Segundo Libro de Samuel 11:1-27

11  A principios de año,* cuando los reyes salen a hacer sus campañas militares, David envió a Joab, a sus siervos y a todo el ejército de Israel para acabar con los ammonitas. Ellos cercaron Rabá,+ mientras que David se quedó en Jerusalén.+  En cierta ocasión al anochecer,* David se levantó de la cama y se puso a caminar por la azotea* de la casa* real. Desde allí vio a una mujer bañándose, y ella era muy hermosa.  David mandó a alguien a averiguar quién era la mujer, y le dijeron: “Ella es Bat-Seba+ hija de Eliam+ y esposa de Urías+ el hitita”.+  Entonces David mandó mensajeros para que la trajeran.+ Así que la mujer entró adonde estaba él, y él se acostó con ella.+ (Esto ocurrió mientras ella estaba purificándose de su impureza).*+ Después, ella regresó a su casa.  Y resulta que la mujer quedó embarazada y le mandó decir a David: “Estoy embarazada”.  Al saberlo, David le envió este mensaje a Joab: “Mándame a Urías el hitita”. De modo que Joab le mandó a Urías.  Cuando Urías llegó, David le preguntó cómo estaban Joab y los soldados, y cómo iba la guerra.  Luego David le dijo a Urías: “Baja a tu casa y descansa”.* Cuando Urías salió de la casa real, fueron detrás de él para darle el regalo del rey.*  Sin embargo, Urías durmió a la entrada de la casa del rey con todos los demás siervos de su señor, y no bajó a su casa. 10  Entonces le informaron a David: “Urías no bajó a su casa”. Así que David le preguntó a Urías: “¿No acabas de volver de un viaje? ¿Por qué no bajaste a tu casa?”. 11  Urías le respondió a David: “Tanto el Arca+ como Israel y Judá se están quedando en refugios temporales, y mi señor Joab y los siervos de mi señor están acampando en pleno campo. ¿Cómo voy a irme yo a mi casa a comer y beber y a acostarme con mi esposa?+ ¡Tan cierto como que tú vives,* yo no voy a hacer eso!”. 12  Entonces David le dijo a Urías: “Quédate aquí hoy también, y dejaré que te vayas mañana”. De modo que Urías se quedó en Jerusalén aquel día y el día siguiente. 13  Luego David lo mandó llamar para que viniera a comer y beber con él, y lo emborrachó. Pero, al anochecer, Urías no bajó a su casa, sino que se fue a dormir con los siervos de su señor. 14  Por la mañana, David le escribió una carta a Joab y se la envió mediante Urías. 15  En su carta escribió esto: “Pongan a Urías en las primeras líneas de batalla, donde la lucha es más violenta. Luego retírense y déjenlo solo para que lo ataquen y muera”.+ 16  Joab había estado observando atentamente la ciudad, y colocó a Urías donde sabía que había guerreros poderosos en el bando enemigo. 17  Cuando los hombres de la ciudad salieron y pelearon contra Joab, algunos de los siervos de David acabaron muertos, entre ellos Urías el hitita.+ 18  Joab entonces le comunicó a David todo lo sucedido en la batalla. 19  Le dio estas instrucciones al mensajero: “Cuando acabes de contarle al rey todo lo sucedido en la batalla, 20  quizás el rey se enoje y te diga: ‘¿Por qué tuvieron que ir a pelear tan cerca de la ciudad? ¿No sabían que ellos dispararían desde lo alto de la muralla? 21  ¿Quién mató a Abimélec+ hijo de Jerubéset?+ ¿No fue una mujer que le arrojó una piedra de molino* desde lo alto de la muralla y así lo mató en Tebez? ¿Por qué tuvieron que acercarse tanto a la muralla?’. En ese caso, dile: ‘Tu siervo Urías el hitita también murió’”. 22  Así que el mensajero se fue y le contó a David todo lo que Joab le había mandado decir. 23  Luego el mensajero le dijo a David: “Sus hombres nos llevaban ventaja y salieron a pelear contra nosotros en el campo, pero nosotros los hicimos retroceder hasta la entrada de la puerta de la ciudad. 24  Y, como los arqueros les disparaban a tus siervos desde lo alto de la muralla, algunos de los siervos del rey murieron. Tu siervo Urías el hitita también murió”.+ 25  Al oír esto, David le ordenó al mensajero: “Dile a Joab: ‘No dejes que eso te afecte, pues la espada puede devorar a cualquiera. Intensifica la batalla contra la ciudad y conquístala’.+ Y anímalo también”. 26  Cuando la esposa de Urías se enteró de que Urías había muerto, se puso de duelo por su esposo. 27  Tan pronto como el periodo de duelo terminó, David la mandó traer a su casa. Ella llegó a ser su esposa+ y le dio un hijo. Pero lo que David había hecho le desagradó mucho a* Jehová.+

Notas

Es decir, en la primavera.
O “al final de la tarde”.
O “terraza”.
O “del palacio”.
Posiblemente su impureza menstrual.
Lit. “lávate los pies”.
O “la porción del rey”, probablemente la comida que el anfitrión le enviaba a un invitado de honor.
O “como que vives tú y vive tu alma”.
Es decir, la piedra superior de un molino de mano.
Lit. “fue malo a los ojos de”.

Notas de estudio

Multimedia