Ir al contenido

¿Es bíblica la enseñanza de “una vez salvo, siempre salvo”?

La respuesta que da la Biblia

No, no es bíblica. Una persona que haya conseguido la salvación por haber demostrado fe en Jesús pudiera perder esa fe y, por lo tanto, la salvación. La Biblia dice: “Luchen tenazmente por la fe”; eso quiere decir que mantenerse fiel requiere un gran esfuerzo (Judas 3, 5). A los primeros cristianos que ya habían aceptado a Cristo se les dijo: “Sigan obrando su propia salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12).

Textos bíblicos que prueban que la enseñanza de “una vez salvo, siempre salvo” es falsa

  • La Biblia nos advierte de que los pecados graves impiden que heredemos el Reino de Dios (1 Corintios 6:9-11; Gálatas 5:19-21). Si la salvación no se pudiera perder, esas advertencias no tendrían ningún sentido. La Biblia muestra que alguien que ha obtenido la salvación puede apartarse de Jehová si comete un pecado grave. Por ejemplo, Hebreos 10:26 dice: “Si voluntariosamente practicamos el pecado después de haber recibido el conocimiento exacto de la verdad, no queda ya sacrificio alguno por los pecados” (Hebreos 6:4-6; 2 Pedro 2:20-22).

  • Jesús destacó la importancia de mantenerse fieles cuando se comparó a sí mismo con una vid y comparó a sus seguidores con las ramas de esa vid. Por un tiempo, algunos de ellos demostrarían por sus frutos o acciones que tenían fe en él, pero más tarde dejarían de tener fe y serían desechados como una rama que no tiene fruto, así que perderían la salvación (Juan 15:1-6). El apóstol Pablo usó un ejemplo parecido cuando dijo que el cristiano que no se mantuviera fiel sería “podado” (Romanos 11:17-22).

  • La Biblia dice que los cristianos deben mantenerse alerta (Mateo 24:42; 25:13). Aquellos que se duermen en sentido espiritual, ya sea porque practican “obras que pertenecen a la oscuridad” o porque no obedecen plenamente los mandatos de Jesús, pierden la salvación (Romanos 13:11-13; Revelación [Apocalipsis] 3:1-3).

  • Muchos textos bíblicos muestran que los que han obtenido la salvación tienen que seguir siendo fieles hasta el final (Mateo 24:13; Hebreos 10:36; 12:2, 3; Revelación 2:10). Los cristianos del siglo primero se alegraron mucho cuando se enteraron de que sus hermanos seguían siendo fieles. ¿Sería razonable que la Biblia le diera tanta importancia a mantenerse fieles si los que no lo hicieran se fueran a salvar igualmente?

  • El apóstol Pablo no pensó que tenía la salvación asegurada hasta que no estuvo al borde de la muerte (2 Timoteo 4:6-8). Anteriormente había reconocido que podía perder la salvación si se dejaba llevar por los deseos carnales. Él escribió: “Aporreo mi cuerpo y lo conduzco como a esclavo, para que, después de haber predicado a otros, yo mismo no llegue a ser desaprobado de algún modo” (1 Corintios 9:27; Filipenses 3:12-14).