Ir al contenido

¿Cuál es la señal de “los últimos días” o “los tiempos finales”?

La respuesta que da la Biblia

 La Biblia describe algunas circunstancias, sucesos y actitudes que permitirían identificar “la conclusión del [actual] sistema” o que el “fin del mundo” está cerca (Mateo 24:3; Dios habla hoy). Las Escrituras llaman a este periodo “el tiempo del fin” y “los últimos días”, o “los tiempos finales” (Daniel 8:17, 19; 2 Timoteo 3:1; Nueva Biblia Española).

Algunas profecías de la Biblia sobre los últimos días

 La Biblia predijo muchas cosas que ocurrirían al mismo tiempo y serían la “señal” de los últimos días (Lucas 21:7). Veamos algunos ejemplos:

 Guerras por todo el mundo. Jesús dijo que pelearía “nación contra nación y reino contra reino” (Mateo 24:7). Además, en Apocalipsis 6:4 la guerra aparece representada como un jinete simbólico que quitaría “la paz de la tierra”.

 Hambre. Jesús dijo que habría “hambre” (Mateo 24:7). Apocalipsis habla de otro jinete simbólico que, al cabalgar, causaría hambre en muchas partes del mundo (Apocalipsis 6:5, 6).

 Grandes terremotos. Jesús dijo que habría “terremotos en un lugar tras otro”, es decir, por todo el mundo (Mateo 24:7; Lucas 21:11). Estos grandes terremotos provocarían más sufrimiento y muertes que nunca antes en la historia.

 Enfermedades. Jesús predijo que habría epidemias de “enfermedades terribles” (Lucas 21:11, Biblia en Lenguaje Sencillo).

 Delincuencia. Aunque siempre ha habido delitos, Jesús predijo que en los últimos días aumentaría “la maldad” (Mateo 24:12).

 Daños graves al planeta. En Apocalipsis 11:18 leemos que la humanidad estaría “destruyendo la tierra”. Esto incluiría no solo actos violentos y corruptos, sino también daños al medioambiente.

 La gente sería cada vez peor. Hablando de la gente en general, la Biblia predijo: “Serán […] desagradecidos y desleales […], no estarán dispuestos a llegar a ningún acuerdo, serán calumniadores, no tendrán autocontrol, serán feroces, no amarán lo que es bueno, serán traicioneros y testarudos, estarán llenos de orgullo” (2 Timoteo 3:1-4). Estas actitudes llegarían hasta tal punto que la Biblia dice que esos tiempos serían “críticos y difíciles de soportar”.

 Familias rotas. En 2 Timoteo 3:2, 3, la Biblia dice que muchas personas no sentirían “cariño natural” por sus familias y que los hijos serían “desobedientes a los padres”.

 La gente dejaría de amar a Dios. Cuando Jesús dijo que se enfriaría “el amor de la mayoría”, se refería a que la mayor parte de las personas dejaría de amar a Dios (Mateo 24:12). Y en 2 Timoteo 3:4 también se dice que, en los últimos días, estas personas amarían “los placeres en vez de a Dios”.

 Hipocresía religiosa. En 2 Timoteo 3:5, la Biblia predijo que las personas dirían que adoran a Dios, pero su forma de vivir indicaría lo contrario.

 Las profecías bíblicas se entenderían mejor. El libro de Daniel predijo que en “el tiempo del fin” muchos entenderían mejor las verdades de la Biblia. Por ejemplo, comprenderían con exactitud las profecías sobre este tiempo (Daniel 12:4).

 Se predicaría el mensaje de la Biblia por todo el mundo. Jesús predijo: “Las buenas noticias del Reino se predicarán en toda la tierra habitada” (Mateo 24:14).

 Indiferencia y burlas. Jesús dijo que la gente en general no haría caso a las pruebas innegables de que el fin estaba cerca (Mateo 24:37-39). Y no solo eso, 2 Pedro 3:3, 4 dice que las personas se burlarían de estas pruebas y dirían que no demuestran nada.

 Se cumplirían todas las profecías. Jesús dijo que en los últimos días se cumplirían todas estas profecías a la vez, no solo unas pocas o la mayoría de ellas (Mateo 24:33).

¿Vivimos en “los últimos días”?

 Sí. Los sucesos mundiales y la cronología bíblica muestran que los últimos días comenzaron en 1914, el año en que empezó la Primera Guerra Mundial. Vea el siguiente video y fíjese en cómo lo que está pasando en el mundo prueba que vivimos en los últimos días:

 En 1914, el Reino de Dios empezó a gobernar en el cielo. Una de las primeras cosas que hizo fue expulsar de allí al Diablo y sus demonios. Desde entonces, solo les ha permitido actuar en la Tierra (Apocalipsis 12:7-12). La mala actitud y la conducta de las personas son una muestra de que Satanás influye en la humanidad. Por eso, los últimos días son “tiempos críticos y difíciles de soportar” (2 Timoteo 3:1).

 Muchas personas se sienten angustiadas debido a estos tiempos tan difíciles. Les preocupa mucho que la sociedad se esté hundiendo. A algunos incluso les asusta que los seres humanos nos destruyamos unos a otros.

 Por otro lado, hay personas que, aunque se preocupan mucho por las circunstancias actuales, ven el futuro con esperanza. ¿Por qué? Porque están convencidas de que pronto el Reino de Dios acabará con todos los problemas del mundo. (Daniel 2:44; Apocalipsis 21:3, 4). Mientras esperan con paciencia a que Dios cumpla sus promesas, encuentran consuelo en las siguientes palabras de Jesús: “El que aguante hasta el fin será salvado” (Mateo 24:13; Miqueas 7:7).