Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Mateo 21:1-46

21  Pues bien, cuando se acercaron a Jerusalén y llegaron a Betfagué en el monte de los Olivos, entonces Jesús envió a dos discípulos,+  diciéndoles: “Pónganse en camino a la aldea que está a su vista, y en seguida hallarán un asna atada, y un pollino con ella; desátenlos y tráiganmelos.+  Y si alguien les dice algo, tienen que decir: ‘El Señor los necesita’. Con eso él los enviará inmediatamente”.  Esto verdaderamente se efectuó para que se cumpliera lo que se había hablado mediante el profeta, que dijo:  “Digan a la hija de Sión: ‘¡Mira! Tu Rey viene a ti,+ de genio apacible,+ y montado sobre un asno, sí, sobre un pollino, prole de una bestia de carga’”.+  De modo que los discípulos se pusieron en camino e hicieron exactamente como les había ordenado Jesús.  Y trajeron el asna y su pollino, y pusieron sobre estos las prendas de vestir exteriores de ellos, y él se sentó sobre estas.+  La mayor parte de la muchedumbre tendió sus prendas de vestir exteriores+ en el camino, mientras otros se pusieron a cortar ramas de los árboles y a tenderlas por el camino.+  En cuanto a las muchedumbres, los que iban delante de él y los que seguían, clamaban: “¡Salva, rogamos,*+ al Hijo de David!+ ¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová!*+ ¡Sálvalo, rogamos, en las alturas!”.*+ 10  Entonces, cuando él entró en Jerusalén,+ toda la ciudad se puso en conmoción, y decían: “¿Quién es este?”. 11  Las muchedumbres seguían diciendo: “¡Este es el profeta+ Jesús, de Nazaret de Galilea!”. 12  Y Jesús entró en el templo y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas y los bancos de los que vendían palomas.+ 13  Y les dijo: “Está escrito: ‘Mi casa será llamada casa de oración’,+ pero ustedes la hacen cueva de salteadores”.+ 14  También, se acercaron a él ciegos y cojos en el templo, y los curó. 15  Cuando los sacerdotes principales y los escribas vieron las cosas maravillosas que hizo,+ y a los muchachos que estaban clamando en el templo y diciendo: “¡Salva, rogamos,+ al Hijo de David!”,+ se indignaron, 16  y le dijeron: “¿Oyes lo que estos están diciendo?”. Jesús les dijo: “Sí. ¿Nunca leyeron+ esto: ‘De la boca de los pequeñuelos y de los lactantes has proporcionado alabanza’?”.+ 17  Y dejándolos atrás, salió fuera de la ciudad a Betania, y allí pasó la noche.+ 18  Cuando volvía a la ciudad muy de mañana, le dio hambre.+ 19  Y alcanzó a ver una higuera junto al camino, y fue a ella, pero no halló nada+ en ella sino hojas solamente, y le dijo: “Nunca más venga fruto de ti para siempre”.+ Y la higuera se marchitó al instante. 20  Pero cuando los discípulos vieron esto, quedaron admirados, y dijeron: “¿Cómo sucedió que se marchitara al instante la higuera?”.+ 21  En respuesta, Jesús les dijo: “En verdad les digo: Si solo tienen fe y no dudan,+ no solo harán lo que yo hice a la higuera, sino que también si dijeran a esta montaña: ‘Sé alzada y arrojada al mar’, sucederá.+ 22  Y todas las cosas que pidan en oración, teniendo fe, las recibirán”.+ 23  Entonces, después que entró en el templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se le acercaron mientras estaba enseñando, y dijeron:+ “¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Y quién te dio esta autoridad?”.+ 24  En respuesta, Jesús les dijo: “Yo, también, les preguntaré una cosa. Si me la dicen, yo también les diré con qué autoridad hago estas cosas:+ 25  El bautismo por Juan, ¿de dónde era? ¿Del cielo, o de los hombres?”.+ Pero ellos empezaron a razonar entre sí, diciendo: “Si decimos: ‘Del cielo’, nos dirá: ‘Entonces, ¿por qué no le creyeron?’.+ 26  Sin embargo, si decimos: ‘De los hombres’, tenemos la muchedumbre a quien temer,+ porque todos tienen a Juan por profeta”.+ 27  De modo que, en respuesta a Jesús, dijeron: “No sabemos”. Él, a su vez, les dijo: “Tampoco les digo yo con qué autoridad hago estas cosas.+ 28  ”¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos.+ Dirigiéndose al primero, dijo: ‘Hijo, ve, trabaja hoy en la viña’. 29  En respuesta, este dijo: ‘Iré, señor’,+ pero no fue. 30  Acercándose al segundo, dijo lo mismo. En respuesta, este dijo: ‘No quiero’. Después le pesó,+ y fue. 31  ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de [su] padre?”.+ Ellos dijeron: “El segundo”. Jesús les dijo: “En verdad les digo que los recaudadores de impuestos y las rameras van delante de ustedes al reino de Dios. 32  Porque Juan vino a ustedes en camino de justicia,+ pero ustedes no le creyeron.+ No obstante, los recaudadores de impuestos y las rameras le creyeron,+ y a ustedes, aunque vieron [esto], no les pesó después, de modo que le creyeran. 33  ”Oigan otra ilustración:* Había un hombre, un amo de casa,+ que plantó una viña y la rodeó de una cerca y cavó en ella un lagar y erigió una torre,+ y la arrendó a cultivadores, y viajó al extranjero.+ 34  Cuando llegó la época de los frutos, despachó sus esclavos a los cultivadores para conseguir sus frutos. 35  Sin embargo, los cultivadores tomaron a sus esclavos, y a uno lo golpearon severamente, a otro lo mataron, a otro lo apedrearon.+ 36  De nuevo despachó otros esclavos, más que los primeros, pero a estos les hicieron lo mismo.+ 37  Por último despachó su hijo a ellos, diciendo: ‘Respetarán a mi hijo’. 38  Al ver al hijo, los cultivadores dijeron entre sí: ‘Este es el heredero;+ ¡vengan, matémoslo y consigamos su herencia!’.+ 39  De modo que lo tomaron y lo echaron fuera de la viña y lo mataron.+ 40  Por lo tanto, cuando venga el dueño de la viña, ¿qué les hará a aquellos cultivadores?”. 41  Le dijeron: “Por ser malos, traerá sobre ellos una destrucción mala,+ y arrendará su viña a otros cultivadores, que le darán los frutos a su tiempo”.+ 42  Jesús les dijo: “¿Nunca han leído en las Escrituras: ‘La piedra que los edificadores rechazaron+ es la que ha llegado a ser la principal piedra angular.+ De parte de Jehová* ha venido a ser esto, y es maravilloso a nuestros ojos’? 43  Por eso les digo: El reino de Dios les será quitado a ustedes y será dado a una nación que produzca sus frutos.+ 44  También, el que caiga sobre esta piedra será hecho añicos. En cuanto a cualquiera sobre quien ella caiga, lo pulverizará”.+ 45  Pues bien, cuando los sacerdotes principales y los fariseos hubieron oído sus ilustraciones, se dieron cuenta de que hablaba de ellos.+ 46  Pero, aunque procuraban prenderlo, temían a las muchedumbres, porque estas lo tenían por profeta.+

Notas

Lit.: “Hosanna”. Gr.: Ho·san·ná; Vgc(lat.): Ho·sán·na; J1-14,16-18,22(heb.): Hoh·scha‛·ná’, “¡Salva, rogamos!”.
Véase Ap. 1D.
O: “en los lugares más altos”.
O: “parábola”.
Véase Ap. 1D.