Ir al contenido

Ir al índice

 CONVERSACIONES CON UN TESTIGO DE JEHOVÁ

¿Creen en Jesús los testigos de Jehová?

¿Creen en Jesús los testigos de Jehová?

Para ver el desarrollo de una típica conversación con un testigo de Jehová, imaginémonos que un Testigo de nombre Antonio visita a un señor llamado Luis.

CREER EN JESÚS ES FUNDAMENTAL

Antonio: Hola, Luis. ¡Qué bueno verlo de nuevo!

Luis: Lo mismo digo.

Antonio: Le traigo los últimos números de La Atalaya y ¡Despertad! Estoy seguro de que le interesarán los temas que traen.

Luis: Gracias. Por cierto, me alegra que haya venido hoy porque hay algo que quiero preguntarle.

Antonio: Sí, dígame.

Luis: El otro día estaba hablando con un compañero de trabajo y le comenté que sus revistas son muy interesantes. Pero él me contestó que no debería leerlas porque los testigos de Jehová no creen en Jesús. Yo le dije que se lo preguntaría a usted cuando volviera. ¿Es verdad que ustedes no creen en Jesús?

Antonio: Gracias por preguntármelo. Al fin y al cabo, para saber qué cree una persona, lo mejor es preguntarle directamente a ella, ¿no le parece?

Luis: Sí, tiene razón.

Antonio: Los testigos de Jehová creemos en Jesús. Y no solo eso; creemos que no podemos salvarnos si no tenemos fe en él.

Luis: Me lo imaginaba. Lo que pasa es que, como mi compañero me dijo lo contrario, me dio curiosidad. Y como nunca antes habíamos hablado del tema...

Antonio: Entiendo. Quisiera mostrarle algunos versículos de la Biblia que explican por qué es vital creer en Jesús. Son versículos que usamos mucho cuando le predicamos a la gente.

Luis: De acuerdo.

Antonio: Empecemos con las palabras que el propio Jesús le dijo a uno de sus apóstoles. Están en Juan 14:6: “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí”. Según este versículo, ¿cuál es la única manera de acercarnos al Padre?

Luis: Mediante Jesús.

Antonio: Exacto. Y eso es lo que creemos los testigos de Jehová. Déjeme hacerle una pregunta. Por lo que usted ya sabe de la Biblia, ¿en nombre de quién hay que orar?

Luis: En nombre de Jesús, ¿no?

Antonio: Eso es. Por eso, todas las oraciones que yo hago las hago en el nombre de Jesús. Y todos los Testigos hacen lo mismo.

Luis: Qué interesante.

Antonio: Veamos ahora lo que dice Juan 3:16. Este versículo es prácticamente un resumen de la vida y el ministerio de Jesús en la Tierra. Incluso se le ha llamado el Evangelio en  miniatura. ¡Así de importante es! ¿Le gustaría leerlo?

Luis: Claro. “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.”

Antonio: Gracias. ¿Había leído ese texto antes?

Luis: Sí, lo he escuchado en mi iglesia.

Antonio: Es bastante conocido. Analicémoslo bien. Jesús dijo que gracias al amor de Dios podremos tener vida eterna, pero ¿qué necesitamos?

Luis: Fe.

Antonio: Exacto, y específicamente fe en el Hijo unigénito, Jesucristo. Y esa idea, la de que necesitamos tener fe en Jesús para conseguir vida eterna, se expresa en la página 2 de la revista que le di, La Atalaya. Ahí dice que esta revista se publica, entre otras cosas, para promover la fe en el Rey del Reino de Dios, Jesucristo, “quien murió para que pudiéramos alcanzar la vida eterna”.

Luis: Ah, pues ahí está. ¡Si hasta su revista dice que ustedes creen en Jesús!

Antonio: Claro.

Luis: Entonces, ¿por qué dice lo contrario la gente?

Antonio: Supongo que por varias razones. Puede que algunos simplemente crean lo que les han dicho. O quizás se lo haya enseñado un ministro de su iglesia.

Luis: ¿Y no pudiera ser porque se llaman testigos de Jehová y no testigos de Jesús?

Antonio: Sí, pudiera ser.

Luis: Oiga, ¿y por qué hablan tanto de Jehová?

“YO LES HE DADO A CONOCER TU NOMBRE”

Antonio: Porque el nombre de Dios es Jehová, y creemos que es indispensable usarlo. Jesús mismo lo usó. Me gustaría mostrarle lo que le dijo a su Padre en cierta ocasión mientras oraba. ¿Podría leer Juan 17:26?

Luis: Sí. “Y yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos, y yo en unión con ellos.”

Antonio: Muchas gracias. ¿Se fijó en que Jesús dio a conocer el nombre de Dios? ¿Por qué lo habrá hecho?

Luis: Eh... No sé.

No podemos salvarnos si no tenemos fe en Jesús

Antonio: Bueno, leamos un versículo que lo explica, Hechos 2:21. Dice: “Y todo el que invoque el nombre de Jehová será salvo”. Como vemos, para obtener la salvación hay que invocar, o usar, el nombre de Dios. Seguramente Jesús sabía esto.

Luis: Por supuesto.

Antonio: Por eso era tan importante para él que sus seguidores conocieran y usaran el nombre de su Padre: porque es necesario para obtener la salvación. Y por esa misma razón, los Testigos hablamos tanto de Jehová. Para nosotros es muy importante que las personas conozcan y usen ese nombre.

Luis: Pero las personas saben quién es Dios aunque no sepan su nombre o no lo usen.

Antonio: Tal vez, pero Dios nos dio a conocer su nombre para que se nos hiciera más fácil acercarnos a él.

Luis: ¿Cómo? No entiendo.

Antonio: Véalo de este modo: casi todos sabemos que hubo un hombre que abrió el mar  Rojo y recibió los Diez Mandamientos, ¿no es cierto? También sabemos que hubo un hombre que construyó un arca para salvar a su familia y a los animales. ¿Qué pasaría si no supiéramos sus nombres? Básicamente no nos afectaría, ¿verdad? Ni siquiera nos afectaría no saber cómo se llama el hombre que vino del cielo a morir por nuestros pecados, ¿no le parece?

Luis: Es cierto.

Antonio: Sin embargo, Dios hizo algo muy especial; se aseguró de que supiéramos cómo se llamaban: Moisés, Noé y Jesús. Saber sus nombres los hace más reales para nosotros, aunque no los conocimos en persona.

Luis: Nunca lo había visto así, pero suena lógico.

Antonio: Por eso, los Testigos usamos tanto el nombre de Jehová: porque queremos que las personas confíen en él, que lo vean como alguien real, como un amigo. Pero a la vez reconocemos que Jesús desempeña un papel sumamente importante en nuestra salvación. ¿Me permite mostrarle otro versículo que confirma esta idea?

Luis: Sí.

Antonio: Ya habíamos leído Juan 14:6, donde Jesús dijo que él es “el camino y la verdad y la vida”. Veamos ahora Juan 14:1. ¿Quiere leer la parte final?

Luis: Sí. Dice: “Ejerzan fe en Dios, ejerzan fe también en mí”.

Antonio: Gracias. Según este versículo, ¿es una cuestión de elección? Es decir, ¿tenemos que escoger entre tener fe en Jehová y tener fe en Jesús?

Luis: No. Jesús dijo que debemos tener fe en los dos.

Antonio: Así es. Y de seguro estará de acuerdo conmigo en que no es suficiente decir que tenemos fe. Hay que demostrarlo.

Luis: Sin duda.

Antonio: ¿Y cómo se puede hacer eso? ¿Qué le parece si hablamos de esto en otra ocasión? *

Luis: Me parece bien.

¿Tiene alguna duda sobre un tema bíblico? ¿Le llama la atención determinada práctica o creencia de los Testigos? Si así es, ¿por qué no les plantea el asunto la próxima vez que los vea? A ellos les encantaría conversar con usted.

^ párr. 60 Para más información, lea el capítulo 12 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, publicado por los testigos de Jehová.