Ir al contenido

Ir al índice

Se han impreso millones de ejemplares en más de 100 idiomas del folleto para alfabetización titulado Aplícate a la lectura y a la escritura.

Por amor a la Biblia, aprenden a leer y escribir

Por amor a la Biblia, aprenden a leer y escribir

“La alfabetización es a la vez un derecho humano, un instrumento de autonomía personal y un medio de alcanzar el desarrollo individual y social.” (UNESCO) *

ALGUNOS informes indican que en el mundo hay más de 700 millones de personas mayores de 15 años que no saben leer ni escribir. Por esta razón, no pueden acceder a todo el conocimiento que hay disponible, como las maravillosas enseñanzas morales y espirituales de la Biblia, “escritas para nuestra instrucción” (Romanos 15:4). Debido a eso, en varios países, los testigos de Jehová dan cursos de alfabetización como parte de su programa de educación bíblica gratuita. ¿Han tenido éxito estos cursos?

Pensemos en lo que ha ocurrido en México, un país donde el español es el idioma que más se habla. Desde 1946, los Testigos les han enseñado a leer y escribir a más de 152.000 personas. Y a su vez, muchos de estos estudiantes enseñan a otros. En reconocimiento  por su labor, el gobierno ha enviado muchas cartas a los Testigos. Una de ellas dice: “Esta Dirección general de educación para adultos [los] felicita por su cooperación al desarrollo del programa de Educación para Adultos”.

Tanto jóvenes como mayores se han beneficiado de este programa de alfabetización. Por ejemplo, Josefina tenía 101 años de edad cuando se apuntó a las clases, y después de dos años completó el curso.

En México, las clases de alfabetización se dan en español y en otros idiomas. En el 2013, con la ayuda de este programa, personas de ocho grupos indígenas aprendieron a leer y escribir en su propia lengua.

Saber leer y escribir nos da la oportunidad de aprender muchas cosas. Pero lo más importante es que nos permite aprender lo que enseña la Biblia, y así librarnos de supersticiones que esclavizan, creencias religiosas falsas y comportamientos que nos perjudican (Juan 8:32).

^ párr. 2 Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.