendió a sí mismo y vendió a sus descendientes como esclavos del pecado y la muerte (Romanos 7:​14). Nadie puede recuperar lo que él perdió porque todos somos imperfectos (Salmo 49:​7, 8).

Dios sintió compasión por los descendientes de Adán, que se encontraban en una situación desesperada (Juan 3:​16). Pero él es justo, y por ello no podía sencillamente pasar por alto los pecados o disculparlos sin una razón válida (Salmo 89:14; Romanos 3:​23-​26). Como ama a la humanidad, suministró el medio legal necesario no solo para perdonar los pecados, sino para eliminarlos (Romanos 5:​6-8). Este medio legal es el rescate.

En qué consiste el rescate

En la Biblia, el término rescate abarca las siguientes tres ideas:

  1. Es el precio que se paga (Números 3:​46, 47).

  2. Como consecuencia, se libera a alguien o se recupera algo (Éxodo 21:30).

  3. Su valor es equivalente al de aquello por lo que se paga. *

Veamos la relación entre estas ideas y el sacrificio de Jesucristo.

  1. El precio que se paga. La Biblia dice que los cristianos fueron “comprados por precio” (1 Corintios 6:​20; 7:​23). Ese precio es la sangre de Jesús, con la cual él compró “para Dios personas de toda tribu y lengua y pueblo y nación” (Revelación [Apocalipsis] 5:8, 9).

  2. Liberación. El sacrificio de Jesús nos libera del pecado (1 Corintios 1:​30; Colosenses 1:​14; Hebreos 9:​15).

  3. Equivalencia. La vida que Jesús entregó en sacrificio es el equivalente exacto de la vida humana perfecta que Adán perdió (1 Corintios 15:21, 22, 45, 46). La Biblia dice: “Así como mediante la desobediencia del solo hombre [Adán] muchos fueron constituidos pecadores, así mismo, también, mediante la obediencia de la sola persona [Jesucristo] muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:19). Esto explica por qué la muerte de un solo hombre sirve para rescatar a muchos pecadores. De hecho, el sacrificio de Jesús es un “rescate correspondiente por todos” los que hacen lo necesario para beneficiarse de él (1 Timoteo 2:5, 6).

^ párr. 11 Las palabras de los idiomas originales de la Biblia que se traducen como “rescate” transmiten la idea de un precio que se paga o de algo de valor que se da a cambio de otra cosa. Por ejemplo, la palabra hebrea kafár significa básicamente “cubrir” (Génesis 6:​14). Se utiliza por regla general para referirse a cubrir los pecados (Salmo 65:3). El nombre relacionado kófer hace referencia a lo que se da para lograr ese fin, es decir, para redimir o rescatar algo (Éxodo 21:30). Del mismo modo, la palabra griega lýtron, que normalmente se traduce “rescate”, también puede traducirse “precio de redención” (Mateo 20:28, The New Testament in Modern Speech, de R. F. Weymouth). Los escritores griegos utilizaban este término para referirse al precio pagado para rescatar a un prisionero de guerra o liberar a un esclavo.

Más información

¿QUÉ ENSEÑA REALMENTE LA BIBLIA?

El rescate, el mayor regalo de Dios

¿Qué es el rescate? ¿Cómo le beneficia?