Ir al contenido

Ir al índice

 LECCIÓN 43

El pecado del rey David

El pecado del rey David

Cuando Saúl murió, David fue el siguiente rey. Tenía 30 años de edad. Pasaron varios años, y una noche vio a una hermosa mujer desde la azotea de su palacio. David averiguó que su nombre era Bat-Seba y que estaba casada con un soldado llamado Urías. Entonces David mandó traer a Bat-Seba a su palacio, tuvieron relaciones sexuales, y ella se quedó embarazada. David trató de esconder lo que había hecho. Así que le dijo al general de su ejército que pusiera a Urías en la primera línea de batalla, y que luego se retiraran y lo dejaran solo. Urías murió en esa batalla, y después David se casó con Bat-Seba.

Pero Jehová vio todas las cosas malas que habían pasado. ¿Qué iba a hacer Jehová ahora? Envió al profeta Natán a hablar con David. Natán le dijo: “Había un hombre rico que tenía muchas ovejas, y un hombre pobre que tenía solo una ovejita a la que quería mucho. El hombre rico le quitó al pobre la única ovejita que tenía”. David se enojó mucho y dijo: “¡Ese hombre rico merece morir!”. Entonces Natán le dijo: “¡Tú eres igual que ese hombre rico!”. David se puso muy triste y le dijo a Natán: “He pecado contra Jehová”. Ese pecado le trajo muchos problemas a David, y también a su familia. Jehová castigó a David, pero lo dejó vivir porque había sido sincero y humilde.

David quería hacer un templo para Jehová. Pero Jehová eligió a Salomón, el hijo de David, para que lo construyera. Así que David  empezó a preparar las cosas para Salomón y dijo: “El templo de Jehová tiene que ser magnífico. Salomón todavía es joven, pero yo lo voy a ayudar preparándolo todo”. David regaló mucho dinero para la construcción. Buscó trabajadores hábiles, reunió oro y plata, y trajo madera de cedro de Tiro y Sidón. Cuando a David le faltaba poco para morir, dio a Salomón los planos para construir el templo y le dijo: “Jehová me dio estas instrucciones para que las escribiera y te las diera. Él te ayudará. No tengas miedo. Debes ser fuerte y hacer el trabajo”.

“Al que esconde sus pecados no le irá bien, pero al que los confiesa y los abandona se le tendrá misericordia” (Proverbios 28:13).