Ir al contenido

Ir al menú secundario

Testigos de Jehová

español

¿Por qué los testigos de Jehová no celebran los cumpleaños?

Los testigos de Jehová no celebramos los cumpleaños porque estamos convencidos de que Dios no quiere que lo hagamos. Aunque la Biblia no prohíbe directamente esta celebración, sí nos da algunas claves que nos ayudan a entender cómo ve Dios los cumpleaños. Analicemos cuatro de estas claves y las enseñanzas bíblicas relacionadas.

  1. Los cumpleaños se basan en creencias religiosas falsas. Según un diccionario enciclopédico, esta fiesta tiene su origen en la creencia de que, en el día del cumpleaños, “los espíritus y poderes malignos intentan aprovechar la oportunidad de atacar al que lo celebra” y que “la presencia de amigos y las expresiones de buena suerte pueden protegerlo” (Funk & Wagnalls Standard Dictionary of Folklore, Mythology, and Legend). Otra obra explica que en tiempos antiguos se solía llevar registro de los nacimientos, pues era “esencial para formular el horóscopo”, basado en “la mística ciencia de la astrología”. Y este mismo libro dice: “La creencia popular es que las velas de cumpleaños están dotadas de magia especial para conceder deseos” (The Lore of Birthdays).

    Sin embargo, la Biblia condena la magia, la adivinación, el espiritismo, el ocultismo o cualquier cosa “semejante a esto” (Deuteronomio 18:14; Gálatas 5:19-21). De hecho, una de las razones por las que Dios castigó a la antigua ciudad de Babilonia fue que sus habitantes practicaban astrología, una forma de adivinación (Isaías 47:11-15). Aunque los testigos de Jehová no damos excesiva importancia al origen de cada costumbre o fiesta, no podemos ignorar las instrucciones tan claras que la Biblia ofrece respecto al ocultismo.

  2. Los primeros cristianos no celebraban los cumpleaños. Según una enciclopedia, los primeros cristianos “consideraban que la celebración de cualquier cumpleaños era una costumbre pagana”, o propia de la religión falsa (The World Book Encyclopedia). La Biblia muestra que los apóstoles y otros a quienes Jesús enseñó cuando estuvo en la Tierra establecieron el modelo que todos los cristianos deben seguir (2 Tesalonicenses 3:6).

  3. La única celebración que se mandó a los cristianos que observaran no tiene que ver con un nacimiento, sino con una muerte: la de Jesús (Lucas 22:17-20). Esto no es extraño, pues la Biblia dice que “mejor es [...] el día de la muerte que el día en que uno nace” (Eclesiastés 7:1). Para el final de su vida en la Tierra, Jesús se había hecho un buen nombre ante Dios, por lo que el día de su muerte fue más importante que el de su nacimiento (Hebreos 1:4).

  4. La Biblia no dice en ninguna parte que un siervo de Dios celebrara un cumpleaños. Esto no es un descuido, pues las Escrituras sí hablan de dos cumpleaños de personas que no servían a Dios. De hecho, la Biblia habla negativamente de estas dos celebraciones (Génesis 40:20-22; Marcos 6:21-29).

¿Creen los hijos de Testigos que se están perdiendo algo bueno por no celebrar los cumpleaños?

Como todo buen padre, los testigos de Jehová aman a sus hijos. Por eso, les dan regalos en distintos días del año y les organizan actividades y fiestas para que se diviertan. Intentan seguir el ejemplo de Dios, quien da cosas buenas a sus siervos en todo momento (Mateo 7:11). Por lo tanto, los hijos de los Testigos no sienten que se están perdiendo algo bueno. Así lo demuestran los siguientes comentarios:

  • “Es más divertido recibir un regalo cuando no lo esperas.” (Tammy, de 12 años.)

  • “Mis padres no me dan regalos en mi cumpleaños, pero me los hacen otros días. A mí me gustan las sorpresas.” (Gregory, de 11 años.)

  • “Los niños solo comen pasteles y cantan. Esas fiestas no me gustan, las que hacemos en mi casa son mejores.” (Eric, de 6 años.)