Ir al contenido

¿Contesta Dios nuestras oraciones?

La respuesta que da la Biblia

Por supuesto que sí. Hay textos bíblicos y casos de la vida real que demuestran que Dios responde las oraciones. La Biblia dice acerca de Dios: “Ejecutará el deseo de los que le temen, y oirá su clamor por ayuda, y los salvará” (Salmo 145:19). Ahora bien, para que Dios nos responda, se espera que cumplamos ciertas condiciones.

Condiciones que Dios establece

  • Dirigirse a él, no a Jesús, María, los santos ni a ningún ángel o imagen. La Biblia llama a Jehová, nuestro Dios, el “Oidor de la oración” (Salmo 65:2).

  • No pedir cosas que vayan en contra de su voluntad o de sus normas, las cuales están en la Biblia (1 Juan 5:14).

  • Orar en el nombre de Jesús, reconociendo así la autoridad que él tiene. “Nadie viene al Padre sino por mí”, afirmó Jesús (Juan 14:6).

  • Tener fe. Y en caso de no tener suficiente, pedirle más (Mateo 21:22; Lucas 17:5).

  • Ser humildes y sinceros. La Biblia dice: “Jehová es alto, y, no obstante, al humilde lo ve” (Salmo 138:6).

  • Perseverar. Jesús dio esta garantía: “Sigan pidiendo, y se les dará” (Lucas 11:9).

Factores que Dios no toma en cuenta

  • Nuestra raza o nacionalidad. “Dios no es parcial, sino que, en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto.” (Hechos 10:34, 35.)

  • La posición o postura. Podemos orar sentados, postrados rostro a tierra, de rodillas o de pie (1 Crónicas 17:16; Nehemías 8:6; Daniel 6:10; Marcos 11:25).

  • Si oramos en voz alta o en silencio. Dios contesta hasta las oraciones que hacemos en lo secreto del corazón (Nehemías 2:1-6).

  • Si nuestras preocupaciones son grandes o pequeñas. La Biblia nos hace esta invitación: “Ech[en] sobre él toda su inquietud, porque él se interesa por ustedes” (1 Pedro 5:7).