Ir al contenido

Ir al índice

“Tus ojos vieron hasta mi embrión” (SALMO 139:16).

¿Comprende Dios lo que usted siente?

¿Comprende Dios lo que usted siente?

QUÉ NOS ENSEÑA LA CREACIÓN

Piense por un momento en el vínculo tan estrecho que une a los gemelos idénticos. Entre ellos existe una conexión muy especial. La directora de un centro para el estudio de los gemelos, Nancy Segal, que a su vez tiene una hermana gemela, comenta que algunos gemelos “se entienden de maravilla sin necesidad de dar explicaciones”. Una mujer dijo lo siguiente sobre la relación que tiene con su hermana gemela: “Nos conocemos a la perfección”.

¿A qué se debe esa conexión tan singular? Aunque es verdad que el entorno y la crianza son factores a tomar en cuenta, algunos estudios parecen indicar que la clave está en que su carga genética es muy parecida.

PIENSE EN ESTO: Dios creó el asombroso genoma humano, por lo tanto, es lógico pensar que él nos comprende mejor que nadie. Con razón, el salmista David escribió: “Me tuviste cubierto en resguardo en el vientre de mi madre. Mis huesos no estuvieron escondidos de ti cuando fui hecho en secreto [...]. Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas” (Salmo 139:13, 15, 16). Dios es el único que conoce y entiende no solo nuestra composición genética, sino todas las vivencias que han moldeado nuestra personalidad. Y por eso podemos estar seguros de que nos comprende mejor que nadie.

QUÉ NOS ENSEÑA LA BIBLIA SOBRE LO BIEN QUE NOS COMPRENDE DIOS

El rey David oró: “Oh Jehová, tú me has escudriñado completamente, y me conoces. Tú mismo has llegado a conocer mi sentarme y mi levantarme. Has considerado mi pensamiento desde lejos. Pues no hay una sola palabra en mi lengua, cuando, ¡mira!, oh Jehová, tú ya lo sabes todo” (Salmo 139:1, 2, 4). Además, Jehová conoce nuestros sentimientos más profundos, incluso nuestras intenciones (1 Crónicas 28:9; 1 Samuel 16:6, 7). ¿Qué nos enseña esto sobre Dios?

Nos enseña que, aunque al orar no siempre sepamos expresar con palabras lo que pensamos y sentimos, nuestro Creador ya lo sabe. Él se fija en lo que hacemos y, además, comprende por qué lo hacemos. Y, no solo eso, Dios también es capaz de saber lo que haríamos si nuestras circunstancias fueran diferentes. Así es, como fue Dios quien nos creó con la capacidad de amar, podemos estar seguros de que desea, es más, anhela, conocer y comprender nuestros buenos pensamientos y motivos (1 Juan 4:7-10).

Dios lo ve todo. Él se preocupa por nosotros y nos comprende aunque nadie más lo haga

 La Biblia nos asegura:

  • “Los ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos están hacia su ruego” (1 PEDRO 3:12).

  • Dios promete: “Te haré tener perspicacia, y te instruiré en el camino en que debes ir. Ciertamente daré consejo con mi ojo sobre ti” (SALMO 32:8).

DIOS ES MUY COMPASIVO

¿Puede ayudarnos a hacer frente a los problemas saber que Dios nos comprende? Piense en el caso de Anna, de Nigeria. “Estaba tan desesperada que me preguntaba si valía la pena vivir —confiesa—. Cuando me diagnosticaron cáncer de pecho, mi esposo ya había fallecido y mi hija estaba en el hospital con hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro). Fue muy difícil para mí estar ingresada en el hospital al mismo tiempo que mi hija y tener que someterme a cirugía, quimioterapia y radioterapia”.

¿Qué ayudó a Anna a sobrellevar la situación? “Me gustaba meditar en textos bíblicos como Filipenses 4:6, 7, donde dice que ‘la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales’. Siempre que recordaba estas palabras me sentía muy unida a Jehová, sabía que él me entendía mejor de lo que yo me entendía a mí misma. También me animaron mucho mis queridos compañeros de creencia.

”Aunque sigo teniendo problemas de salud, nuestra situación ha mejorado. Hemos aprendido a ser optimistas a pesar de los problemas porque Jehová siempre está a nuestro lado. Santiago 5:11 dice: ‘Pronunciamos felices a los que han aguantado. Ustedes han oído del aguante de Job y han visto el resultado que Jehová dio, que Jehová es muy tierno en cariño, y misericordioso [o “compasivo”, nota]’”. Jehová comprendía los problemas de Job a la perfección, y podemos estar seguros de que también comprende los nuestros.