Ir al contenido

Ir al índice

¿Muestra Dios empatía?

¿Muestra Dios empatía?

QUÉ NOS ENSEÑA LA CREACIÓN

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de la otra persona y de percibir, compartir y comprender sus sentimientos. El doctor Rick Hanson, especialista en salud mental, afirma que “la empatía está en nuestros genes”.

PIENSE EN ESTO: ¿Por qué nosotros somos capaces de mostrar empatía y los animales no? La Biblia explica que Dios nos creó a su imagen (Génesis 1:26). Eso significa que, hasta cierto grado, podemos parecernos a él y demostrar sus excelentes cualidades. Por lo tanto, cuando alguien demuestra empatía por otra persona, está reflejando la empatía de nuestro compasivo Creador, Jehová (Proverbios 14:31).

QUÉ NOS ENSEÑA LA BIBLIA SOBRE LA EMPATÍA DE DIOS

Dios siente empatía por nosotros y detesta vernos sufrir. Al hablar de la cruel esclavitud que sufrieron los israelitas en Egipto y de los cuarenta largos años que estuvieron vagando por el desierto, la Biblia dice: “Durante el tiempo de toda la angustia de ellos le fue angustioso a él” (Isaías 63:9). Fíjese en que Dios no solo sabía que su pueblo estaba sufriendo, sino que también sentía su dolor. Él mismo afirmó: “Conozco bien los dolores que sufren” (Éxodo 3:7). “El que los toca a ustedes —dice Dios— está tocando el globo de mi ojo” (Zacarías 2:8). De modo que, cuando nos hacen daño, es como si se lo hicieran a él.

La Biblia nos garantiza que, aunque sintamos que nuestro corazón nos condena o que no merecemos la compasión de Dios, él “es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas” (1 Juan 3:19, 20). Dios nos conoce mejor que nosotros mismos. Sabe muy bien todo lo que nos pasa, lo que pensamos y lo que sentimos, y se pone en nuestro lugar.

Podemos acudir a Dios en busca de consuelo, sabiduría y apoyo con la certeza de que nos ayudará cuando afrontemos dificultades

 La Biblia nos asegura:

  • “En tal caso llamarías, y Jehová mismo respondería; clamarías por ayuda, y él diría: ‘¡Aquí estoy!’” (ISAÍAS 58:9).

  • “Porque yo mismo bien conozco los pensamientos que estoy pensando para con ustedes —es la expresión de Jehová—, pensamientos de paz, y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza. Y ustedes ciertamente me llamarán y vendrán y me orarán, y yo ciertamente les escucharé” (JEREMÍAS 29:11, 12).

  • “Pon mis lágrimas, sí, en tu odre. ¿No están en tu libro?” (SALMO 56:8).

DIOS NOS CONOCE, NOS COMPRENDE Y SE PONE EN NUESTRO LUGAR

¿Puede ayudarnos a hacer frente a los problemas saber que Dios nos comprende? Veamos el caso de María.

“Ver a mi hijo de 18 años luchar contra el cáncer durante dos años y perder la batalla fue desgarrador. ¿Cómo podía ser la vida tan injusta y cruel? Estaba enojada con Jehová por no haberlo impedido.

”Sentía que Jehová no me quería. Seis años más tarde, le conté mis sentimientos a una amiga muy cariñosa y comprensiva de mi congregación. Después de escucharme durante horas sin interrumpirme, me recordó un texto bíblico que me conmovió: 1 Juan 3:19, 20, donde dice que ‘Dios es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas’. Y, a continuación, me explicó que Jehová comprende nuestro sufrimiento.

”A pesar de eso, yo seguía resentida. Entonces leí Salmo 94:19, que dice: ‘Cuando mis pensamientos inquietantes llegaron a ser muchos dentro de mí, tus propias consolaciones empezaron a acariciar mi alma’. Eso era justo lo que necesitaba oír. Finalmente, pude expresarle a Jehová mi dolor con la confianza de que me escuchaba y me comprendía. Eso me dio mucha paz”.

¡Cuánto nos consuela saber que Dios nos comprende y se pone en nuestro lugar! Pero ¿por qué hay tanto sufrimiento? ¿Nos estará castigando Dios por algún pecado? ¿Pondrá fin al sufrimiento algún día? Estas preguntas se responderán en los siguientes artículos.