Las Buenas Noticias según Lucas 21:1-38

21  Entonces, al levantar la vista, vio a los ricos echando sus donativos en las arcas del tesoro.+  En eso vio a una viuda necesitada echar dos moneditas de muy poco valor,+  y dijo: “Les aseguro que esta viuda pobre echó más que todos ellos.+  Porque todos estos hacen donativos* de lo que les sobra; pero ella, que es tan pobre,* echó todo lo que tenía para vivir”.+  Más tarde, cuando algunos estaban hablando del templo, de cómo estaba adornado con piedras magníficas y cosas dedicadas a Dios,+  él dijo: “Vendrán días en que no va a quedar piedra sobre piedra de esto que ahora ven. Todo será demolido”.+  Entonces le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo realmente pasarán esas cosas, y qué señal habrá de que esas cosas están por suceder?”.+  Les contestó: “Tengan cuidado. No se dejen engañar,*+ porque van a venir muchos usando mi nombre y diciendo: ‘Ese soy yo’, o ‘El tiempo fijado está cerca’. No vayan detrás de ellos.+  Además, cuando oigan de guerras y disturbios,* no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que suceder primero, pero el fin no vendrá inmediatamente”.+ 10  Entonces les dijo: “Peleará nación contra nación+ y reino contra reino.+ 11  Habrá grandes terremotos y, en un lugar tras otro, hambre y epidemias.+ Y se verán escenas espantosas y grandes señales del cielo. 12  ”Pero, antes de que sucedan todas estas cosas, a ustedes los arrestarán* y los perseguirán.+ Los entregarán a las sinagogas y los meterán en prisión. Y, por causa de mi nombre, van a ser llevados ante reyes y gobernadores.+ 13  Esto servirá para que ustedes den testimonio. 14  Por lo tanto, estén decididos a* no prepararse de antemano para hacer su defensa,+ 15  porque yo les daré unas palabras y una sabiduría que todos sus adversarios juntos no podrán rebatir ni contradecir.+ 16  Además, serán entregados* hasta por padres, hermanos, parientes y amigos. A algunos de ustedes los matarán.+ 17  Y toda la gente los odiará por causa de mi nombre.+ 18  Con todo, no se perderá ni un solo cabello de su cabeza.+ 19  Con su aguante salvarán su vida.+ 20  ”Ahora bien, cuando vean a Jerusalén rodeada de ejércitos acampados,+ sepan entonces que se ha acercado su devastación.+ 21  Entonces, los que estén en Judea, que huyan a las montañas;+ los que estén en medio de Jerusalén, que se vayan de allí, y los que estén en el campo, que no entren en ella. 22  Porque estos son días para hacer justicia, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. 23  ¡Ay de las mujeres que estén embarazadas o amamantando en esos días!+ Porque habrá gran angustia en esta tierra y habrá ira contra este pueblo. 24  Y caerán muertos a filo de espada y serán llevados prisioneros a todas las naciones;+ y Jerusalén será pisoteada por las naciones hasta que se cumplan los tiempos señalados de las naciones.+ 25  ”También habrá señales en el sol, la luna y las estrellas,+ y en la tierra, angustia entre las naciones, que no sabrán qué hacer ante el rugido y la agitación del mar. 26  La gente se desmayará del miedo y la ansiedad por las cosas que van a venir sobre la tierra habitada, porque los poderes de los cielos serán sacudidos.+ 27  Entonces verán al Hijo del Hombre+ viniendo en una nube con poder y gran gloria.+ 28  Pero, al comenzar a suceder estas cosas, pónganse de pie y levanten la cabeza, porque su liberación se acerca”. 29  Con eso, les puso una comparación: “Fíjense en la higuera y en todos los demás árboles.+ 30  Cuando brotan, ustedes lo ven por sí mismos y saben que el verano está cerca. 31  Lo mismo ustedes, cuando vean que suceden estas cosas, sepan que el Reino de Dios está cerca. 32  Les aseguro que esta generación de ningún modo desaparecerá hasta que sucedan todas las cosas.+ 33  El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás.+ 34  ”Pero vigílense a ustedes mismos para que su corazón nunca llegue a estar abrumado* por comer en exceso y beber en exceso+ y por las preocupaciones de la vida,*+ y de repente ese día los tome por sorpresa 35  como una trampa.*+ Porque vendrá sobre todos los que habitan en la superficie de toda la tierra. 36  Por lo tanto, manténganse despiertos+ y rueguen todo el tiempo+ que logren escapar de todas estas cosas que tienen que suceder y puedan estar de pie delante del Hijo del Hombre”.+ 37  Así que de día enseñaba en el templo, pero de noche salía de allí y se hospedaba en la montaña llamada el monte de los Olivos. 38  Y, temprano por la mañana, todo el pueblo iba al templo a escucharlo.

Notas

O “contribuyen a los donativos”.
Lit. “de su necesidad”.
O “desviar”, “extraviar”.
O “desórdenes”, “revueltas”.
O “les echarán mano”.
Lit. “pongan en sus corazones”.
O “traicionados”.
O “sobrecargado”.
O “las inquietudes por el sustento”, “las preocupaciones del día a día”.
O “un lazo”.

Notas de estudio

arcas del tesoro. Algunas fuentes judías antiguas señalan que estas cajas o recipientes para las contribuciones tenían forma de trompeta o de cuerno y pequeñas aberturas en la parte superior. La gente depositaba en ellas dinero para diversas ofrendas. La palabra griega que se usa aquí también aparece en Jn 8:20. Parece que estas arcas se encontraban en el patio de las mujeres (ver la nota de estudio de Mt 27:6 y el apén. B11). Según fuentes rabínicas, había 13 arcas del tesoro colocadas junto a los muros que rodeaban ese patio. Se cree que en el templo también había una cámara del tesoro principal donde se guardaba el dinero depositado en las arcas del tesoro.

arcas del tesoro. Ver la nota de estudio de Mr 12:41.

necesitada. O “pobre”. La palabra griega penikhrós que se usa en este versículo puede referirse a una persona que no puede cubrir sus necesidades básicas o que tiene que trabajar muy duro para sobrevivir. Solo se usa en esta ocasión en las Escrituras Griegas Cristianas.

dos moneditas de muy poco valor. Lit. “dos leptones”. Aquí se usa la forma plural de la palabra griega leptón, que se refiere a algo fino y pequeño. Se necesitaban 128 leptones para tener un denario. Era la moneda de cobre o bronce más pequeña que se usaba en Israel. Ver glosario, leptón, y apén. B14.

dos moneditas de muy poco valor. Lit. “dos leptones”. Aquí se usa la forma plural de la palabra griega leptón, que se refiere a algo fino y pequeño. Se necesitaban 128 leptones para tener un denario. Era la moneda de cobre o bronce más pequeña que se usaba en Israel. Ver glosario, leptón, y apén. B14.

todo lo que tenía para vivir. Como se indica en la nota de estudio de Lu 21:2, las monedas que echó la viuda en las arcas del tesoro eran “dos leptones”, que equivalían a alrededor del 1,5 % del salario de un día. El leptón era la moneda más pequeña que se usaba en Israel en aquel entonces. Según Mt 10:29, dos gorriones, que eran los pájaros más baratos que se podían comprar para comer, costaban un asarion (es decir, ocho leptones). Así que la viuda solo tenía la mitad de lo que costaba un gorrión, lo que difícilmente alcanzaba para una sola comida.

de ninguna manera va a quedar aquí piedra sobre piedra. La profecía de Jesús se cumplió de un modo notable en el año 70 de nuestra era, cuando los romanos destruyeron Jerusalén y su templo. Aparte de una sección de la muralla y tres torres, la ciudad fue completamente arrasada.

no va a quedar piedra sobre piedra. Ver la nota de estudio de Mt 24:2.

Ese soy yo. Se refiere al Cristo o Mesías. Comparar con el relato paralelo de Mt 24:5.

Ese soy yo. Ver la nota de estudio de Mr 13:6.

fin. O “fin consumado”, “fin completado”, “fin definitivo”. La palabra griega que se usa aquí (télos) es diferente de la palabra griega que se traduce “conclusión” (syntéleia) en Mt 24:3. Ver la nota de estudio de Mt 24:3 y el glosario, conclusión del sistema.

disturbios. O “desórdenes”, “revueltas”. La palabra griega akatastasía tiene el sentido básico de ‘inestabilidad’, pero también puede referirse a la oposición a la autoridad constituida, a una sublevación, o a una revuelta política. En 2Co 6:5 se emplea este mismo término para describir la violenta oposición a la que se enfrentó Pablo y se traduce como “revueltas”.

fin. O “fin consumado”, “fin completado”, “fin definitivo”. Ver la nota de estudio de Mt 24:6.

peleará. Lit. “se levantará”. O “será agitada”, “será despertada”. Aquí la palabra griega comunica la idea de ‘actuar con hostilidad’ y puede traducirse también como “levantarse en armas” o “ir a la guerra”.

nación. La palabra griega éthnos tiene un significado amplio. Puede referirse a las personas que viven dentro de las mismas fronteras políticas o geográficas, como las de un país. También puede aludir a un grupo étnico. Ver la nota de estudio de Mt 24:14.

Peleará. Ver la nota de estudio de Mt 24:7.

nación. Ver la nota de estudio de Mt 24:7.

epidemias. O “pestes”, “enfermedades muy extendidas”. De los tres escritores de los Evangelios que registraron la gran profecía de Jesús sobre el tiempo del fin, solo Lucas menciona este aspecto de la señal compuesta (Lu 21:7; Mt 24:3, 7; Mr 13:4, 8). Los tres relatos se complementan. La palabra griega que aquí se traduce como “epidemias” solo se emplea una vez más en la Biblia, en Hch 24:5. Allí se usa en sentido figurado para referirse a una persona que se considera “una plaga”, alguien que causa problemas, un alborotador, una amenaza pública.

escenas espantosas. Esta expresión se deriva de un verbo griego (phobéō), que significa ‘temer’, y solo se emplea en esta ocasión en las Escrituras Griegas Cristianas. Está claro que se refiere a sucesos aterradores.

unas palabras. O “habla contundente”. Lit. “boca”. En este versículo se usa la palabra griega stóma como sinónimo de “palabras” o de la “capacidad de hablar”.

hasta los cabellos de su cabeza están todos contados. Se calcula que, en promedio, una persona tiene más de 100.000 cabellos. El hecho de que Jehová conozca hasta estos mínimos detalles demuestra cuánto se interesa por cada uno de los discípulos de Cristo.

no se perderá ni un solo cabello de su cabeza. Al usar esta hipérbole o exageración, Jesús no dejó ninguna duda de que, aunque toda la gente los odiaría, sus discípulos serían protegidos (Lu 21:17). El contexto indica que Jesús no estaba hablando tanto de ser protegidos de cualquier daño físico. La protección a la que él se refería era principalmente de cualquier daño espiritual o daño eterno (Lu 21:16). Por eso es que los discípulos no esperan que se les libre milagrosamente del maltrato, ni siquiera de la muerte. Pero pueden confiar en que Jehová tiene el poder de resucitarlos (Mt 10:39). En este versículo, el uso de dos negativos griegos con el verbo expresa de manera enfática que es imposible que Jesús no cumpla su promesa. Se comunica una idea parecida con las palabras que Jesús les dijo a sus discípulos para explicarles que Dios los cuidaría: “Hasta los cabellos de su cabeza están todos contados” (Lu 12:7). Ver la nota de estudio de Mt 10:30.

aguante. O “perseverancia”. El sustantivo griego hypomonḗ se emplea en las Escrituras para referirse a un aguante valiente, firme y paciente, que no pierde la esperanza a pesar de los obstáculos, la persecución, las pruebas y las tentaciones. El verbo griego relacionado que se traduce “aguantar” (hypoménō) significa literalmente ‘permanecer o quedarse bajo una carga’. Con frecuencia se usa con el sentido de ‘quedarse en un lugar sin abandonarlo’, ‘perseverar’ o ‘permanecer firme’ (Mt 10:22; Ro 12:12; Heb 10:32; Snt 5:11).

salvarán su vida. O “adquirirán su alma”, “ganarán su vida”. El sentido del término griego psykhḗ, que tradicionalmente se traduce como “alma”, depende del contexto (ver glosario, alma). Con frecuencia se refiere a la vida presente o futura de la persona. En este contexto, se ha traducido como “su vida futura” o “la vida que realmente es vida”.

Judea. Aquí se refiere a la provincia romana de Judea.

a las montañas. Según Eusebio, historiador del siglo cuarto, los cristianos de Judea y Jerusalén cruzaron el río Jordán y huyeron a Pela. Esta ciudad se encontraba en la región montañosa de la Decápolis. Ver apén. B10.

días para hacer justicia. O “días de venganza”, es decir, la venganza y el juicio de Dios. En una ocasión anterior, en la sinagoga de Nazaret, Jesús citó una parte de la profecía de Isaías (Is 61:1, 2) y se la aplicó a sí mismo, pero el relato no indica que citara la parte que dice “el día de la venganza de nuestro Dios” (Lu 4:16-21). Sin embargo, en esta ocasión, Jesús sí proclamó “días de venganza” al predecir que Jerusalén sería rodeada de ejércitos acampados. Entre las cosas que están escritas en las Escrituras Hebreas se encuentra la venganza de Dios. La misma palabra griega que aquí se traduce como “hacer justicia” o “venganza” aparece en la Septuaginta en Dt 32:35; Jer 46:10 (26:10, LXX) y Os 9:7. En estos versículos, los términos hebreos correspondientes se traducen como “venganza” o “ajuste de cuentas”.

los tiempos señalados de las naciones. O “tiempos señalados de los gentiles”. El término griego kairós (que aquí está en plural y se traduce como “tiempos señalados”) puede referirse tanto a un instante como a un periodo definido, una “temporada” marcada por ciertas características (Mt 13:30; 21:34; Mr 11:13). Se usa para hablar del “tiempo fijado” para que Jesús comenzara su ministerio (Mr 1:15) y “el tiempo fijado” para su muerte (Mt 26:18, nota). El término kairós también se emplea para referirse a épocas o tiempos futuros en el calendario de Dios, particularmente en relación con la presencia de Cristo y su Reino (Hch 1:7; 3:19; 1Te 5:1). En vista de la forma como se usa la palabra kairós en el texto bíblico, la expresión “los tiempos señalados de las naciones” al parecer no alude a un periodo vago o indefinido, sino a un tiempo fijo, un periodo que tiene un principio y un fin. Por otra parte, las palabras naciones o gentiles son traducciones de la forma plural de la palabra griega éthnos, que los escritores bíblicos usan con frecuencia para hablar específicamente de las naciones no judías.

la tierra habitada. La palabra griega que se traduce “tierra habitada” (oikouménē) se refiere a la tierra como el lugar en donde viven los seres humanos (Lu 4:5; Hch 17:31; Ro 10:18; Ap 12:9; 16:14).

verán. El verbo griego que se traduce “verán” puede significar literalmente ‘ver un objeto’, ‘mirar’ o ‘contemplar’, pero también puede usarse en sentido figurado para hablar de ver con la mente, es decir, ‘discernir’ o ‘percibir con la inteligencia’ (Ef 1:18).

Hijo del Hombre. O “Hijo de un Ser Humano”. La frase aparece unas 80 veces en los Evangelios y Jesús la usó para referirse a sí mismo. Se ve que así resaltaba el hecho de que era de verdad un ser humano, nacido de una mujer, y que era un humano equivalente a Adán. Por esa razón tenía la facultad de rescatar a la humanidad del pecado y la muerte (Ro 5:12, 14-15). Esta expresión también identificaba a Jesús como el Mesías o el Cristo (Da 7:13, 14). Ver glosario.

las nubes del cielo. Aunque las nubes tienden a obstaculizar la visión en vez de facilitarla, la fe y el discernimiento hacen posible “ver” el significado de ciertos acontecimientos (Hch 1:9).

verán. Ver la nota de estudio de Mt 24:30.

Hijo del Hombre. Ver la nota de estudio de Mt 8:20.

en una nube. Ver la nota de estudio de Mt 24:30.

comparaciones. O “parábolas”, “ilustraciones”. La palabra griega parabolḗ significa literalmente ‘colocación al lado de’ o ‘colocación junto a’. Puede referirse a una parábola, un proverbio o una comparación. Jesús a menudo explicaba una cosa “colocándola al lado” de otra, es decir, comparándola a otra parecida (Mr 4:30). Sus comparaciones eran breves y por lo general eran relatos ficticios de los que se podía sacar una enseñanza espiritual o moral.

comparación. O “parábola”, “ilustración”, “lección”. Ver la nota de estudio de Mt 13:3.

El cielo y la tierra desaparecerán. Otros textos bíblicos muestran que los cielos y la tierra durarán para siempre (Gé 9:16; Sl 104:5; Ec 1:4). Así que estas palabras de Jesús se pueden entender como una hipérbole, con el sentido de que, aun si ocurriera lo imposible —que los cielos y la tierra realmente desaparecieran—, las palabras de Jesús de todos modos se cumplirían (comparar con Mt 5:18). Por otra parte, los cielos y la tierra que se mencionan aquí también pueden tener un sentido simbólico y ser “el cielo anterior y la tierra anterior” de Ap 21:1.

mis palabras no desaparecerán jamás. Lit. “mis palabras no no desaparecerán”. En griego, la doble negación que aquí acompaña al verbo destaca de un modo enfático el rechazo de una idea. Así se resalta de un modo muy marcado que las palabras de Jesús se cumplirán sin falta.

El cielo y la tierra desaparecerán. Ver la nota de estudio de Mt 24:35.

mis palabras no desaparecerán jamás. Ver la nota de estudio de Mt 24:35.

estar de pie. En la Biblia a veces se emplea esta expresión para indicar que una persona o un grupo de personas tiene el favor y la aprobación de alguien con autoridad (Sl 1:5; 5:5; Pr 22:29; Lu 1:19). Por ejemplo, en Ap 7:9, 15 se ve a una gran muchedumbre “de pie delante del trono y delante del Cordero”, lo que indica que tienen el favor de Dios y de Jesús y son reconocidos por ellos.

se hospedaba en la montaña. En los últimos cuatro días de su vida en la tierra, Jesús realizaba sus actividades en Jerusalén durante el día. De noche, él y sus discípulos salían de la ciudad hacia el pueblo de Betania, en la ladera oriental del monte de los Olivos, y se alojaban en la casa de Marta, María y Lázaro (Mt 21:17; Mr 11:11).

Multimedia

Las arcas del tesoro y la viuda
Las arcas del tesoro y la viuda

Según fuentes rabínicas, el templo construido por Herodes tenía 13 arcas del tesoro. Estas se denominaban con una palabra hebrea (shohfár) que significa ‘cuerno de carnero’, lo que indica que al menos una parte de estas arcas podía tener forma de cuerno o trompeta. Los que oyeron a Jesús condenar a aquellos que en sentido figurado tocan una trompeta cuando le dan ayuda a un necesitado quizá se acordaron del ruido que hacían las monedas que se echaban en estas arcas con forma de trompeta (Mt 6:2). Las dos moneditas que donó la viuda quizá no hicieron mucho ruido cuando las depositó en el arca, pero Jesús mostró que tanto la viuda como su contribución tenían mucho valor a los ojos de Jehová.

Piedras del monte del templo
Piedras del monte del templo

Estas piedras se encontraron en la sección sur del Muro de las Lamentaciones. Se cree que formaron parte de estructuras que había en el monte del templo en el siglo primero. Han quedado como triste recordatorio de la destrucción de Jerusalén y su templo a manos de los romanos.

Moneda ivdaea capta
Moneda ivdaea capta

En su gran profecía sobre lo que le ocurriría a Jerusalén y su templo, Jesús predijo que los habitantes de Judea serían “llevados prisioneros a todas las naciones” (Lu 21:21, 24). La moneda que se ve en esta imagen es un impactante testimonio del cumplimiento de las palabras de Jesús. Este tipo de monedas que conmemoraban la captura de Judea se acuñaron por primera vez en el año 71 de nuestra era. En una cara se ve el busto de Tito, hijo del emperador Vespasiano. Tito terminó la conquista de Judea iniciada por su padre. En la otra cara se ve una palmera. A un lado hay un cautivo judío con sus manos atadas a la espalda y al otro, una mujer judía sentada de duelo. La inscripción dice “IVDAEA CAPTA”, que significa ‘Judea capturada’.

Espada romana
Espada romana

Jesús predijo que los habitantes de Jerusalén y Judea caerían muertos “a filo de espada” (Lu 21:24). En esta fotografía se observa una espada de 2.000 años de antigüedad que probablemente perteneció a un soldado de la infantería romana destacada en Jerusalén en el año 66 de nuestra era, cuando estalló la revuelta contra Roma. La espada mide unos 60 cm (24 in) de largo y todavía tiene adheridos los restos de su vaina o funda de cuero. El hallazgo se notificó en el 2011. Los arqueólogos la encontraron recientemente cuando realizaban excavaciones en un canal de drenaje ubicado entre la Ciudad de David y el parque arqueológico próximo al Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén. Parece que este canal sirvió de escondite a los habitantes de la ciudad durante los agitados tiempos previos a la destrucción de Jerusalén en el año 70.