Ir al contenido

¿Será destruida la Tierra?

La respuesta que da la Biblia

No, nuestro planeta nunca será destruido, quemado o reemplazado. La Biblia enseña que Dios creó la Tierra para que fuera habitada para siempre.

  • “Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella” (Salmo 37:29).

  • “Él ha fundado la tierra sobre sus lugares establecidos; no se le hará tambalear hasta tiempo indefinido, ni para siempre” (Salmo 104:5).

  • “La tierra subsiste aun hasta tiempo indefinido” (Eclesiastés 1:4).

  • “El Formador de la tierra y el Hacedor de ella, Él, Aquel que la estableció firmemente, que no la creó sencillamente para nada, que la formó aun para ser habitada” (Isaías 45:18).

¿Acabarán los humanos con la Tierra?

Dios no va a permitir que los humanos acaben por completo con la Tierra por culpa de la contaminación, las guerras o cualquier otra causa. Más bien, la Biblia dice que va a “causar la ruina de los que están arruinando la tierra” (Revelación [Apocalipsis] 11:18). ¿Cómo lo hará?

Dios reemplazará a los gobiernos humanos, que no han sabido cuidar la Tierra, con un Reino celestial perfecto (Daniel 2:44; Mateo 6:9, 10). Este Reino será gobernado por el Hijo de Dios, Jesucristo (Isaías 9:6, 7). Cuando estuvo en la Tierra, Jesús controló milagrosamente las fuerzas de la naturaleza (Marcos 4:35-41). Como rey del Reino de Dios, Jesús controlará por completo la Tierra y sus elementos. Volverá a crear, es decir, renovará la Tierra para que sus condiciones se asemejen a las que existían en el jardín de Edén (Mateo 19:28; Lucas 23:43).

¿Acaso no dice la Biblia que la Tierra será quemada con fuego?

No. Esta es una idea equivocada que a veces surge cuando se malinterpreta 2 Pedro 3:7, que dice: “Los cielos y la tierra que existen ahora están guardados para fuego”. Analicemos dos puntos importantes que nos ayudan a entender estas palabras:

  1. En la Biblia, las palabras cielos, tierra y fuego pueden tener varios significados. Por ejemplo, Génesis 11:1 dice: “Toda la tierra continuaba siendo de un solo lenguaje”. Aquí, “tierra” se refiere a la sociedad humana.

  2. El contexto de 2 Pedro 3:7 explica lo que significan “los cielos”, “la tierra” y el “fuego” que se mencionan allí. Los versículos 5 y 6 hacen referencia al Diluvio de Noé. El mundo de aquel tiempo fue destruido, pero nuestro planeta no desapareció. Lo que el Diluvio eliminó fue aquella sociedad violenta, es decir, aquella “tierra” (Génesis 6:11). También destruyó aquellos “cielos”, es decir, a las personas que gobernaban esa sociedad. Por lo tanto, nuestro planeta no dejó de existir, sino la gente malvada. Noé y su familia sobrevivieron a la destrucción de aquel mundo y repoblaron la Tierra después del Diluvio (Génesis 8:15-18).

Al igual que las aguas del Diluvio, el “fuego”, o la destrucción que se menciona en 2 Pedro 3:7, acabará con las personas malvadas, no con nuestro planeta. Dios nos promete unos “nuevos cielos y una nueva tierra” en los que “la justicia habrá de morar” (2 Pedro 3:13). Esa “nueva tierra”, o nueva sociedad de personas, tendrá unos “nuevos cielos”, o un nuevo gobierno, que es el Reino de Dios. Bajo este gobierno, la Tierra se convertirá en un pacífico paraíso (Revelación 21:1-4).