Ir al contenido

Testigos de Jehová

Seleccionar idioma español

¿Qué es la Watch Tower Bible and Tract Society?

La Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania es una corporación no lucrativa formada en 1884 en conformidad con las leyes del estado de Pensilvania (Estados Unidos). Los testigos de Jehová se valen de esta entidad legal para apoyar su obra mundial, que incluye la edición de biblias y publicaciones bíblicas.

De acuerdo con sus estatutos, los fines de la Watch Tower son “religiosos, educativos y benéficos”. Su propósito principal es promover “la predicación y enseñanza del Reino de Dios gobernado por Jesucristo”. Uno llega a ser miembro de la corporación solamente por invitación, no depende de cuánto dinero haya donado. Los miembros de la corporación y los directores realizan tareas de apoyo al Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová.

Otras de nuestras entidades legales

Aparte de la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, los testigos de Jehová cuentan con decenas de entidades legales en varios países. Algunas incluyen en sus nombres términos como “Watch Tower”, “Watchtower” o la traducción de estos.

Desde que fueron establecidas, estas entidades nos han permitido obtener diversos logros. Entre ellos están los siguientes:

  • Redacción y publicación. Hemos publicado unos 220 millones de ejemplares de la Biblia y cerca de 40 mil millones de publicaciones bíblicas. Nuestras publicaciones están disponibles en más de 900 idiomas. Gracias al sitio de Internet jw.org, las personas pueden leer la Biblia en línea de manera gratuita en más de 160 idiomas y obtener respuestas a preguntas como “¿Qué es el Reino de Dios?”.

  • Educación. Dirigimos cursos de instrucción bíblica. Por ejemplo, desde 1943, la preparación que se imparte en la Escuela Bíblica de Galaad de la Watchtower ha logrado que más de 9.000 testigos de Jehová sirvan como misioneros o puedan dar estabilidad a la obra mundial y contribuir a que sea un éxito. Además, millones de personas —muchas de ellas no Testigos— reciben capacitación en las reuniones que celebran las congregaciones todas las semanas. También organizamos clases de alfabetización y hemos publicado un manual en 120 idiomas para que las personas aprendan a leer y escribir.

  • Obras benéficas. Suministramos artículos de primera necesidad a las víctimas de catástrofes provocadas por el hombre y de desastres naturales. Por ejemplo, ayudamos a quienes sufrieron durante el genocidio de Ruanda en 1994 y en el terremoto de Haití en el 2010.

Aunque se ha logrado mucho a través de estas corporaciones y entidades legales, nuestra obra no depende de ninguna de ellas. Cada cristiano tiene la responsabilidad de predicar y enseñar el mensaje de la Biblia a las personas (Mateo 24:14; 28:19, 20). Estamos convencidos de que Dios apoya nuestra obra y de que seguirá haciéndola crecer (1 Corintios 3:6, 7).