La respuesta que da la Biblia

Ser santo transmite la idea de mantenerse separado de lo impuro. La palabra hebrea que se traduce “santo” proviene de un término que significa “separado”. Por eso, lo que es santo se aparta del uso común y se considera sagrado, especialmente debido a su condición limpia y pura.

Dios es santo a un grado supremo. La Biblia dice: “No hay nadie santo como Jehová” (1 Samuel 2:2). * Así que es apropiado que Dios establezca la norma de lo que es santo.

La palabra “santo” se puede aplicar a las cosas que están directamente relacionadas con Dios, en especial a las que se usan para adorarlo. Por ejemplo, la Biblia habla de:

  • Lugares santos: Cuando Moisés estaba cerca del arbusto ardiente, Dios le dijo: “El lugar donde estás de pie es suelo santo” (Éxodo 3:2-5).

  • Fiestas santas: El antiguo pueblo de Israel celebraba fiestas periódicas para adorar a Jehová. A esas fiestas se les llamaba “convocaciones santas” (Levítico 23:37).

  • Objetos santos: Los objetos que se utilizaban para adorar a Dios en el antiguo templo de Jerusalén se conocían como “utensilios santos” (1 Reyes 8:4). A estos objetos sagrados se les tenía que tratar con mucho respeto, pero nunca se les debía adorar. *

¿Puede ser santa una persona imperfecta?

Sí. Dios da este mandamiento a los cristianos: “Tienen que ser santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:16). Está claro que los humanos imperfectos nunca podrán cumplir a la perfección con las normas de santidad de Dios. Pero, si obedecen las leyes justas de Dios, él puede considerarlos santos y aceptables (Romanos 12:1). Quienes se esfuerzan por ser santos lo demuestran con sus palabras y acciones. Por ejemplo, siguen los consejos bíblicos de ser santos y abstenerse de la fornicación, y de ser “santos también en toda su conducta” (1 Tesalonicenses 4:3; 1 Pedro 1:15).

¿Es posible que Dios deje de considerarnos santos?

Sí. Dios dejará de considerar santa a una persona si deja de cumplir con las normas de conducta que él ha establecido. Por ejemplo, el mensaje del libro bíblico de Hebreos se dirigió a los “hermanos santos”, pero se les advirtió que podían desarrollar “un corazón inicuo y falto de fe al alejarse del Dios vivo” (Hebreos 3:1, 12).

Conceptos erróneos sobre lo que significa ser santo

Lo que algunos creen: La santidad se alcanza renunciando a todos los placeres y a las cosas buenas de la vida.

La verdad: La Biblia dice que para Dios no sirve de nada el “tratamiento severo del cuerpo”, es decir, llevar una vida de privaciones extremas (Colosenses 2:23). Dios quiere que disfrutemos de cosas buenas. La Biblia dice: “Que todo hombre coma y realmente beba y vea el bien por todo su duro trabajo. Es el don de Dios” (Eclesiastés 3:13).

Lo que algunos creen: El celibato hace que una persona sea más santa.

La verdad: Aunque un cristiano podría elegir no casarse, el celibato no hace que Dios considere santa a una persona. La verdad es que quienes permanecen solteros pueden servir a Dios sin distracciones (1 Corintios 7:32-34). Sin embargo, la Biblia muestra que quienes están casados también pueden ser santos. De hecho, por lo menos uno de los apóstoles de Jesús, Pedro, estaba casado (Mateo 8:14; 1 Corintios 9:5).

^ párr. 4 Jehová es el nombre de Dios. En la Biblia hay cientos de versículos que relacionan ese nombre con los términos “santo” y “santidad”.

^ párr. 8 La Biblia no aprueba la adoración de reliquias religiosas (1 Corintios 10:14).