Ir al contenido

Ir al índice

 LECCIÓN 20

Seis plagas más

Seis plagas más

Moisés y Aarón fueron a ver al faraón para darle este mensaje de Dios: “Si no dejas que mi pueblo se vaya, enviaré tábanos al país”. Los tábanos son moscas grandes que pican. Miles y miles de esas moscas se metieron en las casas de los egipcios: de ricos y de pobres. Todo el país estaba lleno de tábanos. Pero en la tierra de Gosén, donde vivían los israelitas, no había ni uno. Esta cuarta plaga y las que vinieron después solo hicieron daño a los egipcios, pero no hicieron daño a los israelitas. El faraón le suplicó a Moisés: “Pídele a Jehová que quite estas moscas, y luego tu pueblo se podrá ir”. Pero cuando Jehová las quitó, el faraón cambió de opinión. ¿Crees que el faraón aprendería la lección algún día?

Luego, Jehová dijo: “Si el faraón no deja salir a mi pueblo, los animales de los egipcios enfermarán y morirán”. Al día siguiente, sucedió lo que Jehová había dicho, pero a los animales de los israelitas no les pasó nada. De todas maneras, el faraón no se dio por vencido porque era terco.

Entonces, Jehová le mandó a Moisés que volviera adonde el faraón y que lanzara cenizas al aire. Las cenizas se convirtieron en un tipo de polvo que llenó el aire y que cayó sobre todos los egipcios. Ese polvo hizo que a ellos y a sus animales les salieran heridas muy dolorosas. Pero otra vez el faraón les dijo a los israelitas que no podían irse.

 Jehová volvió a enviar a Moisés a ver al faraón para que le diera este mensaje: “¿Todavía no quieres dejar salir a mi pueblo? Pues mañana haré que caiga granizo”. Al día siguiente, Jehová mandó granizo, truenos y fuego. Fue la peor tormenta que había tenido Egipto. Destruyó todos los árboles y campos, aunque no los de Gosén. Entonces el faraón dijo: “Pídele a Jehová que esto se acabe, y se podrán ir”. Pero tan pronto como el granizo y la lluvia pararon, el faraón cambió de opinión.

Así que Moisés dijo: “Ahora las langostas se comerán las plantas que han quedado después de la tormenta”. Las langostas son un tipo de saltamontes grande. Millones de langostas se comieron todo lo que había quedado en los árboles y los campos. El faraón le suplicó a Moisés: “Pídele a Jehová que quite las langostas de aquí”. Pero después que Jehová se llevó las langostas, el faraón siguió siendo terco.

Luego, Jehová le dijo a Moisés: “Levanta la mano hacia el cielo”. Enseguida todo se puso muy muy oscuro. Los egipcios no pudieron ver nada durante tres días. Solo los israelitas tenían luz en sus casas.

El faraón le dijo a Moisés: “Tú y tu pueblo se pueden ir, pero dejen sus animales aquí”. Moisés le respondió: “Tenemos que llevarnos los animales para dárselos como ofrendas a nuestro Dios”. El faraón se puso furioso y gritó: “¡Vete de aquí! Si te veo de nuevo, te mataré”.

“Ustedes de nuevo verán la diferencia entre alguien justo y alguien malo, entre el que le sirve a Dios y el que no le sirve” (Malaquías 3:18).